Cómo funciona JustAnswer:
  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tienen muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio. Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.
Formule su propia pregunta a eduardolm
eduardolm
eduardolm, Licenciatura
Categoría: Derecho Laboral
Clientes satisfechos: 1957
Experiencia:  Licenciado en Derecho Diplomado en Escuela de Práctica Jurídica Con despacho profesional abierto
55429999
Escriba su pregunta sobre Derecho Laboral aquí...
eduardolm está en línea ahora

hola tengo 58 a os, soy autonomo de comercio al por mayor

Pregunta del cliente:

hola

tengo 58 años, soy autonomo de comercio al por mayor de informatica.
ma han puesto un stend, me han diagnosticado cardiopatia isquemica.
soy diabetico mellitus2, con insulina.
me tienen que operar de los dos hombros y las dos rodillas (ya las tenga operadas)
tengo fatiga cronica
tengo varias vertebras mal.
tengo acufenos desde mas de 11 años etc.

me pueden dar la invaliez ?


atentamente
felix portabella [email protected]
Enviada: hace 6 año.
Categoría: Derecho Laboral
Experto:  jaiter escribió hace 6 año.

Hola, me imagino que usted quiere le den incapacidad permanente.

Este tipo de incapacidad se da a todo aquél trabajador que después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y ser dado de alta médica, sufre una imposibilidad anatómica o funcional, que le disminuyen o anulan su capacidad laboral; si este es us caso, indudablemente, la respuesta a su pregunta es que sí.

Para esto, usted debe de iniciar el procedimiento adecuado ante la seguridad social, que mediante el modelo de solicitud de incapacidad permanente en cualquier centro de atención e información de la seguridad social.

Una vez presentada toda la documentación que se le requiera, usted tiene que pasar por el equipo de valoración de incapacidades, que redactará una propuesta o dictamen tomando en consideración el informe médico que emita los facultativos de la seguridad social. Tras esta propuesta o dictámen, la Seguridad Social dicta una resolución en la que se indica su grado de incapacidad. Los grados de incapacidad posible son los siguientes:

- Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual (es cuando el trabajador tiene una disminución de su capacidad laboral superior al treinta y tres por ciento, pero sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de su puesto de trabajo)
- Incapacidad permanente total para la profesión habitual (es cuando el trabajador está impedido para realizar todas las tareas o las fundamentales de su puesto de trabajo, pero no le impide realizar otro tipo de trabajos)
-Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo (es cuando el trabajador está impedido de realizar todo tipo de trabajos).

Por tanto, reuna toda la información de su enfermedad e inicie los trámites ante la seguridad social con este fin.

Es muy importante, que siendo autónomo se encuentre al corriente de pago de todas sus cotizaciones; de lo contrario deberá de proceder a su ingreso.

Experto:  eduardolm escribió hace 6 año.


En complemento a la respuesta de mi compañero, que me parece perfecta, le adjunto un artículo doctrinal que elaboré hace algún tiempo pero que será de su interés.

PERIODOS DE COTIZACIÓN EXIGIBLES PARA LAS DISTINTAS MODALIDADES DE INCAPACIDAD PERMANENTE EN SU MODALIDAD CONTRIBUTIVA

En la legislación social española se distinguen cuatro clases de prestación por incapacidad permanente en su modalidad contributiva, clasificación significativamente distinta a su vertiente no contributiva.. Responden a las denominaciones de incapacidad permanente parcial, incapacidad permamente total, incapacidad permanente absoluta y gran invalidez.

No es el objeto de este artículo entrar en un análisis pormenorizado sobre su distinción, pero sí conviene advertir que irá en función del grado de disminución física y psíquica que presente el cotizante, en relación con aquellas tareas especialmente relacionadas con su actividad profesional. De tal modo que; si es la disminuación física o psíquica no es impeditiva para el desarrollo de su tarea profesional habitual, pero supone una merma de al menos un 33% de su rendimiento en su profesión habitual, estaremos ante una incapacidad permanente parcial, si la incacapacidad permanente es impeditiva para el desarrollo de la tarea profesional que ejercía el trabajador, recibirá la denominación de total, si es impeditiva para el desarrollo de cualquier tarea del mercado laboral, será absoluta y si además de ello, el incapacitado necesita de la ayuda de un tercero para desarrollar las tareas básicas de la vida diaria, será una gran invalidez. Cada uno de los distintos tipos de incacpacidad llevará aparejada un prestación económica distinta según su gravedad (vid. Arts. 137 del Decreto Legislativo 1/1994 de 20 de junio por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, en adelante, LGSS)

Cada uno de los distintos tipos de incapacidades requieren de un tiempo de cotización determinado, o más señaladamente, período de carencia específico.

En primer lugar, como supuesto más simplificado por la legislación, la incapacidad permanente parcial requiere de un período de carencia mínimo de 1800 días, que han de estar integrados en los diez años inmediatamente anteriores al hecho causante.

En segundo lugar, en cuanto a la incapacidad permanente total variará en función de la edad del cotizante. Podemos establecer, de acuerdo con la LGSS, dos categorías. Para hallar el período de carencia exigible para causar derecho a prestación de un persona menor de treinta y un años, la operación que hay que realizar es la siguiente: tomar su edad, restarle dieciséis, y el resultado dividirlo por tres, así tendremos su período de carencia específicos. Para personas de treinta y un años o más, la operación consiste en tomar su edad, restarle veinte, y dividir el resultado por cuatro, la cifra resultante será el período de carencia específico exigible para ese rango de edad, con la salvedad, en este caso, de que en todo caso se estará a un mínimo de cinco años.

La LGSS exige para esta modalidad un requisito más, y es que al menos la quinta parte de ese período de cotización que se exige, tiene que estar comprendido en los diez años inmediatamente anteriores a producirse el hecho causante.

Ambas modalidades, la incapacidad permanente parcial e incapacidad permanente total, requieren, amén del período de carencia que arriba explicamos, y de la consiguiente disminución física o psíquica que cada caso exige, que al momento de producirse el hecho causante, esto es la patología que da lugar a hecho consittutivo de incapacidad, el sujeto tiene que encontrarse en una situación de alta o asimilada en la Seguridad Social. Por tanto, podrá accederse a dicho reconocimiento, no solo cuando el trabajador se encuentra en situaciones de actividad laboral sino en aquellas situaciones que se asimilan en al alta, cuyos ejemplos más comunes son el desempleo y/o subsidio de desempleo, la inscripción como demandante de empleo o la situaciones de convenio con la Seguridad Social.

Sobre este punto, conviene detenernos, aunque sea de modo sintético, en las interpretaciones jurisprudenciales que se han hecho de este precepto, en lo que se ha dado en llamar, el criterio humanista con el que se interpreta de modo flexible en favor del solicitante el requisito de la situación de alta o asimilada al alta. En numerosas ocasiones se ha sostenido por parte de los tribunales que un solicitante de incapaz, al momento de producirse el hecho causante, se encontraba en una situación asimilada al alta, cuando, en sentido técnico-jurídico, siendo estrictos, no se podía sostener que se encontrara en esa situación legal. Por hacer cita de una sentencia que recoge de modo sucinto los diferentes supuestos prácticos donde cabe acudir a esta interpretación flexible, la del TS de 14 de abril de 2000, en la cual se recogen, entre otros, los siguientes supuestos en, donde haciendo un interpretación humanista y extensiva de la situación jurídica asimilado al alta, cabe entender, alos efectos jurídicos correspondientes, que se está ante esa situación:

1 si la enfermedad que provoca la declaración de invalidez ya estaba instaurada y con tal carácter en la fecha en que se produjo el cese del trabajo pues en este caso se considera cumplido el requisito, no ya de situación asimilada sino de alta
2 si la situación de alta en la Seguridad Social existe cuando se inicia la enfermedad, cuyo posterior desarrollo es tan grave que explica que se hayan descuidado los resortes legales prevenidos para continuar en alta
3 si aparece, en fecha anterior o coetánea a la interrupción de la prescripción, una dolencia tan deteriorante de la voluntad del trabajador que introduce un desorden en la vida ordinaria del trabajador que explica el abandono de los trámites burocráticos necesarios para el acceso o la permanencia en la Oficina de Empleo
4 si la inscripción como demandante de empleo se produce en un momento posterior a una incapacidad laboral transitoria cuya extinción ha sido impugnada en vía judicial, pero cuando aun no ha recaído sentencia firme confirmando o revocando el alta médica
5 si un interregno de breve duración en la situación de demandante de empleo no revela su voluntad de apartarse del mundo laboral.

En tercer lugar, respecto de las incapacidades permanentes absoluta y gran invalidez, para el acceso a las mismas, son igualmente predicables los requisitos antes relacionados.

No obstante, en estas modalidades de pensión contributiva, se permite el acceso a las mismas aunque no exista una situación de alta o asimilada al alta, siempre y cuando se verifique un período de cotización efectivo de al menos quince años. Al menos tres de estos quince años han de estar comprendidos en el período de diez años inmediatamente anteriores al hecho causante.

Conviene advertir, dado que el objeto de este artículo versa sobre períodos de cotización en en relación a las prestación de incapacidad permamente, que el tiempo de cotización efectiva es un requisito fundamental para conocer si el solicitante de la misma podrá tener derecho a ella. Es algo que se colige fácilmente de la regulación expuesta. No obstante, contrariamente a lo que sucede, por citar un ejemplo, en materia de jubilación, el período de cotización va a ser irrelevante para el cálculo de la prestación ecónomica a obtener. La misma, derivará de un cálculo aritmético resultado de tomar en consideración las noventa y seis bases de cotización precendentes al hecho causante: lo relevante a estos efectos será la cuantía de las mismas, pero no se premiará, por expresarlo de un modo gráfico, el mayor tiempo de cotización del solicitante, algo que sí sucede en las pensiones de jubilación.


No olvide aceptar la respuesta si le ha satisfecho,

Saludos cordiales.
Cliente: escribió hace 6 año.
no han respondido a aclaracion de la pregunta
Experto:  eduardolm escribió hace 6 año.


Perdone, no hemos recibido ninguna respuesta solicitando aclaración.

Por favor, plantéela de nuevo.

Saludos cordiales.
Cliente: escribió hace 6 año.
hola

ja solicite la incapacidad, me la denegaron fui a jucio tembiem me lo denegaron, recurri al tribunal superior de justicia de catalunya y tambiem me la denegaron.

la pregunta es en marzo me diagnosticaron cardiopatia isquemica, me pusieron un stend.,ahora me injecto insulina ( esto es posterior a las reclamaciones ) que posibilidades tengo de solicitar otra vez la incapacidad y que me la den ?


atentamente


felix
Experto:  eduardolm escribió hace 6 año.

Buenos días de nuevo,

Usted debe iniciar todo el proceso desde cero. Presentar otra vez la solicitud y realizar los demás trámites.
Se trata de una cuestión técnico-médica, usted tiene que acreditar que todas esas dolencias lo incapacitan para el trabajo que desempeñaba (incapacidad permanente total) o para todo trabajo (incapacidad permanente absoluta).
Las nuevas patologías, por lo que describe, son de bastante gravedad y deben ser tomadas en consideración por el Equipo Médico de Valoración.
Además, el Tribunal Supremo siempre declarar la necesidad de analizar todo el conjunto de patologías de una persona.

¿Qué porcentaje existe de que le concedan la incapacidad? No le puedo asegurar si es un 50%, un 60% ó un 70%. No existen unos criterios tasados.

Mi consejo es que inicie los trámites nuevamente habida cuenta de la gravedad de sus últimas enfermedades.
Yo creo que usted debe recabar un buen informe del médico de cabecera donde éste relacione todas las patologías pero también determine, tajantemente, que dichas patologías son incompatibles con una actividad laboral.

Aparte de este informe, para tener más prueba, puede recabar los servicios de una pericial médica privada, donde describa detalladamente su situación y explique porque esas dolencias son incompatibles con el trabajo. Ahora bien, los honorarios aproximados de un profesional médico para emitir informe y ratificarlo en juicio, pueden rondar los 500 euros.

Mi consejo es que tramite de nuevo la solicitud, y recabe toda la prueba médica que le indico.

NO OLVIDE ACEPTAR LA RESPUESTA Y ASIMISMO PODRÁ SOLICITARME CUANTAS ACLARACIONES NECESITE.

Saludos cordiales.


eduardolm, Licenciatura
Categoría: Derecho Laboral
Clientes satisfechos: 1957
Experiencia: Licenciado en Derecho Diplomado en Escuela de Práctica Jurídica Con despacho profesional abierto
eduardolm y otros otros especialistas en Derecho Laboral están preparados para ayudarle