Cómo funciona JustAnswer:

  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tiene muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio.
    Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.

Formule su propia pregunta a José M.

José M.
José M., Abogado ejerciente
Categoría: Derecho Laboral
Clientes satisfechos: 5732
Experiencia:  ABOGADO ICA BURGOS
54639574
Escriba su pregunta sobre Derecho Laboral aquí...
José M. está en línea ahora

Mi Esposa la despidieron en 1981, mientras cobraba Dessempleo

Pregunta del cliente

Mi Esposa la despidieron en 1981, mientras cobraba Dessempleo cayó enferma de Carcinoma de Cervic, transcurridos 15 dias sin dejar de sangrar fué a ser vasitada al Hospital Can Ruti, Por causa de una i otra Huelga no ´fué atendida cuando comenzó a hundirsele los ojos y adquirir todos los síntomas de un Cadaver su Marido la obligó a acudir a un Guinecologo de la Sanidad Militar que la obligo a ingresar con Caracter prioritario Practicandosele al dia siguiente una Histerectomia Total desde el Cuello del Útero, eso o la muerte irremediable (tras 15 años de tramitar los derechos como trabajadora,no solo no prestaron atencion al abandono de que fué objeto fué rechazado por falta de Cotizacion) Yo Como su Conjugue obligado a salvar su vida a duras penas la dejó en penoso estado de Salud desde 1982 y mi estado con 81 años no es mucho mejor que el de ella simplememte por evitar una tragedia por culpa de quien fuere el culpable)con 50 años la vida no es como ahora a los 80<<Creo que los casos penales no Prescriben mientras exista el Cuerpo del Delito por muy deteriorado que éste esté espero me dé su opinion.
ATTE. Manuel Garcia Pareja Militar Retrado D.N.I. 27951311-D
Enviada: hace 4 año.
Categoría: Derecho Laboral
Experto:  José M. escribió hace 4 año.

Hola:

 

Lamentablemente, salvo que acreditemos lo contarrio, cualquier tipo de acción civil y penal esta prescrita.

 

En nuestro ordenamiento hasta los asesinatos prescriben a los 20 años.

 

 

Lamento profundamente su situación, pero salvo que tenga fechas posteriores a las que recurrir para interponer acciones no es posible hacer nada.

 

La prescripción es la caducidad de las acciones por el paso del tiempo, y si no ha interpuesto ya demanda y está reclamando no tiene opciones

 

Lamento ser portador de tan malas noticias.

 

Le dejo sólo una puerta abierta, no por ser optimista, si no porque debe estudiarlo, y es que este en plazo desde las últimas visitas médicas basadas en las reclamaciones.

 

Para tener luz sobre su caso sólo le resta trasladar TODO el expediente a un compañero que estudie las fechas y vea posibilidades, pero no albergue demasiadas esperanzas, sinceramente

 

Si cobra menos de 1288 euros brutos al mes puede solicitar un abogado de oficio al cloegio de su provincia en ejercicio a su derecho a la justicia gratuíta para iniciar acciones

 

TSJ Madrid, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sec. 9.ª, 487/2007, de 19 de abril Recurso 2262/2003. Ponente: ANGELES HUET DE SANDE. EXTRACTOS Se solicita indemnización al IMSALUD por mala praxis médica y tardío diagnóstico de una tumoración anal que ocasionó al perjudicado graves daños físicos y psicológicos "... el actor, don Héctor , acude, durante el mes de enero de 1997, a su ambulatorio de referencia (Centro de Salud de Atención Primaria "Calesas") por padecer "cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano", siendo "atendido por la doctora doña María Angeles que no dio importancia a estos síntomas"; durante los meses siguientes, el actor vuelve en diversas ocasiones a la consulta de la citada doctora María Angeles , insistiendo en sus dolores anales, "que son achacados por la facultativa a su condición de homosexual, prescribiéndole un anti- hemorroidal sin realizar ningún tipo de exploración ni de prueba analítica con el fin de descartar patología severa"; tras varias consultas más con la citada doctora María Angeles , "ésta le remite al Servicio de Salud Mental"; el día 11 de septiembre de 1999, "ante su situación física que le impide prácticamente levantarse de la cama", el actor, Sr. Héctor , acude al Ambulatorio de Orcasitas donde se le realiza, por primera vez, un tacto rectal, siendo derivado urgentemente al Hospital 12 de Octubre (Madrid), en el que se le diagnostica tumoración anal de hace más de un año; el día 1 de octubre el actor es intervenido quirúrgicamente, realizándosele una amputación abdomino-perineal y una colostectomía, dando como resultado la anatomía patológica un adenocarcinoma colorectal B2. Tras ser dado de alta hospitalaria para ser sometido al tratamiento correspondiente de dicho adenocarcinoma, en la actualidad, el actor sigue en tratamiento, estando a la espera de una nueva intervención quirúrgica con relación a la colostectomía. En la demanda se sostiene que la deficiente atención sanitaria recibida en el Centro de Salud de Atención Primaria "Calesas", y en concreto de la doctora María Angeles , desde su inicial asistencia en enero de 1997, ha determinado un diagnóstico tardío del adenocarcinoma ya que no se le realizó ninguna exploración ni ninguna otra prueba, a pesar de que, desde que acudió por primera vez a la doctora María Angeles en enero de 1997, ya refirió dolor en el ano. Se aporta por la parte actora documentación sobre la declaración, con fecha 20 de diciembre de 2000, de su incapacidad absoluta para el desempeño de su actividad profesional, un informe pericial médico sobre la asistencia sanitaria recibida y un informe del Servicio de Salud Mental que atiende al actor en el que se valora la incidencia en su estado mental de la enfermedad que padece. Entiende la parte actora que concurren todos los presupuestos de la acción de responsabilidad patrimonial de la Administración ejercitada y concluye, solicitando por todo ello una indemnización por importe total de 180.000 euros. ..." la Comunidad de Madrid y su aseguradora alegan prescripción de la acción e inexistencia del nexo de causalidad "... La representación procesal de la Comunidad de Madrid alega, en primer término, la prescripción de la acción ejercitada por entender que ha transcurrido más de un año entre la fecha en que las secuelas quedaron establecidas, 20 de diciembre de 2000, fecha en que se dicta resolución declarando la invalidez del actor, y la fecha en que se presentó la reclamación en vía administrativa el 3 de marzo de 2003. En cuanto al contenido de la reclamación, niega la existencia de relación de causalidad entre el daño alegado y el servicio sanitario recibido porque en la historia clínica de atención primaria del paciente no consta ningún dato del que pudiera deducirse la patología posteriormente descubierta y por la que se efectúa la reclamación ya que la primera vez que el actor refiere dolor anal fue en su asistencia al Ambulatorio de Orcasitas, el día 11 de septiembre de 1999, momento en el que se le realiza el correspondiente tacto rectal, siendo remitido urgentemente al hospital para su intervención quirúrgica que, efectivamente, se llevó a cabo correctamente en octubre de 1999. Solicita, por todo ello, la desestimación de la demanda. La representación procesal de la codemandada, "Zurich España Cia. de Seguros y Reaseguros", también alega, con carácter previo, la prescripción de la acción ejercitada. ..." "... Tanto la Administración demandada como la aseguradora codemandada, plantean, con carácter previo, al amparo del art. 142.5 LRJyPAC , la excepción de prescripción por haber transcurrido más de un año desde la definitiva determinación de las secuelas, momento que fijan en la fecha de la resolución del INSS que declaró la incapacidad permanente del actor, 20 de diciembre de 2000, habiéndose presentado la reclamación de responsabilidad patrimonial ante la Administración con fecha 3 de marzo de 2003. ..." No hay prescripción pues el paciente sigue realizando controles médicos y en tratamiento "... en el informe pericial aportado por dicha parte, obrante al expediente (folio 36), se manifiesta que, a la fecha de la redacción de dicho informe (24 de febrero de 2003), el Sr. Héctor estaría pendiente de una nueva intervención quirúrgica con relación a la colostectomía, sin que esta afirmación del informe pericial de la parte actora (aunque no haya sido apoyada por documentación clínica alguna), haya sido discutida por la contraparte en el acto de ratificación judicial de dicho informe. Además, en el informe de la Inspección Médica obrante al expediente (folios 1 a 6), se hace referencia a dos revisiones clínicas del paciente posteriores a la intervención quirúrgica llevada a cabo en octubre de 1999, revisiones realizadas con fecha 19 de octubre de 2001 y 22 de abril de 2002, constando también en el expediente (folios 91 a 93) un informe sobre una exploración radiológica efectuada el día 26 de junio de 2002, y otro informe de colonoscopia de fecha 5 de julio de 2002. Por tanto y por las razones expuestas, no podemos entender que la presentación de la reclamación en vía administrativa con fecha 3 de marzo de 2003, esté prescrita. ..." La doctora a la que alude el demandante empezó a prestar servicios en el ambulatorio con posterioridad a la fecha alegada por el actor "... Y la primera cuestión que debemos abordar es la de los hechos que pueden considerarse probados a la vista del conjunto probatorio obrante en autos ya que el relato fáctico efectuado por la parte actora ha sido discutido por la Administración demandada y por la aseguradora codemandada, pudiéndose ya anticipar que tal relato fáctico contenido en la demanda, en el que se insiste en conclusiones, no sólo no aparece refrendado por dicho material probatorio, sino que, en algunos extremos, se encuentra rotundamente desmentido. En efecto, aunque el actor afirma en su demanda, e insiste en conclusiones, haber acudido, en enero de 1997, al Centro de Salud de Atención Primaria "Calesas", siendo atendido por la doctora doña María Angeles , tal afirmación se encuentra rotundamente desmentida ya en el expediente -y por tanto, antes, incluso, de presentarse la demanda-, pues, la citada doctora María Angeles no estuvo vinculada profesionalmente a dicho Centro de Atención Primaria "Calesas" hasta el día 4 de junio de 1998 (el documento del INSALUD de vinculación profesional de la citada doctora a dicho Centro obra al folio 40 del expediente administrativo), constando en la historia clínica que la primera vez que la citada doctora atiende al Sr. Héctor es en agosto de 1998, por lo que resulta imposible que, como se afirma por la parte actora en demanda y conclusiones, desde enero de 1997, el actor fuera atendido en dicho Centro por la doctora María Angeles . Además, esta doctora ha declarado como testigo perito a presencia de la Sala, reiterando tales extremos, por lo demás, ya acreditados documentalmente en el expediente ..." "... Así pues, no se ajusta a la realidad acreditada en las presentes actuaciones la afirmación contenida en la demanda, en la que se insiste en conclusiones, en cuya virtud el Sr. Héctor , acude, durante el mes de enero de 1997, al Centro de Salud de Atención Primaria "Calesas" (por padecer "cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano"), siendo "atendido por la doctora doña María Angeles que no dio importancia a estos síntomas", pues, en esta fecha, la citada doctora no prestaba servicios en dicho Centro. ..." No constan los síntomas que dijo el recurrente padecer y comunicar a su centro de atención primaria y sin embargo consta su historial clínico por depresión y procesos sicótico "... Pero es que, además, los síntomas que en la demanda se relatan como expuestos por el actor al facultativo que le atendiera (no la doctora María Angeles ), cuando, a principios del año 1997, acudió al Centro "Calesas" ("cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano"), tampoco constan acreditados, pues nada se refleja al respecto en la historia clínica de atención primaria del actor ni su existencia ha quedado acreditada con la prueba practicada que, a continuación, pasamos a exponer y a valorar. El informe de la Inspección Médica obrante al expediente (folios 1 a 6), realiza una minuciosa descripción de los apuntes obrantes en la historia clínica que se abrió al paciente en el Centro "Calesas" en abril de 1997, descripción que abarca, por lo que a este Centro se refiere, desde abril de 1997, hasta el año 2000, en la que no consta ninguna referencia, en ningún momento, a estos síntomas. Tras esta descripción de los apuntes obrantes en la historia clínica, se afirma por la Inspección Médica lo siguiente: "Se trata de un paciente, nacido en 1957, que, en febrero de 1997, es enviado desde su Centro de Salud en Calesas al Centro de Salud Mental para valoración y tratamiento de un cuadro de angustia alucinosis. Su historia clínica refleja que ha sido tratado, desde 1997 hasta el año 2000, siendo el juicio clínico de cuadro depresivo con síntomas sicóticos. No existe ninguna referencia a que presentara cansancio, astenia, temblor de manos y sudores y dolor en ano. En la historia clínica de atención primaria abierta en abril de 1997, se registra la atención prestada desde entonces y en ningún caso aparece ninguna referencia a que presentara cansancio, astenia, temblor de manos y sudores y dolor en ano. Ni diagnóstico ni tratamiento de hemorroides. No hay ninguna referencia a la patología anal hasta que la familia informa, en septiembre del año 1999, que ha sido intervenido y él mismo acude a consulta de Atención Primaria en enero de 2000, sin que conste ninguna pregunta, queja o disconformidad por su parte con la asistencia recibida en el Centro de Salud. ..." El perito médico del actor basa todo lo alegado en lo que le referenció su cliente sin que lo apoye en una mínima base documental "... La aseguradora codemandada aportó informe pericial que coincide, sustancialmente, con las conclusiones elaboradas por la Inspección Médica y con lo manifestado por la doctora María Angeles , informe que fue ratificado a presencia de la Sala. Por su parte, la actora aportó sendos informes periciales emitidos por el mismo profesional de la medicina -uno obrante al expediente y otro a los autos- cuyo relato fáctico coincide con el realizado en la demanda -cuyo resumen hemos efectuado en el Fundamento Jurídico Segundo, al que nos remitimos-. Se manifiesta, en esencia, en dichos informes periciales de la parte actora que los síntomas que venimos mencionando ("cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano") son "referidos" por el actor desde enero de 1997, que fueron erróneamente tratados como un problema de hemorroides y achacados a su conducta sexual y que no se realizó al actor ninguna prueba diagnóstica ni exploración física "con lo que se ha provocado un retraso importante en el diagnóstico de su patología neoplásica y por lo tanto, del inicio de su tratamiento. También es muy posible que la ausencia de una solución a sus problemas físicos actuase como desencadenante en el paciente de su patología psiquiátrica ...". Se sostiene también por este perito que "en cuanto al diagnóstico realizado por Salud Mental es correcto si se parte de la base de haber descartado cualquier tipo de patología somática. En este caso toda la sintomatología descrita por el paciente podría corresponder a un Episodio Depresivo con Síntomas Psicóticos. Pero, ante la existencia de una Patología Orgánica, como de hecho el paciente padecía, todos los síntomas pueden ser explicados por ésta y la evolución que iba teniendo. De hecho, el estado de ánimo del paciente, así como su intranquilidad y preocupación ante la falta de atención y solución de su problemática, fue considerada como una ideación autoreferencial, imaginada por el paciente, cuando en realidad, tenía motivos para encontrarse en esa situación". En el acto de ratificación judicial de dicho informe, a preguntas de la parte actora, el perito insiste en cuanto expone en su informe, sin embargo, a preguntas de la codemandada, "se le pide dónde ha visto en el expediente administrativo que el actor fuera atendido por la doctora doña María Angeles , a lo que manifiesta que de la reclamación del actor". También se le pregunta que "en el informe el perito asegura que el paciente indica presencia de dolor en la zona anal desde 1997, interesando que el perito identifique en el expediente dónde aparece esa sintomatología. El perito manifiesta que así se lo manifestó el paciente". Del acto de ratificación judicial del informe pericial aportado por la parte actora se desprende, pues, que el perito redactó su informe sobre la base de lo "referido" por el paciente, sin que el informe tenga apoyo alguno en la historia clínica. Asimismo, en sus dos informes, en los párrafos dedicados a los síntomas que en la demanda se afirma que el actor padecía desde principios del año 1997 ("cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano"), el perito afirma siempre que esos síntomas fueron "referidos" por el actor, pero en ningún momento apoya esta afirmación en la historia clínica o en alguna otra documentación clínica. ..." No queda probada la infracción de la lex artis en la relación de los servicios de salud de la comunidad de Madrid con el paciente "... Los argumentos que acabamos de exponer ponen de relieve que la Sala no puede acoger ninguna de las valoraciones que en dicho informe pericial de la parte actora se recogen, pues todas ellas parten de unos hechos "referidos" o "relatados" por el paciente, pero que carecen de apoyo alguno ni en la historia clínica ni en ninguna otra documentación clínica. Antes al contrario, los hechos de los que dicho informe parte se encuentran rotundamente desmentidos en la historia clínica en la que, en ningún momento, se refleja que el actor tuviera, en enero de 1997, ni en ningún otro momento anterior al 11 de septiembre de 1999 (fecha en la que acude al Ambulatorio de Orcasitas, siendo inmediatamente derivado al Hospital 12 de Octubre donde le diagnostican su patología tumoral) los síntomas que en la demanda se describen. QUINTO: XXXXX XXXXX ha quedado expuesto en el anterior Fundamento se desprende que la tesis central que vertebra la acción de responsabilidad patrimonial que en la demanda se ejercita, no sólo no ha quedado acreditada con el conjunto probatorio obrante en autos, sino que los hechos en los que se sustenta, o bien carecen de apoyo alguno en la historia y documentación clínica obrante en autos (caso de los síntomas que relata el actor como referidos al facultativo que le atendiera en el Centro de Atención Primaria "Calesas", desde enero de 1997) o bien se encuentran desmentidos de forma expresa por la documentación obrante al expediente y ratificada a presencia de la Sala (caso en el que se encuentra la afirmación de la parte actora de que, ya en esa fecha y durante todo el año 1997, fue atendido por la doctora María Angeles a quien habría referido los citados síntomas -no acreditados tampoco en esas fechas, como hemos visto-). Así pues, no puede considerarse probado que el actor hubiera referido, desde enero de 1997, al facultativo que le atendiera en el Centro de Atención Primaria "Calesas" los síntomas que en la demanda se describen como "cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano", y que, a pesar de la constancia de estos síntomas, no se le hubiera practicado prueba diagnóstica alguna que hubiera permitido detectar su patología tumoral con más antelación y, por tanto, con mejor pronóstico y menor incidencia en la patología psiquiátrica que también padece, que es la tesis que, en esencia, sustenta la demanda. Y ello, porque la existencia misma de esos síntomas ya desde enero de 1997, como hemos visto, no ha quedado acreditada. Por tanto, no podemos considerar acreditado que los daños que padece el actor por los que se reclama en la demanda, tanto en su patología tumoral como psiquiátrica, tengan como causa la actuación de la Administración Sanitaria, sino que han sido ocasionados por la propia evolución de la salud del paciente, sin que se aprecie tampoco la característica de antijuridicidad que debe definir tales daños, pues, de cuanto ha quedado expuesto, no se desprende infracción alguna de la "lex artis", en la actuación de la Administración Sanitaria. ..." ANTECEDENTES DE HECHO PRIMERO: Interpuesto el recurso y seguidos los trámites previstos en la ley, se emplazó a la parte demandante para que formalizara la demanda, dándose cumplimiento a este trámite dentro de plazo, mediante escrito en el que se suplica se dicte sentencia declarando no ser ajustada a Derecho la resolución administrativa objeto de impugnación. SEGUNDO: Por los Servicios Jurídicos de la Comunidad de Madrid y por la representación procesal de la codemandada, "Zurich España Cia. de Seguros y Reaseguros", se contesta a la demanda, mediante sendos escritos en los que, respectivamente, se suplica se dicte sentencia en la que se confirme la resolución recurrida por encontrarse ajustada a Derecho. TERCERO: Habiéndose recibido el presente proceso a prueba, se emplazó a las partes para que realizasen el trámite de conclusiones previsto en el art. 64 de la Ley de la Jurisdicción Contencioso Administrativa de 1998 y, verificado dicho trámite, quedaron los autos pendientes para votación y fallo. CUARTO: XXXXX XXXXX estado se señala para votación y fallo el día 29 de marzo de 2007, teniendo lugar así. QUINTO: XXXXX XXXXX tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales. Siendo Ponente la Magistrada Ilma. Sra. Dª. Angeles Huet de Sande. FUNDAMENTOS DE DERECHO PRIMERO: El presente recurso contencioso administrativo se interpone por don Héctor contra la desestimación presunta por silencio de la reclamación por responsabilidad patrimonial de la Administración sanitaria, presentada ante el IMSALUD con fecha 3 de marzo de 2003, por la atención sanitaria recibida por el Sr. Héctor en el Centro de Salud de Atención Primaria "Calesas", desde enero de 1997, hasta septiembre de 1999, momento en el que se le diagnostica tumoración anal (adenoma colorectal). SEGUNDO: En la demanda se describen, en esencia, los siguientes hechos: el actor, don Héctor , acude, durante el mes de enero de 1997, a su ambulatorio de referencia (Centro de Salud de Atención Primaria "Calesas") por padecer "cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano", siendo "atendido por la doctora doña María Angeles que no dio importancia a estos síntomas"; durante los meses siguientes, el actor vuelve en diversas ocasiones a la consulta de la citada doctora María Angeles , insistiendo en sus dolores anales, "que son achacados por la facultativa a su condición de homosexual, prescribiéndole un anti- hemorroidal sin realizar ningún tipo de exploración ni de prueba analítica con el fin de descartar patología severa"; tras varias consultas más con la citada doctora María Angeles , "ésta le remite al Servicio de Salud Mental"; el día 11 de septiembre de 1999, "ante su situación física que le impide prácticamente levantarse de la cama", el actor, Sr. Héctor , acude al Ambulatorio de Orcasitas donde se le realiza, por primera vez, un tacto rectal, siendo derivado urgentemente al Hospital 12 de Octubre (Madrid), en el que se le diagnostica tumoración anal de hace más de un año; el día 1 de octubre el actor es intervenido quirúrgicamente, realizándosele una amputación abdomino-perineal y una colostectomía, dando como resultado la anatomía patológica un adenocarcinoma colorectal B2. Tras ser dado de alta hospitalaria para ser sometido al tratamiento correspondiente de dicho adenocarcinoma, en la actualidad, el actor sigue en tratamiento, estando a la espera de una nueva intervención quirúrgica con relación a la colostectomía. En la demanda se sostiene que la deficiente atención sanitaria recibida en el Centro de Salud de Atención Primaria "Calesas", y en concreto de la doctora María Angeles , desde su inicial asistencia en enero de 1997, ha determinado un diagnóstico tardío del adenocarcinoma ya que no se le realizó ninguna exploración ni ninguna otra prueba, a pesar de que, desde que acudió por primera vez a la doctora María Angeles en enero de 1997, ya refirió dolor en el ano. Se aporta por la parte actora documentación sobre la declaración, con fecha 20 de diciembre de 2000, de su incapacidad absoluta para el desempeño de su actividad profesional, un informe pericial médico sobre la asistencia sanitaria recibida y un informe del Servicio de Salud Mental que atiende al actor en el que se valora la incidencia en su estado mental de la enfermedad que padece. Entiende la parte actora que concurren todos los presupuestos de la acción de responsabilidad patrimonial de la Administración ejercitada y concluye, solicitando por todo ello una indemnización por importe total de 180.000 euros. La representación procesal de la Comunidad de Madrid alega, en primer término, la prescripción de la acción ejercitada por entender que ha transcurrido más de un año entre la fecha en que las secuelas quedaron establecidas, 20 de diciembre de 2000, fecha en que se dicta resolución declarando la invalidez del actor, y la fecha en que se presentó la reclamación en vía administrativa el 3 de marzo de 2003. En cuanto al contenido de la reclamación, niega la existencia de relación de causalidad entre el daño alegado y el servicio sanitario recibido porque en la historia clínica de atención primaria del paciente no consta ningún dato del que pudiera deducirse la patología posteriormente descubierta y por la que se efectúa la reclamación ya que la primera vez que el actor refiere dolor anal fue en su asistencia al Ambulatorio de Orcasitas, el día 11 de septiembre de 1999, momento en el que se le realiza el correspondiente tacto rectal, siendo remitido urgentemente al hospital para su intervención quirúrgica que, efectivamente, se llevó a cabo correctamente en octubre de 1999. Solicita, por todo ello, la desestimación de la demanda. La representación procesal de la codemandada, "Zurich España Cia. de Seguros y Reaseguros", también alega, con carácter previo, la prescripción de la acción ejercitada. Ya en cuanto al contenido de la reclamación, pone de relieve que, según se desprende de la historia clínica, el actor en ningún momento de su atención en el Centro de Salud de Atención Primaria "Calesas", refirió padecer dolor en región anal, no siendo, además, atendido, por la doctora María Angeles , hasta agosto de 1998 (y no desde enero de 1997, como se afirma por la parte actora), tal y como se desprende de la documentación obrante al expediente, de la declaración a presencia de la Sala de dicha doctora y del informe pericial aportado por la codemandada. La primera vez, argumenta la codemandada, que el actor refirió dolor en región anal fue el día 11 de septiembre de 1999, cuando acude al Ambulatorio de Orcasitas, del que es derivado inmediatamente al Hospital 12 de Octubre en el que es correctamente diagnosticado de tumoración anal, padecimiento del que es adecuadamente tratado mediante la correspondiente intervención quirúrgica y seguimiento posterior, siendo la colostomía una complicación inherente a la intervención quirúrgica que hubo de practicarse al actor. Concluye la codemandada que, por estas razones, el daño alegado no puede considerarse antijurídico. En cuanto a la declaración de invalidez absoluta, considera que no ha sido causada por la neoplasia colorectal sufrida por el actor, sino por su previa patología depresiva. Y por último, considera excesivas las cantidades reclamadas. Por todo ello, solicita la desestimación de la demanda. TERCERO: Tanto la Administración demandada como la aseguradora codemandada, plantean, con carácter previo, al amparo del art. 142.5 LRJyPAC , la excepción de prescripción por haber transcurrido más de un año desde la definitiva determinación de las secuelas, momento que fijan en la fecha de la resolución del INSS que declaró la incapacidad permanente del actor, 20 de diciembre de 2000, habiéndose presentado la reclamación de responsabilidad patrimonial ante la Administración con fecha 3 de marzo de 2003. Aunque nada se alega por la parte actora en su escrito de conclusiones sobre la prescripción opuesta de contrario, en el informe pericial aportado por dicha parte, obrante al expediente (folio 36), se manifiesta que, a la fecha de la redacción de dicho informe (24 de febrero de 2003), el Sr. Héctor estaría pendiente de una nueva intervención quirúrgica con relación a la colostectomía, sin que esta afirmación del informe pericial de la parte actora (aunque no haya sido apoyada por documentación clínica alguna), haya sido discutida por la contraparte en el acto de ratificación judicial de dicho informe. Además, en el informe de la Inspección Médica obrante al expediente (folios 1 a 6), se hace referencia a dos revisiones clínicas del paciente posteriores a la intervención quirúrgica llevada a cabo en octubre de 1999, revisiones realizadas con fecha 19 de octubre de 2001 y 22 de abril de 2002, constando también en el expediente (folios 91 a 93) un informe sobre una exploración radiológica efectuada el día 26 de junio de 2002, y otro informe de colonoscopia de fecha 5 de julio de 2002. Por tanto y por las razones expuestas, no podemos entender que la presentación de la reclamación en vía administrativa con fecha 3 de marzo de 2003, esté prescrita. CUARTO: XXXXX XXXXX prescripción, procede analizar ahora si concurren en el presente caso los presupuestos determinantes del nacimiento de la responsabilidad patrimonial de la Administración, tal y como aparece regulada en los arts. 139 y siguientes de la LRJyPAC . Como es sabido, la jurisprudencia del Tribunal Supremo viene reiteradamente exigiendo para apreciar la responsabilidad patrimonial de las Administraciones Públicas que el particular sufra una lesión en sus bienes o derechos que no tenga obligación de soportar (daño antijurídico) y que sea real, concreta y susceptible de evaluación económica; que la lesión sea imputable a la Administración y consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos y que, por tanto, exista una relación de causa a efecto entre el funcionamiento del servicio y la lesión, sin que ésta sea producida por fuerza mayor. Y la primera cuestión que debemos abordar es la de los hechos que pueden considerarse probados a la vista del conjunto probatorio obrante en autos ya que el relato fáctico efectuado por la parte actora ha sido discutido por la Administración demandada y por la aseguradora codemandada, pudiéndose ya anticipar que tal relato fáctico contenido en la demanda, en el que se insiste en conclusiones, no sólo no aparece refrendado por dicho material probatorio, sino que, en algunos extremos, se encuentra rotundamente desmentido. En efecto, aunque el actor afirma en su demanda, e insiste en conclusiones, haber acudido, en enero de 1997, al Centro de Salud de Atención Primaria "Calesas", siendo atendido por la doctora doña María Angeles , tal afirmación se encuentra rotundamente desmentida ya en el expediente -y por tanto, antes, incluso, de presentarse la demanda-, pues, la citada doctora María Angeles no estuvo vinculada profesionalmente a dicho Centro de Atención Primaria "Calesas" hasta el día 4 de junio de 1998 (el documento del INSALUD de vinculación profesional de la citada doctora a dicho Centro obra al folio 40 del expediente administrativo), constando en la historia clínica que la primera vez que la citada doctora atiende al Sr. Héctor es en agosto de 1998, por lo que resulta imposible que, como se afirma por la parte actora en demanda y conclusiones, desde enero de 1997, el actor fuera atendido en dicho Centro por la doctora María Angeles . Además, esta doctora ha declarado como testigo perito a presencia de la Sala, reiterando tales extremos, por lo demás, ya acreditados documentalmente en el expediente. Así pues, no se ajusta a la realidad acreditada en las presentes actuaciones la afirmación contenida en la demanda, en la que se insiste en conclusiones, en cuya virtud el Sr. Héctor , acude, durante el mes de enero de 1997, al Centro de Salud de Atención Primaria "Calesas" (por padecer "cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano"), siendo "atendido por la doctora doña María Angeles que no dio importancia a estos síntomas", pues, en esta fecha, la citada doctora no prestaba servicios en dicho Centro. Pero es que, además, los síntomas que en la demanda se relatan como expuestos por el actor al facultativo que le atendiera (no la doctora María Angeles ), cuando, a principios del año 1997, acudió al Centro "Calesas" ("cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano"), tampoco constan acreditados, pues nada se refleja al respecto en la historia clínica de atención primaria del actor ni su existencia ha quedado acreditada con la prueba practicada que, a continuación, pasamos a exponer y a valorar. El informe de la Inspección Médica obrante al expediente (folios 1 a 6), realiza una minuciosa descripción de los apuntes obrantes en la historia clínica que se abrió al paciente en el Centro "Calesas" en abril de 1997, descripción que abarca, por lo que a este Centro se refiere, desde abril de 1997, hasta el año 2000, en la que no consta ninguna referencia, en ningún momento, a estos síntomas. Tras esta descripción de los apuntes obrantes en la historia clínica, se afirma por la Inspección Médica lo siguiente: "Se trata de un paciente, nacido en 1957, que, en febrero de 1997, es enviado desde su Centro de Salud en Calesas al Centro de Salud Mental para valoración y tratamiento de un cuadro de angustia alucinosis. Su historia clínica refleja que ha sido tratado, desde 1997 hasta el año 2000, siendo el juicio clínico de cuadro depresivo con síntomas sicóticos. No existe ninguna referencia a que presentara cansancio, astenia, temblor de manos y sudores y dolor en ano. En la historia clínica de atención primaria abierta en abril de 1997, se registra la atención prestada desde entonces y en ningún caso aparece ninguna referencia a que presentara cansancio, astenia, temblor de manos y sudores y dolor en ano. Ni diagnóstico ni tratamiento de hemorroides. No hay ninguna referencia a la patología anal hasta que la familia informa, en septiembre del año 1999, que ha sido intervenido y él mismo acude a consulta de Atención Primaria en enero de 2000, sin que conste ninguna pregunta, queja o disconformidad por su parte con la asistencia recibida en el Centro de Salud. En el informe de Urgencias del Hospital 12 de Octubre, de 11 de septiembre de 1999, consta que el paciente refiere dolor y tumoración de tres días de evolución acompañado de malestar general. Refiere tener esa tumoración más de un año, pero no consta que hiciera ninguna referencia a que hubiera consultado por ese motivo y hubiera sido tratado como si padeciera hemorroides." Por su parte, la doctora María Angeles , que declaró como testigo perito a presencia de la Sala, a petición de la codemandada, manifestó, a preguntas de dicha parte, lo siguiente: "Que la primera vez que atendió al actor fue en agosto de 1998. Durante el año y pico que estuvo atendiendo al actor nunca se quejó de dolor anal. Que no lo mandó a un especialista porque estaba siendo tratado por un problema psiquiátrico. Aclara que nunca le refirió una patología de la que poder deducir que tuviera la enfermedad posteriormente diagnosticada. Que no puso en su conocimiento ningún síntoma del que poder deducir la existencia de un carcinoma". Y a preguntas de la parte actora, la citada doctora María Angeles respondió: "Que como tiene contestado, no se puso en su conocimiento ninguno de los síntomas. Que tomó posesión el 4 de junio y empezó a ver al paciente en agosto de ese año. ... Que nunca [el Sr. Héctor le comentó que sufriera dolor en la zona anal)]. [Preguntada si conocía la homosexualidad del Sr. Héctor y si este dato pudo influir en entender que dicho dolores anales eran debidos a prácticas sexuales] Que no conocía la condición de homosexualidad del actor y que en principio no tiene nada que ver esta condición con los dolores en la zona anal. Que nunca [le prescribió tratamiento hemorroidal]". La aseguradora codemandada aportó informe pericial que coincide, sustancialmente, con las conclusiones elaboradas por la Inspección Médica y con lo manifestado por la doctora María Angeles , informe que fue ratificado a presencia de la Sala. Por su parte, la actora aportó sendos informes periciales emitidos por el mismo profesional de la medicina -uno obrante al expediente y otro a los autos- cuyo relato fáctico coincide con el realizado en la demanda -cuyo resumen hemos efectuado en el Fundamento Jurídico Segundo, al que nos remitimos-. Se manifiesta, en esencia, en dichos informes periciales de la parte actora que los síntomas que venimos mencionando ("cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano") son "referidos" por el actor desde enero de 1997, que fueron erróneamente tratados como un problema de hemorroides y achacados a su conducta sexual y que no se realizó al actor ninguna prueba diagnóstica ni exploración física "con lo que se ha provocado un retraso importante en el diagnóstico de su patología neoplásica y por lo tanto, del inicio de su tratamiento. También es muy posible que la ausencia de una solución a sus problemas físicos actuase como desencadenante en el paciente de su patología psiquiátrica ...". Se sostiene también por este perito que "en cuanto al diagnóstico realizado por Salud Mental es correcto si se parte de la base de haber descartado cualquier tipo de patología somática. En este caso toda la sintomatología descrita por el paciente podría corresponder a un Episodio Depresivo con Síntomas Psicóticos. Pero, ante la existencia de una Patología Orgánica, como de hecho el paciente padecía, todos los síntomas pueden ser explicados por ésta y la evolución que iba teniendo. De hecho, el estado de ánimo del paciente, así como su intranquilidad y preocupación ante la falta de atención y solución de su problemática, fue considerada como una ideación autoreferencial, imaginada por el paciente, cuando en realidad, tenía motivos para encontrarse en esa situación". En el acto de ratificación judicial de dicho informe, a preguntas de la parte actora, el perito insiste en cuanto expone en su informe, sin embargo, a preguntas de la codemandada, "se le pide dónde ha visto en el expediente administrativo que el actor fuera atendido por la doctora doña María Angeles , a lo que manifiesta que de la reclamación del actor". También se le pregunta que "en el informe el perito asegura que el paciente indica presencia de dolor en la zona anal desde 1997, interesando que el perito identifique en el expediente dónde aparece esa sintomatología. El perito manifiesta que así se lo manifestó el paciente". Del acto de ratificación judicial del informe pericial aportado por la parte actora se desprende, pues, que el perito redactó su informe sobre la base de lo "referido" por el paciente, sin que el informe tenga apoyo alguno en la historia clínica. Asimismo, en sus dos informes, en los párrafos dedicados a los síntomas que en la demanda se afirma que el actor padecía desde principios del año 1997 ("cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano"), el perito afirma siempre que esos síntomas fueron "referidos" por el actor, pero en ningún momento apoya esta afirmación en la historia clínica o en alguna otra documentación clínica. Hasta tal punto esta conclusión es así (que el perito informó sobre la base de lo "referido" por el paciente, sin apoyo en la historia clínica), que el perito manifiesta en su primer informe, acompañado por la parte actora a su reclamación administrativa, que, en enero de 1997, la doctora María Angeles fue el facultativo que atendió al Sr. Héctor en el Centro "Calesas", y cuando emite su segundo informe, ya después de la demanda y, recibido, por tanto, el expediente administrativo, ni siquiera corrige esta afirmación, a pesar de que del expediente se desprendía ya, de forma indubitada, que la citada doctora, en esas fechas, no prestaba servicios en el citado Centro de Atención Primara "Calesas". Los argumentos que acabamos de exponer ponen de relieve que la Sala no puede acoger ninguna de las valoraciones que en dicho informe pericial de la parte actora se recogen, pues todas ellas parten de unos hechos "referidos" o "relatados" por el paciente, pero que carecen de apoyo alguno ni en la historia clínica ni en ninguna otra documentación clínica. Antes al contrario, los hechos de los que dicho informe parte se encuentran rotundamente desmentidos en la historia clínica en la que, en ningún momento, se refleja que el actor tuviera, en enero de 1997, ni en ningún otro momento anterior al 11 de septiembre de 1999 (fecha en la que acude al Ambulatorio de Orcasitas, siendo inmediatamente derivado al Hospital 12 de Octubre donde le diagnostican su patología tumoral) los síntomas que en la demanda se describen. QUINTO: XXXXX XXXXX ha quedado expuesto en el anterior Fundamento se desprende que la tesis central que vertebra la acción de responsabilidad patrimonial que en la demanda se ejercita, no sólo no ha quedado acreditada con el conjunto probatorio obrante en autos, sino que los hechos en los que se sustenta, o bien carecen de apoyo alguno en la historia y documentación clínica obrante en autos (caso de los síntomas que relata el actor como referidos al facultativo que le atendiera en el Centro de Atención Primaria "Calesas", desde enero de 1997) o bien se encuentran desmentidos de forma expresa por la documentación obrante al expediente y ratificada a presencia de la Sala (caso en el que se encuentra la afirmación de la parte actora de que, ya en esa fecha y durante todo el año 1997, fue atendido por la doctora María Angeles a quien habría referido los citados síntomas -no acreditados tampoco en esas fechas, como hemos visto-). Así pues, no puede considerarse probado que el actor hubiera referido, desde enero de 1997, al facultativo que le atendiera en el Centro de Atención Primaria "Calesas" los síntomas que en la demanda se describen como "cansancio, astenia, temblor en las manos y sudores", así como "dolor en el ano", y que, a pesar de la constancia de estos síntomas, no se le hubiera practicado prueba diagnóstica alguna que hubiera permitido detectar su patología tumoral con más antelación y, por tanto, con mejor pronóstico y menor incidencia en la patología psiquiátrica que también padece, que es la tesis que, en esencia, sustenta la demanda. Y ello, porque la existencia misma de esos síntomas ya desde enero de 1997, como hemos visto, no ha quedado acreditada. Por tanto, no podemos considerar acreditado que los daños que padece el actor por los que se reclama en la demanda, tanto en su patología tumoral como psiquiátrica, tengan como causa la actuación de la Administración Sanitaria, sino que han sido ocasionados por la propia evolución de la salud del paciente, sin que se aprecie tampoco la característica de antijuridicidad que debe definir tales daños, pues, de cuanto ha quedado expuesto, no se desprende infracción alguna de la "lex artis", en la actuación de la Administración Sanitaria. Y es la ausencia de ambos requisitos de la acción ejercitada la que impide que tal acción pueda prosperar, con la consiguiente desestimación de la demanda. SEXTO: XXXXX XXXXX con el art. 139.1 de la Ley de la Jurisdicción Contencioso Administrativa de 1998 , debemos condenar en costas a la parte actora, pues sólo de temeraria puede calificarse su actitud de relatar en la demanda hechos que se encontraban ya rotundamente desmentidos en el expediente (nos referimos, sobre todo, a la afirmada asistencia del actor en el Centro de Atención Primaria "Calesas", desde enero de 1997, por la doctora María Angeles , doctora que no comenzó a prestar servicios en dicho Centro hasta junio de 1998), insistiéndose en tales hechos, de forma contumaz, en conclusiones, escrito éste en el que la parte actora no efectuó rectificación alguna al respecto, a pesar de que la citada doctora, incluso, había prestado ya declaración ante la Sala y en presencia de la parte actora. FALLAMOS Que DESESTIMANDO el presente recurso contencioso administrativo nº 2262/03, interpuesto por el Procurador de los Tribunales don Luis Pidal Allendesalazar, en nombre y representación de don Héctor , contra la desestimación presunta por silencio de la reclamación por responsabilidad patrimonial de la Administración sanitaria, presentada ante el IMSALUD con fecha 3 de marzo de 2003, DEBEMOS CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS dicha resolución por ser ajustada al ordenamiento jurídico. Se CONDENA en COSTAS a la parte actora por temeridad. Así, por esta nuestra sentencia, juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. PUBLICACION: Leída y publicada que ha sido la anterior sentencia en el mismo día de su fecha por la Iltma. Sra. Magistrada Dª Angeles Huet de Sande, Ponente que ha sido para la resolución del presente recurso contencioso administrativo, estando celebrando audiencia pública esta Sección, de lo que, como Secretaria de la misma, doy fe.

JustAnswer en los medios:

 
 
 
Sitios web de consulta médica: Si tiene una pregunta urgente puede intentar obtener una respuesta de sitios que afirman disponer de distintos especialistas listos para proporcionar respuestas rápidas... Justanswer.com.
JustAnswer.com...ha visto como desde octubre se ha disparado el número de consultas legales de nuestros lectores sobre despidos, desempleo e indemnizaciones por cese.
Los sitios web como justanswer.com/legal
...no dejan nada al azar.
El tráfico en JustAnswer ha aumentado un 14 por ciento...y hemos recibido 400.000 visitas en 30 días...las preguntas relacionadas con el estrés, la presión alta, la bebida y los dolores cardíacos han aumentado un 33 por ciento.
Tory Johnson, colaboradora de GMA sobre temas relacionados con el lugar de trabajo, habla sobre el "teletrabajo", como JustAnswer, en el que expertos verificados responden a las preguntas de las personas.
Le diré que... las pruebas que hay que superar para llegar a ser un experto son muy rigurosas.
 
 
 

Opiniones de nuestros clientes:

 
 
 
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Me fue de gran ayuda. Captó inmediantemente mi problema y me ayudó a saber qué puedo hacer para solucionar mi problema. Ana Toribio Santa fe, Argentina
  • Los felicito por su respuesta tan profesional y por las cuatro Jurisprudencias que me envió, las que incluiremos como pruebas. Fernando Monterrey Nuevo León, México
  • Estoy muy satisfecho con la pronta respuesta que me han dado. Muchas gracias Guillermo Buenos Aires, Argentina
  • Excelentes sus comentarios. Definitivamente tiene razón.¡Gracias! María Fermín. Puerto Plata, Rep. Dom.
  • El tiempo de respuesta es excepcional, de menos de 6 minutos. La pregunta se respondió con profesionalidad y con un alto grado de compasión. Inés Santander
  • Quedé muy satisfecho con la rapidez y la calidad de los consejos que recibí. Me gustaría añadir que puse en práctica los consejos y que funcionaron la primera vez y siguen haciéndolo. Luis Málaga
 
 
 

Conozca a los expertos:

 
 
 
  • José M.

    José M.

    Abogado ejerciente

    Clientes satisfechos:

    514
    ABOGADO ICA BURGOS
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/JO/JoseMagadan/2013-6-27_16279_IMG6290copia.64x64.JPG Avatar de José M.

    José M.

    Abogado ejerciente

    Clientes satisfechos:

    514
    ABOGADO ICA BURGOS
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/ED/eduardolm/2011-9-12_172832_Recorte.64x64.jpg Avatar de eduardolm

    eduardolm

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    308
    Licenciado en Derecho Diplomado en Escuela de Práctica Jurídica Con despacho profesional abierto
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/DI/DiegoLM/2011-3-28_102522_DSCN0258copia.64x64.JPG Avatar de DiegoAbogado

    DiegoAbogado

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    256
    Abogado colegiado. Especializado en Derecho Laboral.
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/albergiud/2010-12-12_105447_mi_cuchi.jpg Avatar de albergiud

    albergiud

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    27
    Despacho multidisciplinar especializado en derecho laboral, familia y en reclamación de deudas
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/NO/noeliabogada/2012-4-9_9367_4755563471469274381150062748533129055418392121o.64x64.jpg Avatar de Noelia

    Noelia

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    19
    Licenciada en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/AR/ariatf/2015-7-28_102459_.64x64.png Avatar de Mariatf19

    Mariatf19

    Licenciada en derecho

    Clientes satisfechos:

    241
    MÁSTER EN ASESORÍA Y DERECHO LABORAL
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/DE/despachoabogado2010/2011-7-6_232143_fotorafaelgomeznix.64x64.jpg Avatar de R.Gomez

    R.Gomez

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    17
    ABOGADO ESPECIALISTA EN DESPIDOS Y ASESORAMIENTO ONLINE
 
 
 

Preguntas relacionadas con Derecho Laboral