Cómo funciona JustAnswer:

  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tienen muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio.
    Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.

Formule su propia pregunta a eduardolm

eduardolm
eduardolm, Licenciatura
Categoría: Derecho Laboral
Clientes satisfechos: 1896
Experiencia:  Licenciado en Derecho Diplomado en Escuela de Práctica Jurídica Con despacho profesional abierto
55429999
Escriba su pregunta sobre Derecho Laboral aquí...
eduardolm está en línea ahora

Buenas noches. Ahora mismo me encuentro de baja laboral, mis

Pregunta del cliente:

Buenas noches. Ahora mismo me encuentro de baja laboral, mis vacaciones las comienzo el dia 16/09,que pasaria si mi medico me diera el alta el dia 14/09? podria comenzar mis vacaciones sin problema el dia 16? y si me da el alta por ejemplo el dia 20/09 mis vacaciones se cortan o por el contrario podria disfrutarlas cuando me incorpore de la baja medica?. Muchas gracias.
Enviada: hace 4 año.
Categoría: Derecho Laboral
Experto:  eduardolm escribió hace 4 año.

Buenas noches,

La baja y las vacaciones, como usted supongo que ya conoce son dos cuestiones totalmente independientes. Es más, si está de baja, no está de vacaciones ni se agotan o cuentan los días de baja durante las vacaciones. A efectos de vacaciones, usted estando de baja está como si estuviera trabajando.

Por tanto, si usted recibe el alta el día 16, no habría problema alguno en comenzar las vacaciones ese día.

Si usted recibe el alta el día 20, las vacaciones se empezarían a contar a partir de ese día. No perdería cuatro días.

El único caso discutible y donde hay sentencias contradictorias y novedosas es el el caso de causar enfermedad o lesión en caso de que enferme o se lesione una vez comenzadas las vacaciones, cuyo caso sería más completo. Pero no es su caso.


Sigo a su disposición para las dudas que tenga,

Saludos cordiales,
eduardolm, Licenciatura
Categoría: Derecho Laboral
Clientes satisfechos: 1896
Experiencia: Licenciado en Derecho Diplomado en Escuela de Práctica Jurídica Con despacho profesional abierto
eduardolm y otros otros especialistas en Derecho Laboral están preparados para ayudarle
Cliente: escribió hace 4 año.

entonces no habria ningun tipo de problema o en este caso la empresa no se podria negar a darmelas. Es que en este momento no tengo buena relacion con la empresa.


En este caso el medico podria darme el alta dos dias antes de mis vacaciones y podria comenzar a disfrutarlas el dia que me corresponde y ellos no tendrian por que ponerme ningun empedimento a las mismas.


Gracias

Experto:  eduardolm escribió hace 4 año.

Efectivamente me ha entendido bien, más allá de que su relación con la empresa sea buena o no, es un derecho que usted tiene.

Además, le voy a copiar dos sentencias, donde se contempla lo que yo le informé.

Saludos cordiales,


Tribunal Superior de Justicia de Galicia, (Sala de lo Social, ...
Sentencia núm. 5846/2010 de 17 diciembre AS 2011\96







VACACIONES: el trabajador en situación de incapacidad temporal tiene derecho al disfrute de sus vacaciones con posterioridad al alta aun cuando su período se hubiere fijado previamente.

Jurisdicción: Social
Recurso de Suplicación núm. 4678/2010

Ponente: Ilmo. Sr. D. Emilio Fernández de Mata

El TSJdesestimael recurso de suplicación interpuesto por la parte demandada contra Sentencia del Juzgado de lo Social núm. 5 de Vigo, de fecha01-09-2010, en autos promovidos sobre reclamación de vacaciones.

T.S.J.GALICIA SALA DE LO SOCIAL

PLAZA DE GALICIA //SECRETARÍA SR. GAMERO LÓPEZ -PELÁEZ// MDM

Tfno: 981184 845/959/939

Fax:98118 4853/2155/2211

NIG: 36057 44 4 2010 0001990

402250

TIPO Y Nº DE RECURSO: RECURSO SUPLICACION 0004678 /2010

JUZGADO DE ORIGEN/AUTOS: DEM : 0000354 /2010 del JDO. DE LO SOCIAL nº: 005 DE VIGO

Recurrente/s: PEUGEOT CITROEN AUTOMOVILES ESPAÑA,S.A.

Abogado/a: FRANCISCO PAZOS PESADO

Procurador: RAFAEL PEREZ LIZARRITURRI

Graduado Social:

Recurrido/s: Natividad

Abogado/a: RAMON HERMIDA MOSQUERA

Procurador:

Graduado Social:

ILMOS/AS. SRS/AS. MAGISTRADOS D./ña.

ROSA RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ

EMILIO FERNÁNDEZ DE MATA

ALICIA CATALÁ PELLÓN

En A CORUÑA, a diecisiete de Diciembre de dos mil diez.

Tras haber visto y deliberado las presentes actuaciones, la T.S.J.GALICIA SALA DE LO SOCIAL, de acuerdo con lo prevenido en el artículo 117.1 de la Constitución Española,

EN NOMBRE DE S.M. EL REY

Y POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE

EL PUEBLO ESPAÑOL

ha dictado la siguiente

S E N T E N C I A

En el RECURSO SUPLICACION 0004678/2010, formalizado por el/la letrado don Francisco Pazos Pesado, en nombre y representación de PEUGEOT CITROËN AUTOMÓVILES ESPAÑA, S.A., contra la sentencia dictada por JDO. DE LO SOCIAL N. 5 de VIGO en el procedimiento DEMANDA 0000354/2010, seguidos a instancia de Dª Natividad frente a PEUGEOT CITROËN AUTOMÓVILES ESPAÑA, S.A., siendo Magistrado-Ponente el/la Ilmo/a Sr/Sra D/Dª EMILIO FERNÁNDEZ DE MATA.

De las actuaciones se deducen los siguientes:

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO: D/Dª Natividad presentó demanda contra PEUGEOT CITROËN AUTOMÓVILES ESPAÑA, S.A., siendo turnada para su conocimiento y enjuiciamiento al señalado Juzgado de lo Social, el cual, dictó la sentencia de fecha uno de Septiembre de dos mil diez .

SEGUNDO: En la sentencia recurrida en suplicación se consignaron los siguientes hechos expresamente declarados probados:

"Primero.- Dña. Natividad , mayor de edad, con DNI número NUM000 , viene prestando servicios para la entidad demandada desde el día 2 de enero de 2.003, con la categoría profesional de nivel prof. 3 y salario según convenio.- Segundo.- Para el año 2009, la actora tenía fijado su periodo vacacional desde el día 27 de julio hasta el día 16 de agosto y desde el día 23 al 31 de diciembre de 2.009.- Tercero.- La actora estuvo en situación de IT desde el día 9 de marzo de 2.009 hasta el día 10 de febrero de 2.010.- Cuarto.- Reclama Dña. Natividad el disfrute de treinta días de vacaciones correspondientes al año 2009. Se intentó sin efecto la conciliación previa."

TERCERO: En la sentencia recurrida en suplicación se emitió el siguiente fallo o parte dispositiva:

"FALLO: Que ESTIMANDO la demanda que en materia de RECONOCIMIENTO DE DERECHOS ha sido interpuesta por DÑA. Natividad contra PEUGEOT CITROËN AUTOMÓVILES ESPAÑA S.A., debo declarar y declaro el derecho de la actora a disfrutar de los treinta días de vacaciones que no pudo disfrutar en el año 2009 por encontrarse en situación de IT, condenando al demandado a estar y pasar por tal declaración y a reconocer durante la anualidad 2010, el disfrute de esos treinta días de vacaciones."

CUARTO: Frente a dicha sentencia se anunció recurso de suplicación por PEUGEOT CITROËN AUTOMÓVILES ESPAÑA, S.A. formalizándolo posteriormente. Tal recurso no fue objeto de impugnación por la contraparte.

QUINTO: Elevados por el Juzgado de lo Social de referencia los autos principales, a esta Sala de lo Social, tuvieron los mismos entrada en esta T.S.J. GALICIA SALA DE LO SOCIAL en fecha 20 de octubre de 2010.

SEXTO: Admitido a trámite el recurso se señaló el día 14 de diciembre de 2010 para los actos de votación y fallo.

A la vista de los anteriores antecedentes de hecho, se formulan por esta Sección de Sala los siguientes,

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

La Sentencia estima la demanda y declara el derecho de la actora a disfrutar de los treinta días de vacaciones que no pudo disfrutar en el año 2009 por encontrarse en situación de IT, condenando a la demandada a estar y pasar por tal declaración y a reconocer durante la anualidad 2010, el disfrute de esos treinta días de vacaciones.

Frente a este pronunciamiento se alza la parte demandada, que interpone recurso de suplicación e interesa que se revoque la sentencia y se dicte otra por la que se desestime la demanda.

SEGUNDO

Para ello, en el primero de los motivos del recurso y con amparo procesal en el artículo 191.b) de la Ley de Procedimiento Laboral ( RCL 1995, 1144, 1563) , pretende la parte la modificación de los hechos probados y concretamente que se añadan dos nuevos, el segundo bis y el quinto.

Respecto al segundo bis, interesa que se introduzca con el siguiente tenor: "El 6 de octubre de 2008, entre la empresa y la representación legal de los trabajadores, se adoptó el acuerdo de modificar el sistema de devengo de vacaciones que hasta entonces era del 1 de agosto al 31 de julio de año siguiente para que, a partir de 1 de enero de 2009, su devengo coincida con el año natural, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre. En el convenio colectivo de la empresa, vigente para el periodo 2008-2011, su artículo 18 establece que el periodo anual de vacaciones será de treinta días naturales y se propondrá cada año a la representación de los trabajadores las fechas de disfrute que, normalmente, se fijará en época estival", con base en los documentos obrantes a los folios 18 a 21 y 45 de autos.

En cuanto al mismo, propone la siguiente redacción: "La actora, en el año 2009, disfrutó siete días más de descanso por adecuación de jornada anual, 2 días por permiso retribuido y seis días por bolsa de horas. En total disfrutó de 15 días descanso", con base en le documento obrante al folio 57 de autos.

Para que proceda la revisión de hechos probados, al amparo del artículo 191.b) de la Ley de Procedimiento Laboral , es preciso que se cumplan los siguientes requisitos:

a) Que se señale concretamente el hecho cuya revisión se pretende y se proponga texto alternativo o nueva redacción que al hecho probado tildado de erróneo pudiera corresponder.

b) Que la revisión pretendida pueda devenir trascendente a efectos de la solución del litigio.

c) Que se identifique documento auténtico o prueba pericial obrantes en autos, de los que se deduzca de forma patente, evidente, directa e incuestionable, el error en que hubiera podido incurrir el Juzgador de instancia, a quien corresponde valorar los elementos de convicción.

d) La valoración de la prueba efectuada por el Juez «a quo» en uso de la facultad-deber que el ordenamiento jurídico le confiere, no puede ser sustituida por el parcial e interesado criterio valorativo de la parte.

Las actas de acuerdos alcanzados entre la dirección y comité de empresa, no son eficaces a los efectos revisorios pretendidos, toda vez que al no estar referidas a datos obrantes en archivos, registros o expedientes ni constar la ratificación en su contenido a presencia judicial, por ninguno de los intervinientes o firmantes, sólo como manifestación documentada pueden jurídicamente valorarse, siendo su contenido obligacional de indiscutible trascendencia como basamento o argumentación a efectos jurídicos, pero inaceptables como hechos o circunstancia de hecho en suplicación.

Por otro lado, el texto de un convenio colectivo no tiene naturaleza de documento a efectos revisorios, dado su carácter normativo, sin perjuicio de la incidencia que el precepto invocado pueda tener en la solución del litigio, sobre la que la Sala tendrá que pronunciarse al resolver el motivo dedicado al examen del derecho aplicado que denuncia la infracción del indicado convenio.

Finalmente tampoco puede admitirse como documento hábil a efectos revisorios, la certificación de la empresa obrante al folio 57 de autos, como señalan las sentencias de las Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia de Aragón, de 27 de febrero y 17 de abril de 1991 , 23 de noviembre de 1993 ( AS 1993, 4807) y 14 de diciembre de 1994 ; de Andalucía, con sede en Sevilla, de 10 de junio de 1992 ( AS 1992, 6526) ; de Asturias de 26 de noviembre de 1992 ; de Canarias, con sede en Las Palmas, de 4 de diciembre de 1992 ; de Castilla-La Mancha de 15 de abril de 1997 ( AS 1997, 1638) ; del País Vasco de 6 de mayo de 1997 ( AS 1997, 1648) , etc., pues no todo documento en sentido material puede servir de base para variar el relato fáctico, tratándose en realidad de un testimonio documental, cuya limitada eficacia -por no deponerse a presencia del juzgador-, incluso ha llegado a determinar que en doctrina se le califique como «prueba fantasma».

Por todo ello el motivo del recurso no puede prosperar.

TERCERO

Finalmente y con amparo procesal en el artículo 191.c) de la Ley de Procedimiento Laboral ( RCL 1995, 1144, 1563) , pretende la parte que se ha producido infracción, por interpretación errónea del artículo 38.1 del Estatuto de los Trabajadores ( RCL 1995, 997) , en relación con el número 3 del mismo precepto legal, argumentando, en síntesis, que el cambio jurisprudencial operado por el Tribunal Supremo en sentencia de 24 de junio de 2009 ( RJ 2009, 4286) , no aclara definitivamente la cuestión, al no señalar que la nueva asignación del periodo pueda o deba ser fuera del año natural, debiendo estar supeditado a su compatibilidad con los intereses de la empresa, no configurándose tampoco en la jurisprudencia comunitaria como un derecho absoluto e incondicionado, no existiendo norma interna estatal que establezca el disfrute de las vacaciones fuera del año natural, sal las excepciones de suspensión de contrato por incapacidad temporal derivada de embarazo, suspensión por parto o lactancia natural o en el periodo de suspensión de contrato prevista en el artículo 48.4 del Estatuto de los Trabajadores .

Con el mismo amparo procesal invoca infracción por inaplicación del artículo 34.1 del Estatuto de los Trabajadores y del artículo 17 del Convenio Colectivo de empresa ( LEG 2008, 6532) , en relación con el artículo 1278 del Código Civil ( LEG 1889, 27) , argumentando que habiendo disfrutado la actora de siete días de adecuación de jornada, dos días de permiso retribuido y seis días por bolsa de horas, resulta que ha descanso un total de 15 días, a pesar de su periodo de Incapacidad Temporal desde el 9 de marzo de 2009 hasta el 31 de diciembre de 2009, habiendo asumido la empresa el pacto convencional, rompiendo la sentencia la bilateralidad del contrato, no sólo en el año 2009, sino también en el 2010, pues trasladando el disfrute de 30 días de vacaciones a este año, deviene imposible el cumplimiento de la jornada anual, sin incumplimiento alguno por parte de la empresa.

En cuanto a las primera de las denuncias formulada, la doctrina tradicional venía sosteniendo que, en aquellos casos en los que se fijase un calendario de vacaciones, la coincidencia durante ese periodo de una situación de incapacidad temporal supondría la pérdida del derecho, incluso si dicha situación de incapacidad temporal se hubiese iniciado antes de comenzar el periodo de disfrute vacacional pactado - sentencias del Tribunal Supremo de 3 de octubre de 2007 ( RJ 2007, 7908) y 13 de febrero de 2008 ( RJ 2008, 2901) -. Pero esta doctrina tendría que matizarse como consecuencia de la sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (hoy Tribunal de Justicia, TJ), de 18 de marzo de 2004 ( TJCE 2004, 69) (asunto C-342/2001 , Merino Gómez), en la cual se ha declarado que el artículo 7.1 de la Directiva 93/104 ( LCEur 1993, 4042) (hoy sustituida por la 2003/88 )) debe interpretarse en el sentido de que, en caso de coincidencia entre las fechas de un permiso de maternidad de una trabajadora y las de las vacaciones anuales fijadas con carácter general mediante convenio colectivo para la totalidad de la plantilla, no podía computarse como periodo de disfrute de vacaciones aquel periodo fijado para la totalidad de la plantilla, si durante el mismo la trabajadora se encontraba de permiso de maternidad, teniendo ésta derecho a disfrutar de las vacaciones tras reincorporarse de su permiso, habiendo sido incorporada la normativa comunitaria y su interpretación, al introducirse en el artículo 38.3 del Estatuto de los Trabajadores por la Disposición Adicional Undécima de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo de 2007 ( RCL 2007, 586) , sobre la igualdad efectiva de mujeres y hombres, un nuevo párrafo en el que se dice que "cuando el período de vacaciones fijado en el calendario de vacaciones de la empresa al que se refiere el párrafo anterior coincida en el tiempo con una incapacidad temporal derivada del embarazo, el parto o la lactancia natural o con el período de suspensión del contrato de trabajo previsto en el artículo 48.4 de esta Ley , se tendrá derecho a disfrutar las vacaciones en fecha distinta a la de la incapacidad temporal o a la del disfrute del permiso que por aplicación de dicho precepto le correspondiera, al finalizar el período de suspensión, aunque haya terminado el año natural a que correspondan". Es destacable que en dicha regulación el derecho al disfrute vacacional no se extingue por la finalización del año natural, conservándose el derecho hasta la finalización de la baja, aunque ésta se produzca en un año natural diferente a aquél al que correspondan las vacaciones.

Sin embargo, dicha modificación normativa no alcanzaba expresamente a los supuestos como el presente, en los que no se podía disfrutar el periodo de vacaciones previamente fijado como consecuencia de que el trabajador o la trabajadora se encontraban en situación de suspensión del contrato por Incapacidad Temporal, habiendo sido la sentencia del Tribunal Supremo de 24 de junio de 2009 , seguida por otras, como las dictadas en fechas 4 ( RJ 2010, 645) y 8 de febrero de 2010 ( RJ 2010, 2320) , la que, siguiendo la sentencia del Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea de 20 de enero de 2009 ( TJCE 2009, 7) (asuntos acumulados C-350/06 y C-520/06, Schultz-Hoff y Stringer), ha avanzado en la solución de la cuestión relativa al derecho al disfrute de vacaciones en casos de coincidencia entre el periodo de disfrute fijado y la situación de incapacidad temporal, señalando que la doctrina del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas obliga a una nueva lectura de los textos internos en liza, pues la primacía del Derecho comunitario no solo determina la prevalencia de la jurisprudencia comunitaria sobre la doctrina de los Tribunales de los países miembros en la interpretación o aplicación de los preceptos y disposiciones del Derecho Comunitario, al tener precisamente atribuida la competencia de interpretación uniforme del Derecho de la Comunidad Europea, sino que incluso llega a influir -hasta cierto punto- en la interpretación de la normativa nacional, puesto que el órgano jurisdiccional que debe interpretarla está obligado a hacer todo lo posible, a la luz de la letra y de la finalidad de la Directiva, para, al efectuar dicha interpretación, alcanzar el resultado a que se refiere la Directiva y de esta forma atenerse al párrafo tercero del artículo 189 del Tratado CE ( LCEur 1986, 8) , hoy artículo 288 del Tratado de Funcionamiento de la de la Unión Europea (TFUE) ( RCL 1999, 1205 ter y LCEur 1997, 3695) .

Así, señala el Tribunal Supremo, las afirmaciones del Tribunal de Justicia trascienden del supuesto concreto en cuyo marco se plantea la cuestión prejudicial, puesto que el mismo no resuelve litigio alguno. La competencia del Tribunal de Justicia tiene por objeto garantizar la interpretación uniforme, en todos los Estados miembros, de las disposiciones de Derecho comunitario, por lo que se limita a declarar el significado de las normas comunitarias de que se trata. De ahí que sus sentencias recaídas en procedimientos prejudiciales complementen las normas comunitarias objeto de interpretación con pronunciamientos interpretativos de las mismas que adquieren validez general para quienes en los Estados miembros o en las instituciones comunitarias han de aplicar las mismas y, por tanto, tales pronunciamientos no pueden ser desconocidos como meros criterios aplicados a la solución de un concreto caso, sino que presentan rasgos de generalidad en su aplicación que les confieren un valor normativo.

Continua indicando el Tribunal Supremo que no existe duda alguna sobre el significado atribuible a los principios que se exponen en los diversos apartados de la sentencia Shultz-Hoff y tales principios deben ser aplicados como elemento interpretativo de nuestra propia legislación, que, con la salvedad del párrafo introducido en el artículo 38.3 del Estatuto de los trabajadores ( RCL 1995, 997) por la Disposición Adicional Undécima de la Ley Orgánica 3/2007 ( RCL 2007, 586) para el caso de los permisos por razones de maternidad y análogos, no dispone de previsión específica sobre la cuestión litigiosa y se presta a diversidad de interpretaciones, que entendemos han de decantarse en favor de la más acorde a aquellos principios sentados por la jurisprudencia comunitaria, para llegar así a una solución que comporta la protección del derecho a vacaciones en términos no inferiores a la otorgada por la sentencia Schultz-Hoff a los específicos supuestos de que la misma trata.

En definitiva la nueva jurisprudencia del Tribunal de Justicia viene a enlazar con lo prescrito en el artículo 6.2 del Convenio 132 de la OIT ( RCL 1974, 1356) , que establece que «los períodos de incapacidad de trabajo resultantes de enfermedad o accidente no podrán ser contados como parte de las vacaciones pagadas anuales prescritas como mínimo», debiendo concluirse que la coincidencia de un periodo de incapacidad temporal con el periodo de disfrute de las vacaciones fijado por el empresario individual o colectivamente (o incluso mediante pacto colectivo) implica la suspensión de dicho disfrute vacacional hasta la efectiva reincorporación del trabajador tras su incapacidad temporal, esto es, hasta el alta médica, de manera que al producirse la misma el trabajador resultará acreedor del derecho al disfrute del periodo de vacaciones que no pudo disfrutar como consecuencia de la incapacidad temporal, es decir que, una vez producida la incapacidad temporal se debe presumir frustrada la funcionalidad de las vacaciones y deberá señalarse un nuevo periodo de descanso, doctrina que debe completarse con la derivada de la sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas -Hoy Tribunal de Justicia- de 6 de abril de 2006 ( TJCE 2006, 114) , asunto Federatie Nederlandse Vakbeweging , que proclamó la existencia del derecho a disfrutar vacaciones en el año posterior al su devengo, criterio que reitera la sentencia Schultz-Hoff, en su fallo, al establecer: "El artículo 7, apartado 1, de la Directiva 2003/88 ( LCEur 2003, 3868) debe interpretarse en el sentido de que se opone a disposiciones o prácticas nacionales que prevean que el derecho a vacaciones anuales retribuidas se extingue al finalizar el período de devengo de las mismas y/o el período de prórroga fijado por el Derecho nacional, incluso cuando el trabajador se haya encontrado en situación de baja por enfermedad durante la totalidad o parte del período de devengo y su incapacidad laboral haya perdurado hasta la finalización de su relación laboral, razón por la cual no haya podido ejercitar su derecho a vacaciones anuales retribuidas".

Por ello, cuando la situación de incapacidad temporal se prolonga más allá del término del año natural, el trabajador no pierde el derecho al disfrute de las vacaciones de dicho año, que habrán de acumularse para su disfrute en el año en el que se produzca el alta del trabajador y éste se reincorpore, es decir, que en virtud de la interpretación Jurisprudencialmente establecida, se impone la extensión a la incapacidad temporal del régimen de vacaciones introducido para la maternidad en el artículo 38.3 del Estatuto de los Trabajadores ( RCL 1995, 997) .

CUARTO

Tampoco puede prosperar la segunda de las denuncias realizadas, pues no se observa la infracción denunciada, pues, por un lado, el hecho de tener que disfrutar el periodo vacacional correspondiente a 2009 en 2010 lo único que provoca es la necesidad de reducir proporcionalmente la jornada laboral de la trabajadora entre 10 meses, en lugar de los once habituales, y de otro, el hecho de que la trabajadora haya disfrutado en 2009 de dos días de permiso retribuido, viene fijado en el artículo 17, apartado 2 del Convenio Colectivo ( LEG 2008, 6532) , sin que ello pueda suponer merma del derecho de disfrute del periodo vacacional, sobre todo por cuanto el Acuerdo sobre Adaptación del Marco Laboral, suscrito entre la empresa y el comité y obrante a los folios 22 a 28 de autos, establece en su punto primero que "de forma excepcional en 2009, los dos días de permiso retribuido previstos en el artículo 17 del vigente Convenio Colectivo, se disfrutarán de forma colectiva los días 26 y 27 de febrero "; los siete días de descanso por adecuación de jornada, corresponden, a tenor de los documentos aportados por la empresa y obrantes a los folios 16 a 21 de autos a la cuenta individual de descansos correspondientes a las vacaciones devengados entre el 1 de agosto y el 31 de diciembre de 2008, como consecuencia del Acuerdo de mejora de la adaptabilidad alcanzado entre la empresa y el comité de empresa, cambiando el sistema de cómputo de las vacaciones hasta entonces vigente de 1 de agosto de un año al 31 de julio del siguiente, al nuevo de 1 de enero del año a 31 de diciembre del mismo año, por lo que tampoco pueden imputarse a vacaciones correspondientes al año 2009, pues se incorporan a una cuenta individual de descansos, sobre todo teniendo en cuenta que el apartado sexto del citado acuerdo establece que "el disfrute de días no laborables a cuenta de la cuenta individual de descanso previsto en los párrafos anteriores se realiza sin merma alguna de los 30 días de vacaciones anuales que en cada año completo correspondan"; finalmente, en cuanto a los seis días de descanso con cargo a la bolsa de horas, corresponden a dicho concepto y, o bien son resultado de compensar un saldo positivo de horas a favor de la trabajadora o bien, si el saldo es negativo, pueden ser compensadas en anualidades sucesivas, tal y como se establece en el Acuerdo obrante a los folios 33 a 39 de autos, no pudiendo incidir tampoco en el periodo de disfrute de vacaciones.

En cualquier caso y si, como defiende la recurrente, se produjera, como consecuencia del reconocimiento del disfrute del periodo vacacional de 30 días correspondiente a 2009 en el año 2010 alguna infracción de las normas citadas, las mismas deberían ser inaplicadas por contravenir norma de rango superior, como es la normativa de la Unión Europea, y todo ello en virtud del principio de jerarquía normativa contenido en el artículo 9.3 de la Constitución Española ( RCL 1978, 2836) , debiendo aplicarse la normativa de rango superior, en el sentido en que ha sido interpretada por la Jurisprudencia, como se ha señalado en el anterior fundamento de derecho.

En consecuencia, el recurso debe ser desestimado y la resolución recurrida confirmada en su integridad.

QUINTO

De conformidad al artículo 202 de la Ley de Procedimiento Laboral ( RCL 1995, 1144, 1563) , la desestimación del recurso implica la pérdida del depósito efectuado para recurrir al que se dará el destino correspondiente, una vez sea firme esta sentencia. De conformidad con el artículo 233 de la Ley de Procedimiento Laboral procede imponer a la recurrente vencida las costas del recurso.

Por todo ello;

F A L L A M O S

Que desestimando el recurso formulado por el LETRADO D. FRANCISCO PAZOS PESADO, en la representación que tiene acreditada de la EMPRESA PEUGEOT CITROËN AUTOMÓVILES ESPAÑA S.A., contra la sentencia dictada en fecha uno de septiembre de dos mil diez por el Juzgado de lo Social número Cinco de los de Vigo , en procedimiento seguido a instancias de DÑA. Natividad contra la RECURRENTE , en materia de RECONOCIMENTO DE DERECHO-VACACIONES, debemos confirmar y confirmamos en su integridad la resolución recurrida, imponiendo a la RECURRENTE las costas del recurso.

Se acuerda la pérdida del depósito constituido para recurrir, al que se le dará el destino legal una vez sea firme esta sentencia.

Notifíquese esta resolución a las partes y a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, haciéndoles saber que, contra la misma, sólo cabe Recurso de Casación para Unificación de Doctrina que se preparará por escrito ante esta Sala de lo Social, dentro de los DIEZ DÍAS siguientes a la notificación de esta Sentencia y de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 218 y siguientes de la Ley de Procedimiento Laboral ( RCL 1995, 1144, 1563) . Si la recurrente no estuviere exenta de depósito y consignación para recurrir, deberá ingresar:

- La cantidad objeto de condena en la c/c de esta Sala nº 1552 0000 80 (nº recurso) (dos últimas cifras del año).

- El depósito de 300 euros en la c/c de esta Sala nº 1552 0000 35 (nº recurso) (dos últimas cifras del año).

Una vez firme, expídase certificación para constancia en el Rollo que se archivará en este Tribunal incorporándose el original al correspondiente Libro de Sentencias, previa devolución de los autos al Juzgado de lo Social de procedencia.

Así por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia en el día de su fecha, por el Ilmo. Sr. Magistrado-Ponente que la suscribe, en la Sala de Audiencia de este Tribunal. Doy fe
Experto:  eduardolm escribió hace 4 año.

Gracias por haber valorado mi respuesta positivamente. Con la valoración realizada ya es suficiente,

La otra sentencia:



Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, Valladolid (Sala ...
Sentencia núm. 303/2010 de 24 marzo AS 2010\1095



VACACIONES: derecho al disfrute: incapacidad temporal anterior al inicio del período vacacional establecido en la empresa y coincidente con éste.

Jurisdicción: Social
Recurso de Suplicación núm. 303/2010

Ponente: Ilmo. Sr. D. María del Carmen Escuadra Bueno

El TSJ desestima el recurso de suplicación interpuesto por «Renfe Operadora» demandada, contra la Sentencia de05-10-2009del Juzgado de lo Social núm. 4 de los de Valladolid, dictada en autos promovidos en reclamación sobre derechos.

T.S.J.CASTILLA-LEON SOCIAL

VALLADOLID

SENTENCIA: 00303/2010

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CASTILLA-LEON

SALA DE LO SOCIAL 001

(C/ANGUSTIAS S/N)

N.I.G: 47186 34 4 2009 0101923, MODELO: 46050

TIPO Y Nº DE RECURSO: RECURSO SUPLICACION 303/10

Materia: vacaciones

Recurrente/s: RENFE OPERADORA

Abogado: MARTA RODRIGUEZ VALDESOGO

Proc: NURIA MARIA CALVO BOIZAS

Recurrido/s: Simón

Letrado

Proc.

JUZGADO DE ORIGEN/AUTOS: JDO. DE LO SOCIAL N. 4 de VALLADOLID DEMANDA 616/09

Rec. Núm 303/10

Ilmos. Sres.

D. Emilio Álvarez Anllo

Presidente Sección

Dª Mª Carmen Escuadra Bueno

D. Rafael A. López Parada /

En Valladolid a veinticuatro de Marzo de dos mil Diez.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, sede de Valladolid, compuesta por los Ilmos. Sres. anteriormente citados ha dictado la siguiente

S E N T E N C I A

En el Recurso de Suplicación núm.303 de 2.010, interpuesto por RENFE OPERADORA contra sentencia del Juzgado de lo Social CUATRO DE VALLADOLID (Autos 616/09) de fecha 5 DE OCTUBRE DE 2009 dictada en virtud de demanda promovida por D. Simón contra RENFE OPERADORA, sobre VACACIONES, ha actuado como Ponente la Ilma. Sra. DOÑA Mª Carmen Escuadra Bueno.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Con fecha19 de mayo de 2009 se presentó en el Juzgado de lo Social de Valladolid cuatro demanda formulada por D. Simón en la que solicitaba se dictase sentencia en los términos que figuran en el Suplico de la misma. Admitida la demanda y celebrado el juicio, se dictó sentencia en los términos señalados en su parte dispositiva.

SEGUNDO.- En referida Sentencia y como Hechos Probados constan los siguientes:

"PRIMERO.- El demandante, D. Simón , mayor de edad, con D.N.I. n° NUM000 , presta servicios por cuenta y orden de RENFE OPERADORA, con antigüedad referida al 01.05.1983, con la categoría profesional de Interventor en ruta.

SEGUNDO.- Estuvo en situación de incapacidad temporal desde el 14.10.2008 hasta el 20.04.2009, y tenía previsto el disfrute de 20 días de vacaciones correspondientes a 2008 del 19 de noviembre al 8 de diciembre del indicado año.

TERCERO.- Reincorporado a su puesto de trabajo en abril de 2009, el mismo día 20 solicitó que el período de 20 días de vacaciones que no disfrutó en 2008 se le concediera del 21 de abril al 10 de mayo de 2009, a lo que no se accedió por la empresa.

CUARTO.- Interpuesta reclamación previa el 05.06.2009 en la que solicitaba el disfrute de los indicados días entre el 1 y el 21 de septiembre siguientes, tampoco ha sido estimada."

TERCERO.- Interpuesto Recurso de Suplicación contra dicha sentencia por el demandado, fue impugnado por el demandante. Elevados los autos a esta Sala, se designó Ponente, acordándose la participación a las partes de tal designación.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

Frente a la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social N.º 4 de VALLADOLID que estima la demanda de DON Simón en la que solicitaba el reconocimiento del derecho de determinado número de días de vacaciones, se alza la demandada solicitando que se revoque dicha sentencia por motivos únicamente de orden jurídico.

SEGUNDO

Inalterados los hechos probados, por incombatidos, al amparo del apartado c) del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral ( RCL 1995, 1144, 1563) , se alega por el recurrente la infracción o interpretación errónea del artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores ( RCL 1995, 997) , haciendo especial referencia a la sentencia del Tribunal Supremo de 24 de junio de 2009 ( RJ 2009, 4286) e igualmente al artículo 40 de la Constitución Española ( RCL 1978, 2836) .

El demandante, que presta sus servicios para Renfe-Operadora, estuvo en situación de incapacidad temporal entre el 14 de octubre de 2008 y el 20 de abril de 2009. En el año 2008 tenía previsto el disfrute de 20 días de vacaciones correspondientes a 2008. El período fijado era del 19 de noviembre al 8 de diciembre, que no pudo disfrutar por encontrarse de baja médica. El trabajador reclama en su demanda el derecho a disfrutar esos 20 días de vacaciones del año 2008 en el año 2009, una vez incorporado de su baja médica.

Sobre la cuestión que aquí se plantea ya se ha pronunciado esta Sala recientemente en sentencia de 3 de febrero de 2010 ( JUR 2010, 125112) (Rec. 2227 ), en la que se revoca la sentencia de instancia para aplicar la misma doctrina que el Juez de instancia que dictó la sentencia ahora recurrida. Se dice en la sentencia de esta Sala lo siguiente:

"La doctrina tradicional venía sosteniendo que las vacaciones habían de disfrutarse dentro del año natural al que correspondieran (en este caso el 2008), perdiéndose el derecho en el caso de no haberse hecho uso del mismo (como ocurre en este caso, en el cual ese derecho no se ha podido ejercitar por encontrarse durante todo el año 2008 la trabajadora en situación de incapacidad temporal). Aún más, la Sala Cuarta del Tribunal Supremo había establecido el criterio de que, en aquellos casos en los que se fijase un calendario de vacaciones pactado, la coincidencia durante ese periodo de una situación de incapacidad temporal supondría la pérdida del derecho, incluso si dicha situación de incapacidad temporal se hubiese iniciado antes de comenzar el periodo de disfrute vacacional pactado (así sentencias de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo de 3 de octubre de 2007 ( RJ 2008, 606) , RCUD 5068/2005, 20 de diciembre de 2007 ( RJ 2008, 1896) , RCUD 75/2006, ó 13 de febrero de 2008 ( RJ 2008, 2901) , casación 109/2006 ).

Esta doctrina ya habría de matizarse como consecuencia de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea (TJCE, actualmente, a partir del 1 de enero de 2010 , Tribunal de Justicia de la Unión Europea, TJUE) de 18 de marzo de 2004 ( TJCE 2004, 69) , Merino Gómez, C-342/01, en la cual el Tribunal de Justicia declaró que el artículo 7, apartado 1, de la Directiva 93/104 ( LCEur 1993, 4042) (hoy sustituida por la 2003/88 ( LCEur 2003, 3868) ) debe interpretarse en el sentido de que, en caso de coincidencia entre las fechas de un permiso de maternidad de una trabajadora y las de las vacaciones anuales fijadas con carácter general mediante convenio colectivo para la totalidad de la plantilla, no podía computarse como periodo de disfrute de vacaciones aquel periodo fijado para la totalidad de la plantilla, si durante el mismo la trabajadora se encontraba de permiso de maternidad, teniendo ésta derecho a disfrutar de las vacaciones tras reincorporarse de su permiso. Esta jurisprudencia se incorporó en España por vía legislativa, al introducirse en el artículo 38.3 del Estatuto de los trabajadores ( RCL 1995, 997) por la disposición adicional undécima de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo de 2007 ( RCL 2007, 586) , sobre la igualdad efectiva de mujeres y hombres, un nuevo párrafo en el que se dice que "cuando el período de vacaciones fijado en el calendario de vacaciones de la empresa al que se refiere el párrafo anterior coincida en el tiempo con una incapacidad temporal derivada del embarazo, el parto o la lactancia natural o con el período de suspensión del contrato de trabajo previsto en el artículo 48.4 de esta Ley , se tendrá derecho a disfrutar las vacaciones en fecha distinta a la de la incapacidad temporal o a la del disfrute del permiso que por aplicación de dicho precepto le correspondiera, al finalizar el período de suspensión, aunque haya terminado el año natural a que correspondan". Es destacable que en dicha regulación el derecho al disfrute vacacional no se extingue por la finalización del año natural, conservándose el derecho hasta la finalización de la baja, aunque ésta se produzca en un año natural diferente a aquél al que correspondan las vacaciones.

Finalmente el núcleo central de la doctrina de la Sala Cuarta, relativa a todo tipo de trabajadores y a las incapacidades temporales por enfermedad o accidente en general, ha sido corregida por la propia Sala Cuarta del Tribunal Supremo en su sentencia de 24 de junio de 2009 ( RJ 2009, 4286) (RCUD 1542/2008 ) como consecuencia de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea de 20 de enero de 2009 ( TJCE 2009, 7) en los asuntos acumulados C-350/06 y C-520/06 (Schultz-Hoff y Stringer).

En esa sentencia nos dice el Tribunal Supremo en primer lugar que la cuestión relativa al derecho al disfrute de vacaciones en estos casos de coincidencia entre el periodo de disfrute fijado en el convenio colectivo y la incapacidad temporal posee afectación general, lo que habilita la competencia funcional de la Sala de suplicación en todo caso, y esto hace irrelevante en este caso la determinación del salario de la trabajadora por esos 25 días laborables de vacaciones reclamadas, cuya cuantía, por otra parte, no consta en los hechos probados de la sentencia recurrida.

Por otro lado y en relación con la cuestión de fondo, hay que partir, como dice el Tribunal Supremo, de que la doctrina del Tribunal de Justicia europeo obliga a una nueva lectura de los textos internos en liza, siendo así que la primacía del Derecho comunitario, continuamente afirmada por el Tribunal y reconocida con claridad en nuestro ordenamiento jurídico en aplicación del artículo 93 de la Constitución Española ( RCL 1978, 2836) , no solamente determina la prevalencia de la jurisprudencia comunitaria sobre la doctrina de los Tribunales de los países miembros en la interpretación o aplicación de los preceptos y disposiciones del Derecho Comunitario, al tener precisamente atribuida la competencia de interpretación uniforme del Derecho de la Comunidad Europea (aparte de otras muchas anteriores, sentencias de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo de 20 de octubre de 2004 ( RJ 2004, 7162) , RCUD 4424/2003, 27 de octubre de 2004 ( RJ 2004, 7202) , RCUD 899/02 y dos de 22 de diciembre de 2008 ( RJ 2009, 1828) , RCUD 85/2006 y 3460/2006 ), sino que incluso llega a influir -hasta cierto punto- en la interpretación de la normativa nacional, puesto que «el órgano jurisdiccional que debe interpretarla está obligado a hacer todo lo posible, a la luz de la letra y de la finalidad de la directiva, para, al efectuar dicha interpretación, alcanzar el resultado a que se refiere la Directiva y de esta forma atenerse al párrafo tercero del artículo 189 del Tratado, renumerado posteriormente como artículo 249 por el Tratado de Amsterdam y 288 por el Tratado de Lisboa (sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 13 de noviembre de 1990 ( TJCE 1991, 82) , Asunto Marleasing, reiterada repetidamente, por ejemplo en sentencias de 11 de septiembre de 2007 ( TJCE 2007, 216) , Hendrix, 24 de junio de 2008 ( TJCE 2008, 140) , A. Commune Mesquer; y 25 de julio de 2008 ( TJCE 2008, 187) , Janecek).

No debe olvidarse, como señala el Tribunal Supremo, que las afirmaciones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea trascienden del supuesto concreto en cuyo marco se plantea la cuestión prejudicial, puesto que el mismo no resuelve litigio alguno. La competencia del Tribunal de Justicia tiene por objeto garantizar la interpretación uniforme, en todos los Estados miembros, de las disposiciones de Derecho comunitario, por lo que el Tribunal de Justicia se limita a declarar el significado de las normas comunitarias de que se trata (sentencia de 8 de noviembre de 1990 ( TJCE 1991, 75) , Asunto Gmurzynska-Bscher). El procedimiento previsto en el artículo 234 del Tratado (ahora llamado "Tratado del Funcionamiento de la Unión Europea") es un instrumento de cooperación entre el Tribunal de Justicia y los órganos jurisdiccionales nacionales, a través del cual el primero aporta a los segundos los elementos de interpretación del Derecho comunitario que precisan para resolver los litigios de que conocen (sentencias de 12 de marzo de 1998 ( TJCE 1998, 48) , Asunto Djabali; 18 de noviembre de 1999, Asunto Teckal; 21 de enero de 2003, Asunto Bacardi- Martini y Cellier des Dauphins; 23 de enero de 2003, Asunto Makedoniko Metro y Michaniki; 04 de marzo de 2004 ( TJCE 2004, 58) , Asunto Barsotti y otros; 20 de enero de 2005, Asunto Salgado Alonso; 20 de enero de 2005 ( TJCE 2005, 22) , Asunto García Blanco; 1 de marzo de 2005, Asunto Owusu; 15 de junio de 2006, Asunto Acereda Herrera; 6 de julio de 2006 ( TJCE 2006, 189) , Asunto Salus). De ahí que sus sentencias recaídas en procedimientos prejudiciales complementen las normas comunitarias objeto de interpretación con pronunciamientos interpretativos de las mismas que adquieren validez general para quienes en los Estados miembros o en las instituciones comunitarias han de aplicar las mismas y, por tanto, tales pronunciamientos no pueden ser desconocidos como meros criterios aplicados a la solución de un concreto caso, sino que presentan rasgos de generalidad en su aplicación que les confieren un valor normativo.

En la medida en que las afirmaciones efectuadas por la sentencia de 20 de enero de 2009 ( TJCE 2009, 7) del Tribunal de Justicia es suficientemente clara y rotunda en sus pronunciamientos, como señala la Sala Cuarta del Tribunal Supremo, ello hace innecesario dirigir consulta interpretativa al Tribunal europeo, pues ha de recordarse que los órganos judiciales no están obligados a plantear cuestión prejudicial cuando la respuesta a ella pueda deducirse con seguridad -sin duda razonable- de la jurisprudencia comunitaria ya dictada; es lo que se denomina doctrina del «acto claro» (sentencias de 6 de octubre de 1982, Asunto Cilfit; 22 de febrero de 2001, asunto Gomes Valente; 17 de mayo de 2001 ( TJCE 2001, 143) , asunto TNT Traco; 4 de junio de 2002, asunto Lyckesko; 30 de septiembre de 2003 ( TJCE 2003, 292) , asunto Köbler; 15 de septiembre de 2005 ( TJCE 2005, 270) , asunto Intermodal Transport; 6 de diciembre de 2005, asunto Gaston Schul; 10 de enero de 2006, asunto IATA; 11 de septiembre de 2008 ( TJCE 2008, 201) , Asunto UGT). Por otra parte, dado que ninguna de las partes ha pedido que se eleve tal cuestión prejudicial, resulta innecesaria cualquier otra consideración.

Como nos dice el Tribunal Supremo, no existe duda alguna sobre el significado atribuible a los principios que se exponen en los diversos apartados de la sentencia Shultz-Hoff y tales principios deben ser aplicados como elemento interpretativo de nuestra propia legislación, que, con la salvedad del párrafo introducido en el artículo 38.3 del Estatuto de los trabajadores ( RCL 1995, 997) por la disposición adicional undécima de la Ley Orgánica 3/2007 ( RCL 2007, 586) para el caso de los permisos por razones de maternidad y análogos, no dispone de previsión específica sobre la cuestión litigiosa y se presta a diversidad de interpretaciones, que entendemos han de decantarse en favor de la más acorde a aquellos principios sentados por la jurisprudencia comunitaria, para llegar así a una solución que comporta la protección del derecho a vacaciones en términos no inferiores a la otorgada por la sentencia Schultz-Hoff a los específicos supuestos de que la misma trata.

En definitiva la nueva jurisprudencia del Tribunal de Justicia europeo viene a enlazar con lo prescrito en el artículo 6.2 del Convenio 132 de la OIT ( RCL 1974, 1354) , que establece que «los períodos de incapacidad de trabajo resultantes de enfermedad o accidente no podrán ser contados como parte de las vacaciones pagadas anuales prescritas como mínimo», norma vigente de Derecho internacional en cuya interpretación la jurisprudencia española se vino a desviar de la interpretación que había sido tradicional en la doctrina y la práctica judicial, para llegar a interpretar en la citada sentencia de 3 de octubre de 2007 ( RJ 2007, 7908) , dictada por la Sala General de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo , que dicha norma solamente se refería a «una cuestión próxima pero netamente diferenciada, que es la resta o descuento automáticos de las ausencias al trabajo por baja respecto de los días de vacaciones», esto es, que los días de baja por incapacidad temporal en los que el contrato se halla en suspenso han de computarse como días trabajados a efectos de generar un derecho vacacional para el trabajador, algo que nadie pone en cuestión en este caso.

Pues bien, a tenor de los principios fijados con toda claridad en los pronunciamientos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en su citada sentencia Schultz- Hoff ( TJCE 2009, 7) , ha de concluirse que la coincidencia de un periodo de incapacidad temporal con el periodo de disfrute de las vacaciones fijado por el empresario individual o colectivamente (o incluso mediante pacto colectivo) implica la suspensión de dicho disfrute vacacional hasta la efectiva reincorporación del trabajador tras su incapacidad temporal, esto es, hasta el alta médica, de manera que al producirse la misma el trabajador resultará acreedor del derecho al disfrute del periodo de vacaciones que no pudo disfrutar como consecuencia de la incapacidad temporal.

En definitiva, nos dice el Tribunal Supremo, "el pleno disfrute del derecho a las vacaciones únicamente puede conseguirse cuando el trabajador se encuentre en condiciones físicas y mentales de hacer uso del mismo, de forma que no cabe entender que un trabajador en situación de incapacidad temporal pueda disfrutar adecuadamente de las finalidades atribuidas a las vacaciones. Pronunciamiento que supone retomar el texto y espíritu del artículo 6.2 del Convenio 132 de la Organización Internacional del Trabajo, cuyo sentido ha sido recuperado por el Tribunal Supremo para decir que, una vez producida la incapacidad temporal se debe presumir frustrada la funcionalidad de las vacaciones y deberá señalarse un nuevo periodo de descanso. En definitiva el obligado acatamiento a la jurisprudencia comunitaria exige extender a la baja por incapacidad temporal la doctrina sentada para supuesto de maternidad por la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 18 de marzo de 2004 ( TJCE 2004, 69) en el asunto Merino Gómez, antes citada.

Ese pronunciamiento, nos dice el Tribunal Supremo, ha de complementarse con el contenido en la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 6 de abril de 2006 en el asunto Federatie Nederlandse Vakbeweging, que proclamó la existencia del derecho a disfrutar vacaciones en el año posterior al su devengo, criterio que reitera la sentencia Schultz-Hoff. Ésta contiene en su fallo un pronunciamiento claro del siguiente tenor:

"El artículo 7, apartado 1, de la Directiva 2003/88 ( LCEur 2003, 3868) debe interpretarse en el sentido de que se opone a disposiciones o prácticas nacionales que prevean que el derecho a vacaciones anuales retribuidas se extingue al finalizar el período de devengo de las mismas y/o el período de prórroga fijado por el Derecho nacional, incluso cuando el trabajador se haya encontrado en situación de baja por enfermedad durante la totalidad o parte del período de devengo y su incapacidad laboral haya perdurado hasta la finalización de su relación laboral, razón por la cual no haya podido ejercitar su derecho a vacaciones anuales retribuidas".

Lo que significa que, aunque la baja por incapacidad temporal se prolongue más allá del término del año natural, no por ello se pierde el derecho al disfrute de las vacaciones de dicho año, que habrán de acumularse para su disfrute en el año en el que se produzca el alta del trabajador y éste se reincorpore, o incluso, en la línea de la citada sentencia Federatie Nederlandse Vakbeweging, reiterada en la Schultz-Hoff, si dicha reincorporación no llega a tener lugar por producirse el cese del trabajador al servicio de la empresa, tal derecho se sustituirá por la correspondiente compensación económica de los días de vacaciones devengados y no disfrutados. En el fallo de la sentencia Schultz-Hoff se dice expresamente lo siguiente:

"El artículo 7, apartado 1, de la Directiva 2003/88 debe interpretarse en el sentido de que se opone a disposiciones o prácticas nacionales que prevean que, al finalizar la relación laboral, no se abonará compensación económica alguna en concepto de vacaciones anuales retribuidas no disfrutadas al trabajador que se haya encontrado en situación de baja por enfermedad durante la totalidad o parte del período de devengo de las vacaciones anuales y/o del período de prórroga, razón por la cual no haya podido ejercitar su derecho a vacaciones anuales retribuidas. Para el cálculo de dicha compensación económica, resulta asimismo determinante la retribución ordinaria del trabajador, que es la que debe mantenerse durante el período de descanso correspondiente a las vacaciones anuales retribuidas".

Todo lo cual implica que la sentencia del TJUE Schultz-Hoff, expresamente citada por la Sala Cuarta del Tribunal Supremo como fundamento del explicado cambio de su línea jurisprudencial en esta materia, impone la extensión a la incapacidad temporal del régimen de vacaciones introducido para la maternidad en el artículo 38.3 del Estatuto de los Trabajadores por la disposición adicional undécima de la Ley Orgánica 3/2007 .

En consecuencia el recurso debe ser estimado, puesto que la trabajadora actora, al finalizar su periodo de baja por incapacidad temporal en el año 2009, había generado el derecho a disfrute de las vacaciones del año 2008, fijadas en el convenio colectivo (tal extremo no es controvertido) en 25 días laborables y dicho derecho no puede entenderse extinguido por la coincidencia del periodo vacacional fijado por pacto colectivo para el conjunto de la plantilla, puesto que durante el mismo la trabajadora se encontraba en incapacidad temporal, sin que tampoco la finalización del año natural implique la pérdida del derecho al disfrute de dicho periodo vacacional, el cual podrá ser disfrutado una vez producida el alta médica y la reincorporación o, si antes se hubiera extinguido el contrato de trabajo, compensado en metálico. Como quiera que consta que en este caso se ha producido la reincorporación tras el periodo de baja, el periodo de vacaciones del año 2008 no puede compensarse en metálico, sino que la trabajadora conserva el derecho a su disfrute en especie mediante los correspondientes días de descanso, que se sumarán a los que correspondan al año natural 2009 en el cual se ha producido la reincorporación".

Pues bien, en el caso que ahora nos ocupa el Juez de instancia ya ha aplicado la nueva Doctrina del Tribunal Supremo establecida en sentencia de 24 de junio de 2009 ( RJ 2009, 4286) (Sala General ). En este caso el derecho de vacaciones que se reclama (20 días) no se ha podido ejercitar por el trabajador al encontrarse éste, desde fecha anterior al período fijado de vacaciones y todo el resto del año 2008, en situación de incapacidad temporal. Por lo tanto, no planteándose en el recurso si a efectos de calcular los días de vacaciones a los que se tenga derecho por el trabajador habría de tenerse en cuenta los días en los que se está trabajando por estar en situación de baja médica o, lo que es lo mismo, si el tiempo de baja genera derecho a vacaciones, lo que procede es desestimar el recurso y confirmar el fallo en su integridad.

Por lo expuesto y

EN NOMBRE DEL REY,

FALLAMOS

Que debemos DESESTIMAR Y DESESTIMAMOS el recurso de suplicación formulado por la representación de RENFE OPERADORA contra la sentencia dictada en fecha 5 de octubre de 2009 por el Juzgado de lo Social N.º 4 de VALLADOLID (Autos 616/2009 ), en virtud de demanda promovida por DON Simón contra la recurrente sobre DERECHO (VACACIONES). En consecuencia, debemos confirmar y confirmamos el fallo de instancia.

Se condena en costas a la entidad recurrente y, como consecuencia de ello, habrá de abonar al letrado de la parte que impugnó el recurso, en concepto de honorarios, la cantidad de 300 euros.

Dese a las cantidades ingresadas en concepto de depósito y de consignación para recurrir el destino legal que proceda, una vez firme esta resolución.

Notifíquese la presente a las partes y a la Fiscalía de este Tribunal Superior de Justicia en su sede de esta capital. Para su unión al rollo de su razón, líbrese la oportuna certificación, incorporándose su original al libro correspondiente.

Se advierte que contra la presente sentencia, cabe recurso de Casación para la Unificación de Doctrina, que podrá prepararse dentro de los diez días siguientes al de su notificación, mediante escrito firmado por Abogado y dirigido a esta Sala, con expresión sucinta de la concurrencia de requisitos exigidos, previstos en el artículo 219 de la Ley de Procedimiento Laboral ( RCL 1995, 1144, 1563) .

El recurrente que no disfrute del beneficio de justicia gratuita consignará como depósito 300,51 euros en el Banco Español de Crédito (BANESTO), en la cuenta número 2410 de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, oficina nº 1006, sita en la Calle Barquillo nº 49, 28004 Madrid debiendo hacer entrega del resguardo acreditativo en la Secretaría de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo al tiempo de personarse en ella. Asimismo deberá consignar la cantidad objeto de condena en el Banco Español de Crédito (BANESTO) de esta ciudad de Valladolid, cuenta num. 2031 0000 66 303/10 abierta a nombre de la Sala de lo Social de este Tribunal, debiendo acreditar dicha consignación en el mismo plazo concedido para preparar el Recurso de Casación para Unificación de Doctrina.

Si el recurrente fuera la entidad gestora, y ésta haya sido condenada al pago de prestaciones, deberá acreditar al tiempo de preparar el citado Recurso que ha dado cumplimiento a lo previsto en el art. 219.3 en relación con el 192.4 de la Ley de Procedimiento Laboral .

Firme que sea esta Sentencia, devuélvanse los autos, junto con la certificación de aquélla al Juzgado de procedencia para su ejecución.

Así lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- En la misma fecha leída y publicada la anterior sentencia, por la Ilma. Sra. Magistrado Ponente, celebrando Audiencia Pública en esta Sala de lo Social. Doy Fe.

Opiniones de nuestros clientes:

 
 
 
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Me fue de gran ayuda. Captó inmediantemente mi problema y me ayudó a saber qué puedo hacer para solucionar mi problema. Ana Toribio Santa fe, Argentina
  • Los felicito por su respuesta tan profesional y por las cuatro Jurisprudencias que me envió, las que incluiremos como pruebas. Fernando Monterrey Nuevo León, México
  • Estoy muy satisfecho con la pronta respuesta que me han dado. Muchas gracias Guillermo Buenos Aires, Argentina
  • Excelentes sus comentarios. Definitivamente tiene razón.¡Gracias! María Fermín. Puerto Plata, Rep. Dom.
  • El tiempo de respuesta es excepcional, de menos de 6 minutos. La pregunta se respondió con profesionalidad y con un alto grado de compasión. Inés Santander
  • Quedé muy satisfecho con la rapidez y la calidad de los consejos que recibí. Me gustaría añadir que puse en práctica los consejos y que funcionaron la primera vez y siguen haciéndolo. Luis Málaga
 
 
 

Conozca a los expertos:

 
 
 
  • José M.

    José M.

    Abogado ejerciente

    Clientes satisfechos:

    523
    ABOGADO ICA BURGOS
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/JO/JoseMagadan/2013-6-27_16279_IMG6290copia.64x64.JPG Avatar de José M.

    José M.

    Abogado ejerciente

    Clientes satisfechos:

    523
    ABOGADO ICA BURGOS
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/ED/eduardolm/2011-9-12_172832_Recorte.64x64.jpg Avatar de eduardolm

    eduardolm

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    310
    Licenciado en Derecho Diplomado en Escuela de Práctica Jurídica Con despacho profesional abierto
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/DI/DiegoLM/2011-3-28_102522_DSCN0258copia.64x64.JPG Avatar de DiegoAbogado

    DiegoAbogado

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    256
    Abogado colegiado. Especializado en Derecho Laboral.
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/albergiud/2010-12-12_105447_mi_cuchi.jpg Avatar de albergiud

    albergiud

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    27
    Despacho multidisciplinar especializado en derecho laboral, familia y en reclamación de deudas
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/NO/noeliabogada/2012-4-9_9367_4755563471469274381150062748533129055418392121o.64x64.jpg Avatar de Noelia

    Noelia

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    19
    Licenciada en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/AR/ariatf/2015-7-28_102459_.64x64.png Avatar de Mariatf19

    Mariatf19

    Licenciada en derecho

    Clientes satisfechos:

    253
    MÁSTER EN ASESORÍA Y DERECHO LABORAL
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/DE/despachoabogado2010/2011-7-6_232143_fotorafaelgomeznix.64x64.jpg Avatar de R.Gomez

    R.Gomez

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    17
    ABOGADO ESPECIALISTA EN DESPIDOS Y ASESORAMIENTO ONLINE
 
 
 

Preguntas relacionadas con Derecho Laboral