Cómo funciona JustAnswer:

  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tiene muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio.
    Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.

Formule su propia pregunta a Mariatf19

Mariatf19
Mariatf19, licenciada en derecho
Categoría: Legal
Clientes satisfechos: 2099
Experiencia:  MÁSTER EN DERECHO CON DESPACHO PROFESIONAL PROPIO
53797381
Escriba su pregunta sobre Legal aquí...
Mariatf19 está en línea ahora

puedo obtener la custodia total de mi hijo sin visitas ni nada.estando

Pregunta del cliente

puedo obtener la custodia total de mi hijo sin visitas ni nada.estando supadre en la carcel desde antes de nacer y amenazandome con cartasy con muchosdelitos de atras y fuga en un permiso?
Enviada: hace 5 año.
Categoría: Legal
Experto:  Mariatf19 escribió hace 5 año.
Hola buenos días. Para que tu exposo no tenga derecho de custodia de tu hijo es necesario que se le prive de la patria potestad ya que también se le puede suspender de la misma.
En circunstancias específicas, se puede entablar una demanda para pedir la suspensión o privación de la patria potestad del padre que haya incurrido en ciertas causales que estipula el Código Civil.

La suspensión es temporal y se puede solicitar ante el juez invocando ciertas causales que especifica el Código civil.

La privación es indefinida, y las causales para privar a un padre de la patria potestad son menos pero se refieren a faltas mas graves.

El juez, según la causal que se pruebe, determinará si suspende o priva al padre de este derecho.

Cuando alguno de los padres incurre en alguna de las siguientes causas siguientes , se le podrá demandar para que el juez lo prive del derecho de la patria potestad. Estas son las razones para privar del mencionado derecho:

-Maltrato habitual del hijo, hasta poner en peligro su vida o causarle grave daño.
-Condena del padre o los padres a pena de prisión superior a un año
-Abandono del hijo
-Depravación del padre que lo incapacite para ejercer la patria potestad.
Por tanto, en tu caso y en contestación a tu pregunta creo que si tu marido ha sido privado de libertad por más de un año tienes la posibilidad de interponer la demanda para que se le prive de la patria potestad.
Espero haberte orientado y aclarado y si es así, acepta mi respuesta pues yo recibiré una bonificación por mi tiempo sin perjuicio de seguir respondiendo a lo que precises. Un saludo y mucha suerte!
Cliente: escribió hace 5 año.
lleva cinco años en la carcely nunca estubimos casados.el nunca estubo con el niño pork antes de nacer ya estaba alli
Experto:  Mariatf19 escribió hace 5 año.
Hola buenos días nuevamente. Pues entonces en su caso si tendría derecho a iniciar un procedimiento para privar al padre de la patria potestad.

Por tanto, le indico los trámites necesarios para iniciar el procedimiento de privación de la patria potestad.

Cualquier consanguíneo del menor llámese abuelo, tío padres, primos etc, pueden iniciar el proceso de suspensión o privación, oficiosamente lo puede hacer el juez de familia e incluso hasta el defensor de familia puede iniciar la acción.


Tramite:

Por ello, cualquiera de estos familiares, debe contratar los servicios de un abogado para que lo represente, o en su defecto acudir donde el defensor de familia para que este lo inicie.


En la demanda se deben citar a diferentes personas en calidad de testigos para que ilustren al juez sobre el comportamiento del padre en relación con la causal que se desea probar.
Por tanto, pongase en contacto con un abogado el cual le asesorará para que se inicie el procedimiento que deberán hacerlo los familiares que anteriormente le mencioné. Si cualquiera cobra al mes menos de 1288 euros tienen derecho a solicitar el nombramiento de un abogado del turno de oficio y no tendrían que abonar nada por los honorarios del abogado. Para ello, deben dirigirse al colegio de abogados de la localidad para solicitar el nombramiento. Es decir, usted directamente no puede iniciarlo pero sí sus familiares. Espero haberla orientado y aclarado y si es así, acepte mi respuesta pues yo recibiré una bonificación por mi tiempo sin perjuicio de ayudarla en lo que necesite. Un saludo
Experto:  R.Gomez escribió hace 5 año.

En contestación a su consulta:

Informarla que puede solicitar la patria potestad, para lo cual personalmente la recomendaría interponer una demanda de medidas paternofiliales (si ya lo hubiese presentado en su día entonces tendría que intar una demanda de modificación de medidas paterno filiales) para ello necesita un abogado y procurador pudiendo obtener uno de oficio si sus ingresos son inferiores a 1.288 euros mensuales computandose cualquier pensión que reciba junto a su sueldo.(se solicita en el colegio de abogados de su localidad le explicarán todo)

En la demanda su letrado recogerá la supresión de la custodia y patria potestad por el ingreso en prisión , pero ES MUY IMPORTANTE QUE EN LA MISMA SE RECOJA QUE EL PADRE NO HA TENIDO RELACIÓN ALGUNA CON EL MENOR NUNCA y que la prision no ha sido la razón.

La adjunto una sentencia que le puede ser de utilidad para que vea en que casos no podría suprimir la patria potestad, habiendo ingreso en prisión:

Audiencia Provincial de Cuenca.Sentencia núm. 236/2002 de 16 octubre

JUR\2002\284317

PATRIA POTESTAD: PRIVACION: POR INCUMPLIMIENTO DE DEBERES: improcedencia: padre biológico ingresado en prisión cuya hija fue concebida y nació durante dicho periodo: falta de relación con la hija derivada de la propia situación de prisión: silencio sobre la privación en la sentencia penal: deseo manifiesto del padre de retomar las relaciones con su hija abandonada la prisión: abandono de la dependencia a las drogas y obtención de un trabajo que le permite atender las necesidades propias y las de su hija.

 

Jurisdicción: Civil

Recurso de Apelación núm. 229/2002

Ponente: Ilmo. Sr. D. leopoldo puente segura

 

En la ciudad de Cuenca, a dieciséis de octubre del año dos mil dos.

Vistos en trámite de recurso de apelación los autos de juicio ordinario número 332/2.001 procedentes del Juzgado de Primera Instancia número dos de los de Cuenca y su partido, sobre privación de patria potestad, promovidos a instancia de DOÑA MARTA DEL SOL F. B., mayor de edad y provista de DNI. número ..., representado por la Procuradora de los Tribunales Dª María de los Angeles P. C. y asistida técnicamente por el Letrado Don Jesús S. H.; contra DON CARLOS S. R., también mayor de edad y provisto de DNI. número ..., representado por la Procuradora de los Tribunales Dª Rosa María T. L. y asistido técnicamente por el Letrado Don José Julián E. R.; en virtud del recurso de apelación interpuesto por la parte demandada contra la sentencia dictada en primera instancia de fecha doce de junio del presente año, siendo apelada la parte actora y habiendo sido parte el MINISTERIO FISCAL. Actúa como Magistrado ponente el Iltmo. Sr. Don Leopoldo Puente Segura.

ANTECEDENTES DE HECHO

I

En los autos indicados al margen se dictó sentencia de fecha doce de junio del año dos mil dos en cuya parte dispositiva se establecía, literalmente: "Que estimando íntegramente la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. P. C., en nombre y representación de Dª. María del Sol F. B., contra Don Carlos S. R., representado por la Procuradora Sra. T. L. y, en consecuencia, debo privar a Don Carlos S. R. de la patria potestad que ostenta sobre su hija María S. F., con imposición de costas al demandado".

II

Contra la anterior sentencia se preparo y después interpuso por la representación de Don Carlos S. R. recurso de apelación en tiempo y forma, recurso que fue admitido a medio de providencia de fecha veintinueve de julio del presente año, dándose traslado a la parte contraria para que pudieran presentar escrito de oposición al recurso.

III

Con fecha cinco de septiembre del presente año, el Ministerio Fiscal presentó escrito oponiéndose al recurso formulado por la parte apelante e interesando la íntegra confirmación de la sentencia recaída en la primera instancia.

Con fecha trece de septiembre del año dos mil dos, Doña María de los Angeles P. C., Procuradora de los Tribunales y de Dª María del Sol F. B. presentó escrito oponiéndose también al recurso de apelación formulado de contrario e interesando la íntegra confirmación de la resolución recurrida.

IV

Recibidas las actuaciones en esta Audiencia Provincial se procedió a formar el correspondiente rollo, asignándosele el número del margen, turnándose ponencia y habiéndose cumplido la totalidad de las previsiones legales, sin que se estimara necesaria la celebración de vista, y señalándose para que tuviera lugar la correspondiente deliberación, votación y fallo el siguiente día dieciséis de octubre del presente año.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

No se aceptan los que se contienen en la resolución recurrida.

I

Ciertamente, el artículo 170 del Código Civil previene que el padre o la madre podrán ser privados, total o parcialmente, de su potestad por sentencia fundada en el incumplimiento de los deberes inherentes a la misma o dictada en causa criminal o matrimonial. Es obligado recordar en este sentido que, conforme observa por ejemplo la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 24 de abril del año 2.000, la patria potestad es en el derecho moderno, y concretamente en nuestro derecho positivo, una función al servicio de los hijos, que entraña fundamentalmente deberes a cargo de los padres, encaminados a prestarles asistencia de todo orden, como proclama el artículo 39 de la Constitución española, en sus números segundo y tercero, de tal manera que todas las medidas judiciales que se acuerden, incluida por descontado la de la privación de la patria potestad, deberán adoptarse teniendo en cuenta ante todo, el interés superior del niño como, por otro lado, dispone también el artículo 3.1 de la Convención sobre los Derechos del Niño adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el día 20 de noviembre de 1.989, incorporada a nuestro derecho interno mediante la correspondiente ratificación. Destaca también la referida resolución del Alto Tribunal que con la privación al progenitor (o los progenitores) de la patria potestad del menor (o menores) insuficientemente atendido, no se trata de sancionar la conducta de aquéllos en cuanto al incumplimiento de sus deberes, sino de defender los intereses del menor, de tal manera que esa medida, excepcional, resulte necesaria y conveniente para la protección adecuada de esos intereses. En este sentido, la Convención citada señala en su artículo 9.1 que la separación del niño de sus padres se decretará únicamente cuando resulte necesaria para el referido interés (superior) del menor. Este interés superior del niño aparece también implícitamente recogido en el artículo 154 del Código Civil al señalar que la patria potestad se ejercerá siempre en beneficio de los hijos.

Sobre la base de las consideraciones anteriores, no podemos coincidir con la parte apelante en el primero de sus motivos de impugnación. En síntesis, sostiene la recurrente que se habría producido a lo largo del procedimiento una inaceptable mutatio libelli o cambio en los hechos que determinaron el ejercicio inicial de la acción, toda vez que mientras en la demanda se señala que en el año 1.998 "el demandado dejó el hogar familiar", abandonando a la actora y a la hija de ambos, el hecho bien cierto, -y sobradamente conocido por la parte demandante-, es que Don Carlos S. R. desde varios años antes a ese 1.998 se encontraba interno en un centro penitenciario, cumpliendo una pena privativa de libertad que en su momento le fue impuesta y que comenzó a ejecutarse (dejando aparte el período de prisión provisional por él padecido) el día 5 de julio del año 1.994. Es evidente que Dª María del Sol F., hoy actora, conocía sobradamente aquella situación, al punto que la niña fue concebida mientras su padre se encontraba en prisión, nació también cuando Don Carlos permanecía ingresado en un centro penitenciario y en el curso de los años siguientes Dª María del Sol, que en varias ocasiones acudió al centro penitenciario a visitar a Don Carlos, recibió de éste diversos giros postales enviados desde el referido centro. Por eso, es verdad que la sentencia recaída en la primera instancia no tiene por acreditados una parte de los hechos (evidentemente no ciertos) que se describen en la demanda rectora del procedimiento. Sin embargo, creemos que ninguna clase de indefensión se produce con ello al demandado en la medida en que los incumplimientos que se le imputan en la demanda y son estimados en la sentencia con relación a los deberes que resultan inherentes a la patria potestad permanecen inalterados, señalando la actora que "desde hace más de tres años el demandado ha desatendido sus deberes paternofiliales de forma ininterrumpida, tiempo que lleva sin hacer una llamada de teléfono para preguntar por su hija o tiempo que lleva sin pasarlo en su compañía". En definitiva, esta Sala considera que los hechos esenciales para conformar la causa petendi en esta litis no se han visto alterados en modo alguno a lo largo del procedimiento, de tal suerte que el demandado, apelante ahora, ha gozado de todos cuantos derechos y posibilidades defensivas, tanto en materia de alegaciones como de prueba, le corresponden, sin que pueda además, a nuestro juicio, tacharse en absoluto a la resolución recurrida como incongruente, acomodándose perfectamente el fallo de la misma con el suplico de la demanda y, a su vez, acomodándose también sus razonamientos a lo esencial de la causa petendi deducida en la demanda rectora de este procedimiento.

II

Partiendo, conforme a lo explicado en el anterior ordinal, de que el parámetro decisivo en la resolución de esta clase de procesos no ha de ser otro que el interés superior del menor, ha tenido ocasión nuestro Tribunal Supremo de señalar, por ejemplo en su sentencia de fecha 24 de mayo de 2.000, que el artículo 170 del Código Civil ha de ser interpretado a la luz de las circunstancias que rodean a cada caso para proceder en consecuencia a su aplicación, sin que pueda prevalecer una consideración objetiva referida a la cierta comprobación de la existencia de determinados incumplimientos de los deberes que resultan inherentes al ejercicio de la patria potestad. Tomando lo hasta aquí dicho como punto de partida, es ya el momento de comenzar el análisis del denominado "fondo del asunto".

Antes de que Don Carlos S. ingresara en prisión mantuvo con la aquí demandante, Dª María del Sol F., una relación sentimental que se prolongó, naturalmente con las obvias limitaciones que correspondían a la nueva situación, cuando aquél fue ingresado en un centro penitenciario. En ese período, ya de pérdida de libertad de Don Carlos, fue concebida la menor María que nació el día seis de noviembre de 1.995 (recordamos que Don Carlos comenzó a cumplir la pena privativa de libertad que le fue impuesta el día 5 de julio del año anterior). Nacida María, su madre, Dª María del Sol aún acudió en algunas oportunidades a visitar a Don Carlos al centro penitenciario llevando consigo en una de esas visitas a la niña cuando solo tenía unos meses y decidiendo después Dª. María del Sol que no era conveniente llevar nunca más a su hija a aquel lugar. En el curso de los años 1.998 y 1.999 el demandado, Don Carlos S., envío varios giros postales a Dª María del Sol para contribuir económicamente al mantenimiento de su hija, por importes que en total importaron, según Dª María del Sol ha reconocido en prueba de interrogatorio de las partes, la cantidad de 1/2.000 Ptas. Las aportaciones económicas, variables en cada caso, (entre once y dieciséis mil pesetas según los distintos giros efectuados) procedían de los ingresos, naturalmente escasos, que Don Carlos obtenía de su trabajo en el centro penitenciario (alrededor de las 35.000 ó 40.000 Ptas mensuales conforme éste y el testigo Don Francisco Basilio F. han manifestado). Conforme igualmente consta acreditado en las actuaciones, (folio 72), Don Carlos comenzó a disfrutar permisos penitenciarios a partir del mes de abril del año 1.998, disfrutando hasta julio del año dos mil de un total de diez. Según manifiesta Don Carlos en los tres primeros permisos se trasladó hasta la localidad de Cuenca y pudo ver a su hija (extremo negado por Dª María del Sol). Ambas partes convienen, sin embargo, en que al menos desde el cuarto permiso en adelante las visitas dejaron de producirse, aduciendo Don Carlos que Dª María del Sol le ponía reiteradamente impedimentos o excusas para que no pudiera ver a su hija mientras aquélla mantiene que las visitas no se produjeron por la sola voluntad de Don Carlos que no se desplazaba a Cuenca. Esta Sala considera que merece particular crédito el testimonio prestado al respecto por Don Francisco Basilio F., compañero que fue de celda de Don Carlos y quien después desempeñaba las funciones de monitor del piso de acogida en el que Don Carlos residió al obtener la libertad condicional, en el sentido de que fue a partir del cuarto permiso cuando dejaron de producirse las visitas a la niña. Y ello porque el resto de los testigos que han depuesto en la causa, amigos de la demandante todos ellos, se limitan a señalar que nunca vieron a Don Carlos visitar a la niña, lo que, desde luego, tratándose de simples amigos de Dª María del Sol que no convivían con ella, no resulta incompatible con que, efectivamente, las visitas se produjeran. Además, resulta también que ese cuarto permiso se produce en el año 1.999 y coincide con las fechas en que dejaron de efectuarse los giros y también con el hecho de que solo un año después, en septiembre del 2.000, Dª María del Sol contrajo matrimonio con Don José Luis P., lo que permite razonablemente situar en torno a aquel año 1.999 el momento en el cual Dª. María del Sol resuelve poner definitivamente término a sus relaciones sentimentales con Don Carlos. En todo caso, de lo que no cabe duda alguna es de que Don Carlos no mantuvo con su hija María una relación mínimamente satisfactoria durante el tiempo que permaneció ingresado en el centro penitenciario incumpliendo con ello objetivamente los deberes que resultan inherentes a la patria potestad. Esto explica que, en efecto, Don Carlos recuerde apenas que su hija, según cree, tiene los ojos azules, ignorando en qué curso académico se halla matriculada, si ha padecido enfermedades importantes o si, por ejemplo, ha hecho o no la primera comunión. Por descontado, tampoco las mínimas aportaciones económicas que durante ese mismo período de tiempo ha realizado Don Carlos se alcanzan para atender las necesidades que la niña ha tenido que, felizmente, han sido satisfechas en su inmensa mayor parte por el solo esfuerzo de su madre. Eso dicho, sin embargo, resulta obligado traer aquí a colación nuevamente la sentencia dictada por el Tribunal Supremo de fecha 24 de mayo del año 2.000. Se trataba en ella de, un supuesto en el cual el padre biológico al que se quería privar de la patria potestad ingresó en )risión pocos días después de nacer su hijo, donde permaneció desde entonces, pendiente de cumplir una condena de treinta años, encontrándose clasificado penitenciariamente en primer grado. Señalaba el Alto Tribunal en ese supuesto que "en esas condiciones, carece de sentido Mantearse el problema del incumplimiento de los deberes del artículo 154 del Código Civil". No se puede saber, -añade gráficamente la sentencia que se comenta-, si es un buen padre o lo el demandado por inexistencia de relación con el hijo y no por voluntaria inhibición. Es obvio que la situación carcelaria lo impide, y aunque mejorara la clasificación penitenciaria, la relación paternofilial sería circunstancial, esporádica, en todo caso, carente del debido tracto para el cumplimiento de sus fines". En otro caso, y para finalizar, observa el Tribunal Supremo que se añadiría a la pena impuesta a todo recluso privado de libertad por un tiempo razonable al efecto, la de poder ser privado también por los tribunales civiles de la patria potestad, a pesar del silencio que sobre este punto se guarde en la sentencia penal. Y es que, ciertamente, nos hallamos ante un supuesto, insistiremos en esto por última vez, en que la menor fue concebida y nació mientras su padre se hallaba ingresado en un centro penitenciario, privado, por tanto, de toda posibilidad de relacionarse de forma continua con su hija y sin más alternativa, al menos hasta el año 1.998 en que comenzó a disfrutar de permisos penitenciarios, para relacionarse con ella que la de que le fuera llevada la niña al propio centro por su madre o algún otro familiar. A este respecto, Dª María del Sol F. B. ha reconocido en prueba de interrogatorio de las partes que desde que la niña nació (6/11/95) solo en una oportunidad consideró conveniente visitar con la niña a Don Carlos resolviendo después, con mejor o peor criterio pero de modo libérrimo, que aquél no era un lugar adecuado para su hija y poniendo fin a cualquier otra clase de relación entre María y su padre. Así Don Carlos, por razones ajenas a su particular voluntad, no tuvo la posibilidad de relacionarse con su hija desde su nacimiento hasta el año 1.998 en el que empezó a disfrutar de los primeros permisos penitenciarios. A partir de esa fecha, Don Carlos observa que hasta en tres ocasiones, los primeros permisos, visitó a su hija, y esa afirmación aparece ratificada por el testigo al que más arriba se ha hecho alusión, apareciendo acreditado, además, que en el curso de los años 1.998 y 1.999 realizó aportaciones económicas, ciertamente escasas pero apreciables teniendo en cuenta la situación económica del entonces interno, para el mantenimiento de su hija. En definitiva, esta Sala considera, de acuerdo con la doctrina del Tribunal Supremo de la que se ha dejado hecha cita, que afín cuando, ciertamente, se produjo un incumplimiento objetivo de los deberes que son propios de la patria potestad durante el tiempo que Don Carlos se halló privado de libertad, la existencia misma de esa situación, obviamente ajena a su voluntad, dificultaba o convertía en prácticamente imposible una más intensa relación entre padre e hija, sin que se aprecie la existencia de un incumplimiento deliberado o voluntario que haga necesario y conveniente para los intereses de la menor que se prive a su padre de la patria potestad.

No obstante lo anterior, es cierto que Don Carlos S. R. alcanzó la libertad condicional el día 19 de diciembre del año dos mil (habiendo sido clasificado en tercer grado penitenciario y destinado al Centro de Inserción Social Victoria Kent sito en Madrid, en julio del año dos mil) sin que conste que desde entonces hasta la fecha de interposición de la demanda haya realizado intento alguno de ver a su hija, por más que él manifieste que ha contactado telefónicamente con Dª María del Sol con ese fin y sin éxito por la negativa de ésta, ni haya abonado cantidad ninguna para el mantenimiento económico de la misma, ni en fin emprendido acción judicial alguna para obtener el derecho de visitas que ahora sostiene le fue negado por la madre de María. Siendo todo ello cierto, tampoco puede desconocerse que la demanda rectora de este procedimiento fue interpuesta con fecha 28 de septiembre del año dos mil uno, es decir, solo transcurridos nueve meses desde que Don Carlos alcanzara la libertad condicional, debiendo tenerse en cuenta que se trata una persona joven que ha permanecido en prisión durante un largo período de tiempo (desde el año 1.994 hasta el año dos mil), que según manifestó el testigo que ha depuesto a su instancia, Don Francisco Basilio F., ha vencido la adicción a las drogas que padecía, que hubo de residir al obtener la libertad condicional en una vivienda de acogida auspiciada por una asociación de apoyo a la población penitenciaria y que actualmente ha conseguido un trabajo por cuenta ajena en una estación de servicio que le permite atender a sus propias necesidades y, también naturalmente, le permitirá hacerlo con respecto a las de su hija. Tomando en consideración todo lo hasta aquí dicho, esta Sala considera precipitado el planteamiento de la acción emprendida por Dª María del Sol tendente a privar de la patria potestad al padre de María, tan solo nueve meses después de que el mismo alcanzara la libertad condicional. Consideramos, incluso, que la decidida oposición de Don Carlos a la pretensión formulada de contrario pone de relieve el expreso deseo que le anima de retomar las relaciones con su hija de la manera más estrecha y satisfactoria posible. Es verdad que el tiempo ya perdido no podrá recuperarse. Es verdad también que Don Carlos pudo con ese fin haber emprendido las acciones judiciales correspondientes pero insistimos en que solo han transcurrido nueve meses desde que obtuvo la libertad condicional hasta que se presentó la demanda rectora de este procedimiento, tratándose de una persona, Don Carlos, sin formación jurídica propia para conocer las acciones que podía ejercitar como padre y, además, urgido por graves problemas de readaptación a la sociedad y a la vida en libertad de la que estuvo privado por un extenso período de tiempo. Considera esta Sala que privar de la patria potestad ahora a Don Carlos S. sobre su hija María, sin desconocer las posibilidades jurídicas, formales, de teórica recuperación de la misma conduciría de hecho a una situación prácticamente irreversible. Y ello sin que se acierte a comprender en qué sentido esa privación de la patria potestad, con clara tendencia a ser definitiva, resultaría beneficiosa para María a la que se estaría impidiendo, y este es el elemento decisivo y fundamental de nuestro acuerdo, emprender ahora (tarde, si se quiere, pero no nunca) una relación con su padre, deseada por éste, nunca definitivamente abandonada y que ahora puede afrontar, desde su situación de libertad, libre también de su adicción y con un trabajo remunerado, en condiciones idóneas para que la misma fructifique en beneficio fundamentalmente de la niña quien así podrá disfrutar de las mejores relaciones posibles con sus dos progenitores. No hace falta añadir, por otra parte, que esta decisión (a diferencia de la contraria) no resulta, ni teórica ni prácticamente, definitiva en el sentido de que, como es lógico, si Don Carlos S. no se aplicara en el futuro al cumplimiento de sus deberes paternofiliales, desaprovechando la situación idónea en la que ahora se encuentra, daría claramente a entender con su comportamiento la conveniencia para María de que aquél fuera privado de la patria potestad. Son estas las razones por las cuales consideramos la procedencia de estimar el presente recurso de apelación, revocando la sentencia de instancia y desestimando íntegramente la demanda rectora de este procedimiento.

III

De conformidad con lo establecido en el artículo 398 de la ley de enjuiciamiento civil no procede imponer a la parte apelante las costas de esta alzada. Por lo que respecta a las costas de la primera instancia, en aplicación de lo prevenido en el artículo 394 de la ley de enjuiciamiento civil no procede hacer imposición a ninguna de las partes, debiendo satisfacer cada una las propias y las comunes por mitad, tomando en consideración la especial naturaleza de - esta clase de procedimientos y las dudas de hecho que el asunto sometido a nuestra consideración presenta, además de que, como señalan, por ejemplo, las SSTS de fechas 24 de abril y 24 de mayo de 2.000, resulta razonable que se mantenga opuestas pretensiones sobre preceptos relativamente ambiguos e indeterminados como lo son los que aquí se aplican.

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación

FALLAMOS

Que debemos estimar como estimamos íntegramente el recurso de apelación interpuesto por Dª Rosa María T. L., Procuradora de los Tribunales y de DON CARLOS S. R. contra la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número dos de los de Cuenca y su partido en su juicio ordinario, sobre privación de patria potestad, número 332/2.001, y en su virtud debemos REVOCAR y REVOCAMOS INTEGRAMENTE la resolución recurrida, dictando la presente, en su lugar, por la que debemos desestimar y desestimamos íntegramente la demanda interpuesta por Dª María de los Angeles P. C., Procuradora de los Tribunales y de DOÑA MARIA DEL SOL F. B., absolviendo al demandado, ahora apelante, de todos sus pedimentos; todo ello debiendo satisfacer cada parte las costas propias y las comunes por mitad respecto de las devengadas en la primera instancia y sin hacer expresa imposición de las ocasionadas como consecuencia de esta alzada.

Cúmplase lo establecido en los artículos 248.4° de la ley orgánica del poder judicial y 208.4° de la ley de enjuiciamiento civil.

Así por esta nuestra sentencia de la que se unirá certificación al rollo de Sala y otra a los autos originales para su remisión al Juzgado de procedencia, lo pronunciamos andamos y firmamos.

El presente texto se corresponde exactamente con el distribuido de forma oficial por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ), en cumplimiento de lo establecido en el artículo 3.6 b) del Reglamento 3/2010 (BOE de 22 de noviembre de 2010). La manipulación de dicho texto por parte de Editorial Aranzadi se puede limitar a la introducción de citas y referencias legales y jurisprudenciales.

 

Es fundamental que incorpore a la demanda las cartas amenazantes para desvirtuar cualquier posible buena fea de su ex pareja en ver a su hija una vez que saliera de prisión.

Si esta conforme con el asesoramiento prestado ruego que acepte la respuesta.

Atentamente,

R. Gómez

Experto:  Mariatf19 escribió hace 5 año.
ESTA RESPUESTA ESTÁ BLOQUEADA.
Podrá ver esta respuesta si hace clic aquí para Registrarse o Iniciar sesión y paga $3.
Si ya ha pagado por esta respuesta, simplemente Inicie sesión.

Experto:  R.Gomez escribió hace 5 año.

Cuando usted tuvo a su hijo con su pareja en algún momento acudieron a un juez para fijar las medidas paternofiliales? o si por el contrario ustedes no hicieron nada?

Experto:  Mariatf19 escribió hace 5 año.
Hola buenas noches. Entiendo por la exposición de los hechos y por el miedo que ha tenido durante este tiempo que nunca ha iniciado ningún procedimiento para la atribución de la guarda y custodia ni para la fijación de la pensión alimenticia. Si es de otro modo por favor hágamelo saber pero como desde un principio le he expuesto y fundamentalmente en relación a su pregunta, en su caso, tiene la posibilidad de que se inicie un procedimiento para privar al padre de la patria potestad. Espero haberla orientado y aclarado y si es así, acepte mi respuesta pues yo recibiré una bonificación por mi tiempo sin perjuicio de seguir contestando a lo que necesite. Un saludo

JustAnswer en los medios:

 
 
 
Sitios web de consulta médica: Si tiene una pregunta urgente puede intentar obtener una respuesta de sitios que afirman disponer de distintos especialistas listos para proporcionar respuestas rápidas... Justanswer.com.
JustAnswer.com...ha visto como desde octubre se ha disparado el número de consultas legales de nuestros lectores sobre despidos, desempleo e indemnizaciones por cese.
Los sitios web como justanswer.com/legal
...no dejan nada al azar.
El tráfico en JustAnswer ha aumentado un 14 por ciento...y hemos recibido 400.000 visitas en 30 días...las preguntas relacionadas con el estrés, la presión alta, la bebida y los dolores cardíacos han aumentado un 33 por ciento.
Tory Johnson, colaboradora de GMA sobre temas relacionados con el lugar de trabajo, habla sobre el "teletrabajo", como JustAnswer, en el que expertos verificados responden a las preguntas de las personas.
Le diré que... las pruebas que hay que superar para llegar a ser un experto son muy rigurosas.
 
 
 

Opiniones de nuestros clientes:

 
 
 
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Me fue de gran ayuda. Captó inmediantemente mi problema y me ayudó a saber qué puedo hacer para solucionar mi problema. Ana Toribio Santa fe, Argentina
  • Los felicito por su respuesta tan profesional y por las cuatro Jurisprudencias que me envió, las que incluiremos como pruebas. Fernando Monterrey Nuevo León, México
  • Estoy muy satisfecho con la pronta respuesta que me han dado. Muchas gracias Guillermo Buenos Aires, Argentina
  • Excelentes sus comentarios. Definitivamente tiene razón.¡Gracias! María Fermín. Puerto Plata, Rep. Dom.
  • El tiempo de respuesta es excepcional, de menos de 6 minutos. La pregunta se respondió con profesionalidad y con un alto grado de compasión. Inés Santander
  • Quedé muy satisfecho con la rapidez y la calidad de los consejos que recibí. Me gustaría añadir que puse en práctica los consejos y que funcionaron la primera vez y siguen haciéndolo. Luis Málaga
 
 
 

Conozca a los expertos:

 
 
 
  • eduardolm

    eduardolm

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    917
    Licenciado en Derecho por la UDC.Diploma en Escuela de Práctica Jurídica por A Coruña.
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/ED/eduardolm/2011-9-12_172832_Recorte.64x64.jpg Avatar de eduardolm

    eduardolm

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    917
    Licenciado en Derecho por la UDC.Diploma en Escuela de Práctica Jurídica por A Coruña.
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/JO/JoseMagadan/2013-6-27_16279_IMG6290copia.64x64.JPG Avatar de Abogado3044

    Abogado3044

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    2239
    ABOGADO ICA BURGOS. I speak english
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/albergiud/2010-12-12_105447_mi_cuchi.jpg Avatar de Alberto

    Alberto

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    116
    Abogado especializado en laboral , reclamaciones de indemnizaciones ( tráfico) y deudas
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/fcantalapiedra/2010-11-9_1466_Dibujo.jpg Avatar de Fernando Cantalapiedra

    Fernando Cantalapiedra

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    17
    Ejerciendo desde hace cinco años
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/DI/DiegoLM/2011-3-28_102522_DSCN0258copia.64x64.JPG Avatar de DiegoAbogado

    DiegoAbogado

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    746
    Abogado colegiado ejerciente
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/EQ/EquiteLex/2011-12-4_12815_Jesús6.64x64.jpg Avatar de Jesús

    Jesús

    Licenciatura/Derecho

    Clientes satisfechos:

    52
    Abogado colegiado ejerciente /LEGAL GENERAL
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/AR/ariatf/2015-7-28_102459_.64x64.png Avatar de Mariatf19

    Mariatf19

    licenciada en derecho

    Clientes satisfechos:

    972
    MÁSTER EN DERECHO CON DESPACHO PROFESIONAL PROPIO
 
 
 

Preguntas relacionadas con Legal