Cómo funciona JustAnswer:

  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tiene muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio.
    Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.

Formule su propia pregunta a R.Gomez

R.Gomez
R.Gomez, Licenciatura
Categoría: Legal
Clientes satisfechos: 272
Experiencia:  DERECHO Y COLEGIADO EN ICAM
54780214
Escriba su pregunta sobre Legal aquí...
R.Gomez está en línea ahora

queria formular una pregunta. Hace unos meses ibamos a presentar

Pregunta del cliente

queria formular una pregunta.
Hace unos meses ibamos a presentar la documentacion para una herencia 7 primos de una señora que habia fallecido:
Nuestra sorpresa es que un "tipo" de no muy buena reputación legal habia presentado un hológrafo protocolizado por el juez y avalado por el notario.
El caso es que dudabamos de la autenticidad hológrafo( ya que la señora tenía pocos estrudios ,87 años, padecía parkinson, estaba enferma por esa fecha y algo ciega) y fuimos a un caligrafo y nos dice que es auténtico pero concluye que NO FUE ESCRITO POR VOLUNTAD DE LA SEÑORA.

Mi familia quiere poner una demanda con esa resolución de la caligrafa,pero discrepo porque es muy difícil o imposible de probar esa falta de voluntad.

En cambio ,creo ,estoy seguro que algo raro hay ahí y que algún punto debe haber para coger al tipo...
Entre otras cosas ,él está vendiendo todo a toda prisa(por sus deudas y por algo más) y lo más grave es que vendió el panteón donde están mis tíos y los está sacando para fosas comunes.Creo que por ahoi y porque los testigos (ante el juez para protocolizar) que presentó eran falsos

uería que me diesen su opinión y si ven alguna salida .Me duele que alguien así se lleve lo que le costó muchosa sudores a mi familia.
Un saludo y muchas gracias
Jose älvarez
Enviada: hace 5 año.
Categoría: Legal
Experto:  R.Gomez escribió hace 5 año.

Hemos estado revisando sentencias sobre nulidad de testamentos olográfos por vicios consentimiento y hemos encontrado una que quizas le pueda servir:

 

Tribunal Supremo (Sala de lo Civil).Sentencia núm. 597/1994 de 18 junio

RJ\1994\6022

SUCESION HEREDITARIA: TESTAMENTO OLOGRAFO: doctrina general: requisitos: generales y particulares: nulidad: procedencia: incapacidad para testar: apreciación mediante la valoración probatoria en la instancia: falta de voluntad de testar: INTERPRETACION DE LOS TESTAMENTOS: función del juzgador de instancia: ha de prevalecer en casación de no resultar irracional o arbitraria.

CARGA DE LA PRUEBA: impugnación en casación: alcance del art. 1214 del CC: inidoneidad para servir de fundamento al recurso: excepciones.

RECURSO DE CASACION: ERROR EN LA APRECIACION DE LA PRUEBA: desestimación: documentos a efectos del recurso: no lo son los dictámenes o informes periciales.

 

Jurisdicción: Civil

Recurso núm. 2364/1991

Ponente: Excmo Sr. luis martínez-calcerrada y gómez

 

Los antecedentes necesarios para el estudio de la sentencia se relacionan en su primer fundamento de derecho.Tanto los actores como la Congregación demandada-reconviniente interpusieron recursos de casación contra la sentencia dictada el 20-6-1991 por la Sección 5.ª de la Audiencia Provincial de Oviedo, parcialmente revocatoria de la pronunciada el 28-1-1991 por el Juzgado de 1.ª Instancia núm. 5 de Oviedo cuya parte dispositiva decía así: «Estimando parcialmente la demanda y reconvención formuladas, debo declarar y declaro, que los testamentos ológrafos de fechas de 1-2-1988 y 7-3-1988, protocolizados en fecha 4 de noviembre a la fe del Notario de Oviedo don José H. G-S., con el núm. 2584 de su protocolo, en cumplimiento de lo ordenado por el Juzgado de Primera Instancia núm. 2 de Oviedo, en autos 179/1988, son constitutivos de la última voluntad de doña Delfina G. G., y que los mismos suponen la disposición de bienes de la testadora, en la forma y a favor de las personas que allí figuran en calidad e legados y más concretamente que tales testamento establecen los siguientes legados: A don José Luis D. A.: la cantidad de un Millón de pesetas (1.000.000 ptas.).A doña Mari Sol D. A.: el cuadro de la marquesa de Villa.A don Emilio G. A.: la cantidad de quinientas mil pesetas (500.000 ptas), en metálico.A las personas que acompañaron a la testadora desde la muerte de su esposo: todos los ropajes, seres, enseres, así como toda clase de objetos, adornos, recuerdos, en total, todo lo que hay puertas adentro, en proindiviso entre todos ellos.A doña Rosario F. C-P: la cantidad de un Millón de pesetas en metálico. b) el cuadro de la Segadora o el que más le guste.A doña Mercedes L. M.: La cantidad de un Millón de pesetas en metálico.A don Bernardo F. G. y doña Rupertina A. G.: La cantidad de un Millón de pesetas en metálico.A doña Elena F. V.: La cantidad de un Millón de pesetas.A doña Ana F. N., don Manuel Clemente S. F. y al hijo común Javier: la cantidad de quinientas mil pesetas en metálico.A don Manuel S. F.: La cantidad de quinientas mil pesetas en metálico.A don Juan Esteban G. A.: La cantidad de un Millón de pesetas en metálico.A don José Miguel Z. N.: La cantidad de quinientas mil pesetas en metálico.CONDENANDO A LA CONGREGACION DEMANDADA A ESTAR Y PASAR POR ESTAS DECLARACIONES. Asimismo debo declarar y declaro la nulidad del testamento ológrafo de fecha 24-12-1987, protocolizado el 4-11-1988 ante el Notario de Oviedo don José H. G-S., condenando a los demandantes a estar y pasar por tal declaración de nulidad. Todo ello sin hacer expresa condena en costas.El TS declara no haber lugar a los recursos interpuestos.

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-

Se resuelve el juicio declarativo de menor cuantía, promovido por los actores que constan, mediante su demanda contra la Congregación de las Hermanitas de los Pobres y Ancianos Desamparados, la cual se opuso a la misma, planteando igualmente acción reconvencional, por Sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Oviedo, de 28 enero 1991, con la parte dispositiva que se ha transcrito, estimatoria en parte tanto de la demanda como de la reconvención, y todo ello, porque la controversia existente sobre los testamentos ológrafos de la causante, protocolizados convenientemente, ha de resolverse en razón de la capacidad de la testadora, así como la voluntad testamentaria; en cuanto a la capacidad, y habida cuenta el contenido del informe pericial, es evidente -F. 2.º-, que carecía de la misma cuando se otorgó el supuesto testamento 1.º, de fecha 24 de diciembre de 1987, en el que falta pues el requisito del artículo 663.2 CC, lo que no acontece con respecto a los testamentos posteriores de 1 de febrero de 1988 y 7 de marzo de 1988, en donde la testadora, actuó con capacidad normal, cumpliéndose los requisitos para tal testamento ológrafo y que se acredita asimismo -F. 3.º-, la voluntad testamentaria, tanto en el 2.º, como en el 3.º, los cuales fueron debidamente protocolizados ante el correspondiente notario, por lo cual, procede dictar dicha resolución; sentencia que fue objeto de sendos recursos de apelación, tanto por los actores, como por la demandada; los primeros, a los fines de que se acreditase que también era testamento el ológrafo de la 1.ª fecha; y por la Congregación demandada para que se determinase la inexistencia y la inviabilidad de los dos testamentos ológrafos a que se ha hecho antes referencia; resolviéndose los recursos de apelación por Sentencia de la Sección 5.ª de la Audiencia Provincial de Oviedo, de 20 junio 1991, en el sentido de estimar en parte el recurso de apelación interpuesto por la Congregación demandada desestimando el de los actores y revocando parcialmente la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia, en el único sentido de declarar la nulidad del testamento ológrafo de fecha 1 de febrero de 1988 (por error se dice 1 de febrero de 1987) porque en síntesis según su F. 2.º, los requisitos del testamento ológrafo en virtud del artículo 688 CC se refieren fundamentalmente al de la autografía, y habida cuenta, lo dispuesto en los artículos 691 y siguientes, respecto a las exigencias de su protocolización, se subraya la posibilidad de que las personas a las que perjudique, puedan ejercitar la acción oportuna para conseguir la declaración de nulidad de los testamentos así protocolizados, al amparo de lo dispuesto en el artículo 693 por lo que es evidente, que en autos ello no acontece, por cuanto que la parte demandada, en caso alguno ejercitó esa posibilidad impugnatoria; en cuanto a los requisitos de la fecha del testamento ológrafo en cuestión, hay que afirmar, que este presupuesto lo cumple el testamento de 1 de febrero de 1988, redactado en dos partes pero que aparece como acto único sin que, carezca de trascendencia el hecho de que el documento de 7 de marzo de 1988, se presente abierto; en el F. 3.º se razona, en cuanto al defecto de capacidad aducido por la demandada, en relación con el otorgamiento de los tres testamentos por doña Delfina, que del informe pericial prestado por don Fernando B. M., especialista en neurología, se acredita cuanto sigue: «que el Juzgador de la primera instancia acogió para anular el testamento de 24 de diciembre la falta de capacidad de doña Delfina. En su vista, ningún inconveniente tiene este Tribunal para asumir las conclusiones sostenidas en la instancia respecto a que la citada doña Delfina se encontraba en estado mental normal cuando redactó los documentos de fechas 1 de febrero y 7 de marzo de 1988, pues así resulta del mismo, y se deduce del juicio de capacidad emitido por el Notario don Luis Alfonso T. P. cuando el día 10 de octubre de 1988, es decir, en fechas próximas a las citadas, compareció la causante a otorgar escritura pública de venta de determinadas viviendas. Ahora bien, esa presunción de capacidad que tienen todas las personas, mientras no se acredite lo contrario, no ha quedado destruida tampoco en el momento en que el perito afirma no tenerla doña Delfina, esto es, cuando firma el documento de 24 de diciembre de 1987. En efecto, si el material utilizado para formular sus conclusiones toma, entre otros, como referencia el informe clínico final de la paciente del Hospital Nuestra Señora de Covadonga, de fecha 9 de febrero de 1988, el momento en que doña Delfina estuvo privada de sus funciones mentales no puede situarse en el tiempo en el que dicho testamento se otorga, sino tres semanas antes al día 21 de enero de 1988, en que es vista por dicho Centro Hospitalario en consulta ambulatoria, tal y como resulta del informe de asistencia al Folio 256»; razonándose en el F. 4.º, que la última cuestión del pleito estriba en conocer si en las frases que doña Delfina emitió y suscribió, en las fechas tantas veces referidas, existió una verdadera voluntad testamentaria en cuanto a la voluntad; al respecto se analizan cada uno de los documentos, y se afirma que en el documento redactado el día 24 de diciembre de 1987, no es indicativo de ninguna intención de disponer por vía de «sucesión "mortis causa"», y no parece sea un encargo de hacer en vida determinadas gestiones, que tampoco está lo suficientemente expresada en el 2.º la intención o la voluntad de testar, ya que no contiene disposición ninguna a favor de persona cierta, conforme a lo que establece el artículo 750 CC, por cuanto que la frase «entre todas las personas que me acompañaron desde la falta de mi esposo», en caso alguno pueden considerarse como determinación de las personas llamadas para sucederla; por lo que respecta al 3.º testamento, de 7 de marzo de 1988, sí acontece la voluntad testamentaria adecuada, puesto que doña Delfina, no manifestó un deseo propósito, ni un proyecto, sino una clara y decidida voluntad negocial de dejar los legados que deja, y claramente relaciona las personas que en el mismo designa; por todas estas razones, procede dictar la resolución indicada revocatoria, en lo que respecta al pretendido testamento de 1 de febrero de 1988 -si bien por error se dice 1 de febrero de 1987- que se declara nulo; decisión que es objeto de sendos recursos de casación, tanto por los actores, como por la codemandada, que son objeto de examen por la Sala, matizándose que la referencia testamentaria en 3 documentos controvertidos (24 de diciembre de 1983, 1 de febrero de 1988 y 7 de marzo de 1988) tienen el objetivo común de integrar un único testamento ológrafo de la testadora y, como tal carece de virtualidad, la concurrencia de sus respectivas fechas diferentes que, por obvio, no constituyen testamentos independientes a los fines en su caso del artículo 739 CC tal y como señala el propio F. 4.º del Tribunal «a quo».

SEGUNDO.-

Como línea de principio debe subrayar la Sala a los fines de informar la tesis que se sostiene al enjuiciar ambos recursos, el juego conjunto de la normativa general sobre los testamentos -Cap. I Tít. III Libro III, artículos 662 y siguientes del CC- en relación con la ordenación particular de la especie del ológrafo, de su Sección 4.ª artículos 688 a 693, previo concepto del artículo 678, en cuanto en ese conjunto articulado se prevén prescripciones sobre la capacidad, voluntad y requisitos particulares de esta modalidad; de consiguiente, todo instrumento que deba alcanzar la categoría de testamento ológrafo habrá de acatar las sanciones de ese haz ordenador; en consecuencia: a) En cuanto a la capacidad para testar, de forma general, habrase de cumplir cuanto se dispone en los artículos 662 a 666, amén de la capacidad «ad hoc» del artículo 688.1.º b) En cuanto a la voluntad testamentaria el tema transita por el núcleo que late en la definición del artículo 667, como expresión de todo acto de última voluntad. c) Y por último en cuanto a los requisitos particulares, deberán observarse los fijados para la validez en el artículo 688 -autografía, firma y cronología de su otorgamiento-, en cuanto a su presupuesto sustantivo, y su protocolización según los artículos 689 y siguientes (que en sede de este testamento ológrafo hace las veces de la protocolización de los testamentos cerrados regulados dentro de la jurisdicción voluntaria, artículos 1956 y siguientes LECiv), lo que ya incumbe además a la accedibilidad judicial, de tal suerte que, según el artículo 691, el Juez tras acreditar el fallecimiento del testador, y la identidad de éste así lo reconocerá previa citación de los parientes o Ministerio Fiscal que preceptúa el artículo 1692, declarando que ese instrumento es testamento, lo que vincula «ab initio» a los interesados sin perjuicio de su impugnación en vía declarativa según citado artículo 693; en consecuencia, en este juicio es donde, se podrá replantear la observancia de toda esa legalidad compleja, bajo los principios propios de la jurisdicción contenciosa, en el bien entendido que, salvo evidencia probatoria en contrario, se habrá de aceptar cuanto el Juez acordó en la precedente protocolización de tal testamento.

TERCERO.-

En el recurso interpuesto por los actores, se aducen los siguientes motivos de casación: en EL PRIMER MOTIVO, al amparo del antiguo número 5 artículo 1692 LECiv, entiende como norma infringida, la del artículo 667 CC; dedicándose el motivo a razonar la viabilidad del supuesto testamento ológrafo, otorgado en 24 de diciembre de 1987; que la sentencia, con su razonamiento incurre en una evidente contradicción, por cuanto que priva de tal carácter, al que previamente así lo había denominado en su F. 4.º (al decir «estamos ante un solo testamento ológrafo escrito en pliegos y fecha diferentes pero próximos en el tiempo...), infringiendo con esta contradicción, el artículo 667 CC; que la lectura del documento de fecha 24 de diciembre de 1987 -continúa el motivo- (que no puede separarse del resto de los documentos), pone de manifiesto la voluntad de la testadora, de emitir su testamento en los términos expuestos en dicho documento; que admitido por la sentencia recurrida, la plena capacidad mental de la testadora, conforme a las especiales obrantes en autos, de la sentencia recurrida; hemos de concluir que una correcta interpretación del artículo 667 CC lleva forzosamente a la estimación de la voluntad plasmada en el documento de 24 de diciembre de 1987; el motivo es inconsistente, por cuanto se apoya en la existencia de capacidad que la testadora tenía en el momento de otorgar ese supuesto testamento, en la fecha indicada y al respecto, es suficiente reproducir cuanto se ha transcrito en el F. 3.º de la sentencia, con independencia de que el propio contexto de ese supuesto testamento (f. 10 vto.), carece de los requisitos exigidos en el artículo 678 en relación con el 688 CC, respecto al testamento ológrafo en conexión con los de carácter general, artículos 662 y siguientes acerca de la capacidad para disponer por testamento, sobre todo, teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo 666; debiendo al respecto en punto a la capacidad, transcribir cuanto se manifestó, entre otras, en Sentencia de esta Sala de 10 febrero 1994 ( RJ 1994\848), «...aparte del principio del «favor testamenti» y la presunción de capacidad legal de todo testador, salvo prueba en contrario [Sentencias de 27 junio 1977 ( RJ 1977\019), 26 septiembre 1988 ( RJ 1988\6860) y 7 octubre 1992 y muchas otras]; que dicha capacidad ha de entenderse siempre existente en el momento de otorgarlo... (que el que alega la incapacidad ha de probarla si no está, como en este caso, judicialmente incapacitado, prueba que ha de ser concluyente, ya que en otro caso se presume la capacidad; así como ha de seguirse el principio de veracidad de la fecha existente cuando se trata de juzgar acerca de la capacidad del testador, o a menos, se repite, que se prueba cumplidamente lo contrario...)», aspecto de incapacidad, que en el caso de autos, está suficientemente acreditado, a tenor de lo apreciado en su discrecionalidad enjuiciadora, por la repetida convicción de la Sala que juzga, por lo cual, el motivo ha de rehusarse. En el SEGUNDO MOTIVO, por igual vía, denuncia la infracción y errónea interpretación del artículo 750 CC, en lo referente al documento de 1 de febrero de 1988, por cuanto que la Sentencia recurrida, declara la inexistencia de voluntad, debidamente expresada en este escrito, para poder tener la consideración de testamento al no contener disposición ninguna en favor de persona cierta; que incurre la Sentencia en un error interpretativo, puesto que puede ser determinada; que no cabe dudar que la voluntad está suficientemente expresada y que queda debidamente plasmada. El motivo tampoco es de recibo, porque su tesis se sobrepone frente a la libre interpretación de la Sala sentenciadora de que el contenido de ese supuesto testamento (que figura unido a autos -f. 11- ), ha de valer como tal testamento ológrafo, cuando, efectivamente, faltan los requisitos elementales, no sólo en cuanto a la modalidad específica del testamento ológrafo, sino, los de carácter general en base a la propia definición recogida en el artículo 667; interpretación que ha de prevalecer, ya que no resulta contraria a las elementales normas de la hermenéutica, siguiendo al respecto, cuanto se expuso en Sentencia de 18 marzo 1991 ( RJ 1991\2265). «El motivo decae, ya que no ha existido la vulneración de los criterios de interpretación negocial que la Sala ha emitido en relación con la controversia suscitada entre las partes en punto al contrato suscrito por las mismas, pues, como es sabido, la interpretación negocial es de la propia soberanía de la Sala sentenciadora que sólo puede en casación rehusarse cuando la misma sea errónea o manifiestamente contraventora de la legalidad entre otras en Sentencia del TS de 20 diciembre 1988 ( RJ 1988\9736) se decía "la interpretación de los contratos es función encomendada al Tribunal de instancia cuyo resultado ha de prevalecer en casación, salvo que las conclusiones obtenidas se muestren contrarias al recto criterio o estén en pugna con las pautas legales señaladas para la tarea hermenéutica vicios que no predicables, en este caso, de la labor interpretativa realizada por la Sala de instancia, que aplica de forma expresa y acertada el artículo 1281 CC, lo que excluye la inaplicación denunciada y la posibilidad de acudir con éxito a las reglas de investigación interpretativa de carácter secundario consignadas en el Cap. IV. Tít. II Libro IV del CC», por lo que habiendo ocurrido así debe rehusarse el motivo», y así mismo se decía en Sentencia de 5 marzo 1991 ( RJ 1991\1718) «... Según reiterada jurisprudencia de esta Sala en torno al artículo 675 CC, principalmente es quehacer de la soberana incumbencia del Tribunal de instancia, respetable en casación mientras se mantenga dentro de criterios racionales y no desemboque en lo arbitrario, al extremo de tergiversar manifiestamente el texto de la disposición testamentaria el de la interpretación del testamento. En estos supuestos excepcionales se tolera como excepción -Sentencia de 4 noviembre 1961 ( RJ 1961\4436)- el acceso a la casación pues, en efecto, si sólo cuando el texto de las cláusulas es claro y expresivo y puede deducirse de su sola lectura el propósito e intención del testador, a dicho literal contexto deberá el juzgador atenerse, es facultad, sin embargo, del mismo, si tuviese sobre el alcance de dichas cláusulas alguna duda, la de interpretarlas fijando su sentido conforme el examen de las circunstancias del caso y tal interpretación y criterio deben prevalecer, a menos que aparezca de modo manifiesto que es equivocado o erróneo por contradecir evidentemente la voluntad del testador, debiendo, pues, excluirse lo arbitrario -S. 25 abril 1963 ( RJ 1963\1996)-, el patente y manifiesto error -SS. 11 junio 1964 ( RJ 1964\3532), 31 marzo y 18 diciembre 1965 ( RJ 1965\1961 y RJ 1965\5898)-, prevaleciendo en otro caso la interpretación de la instancia de la disposición testamentaria...». En el TERCER MOTIVO, se denuncia la infracción a los artículos 668 y demás que cita del Código Civil, que son expresivos de las causas determinantes de la nulidad del testamento ológrafo, más por incapacidad mental como causa general de nulidad, indicándose que no ha concurrido aquí ninguna de las causas de nulidad -legalmente posibles-, para un testamento ológrafo, ya protocolizado y pese a la evidente infracción de la normativa indicada, ha prosperado aquí una nulidad sin causa; en los documentos -cuyo carácter testamentario se nos niega- -se continúa-, han quedado probados la capacidad de la testadora para todo testamento, y demás requisitos legales, así como su propia voluntad, que la Sentencia recoge; que reúnen los documentos todos los requisitos legales exigibles para el testamento ológrafo, así como, exista el deseo evidente para testar; es claro que se reiteran los mismos argumentos de los motivos anteriores, y que han de rehusarse, pues basta con reproducir que en cuanto a la inviabilidad del supuesto del primer testamento de 24 de diciembre de 1987, es obvio, la falta de capacidad que se precisa para testar en los términos exigidos por el artículo 662, en relación con el 666 CC juicio calificador que ha sido apreciado por la Sala, y que ha de mantenerse; la carencia de la voluntad testamentaria resplandece en los mismos términos expuestos antes con independencia de que, en un caso u otro, se hayan cumplido los requisitos de autografía del 688, pues parece elemental, que por el mero hecho de que se den los requisitos de la autografía, y demás que exige repetido artículo 668, pueda bastar para generar un testamento ológrafo cuando como en autos se ha demostrado que, aunque el «de cuius» cumpla con tales presupuestos adjetivos, su estado de capacidad no se acredite o no conste expresamente su voluntad de testar, y ello, con independencia, de que hubiese sido, a su vez, objeto de protocolización, por cuanto cabe en el juicio declarativo posterior tal y como se explicita al examinar el recurso siguiente, replantearse los elementos que se precisan para la observancia de la disciplina sustantiva, sobre los testamentos controvertidos, por lo que el motivo ha de rehusarse, y con eso, el recurso con las demás consecuencias derivadas.

CUARTO.-

En el siguiente recurso, planteado por la congregación demandada, se plantean los siguientes motivos, que son objeto de examen por la Sala. En el PRIMER MOTIVO, se denuncia al amparo del extinto 1692.4.º, el error en la apreciación de la prueba, basado en documentos que obran en autos; para ello, en un extenso desarrollo del motivo, se subrayan, para acreditar dicho error: la copia del informe pericial de la causante, doña Delfina G. G., dado por el Servicio de Neurocirugía del Hospital Nuestra Señora de Covadonga, de 1 de febrero de 1988; dedicándose el motivo a constatar, contrastar y pormenorizar las incidencias y el resultado sobre los exámenes y pruebas realizadas a la testadora, demostrativas de la falta de capacidad funcional, que tuvo al otorgar los referidos testamentos. La inidoneidad del instrumento de apoyo -Sentencias de 1 diciembre y 12 febrero 1990 ( RJ 1990\677)-, para fundar un motivo en revisión de los hechos, exime de ninguna otra consideración, y desemboca en el rehúse del motivo. En el SEGUNDO MOTIVO, se denuncia por la vía del número 5 del artículo 1692 LECiv, la infracción de la recurrida, al absolver a los demandantes de la prueba de la autenticidad de los documentos presentados como testamentos ológrafos, e imponer, por el contrario, a la entidad demandada, la prueba de falta de autografía de dichos documentos, con vulneración del artículo 1214; y se afirma, que a pesar de estar protocolizados dichos testamentos, sin embargo, en caso alguno, tuvo conocimiento la parte demandada de tal trámite formal por lo que, negada por nuestra parte su autenticidad, correspondía a la actora acreditarlo, y al no hacerlo debe casarse la Sentencia: El motivo no puede prosperar ya que además de la inidoneidad de la cita del artículo 1214 CC, en los términos planteados [en Sentencia de 13 mayo 1991 ( RJ 1991\3661) se decía: «El alcance del artículo 1214 CC en manera alguna se contrae al aspecto de afirmaciones o negativas que hagan las partes con relación a lo que sea objeto de la controversia judicial ni sirve para alterar la apreciación efectuada por el órgano judicial de la prueba aportada por cada una de las partes, dándoles una valoración conjunta de su resultado de manera que el referido artículo no constituye norma valorativa de prueba por lo que solamente es susceptible de casación como infringido cuando se acusa al órgano jurisdiccional de instancia de haber alterado indebidamente el "onus probandi" o sea, la carga de la prueba, invirtiendo lo que a cada parte corresponda...»], se subraya que al sostener en el mismo la falta de autenticidad de todos los instrumentos protocolizados, surge la contradicción incluso con la tesis del motivo anterior en que plantea su acusación por la carencia de capacidad de la testadora, aparte que para ordenar esa protocolización al amparo de lo dispuesto en los artículos 691 y siguientes del CC, es evidente que habrá de justificarse la «identidad del testamento» según previene el artículo 693 y sólo entonces acordará el Juez u ordenará su protocolización tal y como hizo en su Auto de 28 agosto 1988 (previa observación por lo que respecta a la citación de los interesados para la práctica de la diligencia de identificación del testamento de lo prescrito en el artículo 692 CC, con la intervención del Ministerio Fiscal e informe favorable del mismo al no constar otras personas afectadas según aparece en el Auto de 28 septiembre 1988 (f. 12 vto.), aunque, como ha ocurrido con el litigio, se cuestione lo así resuelto a través del juicio declarativo correspondiente en el que los interesados podrán impugnar la decisión judicial, que prevalecería sólo cuando la posterior acción impugnatoria no prospere, como ocurre en Autos, en que esta oposición fracasa por todo lo razonado, por lo que huelga sostener la no intervención por el opositor-impugnante en esos trámites previos de protocolización tras la adveración judicial del instrumento, lo que determina el rehúse del motivo al igual que el TERCERO y ULTIMO MOTIVO del recurso en que se denuncia por la vía jurídica la jurisprudencia de esta Sala en cuanto que establece que sólo se considera testamento ológrafo aquel que acredite una voluntad de testar clara y libre que no concurre en el presente caso pues se trata de un simple esbozo, proyecto y no un acto definitivo: Es suficiente con reproducir la «ratio decidendi», acerca de la realidad del testamento ológrafo del suscrito en 7 de marzo de 1988, según consta en el F. 4.º «in fine» de la recurrida, que prevalece, siendo inconsistentes las denuncias del motivo -que sí, en cambio, admite cuanto se razona sobre la inexistencia de los dos supuestos testamentos anteriores-, a saber: que no consta la voluntad clara y libre de la testadora frente a lo que destaca que en su redacción aparece la frase «mi voluntad» junto con que «este documento no puede ser abierto mientras yo tenga vida», alusivo, ciertamente a esta Voluntad «post mortem»; el dato que se denuncia que se presentó abierto al juez: es inoperante, porque además de que la testadora sólo lo prohibía para antes de su muerte, el artículo 691 CC tampoco impide esa posibilidad al decir «el Juez lo abrirá si estuviere en pliego cerrado...», y, por último, en cuanto a la voluntad de legar de la testadora: el reparto y distribución que hace de cosas y personas beneficiadas es bien indicativo de esa voluntad testamentaria, por lo que con el rehúse del motivo, se desestima el recurso con la citada corrección del error material de que el testamento que se cita como de 1 de febrero de 1987 lo es de 1 de febrero de 1988, corrigiendo pues ese error material, con los efectos derivados.

 

Es importante el informe perito caligráfico, y testigos que afirmen no conocer a esta persona (busquen un testigo que siempre estuviese con la causante y que declare que nunca supo del heredero). Presentar documental acreditativa de liquidación herencia de forma y modo sospechoso debido a la gran celeridad.

En la demanda soliciten medidas cautelares para evitar continue "puliendose" la herencia.

Atentamente,

R. Gómez

 

 

 

 

Si Usted acepta esta respuesta percibié ingresos de just answer si acepta la respuesta de otro abogado percibirá el otro letrado y no yo, Usted decide

Experto:  eduardolm escribió hace 5 año.
Buenas tardes,

En relación a la pregunta que plantea, intentaré ser lo más conciso posible.

En primer lugar, debo advertile que considero bastante díficil poder acreditar ante un juez lo que sostiene su perito con esa única prueba. Una de las razones es que una pericia caligráfica es una prueba muy valiosa para poder acreditar la autenticidad de un documento por la escritura del mismo, pero no tanto para poder acreditar un estado de ánimo coacionado del firmante de un documento. Además, la parte contraria, miraré de obtener una pericial contradictoria de la suya.

La razón es que para que cualquier negocio jurídico sea nulo se necesita que la persona que otorga el consentimiento para ese negocio jurídico esté totalmente viciado, es decir, que su voluntad sea otra para que está obligada (coacción, engaño, etc) a firmarlo. Decir que una escritura refleja tristeza, a mi juicio, no es suficiente para entender que el consentimiento de una persona está radicalmente viciado.

No obstante, si se probase la concurrencia de otras circunstancias que apoyasen la tesis de la falta de consentimiento a la hora de redactar el testamento, sería diferente. Por ejemplo, ¿Convivía la fallecida con los familiares a quien benefició el testamento? ¿Existen informes médicos de una salud mental delicada de la fallecida? ¿Había otorgado otro testamente reciente que sustituyó por el ológrafo? ¿Falleció poco después de firmado el testamento ológrafo? Y un largo etc. En definitiva se trataría de fortalecer con otras pruebas e indicios lo que sostiene el informe del perito que, por sí solo, tal vez non sea suficiente para obtener una sentencia favorable.

Por otra parte, usted debe sopesar acude a la justicia o no. Si usted tiene ingresos inferiores a unos 1288 podrá obtener una abogado de oficio y usted no arriesgará nada económicamente en un pleito. En ese caso le aconsejo sin duda que demande. En otro caso, siempre pueden repartirse el coste de los profesionales entre el resto de familiares que decidan recurrir ante los tribunales.

Si tiene cualquier otra cuestión, estaré encantado en respondérsela.

Saludos cordiales.
Experto:  R.Gomez escribió hace 5 año.

Hemos estado revisando sentencias sobre nulidad de testamentos olográfos por vicios consentimiento y hemos encontrado una que quizas le pueda servir:

 

Tribunal Supremo (Sala de lo Civil).Sentencia núm. 597/1994 de 18 junio

RJ\1994\6022

SUCESION HEREDITARIA: TESTAMENTO OLOGRAFO: doctrina general: requisitos: generales y particulares: nulidad: procedencia: incapacidad para testar: apreciación mediante la valoración probatoria en la instancia: falta de voluntad de testar: INTERPRETACION DE LOS TESTAMENTOS: función del juzgador de instancia: ha de prevalecer en casación de no resultar irracional o arbitraria.

CARGA DE LA PRUEBA: impugnación en casación: alcance del art. 1214 del CC: inidoneidad para servir de fundamento al recurso: excepciones.

RECURSO DE CASACION: ERROR EN LA APRECIACION DE LA PRUEBA: desestimación: documentos a efectos del recurso: no lo son los dictámenes o informes periciales.

 

Jurisdicción: Civil

Recurso núm. 2364/1991

Ponente: Excmo Sr. luis martínez-calcerrada y gómez

 

Los antecedentes necesarios para el estudio de la sentencia se relacionan en su primer fundamento de derecho.Tanto los actores como la Congregación demandada-reconviniente interpusieron recursos de casación contra la sentencia dictada el 20-6-1991 por la Sección 5.ª de la Audiencia Provincial de Oviedo, parcialmente revocatoria de la pronunciada el 28-1-1991 por el Juzgado de 1.ª Instancia núm. 5 de Oviedo cuya parte dispositiva decía así: «Estimando parcialmente la demanda y reconvención formuladas, debo declarar y declaro, que los testamentos ológrafos de fechas de 1-2-1988 y 7-3-1988, protocolizados en fecha 4 de noviembre a la fe del Notario de Oviedo don José H. G-S., con el núm. 2584 de su protocolo, en cumplimiento de lo ordenado por el Juzgado de Primera Instancia núm. 2 de Oviedo, en autos 179/1988, son constitutivos de la última voluntad de doña Delfina G. G., y que los mismos suponen la disposición de bienes de la testadora, en la forma y a favor de las personas que allí figuran en calidad e legados y más concretamente que tales testamento establecen los siguientes legados: A don José Luis D. A.: la cantidad de un Millón de pesetas (1.000.000 ptas.).A doña Mari Sol D. A.: el cuadro de la marquesa de Villa.A don Emilio G. A.: la cantidad de quinientas mil pesetas (500.000 ptas), en metálico.A las personas que acompañaron a la testadora desde la muerte de su esposo: todos los ropajes, seres, enseres, así como toda clase de objetos, adornos, recuerdos, en total, todo lo que hay puertas adentro, en proindiviso entre todos ellos.A doña Rosario F. C-P: la cantidad de un Millón de pesetas en metálico. b) el cuadro de la Segadora o el que más le guste.A doña Mercedes L. M.: La cantidad de un Millón de pesetas en metálico.A don Bernardo F. G. y doña Rupertina A. G.: La cantidad de un Millón de pesetas en metálico.A doña Elena F. V.: La cantidad de un Millón de pesetas.A doña Ana F. N., don Manuel Clemente S. F. y al hijo común Javier: la cantidad de quinientas mil pesetas en metálico.A don Manuel S. F.: La cantidad de quinientas mil pesetas en metálico.A don Juan Esteban G. A.: La cantidad de un Millón de pesetas en metálico.A don José Miguel Z. N.: La cantidad de quinientas mil pesetas en metálico.CONDENANDO A LA CONGREGACION DEMANDADA A ESTAR Y PASAR POR ESTAS DECLARACIONES. Asimismo debo declarar y declaro la nulidad del testamento ológrafo de fecha 24-12-1987, protocolizado el 4-11-1988 ante el Notario de Oviedo don José H. G-S., condenando a los demandantes a estar y pasar por tal declaración de nulidad. Todo ello sin hacer expresa condena en costas.El TS declara no haber lugar a los recursos interpuestos.

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-

Se resuelve el juicio declarativo de menor cuantía, promovido por los actores que constan, mediante su demanda contra la Congregación de las Hermanitas de los Pobres y Ancianos Desamparados, la cual se opuso a la misma, planteando igualmente acción reconvencional, por Sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Oviedo, de 28 enero 1991, con la parte dispositiva que se ha transcrito, estimatoria en parte tanto de la demanda como de la reconvención, y todo ello, porque la controversia existente sobre los testamentos ológrafos de la causante, protocolizados convenientemente, ha de resolverse en razón de la capacidad de la testadora, así como la voluntad testamentaria; en cuanto a la capacidad, y habida cuenta el contenido del informe pericial, es evidente -F. 2.º-, que carecía de la misma cuando se otorgó el supuesto testamento 1.º, de fecha 24 de diciembre de 1987, en el que falta pues el requisito del artículo 663.2 CC, lo que no acontece con respecto a los testamentos posteriores de 1 de febrero de 1988 y 7 de marzo de 1988, en donde la testadora, actuó con capacidad normal, cumpliéndose los requisitos para tal testamento ológrafo y que se acredita asimismo -F. 3.º-, la voluntad testamentaria, tanto en el 2.º, como en el 3.º, los cuales fueron debidamente protocolizados ante el correspondiente notario, por lo cual, procede dictar dicha resolución; sentencia que fue objeto de sendos recursos de apelación, tanto por los actores, como por la demandada; los primeros, a los fines de que se acreditase que también era testamento el ológrafo de la 1.ª fecha; y por la Congregación demandada para que se determinase la inexistencia y la inviabilidad de los dos testamentos ológrafos a que se ha hecho antes referencia; resolviéndose los recursos de apelación por Sentencia de la Sección 5.ª de la Audiencia Provincial de Oviedo, de 20 junio 1991, en el sentido de estimar en parte el recurso de apelación interpuesto por la Congregación demandada desestimando el de los actores y revocando parcialmente la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia, en el único sentido de declarar la nulidad del testamento ológrafo de fecha 1 de febrero de 1988 (por error se dice 1 de febrero de 1987) porque en síntesis según su F. 2.º, los requisitos del testamento ológrafo en virtud del artículo 688 CC se refieren fundamentalmente al de la autografía, y habida cuenta, lo dispuesto en los artículos 691 y siguientes, respecto a las exigencias de su protocolización, se subraya la posibilidad de que las personas a las que perjudique, puedan ejercitar la acción oportuna para conseguir la declaración de nulidad de los testamentos así protocolizados, al amparo de lo dispuesto en el artículo 693 por lo que es evidente, que en autos ello no acontece, por cuanto que la parte demandada, en caso alguno ejercitó esa posibilidad impugnatoria; en cuanto a los requisitos de la fecha del testamento ológrafo en cuestión, hay que afirmar, que este presupuesto lo cumple el testamento de 1 de febrero de 1988, redactado en dos partes pero que aparece como acto único sin que, carezca de trascendencia el hecho de que el documento de 7 de marzo de 1988, se presente abierto; en el F. 3.º se razona, en cuanto al defecto de capacidad aducido por la demandada, en relación con el otorgamiento de los tres testamentos por doña Delfina, que del informe pericial prestado por don Fernando B. M., especialista en neurología, se acredita cuanto sigue: «que el Juzgador de la primera instancia acogió para anular el testamento de 24 de diciembre la falta de capacidad de doña Delfina. En su vista, ningún inconveniente tiene este Tribunal para asumir las conclusiones sostenidas en la instancia respecto a que la citada doña Delfina se encontraba en estado mental normal cuando redactó los documentos de fechas 1 de febrero y 7 de marzo de 1988, pues así resulta del mismo, y se deduce del juicio de capacidad emitido por el Notario don Luis Alfonso T. P. cuando el día 10 de octubre de 1988, es decir, en fechas próximas a las citadas, compareció la causante a otorgar escritura pública de venta de determinadas viviendas. Ahora bien, esa presunción de capacidad que tienen todas las personas, mientras no se acredite lo contrario, no ha quedado destruida tampoco en el momento en que el perito afirma no tenerla doña Delfina, esto es, cuando firma el documento de 24 de diciembre de 1987. En efecto, si el material utilizado para formular sus conclusiones toma, entre otros, como referencia el informe clínico final de la paciente del Hospital Nuestra Señora de Covadonga, de fecha 9 de febrero de 1988, el momento en que doña Delfina estuvo privada de sus funciones mentales no puede situarse en el tiempo en el que dicho testamento se otorga, sino tres semanas antes al día 21 de enero de 1988, en que es vista por dicho Centro Hospitalario en consulta ambulatoria, tal y como resulta del informe de asistencia al Folio 256»; razonándose en el F. 4.º, que la última cuestión del pleito estriba en conocer si en las frases que doña Delfina emitió y suscribió, en las fechas tantas veces referidas, existió una verdadera voluntad testamentaria en cuanto a la voluntad; al respecto se analizan cada uno de los documentos, y se afirma que en el documento redactado el día 24 de diciembre de 1987, no es indicativo de ninguna intención de disponer por vía de «sucesión "mortis causa"», y no parece sea un encargo de hacer en vida determinadas gestiones, que tampoco está lo suficientemente expresada en el 2.º la intención o la voluntad de testar, ya que no contiene disposición ninguna a favor de persona cierta, conforme a lo que establece el artículo 750 CC, por cuanto que la frase «entre todas las personas que me acompañaron desde la falta de mi esposo», en caso alguno pueden considerarse como determinación de las personas llamadas para sucederla; por lo que respecta al 3.º testamento, de 7 de marzo de 1988, sí acontece la voluntad testamentaria adecuada, puesto que doña Delfina, no manifestó un deseo propósito, ni un proyecto, sino una clara y decidida voluntad negocial de dejar los legados que deja, y claramente relaciona las personas que en el mismo designa; por todas estas razones, procede dictar la resolución indicada revocatoria, en lo que respecta al pretendido testamento de 1 de febrero de 1988 -si bien por error se dice 1 de febrero de 1987- que se declara nulo; decisión que es objeto de sendos recursos de casación, tanto por los actores, como por la codemandada, que son objeto de examen por la Sala, matizándose que la referencia testamentaria en 3 documentos controvertidos (24 de diciembre de 1983, 1 de febrero de 1988 y 7 de marzo de 1988) tienen el objetivo común de integrar un único testamento ológrafo de la testadora y, como tal carece de virtualidad, la concurrencia de sus respectivas fechas diferentes que, por obvio, no constituyen testamentos independientes a los fines en su caso del artículo 739 CC tal y como señala el propio F. 4.º del Tribunal «a quo».

SEGUNDO.-

Como línea de principio debe subrayar la Sala a los fines de informar la tesis que se sostiene al enjuiciar ambos recursos, el juego conjunto de la normativa general sobre los testamentos -Cap. I Tít. III Libro III, artículos 662 y siguientes del CC- en relación con la ordenación particular de la especie del ológrafo, de su Sección 4.ª artículos 688 a 693, previo concepto del artículo 678, en cuanto en ese conjunto articulado se prevén prescripciones sobre la capacidad, voluntad y requisitos particulares de esta modalidad; de consiguiente, todo instrumento que deba alcanzar la categoría de testamento ológrafo habrá de acatar las sanciones de ese haz ordenador; en consecuencia: a) En cuanto a la capacidad para testar, de forma general, habrase de cumplir cuanto se dispone en los artículos 662 a 666, amén de la capacidad «ad hoc» del artículo 688.1.º b) En cuanto a la voluntad testamentaria el tema transita por el núcleo que late en la definición del artículo 667, como expresión de todo acto de última voluntad. c) Y por último en cuanto a los requisitos particulares, deberán observarse los fijados para la validez en el artículo 688 -autografía, firma y cronología de su otorgamiento-, en cuanto a su presupuesto sustantivo, y su protocolización según los artículos 689 y siguientes (que en sede de este testamento ológrafo hace las veces de la protocolización de los testamentos cerrados regulados dentro de la jurisdicción voluntaria, artículos 1956 y siguientes LECiv), lo que ya incumbe además a la accedibilidad judicial, de tal suerte que, según el artículo 691, el Juez tras acreditar el fallecimiento del testador, y la identidad de éste así lo reconocerá previa citación de los parientes o Ministerio Fiscal que preceptúa el artículo 1692, declarando que ese instrumento es testamento, lo que vincula «ab initio» a los interesados sin perjuicio de su impugnación en vía declarativa según citado artículo 693; en consecuencia, en este juicio es donde, se podrá replantear la observancia de toda esa legalidad compleja, bajo los principios propios de la jurisdicción contenciosa, en el bien entendido que, salvo evidencia probatoria en contrario, se habrá de aceptar cuanto el Juez acordó en la precedente protocolización de tal testamento.

TERCERO.-

En el recurso interpuesto por los actores, se aducen los siguientes motivos de casación: en EL PRIMER MOTIVO, al amparo del antiguo número 5 artículo 1692 LECiv, entiende como norma infringida, la del artículo 667 CC; dedicándose el motivo a razonar la viabilidad del supuesto testamento ológrafo, otorgado en 24 de diciembre de 1987; que la sentencia, con su razonamiento incurre en una evidente contradicción, por cuanto que priva de tal carácter, al que previamente así lo había denominado en su F. 4.º (al decir «estamos ante un solo testamento ológrafo escrito en pliegos y fecha diferentes pero próximos en el tiempo...), infringiendo con esta contradicción, el artículo 667 CC; que la lectura del documento de fecha 24 de diciembre de 1987 -continúa el motivo- (que no puede separarse del resto de los documentos), pone de manifiesto la voluntad de la testadora, de emitir su testamento en los términos expuestos en dicho documento; que admitido por la sentencia recurrida, la plena capacidad mental de la testadora, conforme a las especiales obrantes en autos, de la sentencia recurrida; hemos de concluir que una correcta interpretación del artículo 667 CC lleva forzosamente a la estimación de la voluntad plasmada en el documento de 24 de diciembre de 1987; el motivo es inconsistente, por cuanto se apoya en la existencia de capacidad que la testadora tenía en el momento de otorgar ese supuesto testamento, en la fecha indicada y al respecto, es suficiente reproducir cuanto se ha transcrito en el F. 3.º de la sentencia, con independencia de que el propio contexto de ese supuesto testamento (f. 10 vto.), carece de los requisitos exigidos en el artículo 678 en relación con el 688 CC, respecto al testamento ológrafo en conexión con los de carácter general, artículos 662 y siguientes acerca de la capacidad para disponer por testamento, sobre todo, teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo 666; debiendo al respecto en punto a la capacidad, transcribir cuanto se manifestó, entre otras, en Sentencia de esta Sala de 10 febrero 1994 ( RJ 1994\848), «...aparte del principio del «favor testamenti» y la presunción de capacidad legal de todo testador, salvo prueba en contrario [Sentencias de 27 junio 1977 ( RJ 1977\019), 26 septiembre 1988 ( RJ 1988\6860) y 7 octubre 1992 y muchas otras]; que dicha capacidad ha de entenderse siempre existente en el momento de otorgarlo... (que el que alega la incapacidad ha de probarla si no está, como en este caso, judicialmente incapacitado, prueba que ha de ser concluyente, ya que en otro caso se presume la capacidad; así como ha de seguirse el principio de veracidad de la fecha existente cuando se trata de juzgar acerca de la capacidad del testador, o a menos, se repite, que se prueba cumplidamente lo contrario...)», aspecto de incapacidad, que en el caso de autos, está suficientemente acreditado, a tenor de lo apreciado en su discrecionalidad enjuiciadora, por la repetida convicción de la Sala que juzga, por lo cual, el motivo ha de rehusarse. En el SEGUNDO MOTIVO, por igual vía, denuncia la infracción y errónea interpretación del artículo 750 CC, en lo referente al documento de 1 de febrero de 1988, por cuanto que la Sentencia recurrida, declara la inexistencia de voluntad, debidamente expresada en este escrito, para poder tener la consideración de testamento al no contener disposición ninguna en favor de persona cierta; que incurre la Sentencia en un error interpretativo, puesto que puede ser determinada; que no cabe dudar que la voluntad está suficientemente expresada y que queda debidamente plasmada. El motivo tampoco es de recibo, porque su tesis se sobrepone frente a la libre interpretación de la Sala sentenciadora de que el contenido de ese supuesto testamento (que figura unido a autos -f. 11- ), ha de valer como tal testamento ológrafo, cuando, efectivamente, faltan los requisitos elementales, no sólo en cuanto a la modalidad específica del testamento ológrafo, sino, los de carácter general en base a la propia definición recogida en el artículo 667; interpretación que ha de prevalecer, ya que no resulta contraria a las elementales normas de la hermenéutica, siguiendo al respecto, cuanto se expuso en Sentencia de 18 marzo 1991 ( RJ 1991\2265). «El motivo decae, ya que no ha existido la vulneración de los criterios de interpretación negocial que la Sala ha emitido en relación con la controversia suscitada entre las partes en punto al contrato suscrito por las mismas, pues, como es sabido, la interpretación negocial es de la propia soberanía de la Sala sentenciadora que sólo puede en casación rehusarse cuando la misma sea errónea o manifiestamente contraventora de la legalidad entre otras en Sentencia del TS de 20 diciembre 1988 ( RJ 1988\9736) se decía "la interpretación de los contratos es función encomendada al Tribunal de instancia cuyo resultado ha de prevalecer en casación, salvo que las conclusiones obtenidas se muestren contrarias al recto criterio o estén en pugna con las pautas legales señaladas para la tarea hermenéutica vicios que no predicables, en este caso, de la labor interpretativa realizada por la Sala de instancia, que aplica de forma expresa y acertada el artículo 1281 CC, lo que excluye la inaplicación denunciada y la posibilidad de acudir con éxito a las reglas de investigación interpretativa de carácter secundario consignadas en el Cap. IV. Tít. II Libro IV del CC», por lo que habiendo ocurrido así debe rehusarse el motivo», y así mismo se decía en Sentencia de 5 marzo 1991 ( RJ 1991\1718) «... Según reiterada jurisprudencia de esta Sala en torno al artículo 675 CC, principalmente es quehacer de la soberana incumbencia del Tribunal de instancia, respetable en casación mientras se mantenga dentro de criterios racionales y no desemboque en lo arbitrario, al extremo de tergiversar manifiestamente el texto de la disposición testamentaria el de la interpretación del testamento. En estos supuestos excepcionales se tolera como excepción -Sentencia de 4 noviembre 1961 ( RJ 1961\4436)- el acceso a la casación pues, en efecto, si sólo cuando el texto de las cláusulas es claro y expresivo y puede deducirse de su sola lectura el propósito e intención del testador, a dicho literal contexto deberá el juzgador atenerse, es facultad, sin embargo, del mismo, si tuviese sobre el alcance de dichas cláusulas alguna duda, la de interpretarlas fijando su sentido conforme el examen de las circunstancias del caso y tal interpretación y criterio deben prevalecer, a menos que aparezca de modo manifiesto que es equivocado o erróneo por contradecir evidentemente la voluntad del testador, debiendo, pues, excluirse lo arbitrario -S. 25 abril 1963 ( RJ 1963\1996)-, el patente y manifiesto error -SS. 11 junio 1964 ( RJ 1964\3532), 31 marzo y 18 diciembre 1965 ( RJ 1965\1961 y RJ 1965\5898)-, prevaleciendo en otro caso la interpretación de la instancia de la disposición testamentaria...». En el TERCER MOTIVO, se denuncia la infracción a los artículos 668 y demás que cita del Código Civil, que son expresivos de las causas determinantes de la nulidad del testamento ológrafo, más por incapacidad mental como causa general de nulidad, indicándose que no ha concurrido aquí ninguna de las causas de nulidad -legalmente posibles-, para un testamento ológrafo, ya protocolizado y pese a la evidente infracción de la normativa indicada, ha prosperado aquí una nulidad sin causa; en los documentos -cuyo carácter testamentario se nos niega- -se continúa-, han quedado probados la capacidad de la testadora para todo testamento, y demás requisitos legales, así como su propia voluntad, que la Sentencia recoge; que reúnen los documentos todos los requisitos legales exigibles para el testamento ológrafo, así como, exista el deseo evidente para testar; es claro que se reiteran los mismos argumentos de los motivos anteriores, y que han de rehusarse, pues basta con reproducir que en cuanto a la inviabilidad del supuesto del primer testamento de 24 de diciembre de 1987, es obvio, la falta de capacidad que se precisa para testar en los términos exigidos por el artículo 662, en relación con el 666 CC juicio calificador que ha sido apreciado por la Sala, y que ha de mantenerse; la carencia de la voluntad testamentaria resplandece en los mismos términos expuestos antes con independencia de que, en un caso u otro, se hayan cumplido los requisitos de autografía del 688, pues parece elemental, que por el mero hecho de que se den los requisitos de la autografía, y demás que exige repetido artículo 668, pueda bastar para generar un testamento ológrafo cuando como en autos se ha demostrado que, aunque el «de cuius» cumpla con tales presupuestos adjetivos, su estado de capacidad no se acredite o no conste expresamente su voluntad de testar, y ello, con independencia, de que hubiese sido, a su vez, objeto de protocolización, por cuanto cabe en el juicio declarativo posterior tal y como se explicita al examinar el recurso siguiente, replantearse los elementos que se precisan para la observancia de la disciplina sustantiva, sobre los testamentos controvertidos, por lo que el motivo ha de rehusarse, y con eso, el recurso con las demás consecuencias derivadas.

CUARTO.-

En el siguiente recurso, planteado por la congregación demandada, se plantean los siguientes motivos, que son objeto de examen por la Sala. En el PRIMER MOTIVO, se denuncia al amparo del extinto 1692.4.º, el error en la apreciación de la prueba, basado en documentos que obran en autos; para ello, en un extenso desarrollo del motivo, se subrayan, para acreditar dicho error: la copia del informe pericial de la causante, doña Delfina G. G., dado por el Servicio de Neurocirugía del Hospital Nuestra Señora de Covadonga, de 1 de febrero de 1988; dedicándose el motivo a constatar, contrastar y pormenorizar las incidencias y el resultado sobre los exámenes y pruebas realizadas a la testadora, demostrativas de la falta de capacidad funcional, que tuvo al otorgar los referidos testamentos. La inidoneidad del instrumento de apoyo -Sentencias de 1 diciembre y 12 febrero 1990 ( RJ 1990\677)-, para fundar un motivo en revisión de los hechos, exime de ninguna otra consideración, y desemboca en el rehúse del motivo. En el SEGUNDO MOTIVO, se denuncia por la vía del número 5 del artículo 1692 LECiv, la infracción de la recurrida, al absolver a los demandantes de la prueba de la autenticidad de los documentos presentados como testamentos ológrafos, e imponer, por el contrario, a la entidad demandada, la prueba de falta de autografía de dichos documentos, con vulneración del artículo 1214; y se afirma, que a pesar de estar protocolizados dichos testamentos, sin embargo, en caso alguno, tuvo conocimiento la parte demandada de tal trámite formal por lo que, negada por nuestra parte su autenticidad, correspondía a la actora acreditarlo, y al no hacerlo debe casarse la Sentencia: El motivo no puede prosperar ya que además de la inidoneidad de la cita del artículo 1214 CC, en los términos planteados [en Sentencia de 13 mayo 1991 ( RJ 1991\3661) se decía: «El alcance del artículo 1214 CC en manera alguna se contrae al aspecto de afirmaciones o negativas que hagan las partes con relación a lo que sea objeto de la controversia judicial ni sirve para alterar la apreciación efectuada por el órgano judicial de la prueba aportada por cada una de las partes, dándoles una valoración conjunta de su resultado de manera que el referido artículo no constituye norma valorativa de prueba por lo que solamente es susceptible de casación como infringido cuando se acusa al órgano jurisdiccional de instancia de haber alterado indebidamente el "onus probandi" o sea, la carga de la prueba, invirtiendo lo que a cada parte corresponda...»], se subraya que al sostener en el mismo la falta de autenticidad de todos los instrumentos protocolizados, surge la contradicción incluso con la tesis del motivo anterior en que plantea su acusación por la carencia de capacidad de la testadora, aparte que para ordenar esa protocolización al amparo de lo dispuesto en los artículos 691 y siguientes del CC, es evidente que habrá de justificarse la «identidad del testamento» según previene el artículo 693 y sólo entonces acordará el Juez u ordenará su protocolización tal y como hizo en su Auto de 28 agosto 1988 (previa observación por lo que respecta a la citación de los interesados para la práctica de la diligencia de identificación del testamento de lo prescrito en el artículo 692 CC, con la intervención del Ministerio Fiscal e informe favorable del mismo al no constar otras personas afectadas según aparece en el Auto de 28 septiembre 1988 (f. 12 vto.), aunque, como ha ocurrido con el litigio, se cuestione lo así resuelto a través del juicio declarativo correspondiente en el que los interesados podrán impugnar la decisión judicial, que prevalecería sólo cuando la posterior acción impugnatoria no prospere, como ocurre en Autos, en que esta oposición fracasa por todo lo razonado, por lo que huelga sostener la no intervención por el opositor-impugnante en esos trámites previos de protocolización tras la adveración judicial del instrumento, lo que determina el rehúse del motivo al igual que el TERCERO y ULTIMO MOTIVO del recurso en que se denuncia por la vía jurídica la jurisprudencia de esta Sala en cuanto que establece que sólo se considera testamento ológrafo aquel que acredite una voluntad de testar clara y libre que no concurre en el presente caso pues se trata de un simple esbozo, proyecto y no un acto definitivo: Es suficiente con reproducir la «ratio decidendi», acerca de la realidad del testamento ológrafo del suscrito en 7 de marzo de 1988, según consta en el F. 4.º «in fine» de la recurrida, que prevalece, siendo inconsistentes las denuncias del motivo -que sí, en cambio, admite cuanto se razona sobre la inexistencia de los dos supuestos testamentos anteriores-, a saber: que no consta la voluntad clara y libre de la testadora frente a lo que destaca que en su redacción aparece la frase «mi voluntad» junto con que «este documento no puede ser abierto mientras yo tenga vida», alusivo, ciertamente a esta Voluntad «post mortem»; el dato que se denuncia que se presentó abierto al juez: es inoperante, porque además de que la testadora sólo lo prohibía para antes de su muerte, el artículo 691 CC tampoco impide esa posibilidad al decir «el Juez lo abrirá si estuviere en pliego cerrado...», y, por último, en cuanto a la voluntad de legar de la testadora: el reparto y distribución que hace de cosas y personas beneficiadas es bien indicativo de esa voluntad testamentaria, por lo que con el rehúse del motivo, se desestima el recurso con la citada corrección del error material de que el testamento que se cita como de 1 de febrero de 1987 lo es de 1 de febrero de 1988, corrigiendo pues ese error material, con los efectos derivados.

 

Es importante el informe perito caligráfico, y testigos que afirmen no conocer a esta persona (busquen un testigo que siempre estuviese con la causante y que declare que nunca supo del heredero). Presentar documental acreditativa de liquidación herencia de forma y modo sospechoso debido a la gran celeridad.

En la demanda soliciten medidas cautelares para evitar continue "puliendose" la herencia.

Atentamente,

R. Gómez

 

 

 

 

Si Usted acepta esta respuesta percibié ingresos de just answer si acepta la respuesta de otro abogado percibirá el otro letrado y no yo, Usted decide

JustAnswer en los medios:

 
 
 
Sitios web de consulta médica: Si tiene una pregunta urgente puede intentar obtener una respuesta de sitios que afirman disponer de distintos especialistas listos para proporcionar respuestas rápidas... Justanswer.com.
JustAnswer.com...ha visto como desde octubre se ha disparado el número de consultas legales de nuestros lectores sobre despidos, desempleo e indemnizaciones por cese.
Los sitios web como justanswer.com/legal
...no dejan nada al azar.
El tráfico en JustAnswer ha aumentado un 14 por ciento...y hemos recibido 400.000 visitas en 30 días...las preguntas relacionadas con el estrés, la presión alta, la bebida y los dolores cardíacos han aumentado un 33 por ciento.
Tory Johnson, colaboradora de GMA sobre temas relacionados con el lugar de trabajo, habla sobre el "teletrabajo", como JustAnswer, en el que expertos verificados responden a las preguntas de las personas.
Le diré que... las pruebas que hay que superar para llegar a ser un experto son muy rigurosas.
 
 
 

Opiniones de nuestros clientes:

 
 
 
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Me fue de gran ayuda. Captó inmediantemente mi problema y me ayudó a saber qué puedo hacer para solucionar mi problema. Ana Toribio Santa fe, Argentina
  • Los felicito por su respuesta tan profesional y por las cuatro Jurisprudencias que me envió, las que incluiremos como pruebas. Fernando Monterrey Nuevo León, México
  • Estoy muy satisfecho con la pronta respuesta que me han dado. Muchas gracias Guillermo Buenos Aires, Argentina
  • Excelentes sus comentarios. Definitivamente tiene razón.¡Gracias! María Fermín. Puerto Plata, Rep. Dom.
  • El tiempo de respuesta es excepcional, de menos de 6 minutos. La pregunta se respondió con profesionalidad y con un alto grado de compasión. Inés Santander
  • Quedé muy satisfecho con la rapidez y la calidad de los consejos que recibí. Me gustaría añadir que puse en práctica los consejos y que funcionaron la primera vez y siguen haciéndolo. Luis Málaga
 
 
 

Conozca a los expertos:

 
 
 
  • eduardolm

    eduardolm

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    917
    Licenciado en Derecho por la UDC.Diploma en Escuela de Práctica Jurídica por A Coruña.
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/ED/eduardolm/2011-9-12_172832_Recorte.64x64.jpg Avatar de eduardolm

    eduardolm

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    917
    Licenciado en Derecho por la UDC.Diploma en Escuela de Práctica Jurídica por A Coruña.
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/JO/JoseMagadan/2013-6-27_16279_IMG6290copia.64x64.JPG Avatar de Abogado3044

    Abogado3044

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    2239
    ABOGADO ICA BURGOS. I speak english
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/albergiud/2010-12-12_105447_mi_cuchi.jpg Avatar de Alberto

    Alberto

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    116
    Abogado especializado en laboral , reclamaciones de indemnizaciones ( tráfico) y deudas
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/fcantalapiedra/2010-11-9_1466_Dibujo.jpg Avatar de Fernando Cantalapiedra

    Fernando Cantalapiedra

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    17
    Ejerciendo desde hace cinco años
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/DI/DiegoLM/2011-3-28_102522_DSCN0258copia.64x64.JPG Avatar de DiegoAbogado

    DiegoAbogado

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    746
    Abogado colegiado ejerciente
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/EQ/EquiteLex/2011-12-4_12815_Jesús6.64x64.jpg Avatar de Jesús

    Jesús

    Licenciatura/Derecho

    Clientes satisfechos:

    52
    Abogado colegiado ejerciente /LEGAL GENERAL
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/AR/ariatf/2015-7-28_102459_.64x64.png Avatar de Mariatf19

    Mariatf19

    licenciada en derecho

    Clientes satisfechos:

    972
    MÁSTER EN DERECHO CON DESPACHO PROFESIONAL PROPIO
 
 
 

Preguntas relacionadas con Legal