Cómo funciona JustAnswer:

  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tiene muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio.
    Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.

Formule su propia pregunta a Jesús

Jesús
Jesús, Licenciatura/Derecho
Categoría: Legal
Clientes satisfechos: 83
Experiencia:  Abogado colegiado ejerciente /LEGAL GENERAL
63159933
Escriba su pregunta sobre Legal aquí...
Jesús está en línea ahora

tengo un contrato de alquiler y he dejado a una amiga que se

Pregunta del cliente

tengo un contrato de alquiler y he dejado a una amiga que se quede este mes pero ahora no quiere irse,¿como puedo echarla?
Enviada: hace 4 año.
Categoría: Legal
Experto:  DiegoAbogado escribió hace 4 año.

Buenas noches,


Si su amiga no se quiere ir voluntariamente de la vivienda en la que usted está residiendo como arrendataria tras habérselo pedido usred, ella estaría cometiendo un delito de allanamiento de morada previsto y penado en el art. 202 del Código Penal, no por haber entrado en la vivienda sin su permiso, sino por mantenerse en ella sin su consentimiento.


El art. 202 en cuestión establece lo siguiente: "El particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviere en la misma contra la voluntad de su morador, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años.

Si el hecho se ejecutare con violencia o intimidación la pena será de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses".

 

 

Mi consejo es que usted intente convencer a su amiga de que deje su vivienda y si no lo hace usted está facultada para denunciarla por mantenerse en su morada contra su voluntad. Usted puede poner una denuncia ante la Guardia Civil, Policía Nacional, Local o ante el Juzgado de Guardia para que sea desalojada de su vivienda.

 

Experto:  Jesús escribió hace 4 año.

Buenas noches:

Responde a su consulta Jesús, abogado colegiado ejerciente.

 

Coincido con el compañero en que usted está legitimida para denunciar penalmente, pero en este tipo de denuncias existe un problema- Este es que su amiga SI que habita en su morada, porque usted se lo permitió previamente. Luego no se cumple el tipo delictivo del allanamiento de morada. Por lo que en mi opinión puede tratarse más de un asunto civil que penal.

 

Si a pesar de la denuncia policial su amiga persiste en su actitud de quedarse, y la policía no la desaloja, no tendrá usted más remedio que interponer demanda judicial civil (no penal) solicitando el desalojo e indemnización de daños y perjuicios.

 

Quizá con este nuevo aviso a su amiga, ésta decida por fin marcharse voluntariamente.

 

Puede usted solicitar Justicia Gratuita y que previamente le asignen un abogado de Oficio.

En cualquier Juzgado le informarán de la ubicación del Servicio de Orientación Jurídica Gratuita.

Su abogado le orientará sobre todos los pasos a dar en cada fase concreta del procedimiento y sobre la solicitud de medidas judiciales cautelares que consistan en el desalojo urgente .

 

Un saludo.

Experto:  abogadoalonso escribió hace 4 año.
Estimada cliente:

Si cree que su compañera de piso no tiene ningún derecho a residir en la vivienda, como titular del contrato de arrendamiento puede cambiar la cerradura de la vivienda, como medida inmediata.

Si ha cobrado parte del arrendamiento a su compañera de piso, o ha consentido su residencia, se entenderá que ella posee algún derecho a continuar en el mismo, en precario, puede acudir a la via judicial para solicitar el desahucio.

En todo caso, es aconsejable un acuerdo amistoso.

Acepte la respuesta si ha sido de su interés y reciba un cordial saludo.
Experto:  Jesús escribió hace 4 año.

Buenos días:

 

Si usted cambia la cerradura de la vivienda, tal como se le aconseja en la anterior respuesta, y además su amiga puede probar que vive ahí y tiene sus cosas dentro de la casa, será ella quien esté legitimada para interponer denuncia penal contra usted ante la policía. Tenga cuidado con eso.

 

Un saludo.

Experto:  abogadoalonso escribió hace 4 año.
Estimada cliente, puede cambiar la cerradura cuantas veces quiera, comunicando dicha situación a su amiga.

Acepte la respuesta y reciba un cordial saludo.
Experto:  Jesús escribió hace 4 año.
El que comunique la situación del cambio de cerradura a su amiga, no invalidará que la esté impidiendo acceder a su domicilio: A no ser que, a la vez que le comunica el "cambio de situación" de la cerradura le entregue la nueva llave a su amiga para facilitarle la entrada en su vivienda, lo cual hace carcer de lógica al cambio de la cerradura antes de resolverse la litis.
Experto:  abogadoalonso escribió hace 4 año.
El anterior experto confunde "amigo" con "ocupante en precario" o "cotitular del contrato de arrendamiento", incluso con la posible condición de "subarriendo".

Este no es un problema penal, ni siquiera el término "he dejado a una amiga que se quede" aparece como limitador de los derechos que el inquilino titular del contrato tiene sobre su casa.

Reitero que como titular del contrato, puede invitar a cuantas personas quiera a su casa, una hora, dos, tres días, los que quiera... y sólo tendrá obligación de entregar la llave al arrendador cuando cambie la cerradura.

Reitero que perfectamente puede impedir el acceso a su domicilio a personas que no sean respetuosas con sus normas, o a las que decida no dejar estar en ella, faltaría más, y ello, en atención a dos hechos fundamentales, en el contrato de arrendamiento suele expresar con frecuencia la prohibición de subarriendo y la amiga para poder tener algún derecho sobre la vivienda debe estar empadronada en el mismo.

Acepte la respuesta por ser la mejor fundada en derecho.
Experto:  Jesús escribió hace 4 año.

Buenas tardes:

 

Responde Jesús, Abogado.

 

La amiga y la cliente tienen el mismo domicilio habitual, viven juntas desde hace más de un mes, si una de ellas cambia la cerradura para impedir el acceso a la otra al domicilio común, está incurriendo en un obvio ilícito penal. Por consiguiente, NINGUNA de las dos personas que conviven en ese domicilio puede cambiar unilateralmente la cerradura para impedir el acceso a la otra.

 

Aporto enlace a un artículo muy interesante al respecto:

http://www.dameroazul.com/documents/LosnuevosdelitosdeacosolaboralyacosoinmobiliarioEDITORIALJURIDICASEPIN.pdf

 

El artículo 172 .1 del Código Penal, primer párrafo dice:
“El que, sin estar legítimamente autorizado, impidiere a otro con violencia hacer lo que la ley no prohíbe, o le compeliere a efectuar lo que no quiere, sea justo o injusto, será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años o con multa de 12 a 24 meses, según la gravedad de la coacción o de los medios empleados”.

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Penal/lo10-1995.l2t6.html#c3

 

La falta la constituye una coacción leve, artículo 620.2.

 

La jurisprudencia reconoce que el cambio de cerradura de un domicilio o un lugar de trabajo sin previo aviso constituye un delito o una falta de coacciones y ello porque se ejerce fuerza física, sobre la cerradura que se cambia, para impedir una acción que es lícita, como es el entrar a una vivienda o local que es domicilio o de la que es inquilino o para realizar la actividad laboral. El propietario de un local, vivienda o negocio no puede cambiar la cerradura para recuperar o ejercer su derecho de dominio puesto que esa conducta constituye un ilícito penal.

No importa las causas, existen medios legales o morales para solucionar las situaciones de conflicto.

 

Por tanto, ante una situación de este tipo, lo ideal sería consultar con un buen abogado.

 

Un saludo.

Experto:  abogadoalonso escribió hace 4 año.
Estimada cliente: El anterior experto ve un contrato de arrendamiento donde no lo hay, por ello, el hecho de dejar que se quede una amiga puede revocarlo en cualquier momento.

Reciba un cordial saludo
Experto:  abogadoalonso escribió hace 4 año.
Estimada cliente: Para completar la anterior información y despejar cualquier duda, le aporto unas notas de la jurisprudencia aplicable a su caso:

"En cualquier caso, y en nuestro ánimo de "convertir" el Derecho procesal en Derecho material, cabe decir que del artículo 1750 del Código Civil se desprenden las dos notas esenciales para diferenciar el comodato del precario: (i) préstamo por tiempo determinado y (ii) préstamo para uso determinado. Sobre estos dos requisitos baste resaltar, haciéndonos eco de la Sentencias de la A.P de Zaragoza de 10 de Octubre de 2001 y de la Audiencia Provincial de Vizcaya de 27 de julio de 2001, dos aspectos:

El comodato de duración indefinida no es sino un precario que se articula como una modalidad de préstamo de uso. De este modo, será el comodante el que decidirá el final del mismo."

Por ello le informo que usted puede como comodante, poner sin más tramites dar por terminada la estancia de su amiga o comodataria. Y para ello le informo que puede emplear cualquier medio admisible en derecho.

Reciba un cordial saludo.

Experto:  Jesús escribió hace 4 año.

Buenas tardes:

 

Si usted ha dejado que una amiga se quede a vivir, aunque sea gratuitamente, esa vivienda ahora también es la vivienda y el domicilio de la amiga. Si se cambia la cerradura unilateralmente para impedir el acceso a la vivienda de una de las personas que allí viven, estamos ante un supuesto PENAL y no civil.

 

Aporto extracto de Sentencia explicativa:

 

Número de Resolución: 3/2010

Número de Recurso: 196/2009

Procedimiento: XXXXX XXXXXón faltas

 

 

AUDIENCIA PROVINCIAL DE BIZKAIA

 

Sección 1ª

 

(...)

 

La falta de coacciones del artículo 620.2 , castiga al que sin estar legítimamente autorizado impidiere a otro con violencia hacer lo que la Ley no prohibe, o le compeliere a efectuar lo que no quiere, sea justo o injusto.

 

Por su parte el Tribunal Supremo, se ha encargado de determinar los elementos del delito de coacciones así requiere: 1º. Una actuación o conducta violenta de contenido material, vís física o intimidativa, vis compulsiva ejercida contra el sujeto pasivo, bien de modo directo o indirecto a través de terceras personas o incluso a través de las cosas. 2º. Tal modus operandi se dirige como resultado a impedir hacer lo que la ley no prohibe o efectuar lo que no se quiera, sea justo o injusto. 3º . La conducta ha de tener intensidad de violencia necesaria para constituir delito. 4º. Existir un ánimo tendencial consistente en un deseo de restringir la libertad ajena. 5º. La ilicitud del acto examinado desde la normativa de la convivencia social y jurídica que preside o debe regular la actividad del agente, Sentencias de 6 de octubre de 1995, 3 de octubre de 1997, 29 de septiembre de 1999 y 2 de febrero de 2000 . Cita el Tribunal Supremo como casos de coacciones el cambio de cerradura de un piso para evitar entrar a una persona para su uso y disfrute Sentencia de 29 de marzo de 1995 , sobre cambio de cerraduras como casos de coacciones podemos citar también las sentencias del mismo Tribunal de 26 de febrero y 26 de junio de 1992 .

 

Sin desconocerse que en el ámbito doctrinal se ha criticado la interpretación extensiva que realiza nuestro Tribunal Supremo del concepto de violencia" a la fuerza ejercida sobre cosas, e incluso a aquéllos supuestos en que no cabe hablar del uso de la fuerza en las cosas (cambiar una cerradura, cortar el suministro de energía eléctrica o de agua, ocupar un camino impidiendo el paso, desinflar las ruedas de un vehículo, etc.), lo cierto es que jurisprudencialmente se ha estimado que este tipo de acciones suponen ejercer una forma de violencia, que de forma directa afecta a las personas, restringiendo la libertad de la víctima, impidiéndole realizar lo que desea, e imponiéndole una conducta no voluntaria, Sentencias de 15 de abril de 1.993 y 21 de mayo de 1.997 . (...)

 

Experto:  Jesús escribió hace 4 año.

 

Y aporto otra sentencia íntegra (de las muchas existentes), de la que debemos extraer lo que a cambio de cerraduras se refiere como supuesto PENAL y no civil. ...

 

Jurisprudencia

 

Fecha: 30/04/2001

Marginal: 36

Publicación: 30/04/2001

Jurisdicción: Penal

Ponente: MARIA RIVAS DIAZ DE ANTOÑANA

Origen: Audiencia Provincial de Santander

Tipo Resolución: Sentencia

Sección: Primera

Cabecera: FALTA DE COACCIONES: Diferencia con DELITO DE COACCIONES: gravedad . Cambio de cerradura.

 

Texto

 

Encabezamiento

 

En la Ciudad de Santander, a treinta de Abril de dos mil uno.

 

Este Tribunal de la Sección Primera de la Ilma. Audiencia Provincial de Cantabria, ha visto en grado de apelación la causa num. 58/00 del Juzgado de lo Penal núm. Dos de Santander, Rollo de Sala de 28/01, seguida por delito de coacciones contra M.M.R., cuyas circunstancias personales ya constan en la recurrida, representada por el Procurador Sr. Rubiera y defendida por el Letrado Sr. Castanedo Díez. Es acusador particular E.C.F., representado por el Sr. Martínez García, defendido por el Sr. Alonso Sinovas.

 

Ha sido parte apelante en este recurso M.M.R. y E.C.F..

 

Es ponente de esta resolución la Ilma. Sra doña María Rivas Díaz de Antoñana.

 

 

Antecedentes de Hecho

 

Se aceptan los de la Sentencia de instancia; y

 

PRIMERO: En la causa de que este Rollo dimana, por el Juzgado de lo Penal indicado se dictó con fecha veintiséis de Septiembre de dos mil Sentencia cuyo relato de Hechos Probados y Fallo son del tenor literal siguiente:

 

"Hechos Probados: Hasta 10 ó 12 días antes del 4 de noviembre de 1997 y durante más de dos años la acusada M.M.R. ( mayor de edad y sin antecedentes penales) y el aquí querellante E.C.F. habían venido manteniendo una relación de convivencia marital con algunos cambios sucesivos de domicilio, siendo el último de ellos un piso sito en la C/ XXX n° 87-6 de Santander, a donde se fueron a vivir a primeros de Febrero de 1997 tras formalizar E.C.F. el correspondiente contrato de arrendamiento con su propietario F.G.C..

 

La relación sentimental entre M.M.R. y E.C.F. se fue haciendo cada vez más conflictiva como consecuencia de las desavenencias que se iban produciendo entre ellos y que en más de una ocasión desembocaba en un abandono (ya voluntario, ya forzoso) del domicilio por parte de la acusada. Así ocurrió, por ejemplo, el día 8-6-97 en que esta, tras ser expulsada de la vivienda por E.C.F., formuló denuncia contra él dando origen a unas diligencias penales en las que el Juzgado de Instrucción condenó al Sr. C.F. como autor de una falta de coacciones en Sentencia de 1-10-97.

 

Así las cosas y rota ya completamente la relación (la acusada hacía, al menos, más de 10 días que no convivía con E.C.F. en el citado piso) concertaron ambos telefónicamente, una cita para el día 4 de Noviembre de 1997, por la tarde, a fin de que la acusada acudiera al piso para empaquetar y recoger todas sus pertenencias que, en su mayor parte, aún permanecían en la vivienda y de la cual hacía tiempo que M.M.R. no disponía de las llaves por habérselas quitado el querellante.

 

Ese día, a las 17 horas, se presentó pues la acusada en su antiguo domicilio con una serie de cajas para recoger sus cosas abriéndole la puerta E.C.F..

 

No es objeto aquí de enjuiciamiento lo que ocurre la media hora o tres cuartos de hora siguientes en el interior de la vivienda. Lo único que aquí cabe declarar como probado es que transcurrido ese tiempo la acusada sale del piso llorando y sin recoger sus cosas, y, poco después, sobre las 18 horas llama a la policía denunciando haber sido víctima de una agresión sexual por parte de E.C.F. y un amigo de éste, llamado J.L. los cuales son seguidamente detenidos por la Policía y llevados a Comisaría, donde a las 19 horas M.M.R. formaliza por escrito su denuncia. Esta ha dado origen a las diligencias previas 1535/97 del entonces Juzgado de Instrucción número Uno de Santander de las que solo consta que el 10-12-97 se dictó Auto de Sobreseimiento Provisional, ignorándose su actual estado procesal.

 

Al día siguiente 5 de Noviembre de 1997, tras ser puesto en libertad por el referido Juzgado de Instrucción, E.C.F. acudió a su domicilio sobre las 17,30 horas pero al introducir la llave en la puerta enseguida pudo percatarse de que no abría al haber sido cambiada la cerradura, lo cual se lo confirmó además, desde el otro lado de la puerta, la propia acusada asegurándole también que no pensaba abrirle.

 

Poco más tarde volvió de nuevo el Sr. C.F. acompañado por la Policía. Esta vez la acusada sí abrió la puerta pero reiteró su voluntad de no dejarlo pasar después de lo que había pasado informando a los Agentes de los hechos que había denunciado el día anterior.

 

En vista de ello E.C.F. se marchó y poco después formuló ante el Juzgado de Guardia la denuncia que ha dado origen a esta causa.

 

Abierta esta causa penal, M.M.R. declaró como imputada el 7-11-97 reconociendo ante el Juez de Instrucción haber cambiado la cerradura por miedo a que E.C.F. entrara.

 

Pese a sus manifestaciones, el Juzgado Instructor no le requiere a que reponga la cerradura y permita el acceso a la vivienda al denunciante hasta el día 14-11-97 en que, tras dictar el correspondiente Auto de fecha 13-11-97, se le conmina a ello dándole un plazo de 24 horas bajo apercibimiento de incurrir en un delito de desobediencia.

 

El mismo día siguiente, antes del vencimiento del plazo, la acusada procedió a abandonar la vivienda pudiendo reintegrarse así a la misma el querellante.

 

Fallo: Que debo absolver y absuelvo a la acusada M.M.R. del delito de coacciones del que venía siendo acusada por el Ministerio Fiscal y Acusación Particular.

 

Que debo condenar y condeno a la acusada M.M.R., como autora responsable de una falta de coacciones del art. 620.2° C.P. a la pena de 12 días de multa con cuota diaria de 200 ptas con responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas no satisfechas, así como al pago de las costas causadas en este procedimiento que resultaren de legítimo abono."

 

SEGUNDO: Por M.M.R. y E.C.F., con la representación y defensa aludidas, se interpuso en tiempo y forma recurso de apelación, admitido a trámite por providencia del Juzgado; una vez dado traslado del recurso a las demás partes conforme ordena la Ley, se elevó la causa a esta Sección Primera de la Ilma. Audiencia Provincial de Cantabria, en la que tuvo entrada el día 28 de Marzo, y tras su examen se ha deliberado y Fallado el recurso en el día de la fecha.

 

HECHOS PROBADOS: Se aceptan los de la Sentencia de Instancia, que damos por reproducidos, con la siguiente adición: "E.C.F., al haber sido privado de su vivienda habitual, tuvo que dormir, comer y cenar fuera de su casa, lo que le ocasionó gastos por importe de 37.165 pesetas".

 

 

Fundamentos de Derecho

 

PRIMERO: El juzgado de lo Penal condena a M.M.R. como autora penalmente responsable de una falta de coacciones del artículo 620.2 del C.P, a la pena de doce días de multa con cuota diaria de 200 pesetas, con responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas no satisfechas, y pago de las costas.

 

Recurre en apelación la citada resolución la condenada, la cual alega que no puede apreciarse su responsabilidad penal al haber actuado con error de prohibición invencible, habiendo infringido el juzgador los arts. 20.5 y 14.3 del C.P. La jurisprudencia del Tribunal Supremo (STS de 23 de junio de 1999), tras poner de relieve la grave dificultad que supone la apreciación tanto de la existencia del error como el carácter vencible o invencible del mismo ha declarado que no cabe invocar el error cuando se utilizan vías de hecho desautorizadas por el ordenamiento jurídico que todo el mundo sabe y a todos nos consta que están prohibidas, por lo que no es posible conjeturar o invocar tales errores e infracciones de carácter natural o elemental cuya ilicitud es notoriamente evidente y de comprensión y constancia generalizada (STS 11 de octubre de 1996), ni cuando la ilicitud de la conducta resulte evidente para cualquier persona aun sin conocimientos jurídicos elementales.

 

De los hechos que se declaran probados no es posible deducir que la acusada, ahora recurrente, actuase bajo el influjo de un error de prohibición, pues se trata de un acto de ilicitud notorio y evidente. Su actividad delictiva se produce después de haber abandonado la vivienda hacía unos días en la que ya no vivía y de la que no disponía de llaves, y aprovecha la detención del que había sido su compañero para violentar la cerradura y sustituirla por otra para impedirle a E.C.F. su uso, y disfrutar en exclusiva de la vivienda la acusada; circunstancias de hecho y personales de la autora que excluyen el error.

 

Por todo lo expuesto procede desestimar su recurso.

 

SEGUNDO: La acusación particular recurre, asimismo, la sentencia y alega varios motivos que pasamos a examinar a continuación. Interesa se le condene, también, por un delito de hurto motivo que, como acertadamente apreció el juzgador "a quo" no puede prosperar por cuanto en fecha 23 de mayo de 1999 (folio 183) se acordó la apertura de juicio oral y se tuvo por dirigida la acción penal, únicamente, por el delito de coacciones y, en congruencia con dicha resolución, se dictó Auto firme en fecha 26 de mayo de dos mil (folio 238) en virtud del cual no se admitió la prueba documental propuesta por la acusación particular número 2 y 3, por ser objeto de acusación por el delito de coacciones y ningún otro. Por todo lo expuesto y al habérsele acusado únicamente por un delito de coacciones procede la desestimación de este motivo.

 

TERCERO: Como segundo motivo se interesa se aprecie la circunstancia agravante de alevosía en la actuación de la acusada, al haberse aprovechado de que E.C.F. estaba detenido. Teniendo en cuenta la naturaleza de la alevosía cabe concluir que dicha circunstancia agravante no es de aplicación en los delitos contra la libertad, supuesto que nos ocupa, sino en los delitos contra la vida e integridad corporal.

 

CUARTO: XXXXX XXXXX a si los hechos declarados probados son constitutivos de una falta de coacciones o de delito, debemos de tener en cuenta que el delito, al igual que la falta de coacciones, que son iguales cualitativamente y difieren únicamente en la gravedad de la coacción empleada, son infracciones penales de resultado y no de mera actividad. En el presente caso la lesión del bien jurídico protegido por la norma se alcanzó. La acusada, sin amparo legal ni moral, la cual hacía unos días había roto su relación con E.C.F. y había abandonado la vivienda, de la que ya no disponía de llaves, y aprovechando que en el mismo no había nadie ya que E.C.F. había sido detenido por la Policía en virtud de denuncia que ella misma había interpuesto, verifica por la fuerza el cambio de cerradura con la exclusiva finalidad de impedir su acceso a E.C.F. a la vivienda en cuya posesión de encontraba, y de este modo se hace la acusada con la posesión exclusiva de la vivienda. Asimismo la acusada persistió en su actitud e impidió durante un espacio dilatado de tiempo a E.C.F. acceder a su vivienda, lo que obviamente le generó una serie de daños y perjuicios de los que debe ser resarcido ya que al haber sido privado de su vivienda tuvo que pernoctar en una pensión y comer fuera de casa hasta que recupera la posesión de su vivienda, lo que le ocasionó unos gastos de manutención y alojamiento por importe de 37.165 pesetas, gastos que han quedado justificados por las facturas que obran incorporados a los autos (folios 174 y ss) que, a mayor abundamiento, no han sido impugnadas de contrario, y cuyos importes no son desmesurados sino todo lo contrario. En contra de lo sostenido por el Juzgador "a quo" la acción de la acusada reviste la gravedad suficiente para ser subsumida en el delito de coacciones que se le imputaba, sin que la intensidad del dolo penal se devalúe a juicio de este tribunal por los conflictos anteriores que hubieran podido tener durante su convivencia de hecho, ni por la circunstancia de que el Juzgado de instrucción tardara un tiempo en requerirla bajo apercibimiento de desobediencia para que entregara la posesión, ya que la acusada en todo momento reconoce los hechos y tiene conocimiento de la significación antijurídica de su acción y del resultado de la misma, sin que concurra ninguna circunstancia que justifique su conducta y su permanencia en la vivienda.

 

Por todo lo expuesto la Sala entiende que los hechos declarados probados son constitutivos de un delito de coacciones, del que es responsable penalmente M.M.R., sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de seis meses de prisión que estimamos proporcionada con la gravedad del hecho, y a que indemnice a E.C.F. en la cantidad de 37.165 pesetas por los perjuicios ocasionados.

 

QUINTO: XXXXX XXXXX en parte el recurso de apelación de E.C.F., se declaran de oficio las costas de esta alzada.

 

A la vista de la desestimación del recurso de M.M.R. se le imponen las costas de esta alzada.

 

Así, en ejercicio de la potestad jurisdiccional que nos ha conferido la Constitución Española, y en nombre de Su Majestad El Rey.,

 

 

Fallo

 

Que con estimación parcial del recurso de apelación interpuesto por E.C.F. y desestimando el recurso de apelación de M.M.R. contra la ya citada Sentencia del Juzgado de lo Penal num. Dos de Santander, debemos revocar y revocamos esta y, en su lugar, condenamos a M.M.R. como autora penalmente responsable de un delito de coacciones, que no de faltas, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de seis meses de prisión y a que indemnice a E.C.F. en la cantidad de 37.165 pesetas, cantidad que devengará el interés legal previsto en el artículo 921 de la L.E.Civil, así como al pago de las costas causadas en la instancia y las de esta alzada por su recurso.

 

A la vista de la estimación parcial del recurso de apelación interpuesto por E.C.F., las costas de esta alzada causadas por su recurso se declaran de oficio.

 

Siendo firme esta Sentencia desde esta fecha, por no caber contra ella recurso alguno, devuélvase la causa original junto con su testimonio al Juzgado de procedencia para su ejecución y cumplimiento.

 

Así por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

 

 

 

JustAnswer en los medios:

 
 
 
Sitios web de consulta médica: Si tiene una pregunta urgente puede intentar obtener una respuesta de sitios que afirman disponer de distintos especialistas listos para proporcionar respuestas rápidas... Justanswer.com.
JustAnswer.com...ha visto como desde octubre se ha disparado el número de consultas legales de nuestros lectores sobre despidos, desempleo e indemnizaciones por cese.
Los sitios web como justanswer.com/legal
...no dejan nada al azar.
El tráfico en JustAnswer ha aumentado un 14 por ciento...y hemos recibido 400.000 visitas en 30 días...las preguntas relacionadas con el estrés, la presión alta, la bebida y los dolores cardíacos han aumentado un 33 por ciento.
Tory Johnson, colaboradora de GMA sobre temas relacionados con el lugar de trabajo, habla sobre el "teletrabajo", como JustAnswer, en el que expertos verificados responden a las preguntas de las personas.
Le diré que... las pruebas que hay que superar para llegar a ser un experto son muy rigurosas.
 
 
 

Opiniones de nuestros clientes:

 
 
 
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Me fue de gran ayuda. Captó inmediantemente mi problema y me ayudó a saber qué puedo hacer para solucionar mi problema. Ana Toribio Santa fe, Argentina
  • Los felicito por su respuesta tan profesional y por las cuatro Jurisprudencias que me envió, las que incluiremos como pruebas. Fernando Monterrey Nuevo León, México
  • Estoy muy satisfecho con la pronta respuesta que me han dado. Muchas gracias Guillermo Buenos Aires, Argentina
  • Excelentes sus comentarios. Definitivamente tiene razón.¡Gracias! María Fermín. Puerto Plata, Rep. Dom.
  • El tiempo de respuesta es excepcional, de menos de 6 minutos. La pregunta se respondió con profesionalidad y con un alto grado de compasión. Inés Santander
  • Quedé muy satisfecho con la rapidez y la calidad de los consejos que recibí. Me gustaría añadir que puse en práctica los consejos y que funcionaron la primera vez y siguen haciéndolo. Luis Málaga
 
 
 

Conozca a los expertos:

 
 
 
  • eduardolm

    eduardolm

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    917
    Licenciado en Derecho por la UDC.Diploma en Escuela de Práctica Jurídica por A Coruña.
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/ED/eduardolm/2011-9-12_172832_Recorte.64x64.jpg Avatar de eduardolm

    eduardolm

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    917
    Licenciado en Derecho por la UDC.Diploma en Escuela de Práctica Jurídica por A Coruña.
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/JO/JoseMagadan/2013-6-27_16279_IMG6290copia.64x64.JPG Avatar de Abogado3044

    Abogado3044

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    2239
    ABOGADO ICA BURGOS. I speak english
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/albergiud/2010-12-12_105447_mi_cuchi.jpg Avatar de Alberto

    Alberto

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    116
    Abogado especializado en laboral , reclamaciones de indemnizaciones ( tráfico) y deudas
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/fcantalapiedra/2010-11-9_1466_Dibujo.jpg Avatar de Fernando Cantalapiedra

    Fernando Cantalapiedra

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    17
    Ejerciendo desde hace cinco años
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/DI/DiegoLM/2011-3-28_102522_DSCN0258copia.64x64.JPG Avatar de DiegoAbogado

    DiegoAbogado

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    746
    Abogado colegiado ejerciente
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/EQ/EquiteLex/2011-12-4_12815_Jesús6.64x64.jpg Avatar de Jesús

    Jesús

    Licenciatura/Derecho

    Clientes satisfechos:

    52
    Abogado colegiado ejerciente /LEGAL GENERAL
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/AR/ariatf/2015-7-28_102459_.64x64.png Avatar de Mariatf19

    Mariatf19

    licenciada en derecho

    Clientes satisfechos:

    972
    MÁSTER EN DERECHO CON DESPACHO PROFESIONAL PROPIO
 
 
 

Preguntas relacionadas con Legal