Cómo funciona JustAnswer:

  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tiene muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio.
    Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.

Formule su propia pregunta a Abogado3044

Abogado3044
Abogado3044, Abogado
Categoría: Legal
Clientes satisfechos: 5735
Experiencia:  ABOGADO ICA BURGOS. I speak english
54639574
Escriba su pregunta sobre Legal aquí...
Abogado3044 está en línea ahora

Hola, tengo alquilado un bajo desde el ano 1984, que entregué

Pregunta del cliente

Hola, tengo alquilado un bajo desde el ano 1984, que entregué sin ningún tipo de obra ni instalación ulterior, sino tal como me lo entregó el constructor. El inquilino hizo reformas varias, primero lo dedicó a un gimnasio, luego a una tienda de deportes.
En diciembre de 2011 se produjo un incendio que destruyó el bajo y ocasionó cuantiosos danos en el edificio y en edificios colindantes.
Los danos del bajo, asi como los de los pisos del edificio, en principio se aviene a pagarlos el seguro de la comunidad, en el que yo contribuía con un 20%. Bien, el problema es el dano del edificio colindante. Mi pregunta es la siguiente, si yo, como duena del bajo tendría que hacer frente a algun tipo de responsabilidad por los danos ocasionados en los edificios colindantes, o si, en todo caso, haría frente el seguro de responsabilidad civil de la comunidad o el seguro de responsabilidad civil del arrendatario.
gracias
Enviada: hace 4 año.
Categoría: Legal
Experto:  noeliabogada escribió hace 4 año.
En primer lugar debe hacerse con una copia del contrato de seguro suscrito por la comunidad de propietarios y leer detenidamente las contingencias cubiertas por el mismo. Por lo general,aunque la garantía de incendio es una cobertura básica, es fundamental que en las pólizas se incluyan también otras coberturas, como por ejemplo, la de responsabilidad civil. De esta forma, también podría tener cubiertas las posibles reclamaciones que reciba la comunidad de propietarios por daños provocados “a terceros", en este caso, las posibles reclamaciones que pudieran presentarse por edificio contiguo.
De la misma manera, debe revisar en todo caso el seguro suscrito por el arrendatario.
Cliente: escribió hace 4 año.
No acepto de ninguna manera semejante estupida respuesta, me parece una broma, lo que me aconseja es leer los seguros, POR FAVOR POR FAVOR,
ya los he leído, le he dicho que he leido jurisprudencia sobre el tema z VD me contesta que lea los seguros que tengo y los del arrendatario, pero bueno esto es un timo; y como no me devuelvan ahora mismo los 45 € los denunciaré en todos los foros, pues me he ocupado de copiar su respuesta.
Experto:  noeliabogada escribió hace 4 año.
Para saber con exactitud quien ha de hacerse cargo de los daños ocasionados por el incendio debe leer el clausurado de la póliza contratada, no hay otra manera de saber cuáles son las coberturas que han suscrito y los límites cubiertos por la responsabilidad civil. Siento que mi respuesta no le haya servido de nada.De todas maneras, voy a emitir informe de su queja al servicio de atención al cliente. Igualmente puede ponerse en contacto [email protected]

Reciba un cordial saludo.
Cliente: escribió hace 4 año.
Sí, eso ya lo he hecho yo.
Pero, si no puede hacerlo pues no acepte mi pregunta, si le he dicho que he leído jurisprudencia sobre el caso, es de suponer que me haya leído los seguros respectivos. Ya me parecía una respuesta muy rápida, pues para ello se tendría que haber enterado un poco, así, es muy facil de ganar 45 euros en un minuto. Mire, le aconsejo que mire las paginas similares de alemania por ejemplo, alli no se atreverian a dar una respuesta seme´jante, para más que vd. es licenciada por la univ de santigo y le estoy preguntando desde esta ciudad.
En fin, Vd. no me ha respondido y yo quiero mi dinero.
Experto:  noeliabogada escribió hace 4 año.
Dejo la pregunta abierta para que otro experto pueda responderle en la forma que usted espera.
Como experto no puedo devolver cantidad alguna, ya que sólo recibo una gratificación única y exclusivamente cuando el cliente acepta mis respuestas. He emitido informe a atención al cliente para que revisen su caso y procedan a la devolución del depósito.
Experto:  Abogado3044 escribió hace 4 año.

Hola

 

Ud dificilmente debe pagar nada.

 

No hay una relación causa efecto entre el incendio y ud que implique responsalibilidad sin negligencia y ud no la ha tenido. Ud ha alquilado y no hay negliegencia por su parte

 

Debe responder el poseedor del inmueble, el arrendador

 

AP Barcelona, Sec. 19.ª, 399/2011, de 7 de septiembre Recurso 620/2010. Ponente: JOSE MANUEL REGADERA SAENZ. EXTRACTOS Generado un incendio dentro del ámbito de control del poseedor de la cosa, se presume que le es imputable, salvo que pruebe que obró con toda la diligencia exigible para evitarlo "... Por lo que hace a la responsabilidad en la producción del siniestro, la resolución de instancia debe ser revocada. En efecto, la actual jurisprudencia en la materia considera que en estos casos se exige la prueba del incendio causante del daño (que sin duda se origina en la vivienda arrendada), no la prueba de la causa concreta que causó el incendio dado que no todo incendio es por caso fortuito, y no basta para llegar a tal conclusión que el siniestro se hubiera producido por causas desconocidas; de modo que generado un incendio dentro del ámbito de control del poseedor de la cosa, hay que presumir que le es imputable, salvo que pruebe que obró con toda la diligencia exigible para evitar la producción del evento dañoso: acreditado el incendio causante del daño, no importa que no esté probada la causa del mismo, debe probarse el incendio, no el hecho, normalmente imposible, que constituye la causa concreta que lo provocó ( SSTS 24 enero 2002 , 27 febrero y 26 junio 2003 , 3 febrero y 20 mayo 2005 , y 5 marzo 2007 ). En consecuencia, aplicando esta doctrina jurisprudencial al caso contemplado, establecido el nexo causal entre el incendio y el daño, originado el primero en la vivienda arrendada por la demandada, se ha de concluir la presunción de actuación negligente o culposa que determina la responsabilidad del art.1902 CC . La demandada no ha acreditado en forma alguna su diligencia, luego debe ser considerada responsable del siniestro. ..." En los Seguros del Hogar y de las Comunidades de Propietarios, se asegura la responsabilidad civil del dominio, y también el uso del inmueble por el propietario o por terceros a quienes se les haya cedido "... Establecido lo anterior, habrá que determinar si la responsabilidad civil de la demandada queda cubierta por las dos pólizas de seguro a que se ha venido haciendo referencia: la combinada del hogar de la que es tomadora y asegurada la propietaria de la vivienda, Dª. Irene ; y la de la Comunidad de Propietarios del edifico sito en la calle AVENIDA000 , NUM000 . Debe señalarse que la demandada ocupa la vivienda con consentimiento de la propietaria y en virtud de la convivencia continuada y de larga duración con el difunto padre de la misma. Y tiene derecho a ocuparla conforme a lo prevenido por el art. 18.2 de la Ley 10/1998 de Uniones Estables de Pareja . Si esto es así, el art. 43 de la LCS establece en su párrafo 3º que "El asegurador no tendrá derecho a la subrogación... contra el causante del siniestro que sea, respecto del asegurado, pariente en línea directa o colateral del tercer grado civil de consanguinidad...". Desde luego, la demandada no es la madre de la asegurada, pero si existe entre ellas una relación de hecho que puede resultar asimilable, ya que la demandada fue durante años la pareja del difunto padre de la asegurada. Teniendo en cuenta que conforme a lo prevenido por el art. 3.1 del Cc las normas deben ser interpretadas teniendo en cuenta la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, no puede excluirse de la aplicación de la norma a la demandada. Téngase en cuenta que se podrían producir situaciones absurdas, en una sociedad como la actual, en la que conviven parejas de hecho con hijos que no son comunes. Podría ser ilimitado el número de supuestos en el que causado un incidente por una de las personas que habitan la vivienda, el seguro del hogar no cubriera las consecuencias dañosas por la aplicación estricta del art. 43 de la LCS , que no contempla muchas de las relaciones personales, de hecho y cuasi- familiares, que hoy se producen. Dicho lo anterior también cabe añadir que como señaló la S. de la A.P. de Huelva de 21 de junio de 2007 : "si que debe responder la aseguradora, puesto que en los seguros que nos ocupa no solo se asegura la responsabilidad civil del dominio, sino también del uso y utilización del inmueble asegurado, que puede realizar el propietario por sí mismo o puede cederlo a terceros por arrendamiento o bien por liberalidad, por lo que hay que interpretar el contrato de seguro en cuanto al riesgo asegurado en sus justos términos y no de forma restrictiva, por lo que procede que la aseguradora responda de los daños reclamados, derivados de la actuación negligente del usuario de la vivienda objeto del seguro". Las situaciones en las que el propietario de la vivienda tiene suscrito el seguro y el ocupante es otro, sea por cualquier título, deben quedar comprendidas en el seguro, ya que de otra forma en muchas ocasiones existiría una carencia sobrevenida de objeto, pues si el asegurado no habita la vivienda es imposible que incurra en responsabilidad en este tipo de supuestos. A lo anterior debe añadirse que en autos consta el clausulado general del seguro de "edificios y comunidades", pero no el del seguro "combinado del hogar". La parte no ha aportado más que el clausulado particular de dicho seguro, en el que no se hace referencia alguna a quién o quienes pueden considerarse asegurados, y desde luego no consta que se haga exclusión alguna de ocupantes de la vivienda que no sean el propio asegurado. Por lo que hace al seguro de la Comunidad de Propietarios, las mismas razones llevan a que la actora no pueda repetir el importe de los daños. Por tanto, y en resumen, no puede decirse que la demandada no estuviera amparada por el seguro combinado del hogar suscrito por la propietaria de la vivienda, ni puede mantenerse que no estuviera cubierta por el seguro contratado por la Comunidad de Propietarios, como ocupante de la vivienda, con mayor razón al haber quedado acreditado que quien abonaba las cuotas comunitarias era la demandada. Lo anterior conlleva la desestimación del recurso y la confirmación de la resolución recurrida, sólo en cuanto al sentido de su fallo y por los razonamientos aquí damos. ..." ANTECEDENTES DE HECHO PRIMERO.- La parte dispositiva de la resolución apelada es del tenor literal siguiente: "DESESTIMAR la demanda interposada pel Procurador dels Tribunals Eugeni Teixidó Gou, en representació de l'entitat "SANTA LUCIA, SA", i dirigida contra Doña. Angustia , la qual queda absolta de les reclamacions formulades en la seva contra. Les costes del present procediment hauran de ser satisfetes per la part demandant." SEGUNDO.- Contra la anterior sentencia se interpuso recurso de apelación por la parte actora mediante su escrito motivado, dándose traslado a la contraria y elevándose las actuaciones a esta Audiencia Provincial. TERCERO.- Se señaló para la deliberación, votación y fallo el día 21 de junio de 2011. CUARTO.- En el presente procedimiento se han observado y cumplido las prescripciones legales. VISTO, siendo Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. JOSE MANUEL REGADERA SAENZ. FUNDAMENTOS DE DERECHO PRIMERO.- Por parte de la representación de SANTA LUCÍA, S.A. se interpone recurso de apelación contra la Sentencia dictada el día 8 de junio de 2010 por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Cornellá de Llobregat en Juicio Ordinario 310/2009. La referida resolución desestimó la demanda interpuesta por la apelante contra Dª. Angustia en reclamación de 17.980,02 euros, que es el importe de los daños causados en la vivienda sita en la calle AVENIDA000 , NUM000 , NUM001 - NUM002 (de la que es ocupante la demandada) y el edifico en el que está la referida vivienda como consecuencia del incendio que en el interior de la misma se produjo el día 30-6-2008 por la negligencia de la demandada. La resolución de instancia consideró que no había acreditado la actora que la demandada actuara de forma negligente, luego desestimó la demanda. Y lo anterior sin entrar a conocer de la problemática que se planteaba respecto al título por el que la demandada ocupaba la vivienda y, por tanto, si podía ser considerada asegurada de la actora o no. La apelante niega que no haya quedado acreditada la negligencia de la demandada y, en todo caso, manifiesta que ésta no ha acreditado haber obrado diligentemente. Por otra parte, señala que el seguro de la vivienda, del que es titular la propietaria (Dª. Irene ), no puede cubrir el siniestro sea cual sea el titulo por el que la demandada ocupe la vivienda. Lo mismo pasa respecto al seguro de la Comunidad de Propietarios, pues no consta que la demandada pague las cuotas comunitarias ni sea miembro de la misma. La apelada solicita la confirmación de la resolución recurrida, y señala que la demandada ocupa la vivienda con título legítimo ya que era la pareja de hecho del padre de la propietaria, lo que implica que la aseguradora deba hacerse cargo de los daños causados en virtud de la póliza de seguro del hogar suscrita por la propietaria, quien consintió la ocupación de la vivienda. Por otra parte, señala que también debe quedar cubierta por el seguro de la Comunidad de Propietarios, ya que es ella quien abona las cuotas comunitarias. SEGUNDO.- Por lo que hace a la responsabilidad en la producción del siniestro, la resolución de instancia debe ser revocada. En efecto, la actual jurisprudencia en la materia considera que en estos casos se exige la prueba del incendio causante del daño (que sin duda se origina en la vivienda arrendada), no la prueba de la causa concreta que causó el incendio dado que no todo incendio es por caso fortuito, y no basta para llegar a tal conclusión que el siniestro se hubiera producido por causas desconocidas; de modo que generado un incendio dentro del ámbito de control del poseedor de la cosa, hay que presumir que le es imputable, salvo que pruebe que obró con toda la diligencia exigible para evitar la producción del evento dañoso: acreditado el incendio causante del daño, no importa que no esté probada la causa del mismo, debe probarse el incendio, no el hecho, normalmente imposible, que constituye la causa concreta que lo provocó ( SSTS 24 enero 2002 , 27 febrero y 26 junio 2003 , 3 febrero y 20 mayo 2005 , y 5 marzo 2007 ). En consecuencia, aplicando esta doctrina jurisprudencial al caso contemplado, establecido el nexo causal entre el incendio y el daño, originado el primero en la vivienda arrendada por la demandada, se ha de concluir la presunción de actuación negligente o culposa que determina la responsabilidad del art.1902 CC . La demandada no ha acreditado en forma alguna su diligencia, luego debe ser considerada responsable del siniestro. TERCERO.- Establecido lo anterior, habrá que determinar si la responsabilidad civil de la demandada queda cubierta por las dos pólizas de seguro a que se ha venido haciendo referencia: la combinada del hogar de la que es tomadora y asegurada la propietaria de la vivienda, Dª. Irene ; y la de la Comunidad de Propietarios del edifico sito en la calle AVENIDA000 , NUM000 . Debe señalarse que la demandada ocupa la vivienda con consentimiento de la propietaria y en virtud de la convivencia continuada y de larga duración con el difunto padre de la misma. Y tiene derecho a ocuparla conforme a lo prevenido por el art. 18.2 de la Ley 10/1998 de Uniones Estables de Pareja . Si esto es así, el art. 43 de la LCS establece en su párrafo 3º que "El asegurador no tendrá derecho a la subrogación... contra el causante del siniestro que sea, respecto del asegurado, pariente en línea directa o colateral del tercer grado civil de consanguinidad...". Desde luego, la demandada no es la madre de la asegurada, pero si existe entre ellas una relación de hecho que puede resultar asimilable, ya que la demandada fue durante años la pareja del difunto padre de la asegurada. Teniendo en cuenta que conforme a lo prevenido por el art. 3.1 del Cc las normas deben ser interpretadas teniendo en cuenta la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, no puede excluirse de la aplicación de la norma a la demandada. Téngase en cuenta que se podrían producir situaciones absurdas, en una sociedad como la actual, en la que conviven parejas de hecho con hijos que no son comunes. Podría ser ilimitado el número de supuestos en el que causado un incidente por una de las personas que habitan la vivienda, el seguro del hogar no cubriera las consecuencias dañosas por la aplicación estricta del art. 43 de la LCS , que no contempla muchas de las relaciones personales, de hecho y cuasi- familiares, que hoy se producen. Dicho lo anterior también cabe añadir que como señaló la S. de la A.P. de Huelva de 21 de junio de 2007 : "si que debe responder la aseguradora, puesto que en los seguros que nos ocupa no solo se asegura la responsabilidad civil del dominio, sino también del uso y utilización del inmueble asegurado, que puede realizar el propietario por sí mismo o puede cederlo a terceros por arrendamiento o bien por liberalidad, por lo que hay que interpretar el contrato de seguro en cuanto al riesgo asegurado en sus justos términos y no de forma restrictiva, por lo que procede que la aseguradora responda de los daños reclamados, derivados de la actuación negligente del usuario de la vivienda objeto del seguro". Las situaciones en las que el propietario de la vivienda tiene suscrito el seguro y el ocupante es otro, sea por cualquier título, deben quedar comprendidas en el seguro, ya que de otra forma en muchas ocasiones existiría una carencia sobrevenida de objeto, pues si el asegurado no habita la vivienda es imposible que incurra en responsabilidad en este tipo de supuestos. A lo anterior debe añadirse que en autos consta el clausulado general del seguro de "edificios y comunidades", pero no el del seguro "combinado del hogar". La parte no ha aportado más que el clausulado particular de dicho seguro, en el que no se hace referencia alguna a quién o quienes pueden considerarse asegurados, y desde luego no consta que se haga exclusión alguna de ocupantes de la vivienda que no sean el propio asegurado. Por lo que hace al seguro de la Comunidad de Propietarios, las mismas razones llevan a que la actora no pueda repetir el importe de los daños. Por tanto, y en resumen, no puede decirse que la demandada no estuviera amparada por el seguro combinado del hogar suscrito por la propietaria de la vivienda, ni puede mantenerse que no estuviera cubierta por el seguro contratado por la Comunidad de Propietarios, como ocupante de la vivienda, con mayor razón al haber quedado acreditado que quien abonaba las cuotas comunitarias era la demandada. Lo anterior conlleva la desestimación del recurso y la confirmación de la resolución recurrida, sólo en cuanto al sentido de su fallo y por los razonamientos aquí damos. CUARTO.- Visto el art. 398 de la LEC no se hará expresa imposición de las costas causadas, al desestimarse el recurso por razones bien distintas por las que se desestimó la demanda en primera instancia. VISTOS los preceptos legales citados y los demás de general y pertinente aplicación, FALLAMOS Desestimar el recurso de apelación interpuesto por parte de la representación de SANTA LUCÍA, S.A. contra la Sentencia dictada el día 8 de junio de 2010 por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Cornellá de Llobregat en Juicio Ordinario 310/2009, que se confirma sin hacer expresa imposición de las costas de esta alzada. A los efectos del artículo 208 LEC se indica que contra la presente sentencia -dictada en un juicio ordinario de cuantía inferior a 150.000 €- no cabe recurso de casación o de infracción procesal ante el Tribunal Supremo (entre otros muchos, ATS 15 de julio de 2008 , que sigue las directrices de la Junta General de magistrados celebrada el 12 de diciembre de 2000), salvo que la casación se funde, exclusivamente o junto a otros motivos, en infracción de norma o normas de derecho civil de Catalunya, en cuyo caso cabe interponer el recurso de casación y el extraordinario por infracción procesal por ante el Tribunal Superior de Justicia de esta Comunidad (arts. 466.1, 477.2 y 478.1 II y disposición final 16ª LEC y AATSJ Catalunya 15 de octubre y 24 de noviembre de 2009 ). Contra esta Sentencia no cabe interponer recurso ordinario alguno. Y firme que sea esta resolución, devuélvanse los autos originales al Juzgado de su procedencia, con testimonio de la misma para su cumplimiento. Así por esta nuestra sentencia, de la cual se unirá certificación al rollo, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. PUBLICACIÓN.- En Barcelona, a 07.09.2011 , y una vez firmada por todos los Magistrados que la han dictado, se da a la anterior sentencia la publicidad ordenada por la Constitución y las Leyes. DOY FE.

 

Si me deja 10 minutos le busco mas jurisprudencia

Experto:  Abogado3044 escribió hace 4 año.

Además la responsabilidad del inquilino se presume Iuris tantum

 

P/SENT/632278 AP Barcelona, Sec. 1.ª, 160/2011, de 18 de abril Recurso 494/2009. Ponente: ANTONIO RAMON RECIO CORDOVA. EXTRACTOS Originado el incendio se presume la culpabilidad de la arrendataria ocupante de la vivienda salvo que pruebe haber actuado con toda la diligencia exigible para evitar el daño "... Entrando ya a conocer en el fondo del asunto, relativo a la responsabilidad de la ahora recurrente en la causación del siniestro, conviene comenzar por recordar la reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo referida a siniestros derivados de incendios en virtud de la cual, y una vez comprobado que el foco del incendio se encuentra en la vivienda ocupada por la arrendataria (cuestión pacífica), incumbe a dicha demandada, ahora recurrente, acreditar el caso fortuito dado que debe presumirse culpa en el ocupante de la vivienda por negligencia en el uso de la casa (parece que la causa del siniestro de autos pudiera encontrarse en el sobrecalentamiento de un enchufe múltiple adicional por exceso de aparatos conectados -así lo indican todos lo peritos que han analizado el caso-). En efecto, la actual jurisprudencia en la materia considera que en estos casos se exige la prueba del incendio causante del daño (que sin duda se origina en la vivienda arrendada), no la prueba de la causa concreta que causó el incendio dado que no todo incendio es por caso fortuito, y no basta para llegar a tal conclusión que el siniestro se hubiera producido por causas desconocidas; de modo que generado un incendio dentro del ámbito de control del poseedor de la cosa (arrendataria), hay que presumir que le es imputable, salvo que pruebe que obró con toda la diligencia exigible para evitar la producción del evento dañoso: acreditado el incendio causante del daño, no importa que no esté probada la causa del mismo, debe probarse el incendio, no el hecho, normalmente imposible, que constituye la causa concreta que lo provocó ( SSTS 24 enero 2002 , 27 febrero y 26 junio 2003 , 3 febrero y 20 mayo 2005 , y 5 marzo 2007 ). En consecuencia, aplicando esta doctrina jurisprudencial al caso contemplado, establecido el nexo causal entre el incendio y el daño, originado el primero en la vivienda arrendada por la demandada, se ha de concluir la presunción de actuación negligente o culposa que determina la responsabilidad del art.1902 CC ; correspondiendo a la actora percibir el importe reclamado al haber indemnizado a su asegurada por los daños sufridos en su vivienda. ..." ANTECEDENTES DE HECHO PRIMERO.- La sentencia antes señalada, tras los correspondientes Fundamentos de Derecho, establece en su parte dispositiva lo siguiente: FALLO: Que etimando parcialmente la demanda presentada por la Sra. Luisa Infante en representación de ALLIANZ COMPAÑÍA DE SEGUROS Y REASEGUROS asistida por la Sra. Elisa Ruiz de Querol, frente a D. Herminio y WINTERTHUR SEGUROS GENERALES representados por el Sr. Raúl González y asistidos por el Sr. C. García Franco, y frente a Dña. Isabel representada por la Sra. Dolores González y asistida por el Sr. José Galindo García. 1.Condeno a Dña. Isabel al pago de 4.292,30 € a la actora, mas los intereses desde la interposición de la demanda. 2.Absuelvo a D. Herminio y WINTERTHUR SEGUROS GENERALES de las peticiones del actor. 3.No se hace expresa imposición de costas. SEGUNDO.- Las partes antes identificadas han expresado en sus respectivos escritos de apelación y, en su caso, de contestación, las peticiones a las que se concreta su impugnación y los argumentos en los que las fundamentan, que se encuentran unidos a los autos. Fundamenta la decisión del Tribunal el Ilmo. Sr. Magistrado Ponente DON ANTONIO RECIO CORDOVA. FUNDAMENTOS DE DERECHO PRIMERO.- La representación en autos de la aseguradora ALLIANZ COMPAÑÍA DE SEGUROS Y REASEGUROS, SA apunta en su escrito inicial que, en su condición de aseguradora de la vivienda sita en la AVENIDA000 NUM000 NUM001 de Barcelona, ha tenido que hacer frente al coste de reparación de los daños sufridos en dicho inmueble como consecuencia del incendio que se produjo en el piso inferior al asegurado, la vivienda NUM002 , propiedad del demandado D. Herminio , que tiene suscrita póliza de seguro con WINTERTHUR, y ocupado en régimen de alquiler por la también demandada Dª Isabel ; por lo que ejercitaba acción subrogatoria al amparo del art.43 LCS en reclamación de la cantidad de 4.292 ,30 euros "contra la compañía aseguradora WINTERTHUR, su asegurada propietaria del edificio Herminio y la inquilina de la vivienda Isabel , y en su día, y previos los trámites legales oportunos, se sirva dictar sentencia en la que se condene a las demandadas al pago del importe reclamado, más los intereses devengados e imposición de costas a las mismas". La sentencia de instancia, tras señalar que "la causa del incendio tuvo su origen en una toma de múltiple conexión en el que se habría producido una sobrecarga que habría dado lugar a un cortocircuito" , concluye que la responsabilidad del incendio se ha de imputar a la arrendataria con la siguiente argumentación: "En cualquier caso, el origen del fuego habría sido un aumento de la resistencia eléctrica de los aparatos conectados en su enchufe múltiple, circunstancia que únicamente puede ser imputable a la ocupante de la vivienda. El contrato se suscribió en fecha 1 de Agosto de 2003, y el siniestro tuvo lugar el 12 de Diciembre de 2005, por lo que no puede responder el propietario por los concretos aparatos que estuvieran enchufados en la red eléctrica en el momento de los hechos dos años y medio después de que la arrendataria ocupara la vivienda". Frente a tal resolución se alza la arrendataria demandada por los siguientes motivos: 1º Nulidad de actuaciones desde la celebración de la audiencia previa, incluida la misma, por la indefensión que comporta el no haber recibido los escritos de oposición a la demanda presentados por las codemandadas comparecidas, y los documentos acompañados, con anterioridad a la audiencia previa: "Es por ello, que como cuestión previa, se solicita de la Sala la declaración de nulidad de todo lo actuado a partir de la audiencia previa incluida el contenido de ésta, o en su caso subsanar los defectos procesales cometidos por el Juzgado de Instancia, abriendo el proceso a prueba en la segunda instancia y practicando las pruebas que se proponen". 2º La vivienda se alquiló con muebles, y en concreto, con dos lámparas de pie, sin que exista por tanto prueba de que la causa del incendio pueda imputarse a la arrendataria: "Es evidente, que si la vivienda fue arrendada con muebles y éstos constan relacionados en el contrato de arrendamiento, será la actora o en su caso, las codemandadas que deberán acreditar que por parte de la arrendataria ha introducido el elemento causante del siniestro, extremo que no se ha producido...Es pues, que la única causa directa del resultado del incendio, como aseveran los bomberos, es un mal funcionamiento de la instalación eléctrica existente en la vivienda, con independencia del punto en concreto en que se inició y la posible existencia de un enchufe múltiple a la que se pretende atribuir la causa...Por el hecho de la existencia del contrato de arrendamiento, la juzgadora de instancia, sin prueba alguna que acredite que mi representada es la responsable de introducir en la vivienda elementos provocadores del incendio, ha dado por hecho que ella lo ha introducido y por ello es responsable del resultado del incendio. Nadie ha practicado prueba, ni puede acreditarse que es ella la responsable de su colocación y, únicamente, lo que ha quedado acreditado que ella ha estado usando el mobiliario existente en el piso en el momento del arriendo, por cuyo motivo estaba pagando el correspondiente canon arrendaticio y que con el pago de dicho canon, por la vivienda arrendada y el mobiliario existente en el mismo, incluida la instalación eléctrica, que al parecer falló e impidió que el siniestro se produjera y, por consiguiente, es totalmente erróneo atribuir el fallo de la instalación eléctrica a responsabilidad de la arrendataria". En definitiva, interesa la recurrente de esta Sala en el Suplico de su escrito interponiendo al apelación "se dicte sentencia, por medio de la cual, en primer lugar se declare la nulidad de los autos, retrotrayendo las actuaciones al momento de la celebración de la AUDIENCIA PREVIA, para que previo traslado de los escritos presentados por las codemandadas y documentos con ellos aportados, por las partes con conocimiento del total contenido del proceso, puedan proponer las pruebas que estimen procedentes para la defensa de sus intereses y con carácter subsidiario, para el hipotético supuesto que por la Sala no se acuerde la nulidad interesada con carácter principal, se dicte sentencia en la que estimando el presente recurso, se desestime la demanda formulada contra DOÑA Isabel , con imposición a la actora de la costas causadas en este proceso". SEGUNDO .- Planteado el debate en esta alzada en los términos referidos en el numeral anterior, comenzaremos por dar respuesta al primero de los motivos del recurso que pretende la nulidad de lo actuado al no haberse dado traslado a la arrendataria demandada de la contestación a la demanda efectuada por los codemandados (propietario y aseguradora de la vivienda) con anterioridad al acto de la audiencia previa. Pues bien, tal nulidad de actuaciones no puede prosperar desde el momento en que la ahora recurrente no denunció la pretendida infracción procesal en el momento oportuno, esto es, en el acto de la audiencia previa, por lo que no puede ahora pretender que se retrotraigan las actuaciones para celebrar nuevamente tal acto en atención a la previsión al respecto expresamente recogida en el art.459 LEC in fine : "Asimismo, el apelante deberá acreditar que denunció oportunamente la infracción, si hubiere tenido oportunidad procesal para ello". Por otro lado, y dando ahora respuesta a la pretensión subsidiaria formulada en este motivo del recurso tendente a la practica de prueba en segunda instancia, es de observar que por auto de fecha 25 de noviembre de 2009 ya se accedió a tal solicitud, evitando con ello toda indefensión que pudiera haber sufrido la ahora recurrente en la instancia. En consecuencia, este primer motivo del recurso no puede prosperar. TERCERO .- Entrando ya a conocer en el fondo del asunto, relativo a la responsabilidad de la ahora recurrente en la causación del siniestro, conviene comenzar por recordar la reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo referida a siniestros derivados de incendios en virtud de la cual, y una vez comprobado que el foco del incendio se encuentra en la vivienda ocupada por la arrendataria (cuestión pacífica), incumbe a dicha demandada, ahora recurrente, acreditar el caso fortuito dado que debe presumirse culpa en el ocupante de la vivienda por negligencia en el uso de la casa (parece que la causa del siniestro de autos pudiera encontrarse en el sobrecalentamiento de un enchufe múltiple adicional por exceso de aparatos conectados -así lo indican todos lo peritos que han analizado el caso-). En efecto, la actual jurisprudencia en la materia considera que en estos casos se exige la prueba del incendio causante del daño (que sin duda se origina en la vivienda arrendada), no la prueba de la causa concreta que causó el incendio dado que no todo incendio es por caso fortuito, y no basta para llegar a tal conclusión que el siniestro se hubiera producido por causas desconocidas; de modo que generado un incendio dentro del ámbito de control del poseedor de la cosa (arrendataria), hay que presumir que le es imputable, salvo que pruebe que obró con toda la diligencia exigible para evitar la producción del evento dañoso: acreditado el incendio causante del daño, no importa que no esté probada la causa del mismo, debe probarse el incendio, no el hecho, normalmente imposible, que constituye la causa concreta que lo provocó ( SSTS 24 enero 2002 , 27 febrero y 26 junio 2003 , 3 febrero y 20 mayo 2005 , y 5 marzo 2007 ). En consecuencia, aplicando esta doctrina jurisprudencial al caso contemplado, establecido el nexo causal entre el incendio y el daño, originado el primero en la vivienda arrendada por la demandada, se ha de concluir la presunción de actuación negligente o culposa que determina la responsabilidad del art.1902 CC ; correspondiendo a la actora percibir el importe reclamado al haber indemnizado a su asegurada por los daños sufridos en su vivienda. A la anterior conclusión no obsta la pretendida responsabilidad que pudiera incumbir al propietario de la vivienda, y ello por cuanto no existe prueba alguna en las actuaciones que permita afirmar el mal estado de la instalación eléctrica de la vivienda, antes al contrario, los peritos que informaron en el acto del juicio apuntaron la corrección de la misma; sin que, en todo caso, el propietario deba responder de la acción del inquilino por cuanto no consta conociera la necesidad de subsanar los posibles defectos de tal instalación. En este punto cabe citar la sentencia de la Sala 1ª del Tribunal Supremo de 6 de abril de 2001 cuando llega a afirmar lo siguiente: "Si bien podría también exigirse responsabilidad extracontractual o aquiliana al propietario- arrendador de la vivienda, aunque nunca con base en el citado precepto, sino en el genérico artículo 1902 del Código Civil , ello sería en el supuesto de que habiendo sido la causa determinante del daño el mal estado de las instalaciones de la vivienda, el propietario-arrendador conociendo dicha circunstancia hubiera dejado de cumplir la obligación que le incumbe de repararlas, (número 2 del artículo 1.554 del citado Código y artículo 107 de la Ley de Arrendamientos Urbanos ), pero dicha hipótesis no concurre en el caso que nos ocupa..." . En consecuencia, este segundo motivo del recurso tampoco puede prosperar. CUARTO .- En atención a todo lo expuesto, se ha de desestimar el recurso de apelación interpuesto por la arrendataria demandada; procediendo, en consecuencia, la confirmación de la sentencia de instancia, con imposición de las costas devengadas en esta alzada a la recurrente al desestimarse todas sus pretensiones (arts.394 y 398.1 LEC ). FALLAMOS El Tribunal acuerda: Desestimamos el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de Dª Isabel contra la sentencia de 30 de marzo de 2009 dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 36 de Barcelona , que confirmamos en todos sus extremos, siendo a cargo de la indicada recurrente las costas devengadas en esta alzada. La presente sentencia es susceptible de recurso de casación si concurren los requisitos legales (art. 469-477 - disposición final 16 LEC), que se preparara ante este Tribunal en un plazo de cinco dias a contar desde la notificación de la presente. Firme esta resolución, devuélvanse los autos al Juzgado de su procedencia, con certificación de la misma. Pronuncian y firman esta sentencia los indicados Magistrados integrantes de este Tribunal.

Experto:  Abogado3044 escribió hace 4 año.

Y la responsabilidad del inquilino transciende a bienes propiedad del arrendatario

 

AP Asturias, Gijón, Sec. 7.ª, 26/2011, de 28 de enero Recurso 438/2010. Ponente: RAFAEL MARTIN DEL PESO GARCIA. EXTRACTOS El hecho de que el incendio se ocasionara por una avería interna del calentador de la vivienda, no implica la responsabilidad del arrendador, pues quien detenta su uso es el arrendatario "... Ciertamente resultan poco comprensibles los argumentos y la tesis esgrimida por la entidad recurrente en su demanda , y ahora en su impugnación, para desvirtuar la claridad de razonamientos de la apelada, por cuanto en primer lugar el demandante se subroga en la posición del inquilino contra su arrendador, en la que lo procedente es la exigencia de la responsabilidad contractual pertinente en caso que los daños al inmueble (propiedad del arrendador ) y la pérdida del uso de la vivienda se hallan debido al incumplimiento de sus obligaciones contractuales, lo que se analiza a través de un precepto distinto, como señala la apelada, del invocado, que no es otro que el art 1563 del CC , que hace por el contario responsable al arrendatario del deterioro (al fin y a la postre es quien tiene la posesión la casa y lo que en ella hay), salvo que demuestre que no hubo culpa o negligencia por su parte, de modo que no es posible predicar la responsabilidad propugnada a través de la norma en cuestión, a lo que hemos de añadir lo endeble que resulta la pericial para fundamentar la condena del arrendador, puesto que el hecho de que se determinase que el calentador sufrió una avería interna (ignorándose si debida a un defecto de fabricación o de uso, pues el aparato no requiere de medidas especiales de mantenimiento) no puede dar lugar a la responsabilidad del demandado, como con total falta de fundamento y rigor se esgrime en la demanda por falta de vigilancia y conservación, cuando no detenta el uso del aparato la demandada, si no el asegurado de la actora, de ahí que sea acertada la cita de la sentencia de TS 4 noviembre 2009 por la apelada pues el asegurado de la actora quien ejerce el control o vigilancia sobre el aparato, sin que conste hubiese tenido algún problema grave de funcionamiento previo, puesto en conocimiento de la arrendadora y desatendido, que justifique siquiera mínimamente la tesis del impugnante, por completo injustificada. ..." ANTECEDENTES DE HECHO PRIMERO .- El Juzgado de Primera Instancia nº 10 de Gijón, dictó en los referidos autos sentencia de 28 de abril del 2010 , cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: " Desestimo íntegramente la demanda deducida a instancias de SANTA LUCIA SA, contra Dª Covadonga y, inconsecuencia, la absuelvo de cuantas pretensiones se contienen en aquella. Con imposición de costas a la demandante" SEGUNDO. -Notificada la anterior sentencia a las partes por la representación de SEGUROS SANTA LUCIA SA, se interpuso recurso de apelación y admitido a trámite se remitieron a esta Audiencia Provincial donde se registró al Rollo nº 438/10, y cumplidos los oportunos trámites se señaló para la deliberación y votación del presente recurso el pasado día 25 de enero. TERCERO .- En la tramitación de este recurso se han observado las correspondientes prescripciones legales. Vistos siendo Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. RAFAEL MARTIN DEL PESO GARCIA.- FUNDAMENTOS DE DERECHO PRIMERO. - En el recurso de apelación interpuesto la aseguradora del arrendatario que ha abonado a este los daños causados a la vivienda reclama de la propiedad ejercitando la acción de repetición en virtud de lo dispuesto en el artículo 43 de la LCS , con apoyo en el artículo 1902 del CC , contra aquella, porque según la pericial que aporta, el incendio en el inmueble se ha debido a una avería interna del calentador perteneciente al demandado, alzándose el recurso contra el rechazo de la demanda. SEGUNDO .- Ciertamente resultan poco comprensibles los argumentos y la tesis esgrimida por la entidad recurrente en su demanda , y ahora en su impugnación, para desvirtuar la claridad de razonamientos de la apelada, por cuanto en primer lugar el demandante se subroga en la posición del inquilino contra su arrendador, en la que lo procedente es la exigencia de la responsabilidad contractual pertinente en caso que los daños al inmueble (propiedad del arrendador ) y la pérdida del uso de la vivienda se hallan debido al incumplimiento de sus obligaciones contractuales, lo que se analiza a través de un precepto distinto, como señala la apelada, del invocado, que no es otro que el art 1563 del CC , que hace por el contario responsable al arrendatario del deterioro (al fin y a la postre es quien tiene la posesión la casa y lo que en ella hay), salvo que demuestre que no hubo culpa o negligencia por su parte, de modo que no es posible predicar la responsabilidad propugnada a través de la norma en cuestión, a lo que hemos de añadir lo endeble que resulta la pericial para fundamentar la condena del arrendador, puesto que el hecho de que se determinase que el calentador sufrió una avería interna (ignorándose si debida a un defecto de fabricación o de uso, pues el aparato no requiere de medidas especiales de mantenimiento) no puede dar lugar a la responsabilidad del demandado, como con total falta de fundamento y rigor se esgrime en la demanda por falta de vigilancia y conservación, cuando no detenta el uso del aparato la demandada, si no el asegurado de la actora, de ahí que sea acertada la cita de la sentencia de TS 4 noviembre 2009 por la apelada pues el asegurado de la actora quien ejerce el control o vigilancia sobre el aparato, sin que conste hubiese tenido algún problema grave de funcionamiento previo, puesto en conocimiento de la arrendadora y desatendido, que justifique siquiera mínimamente la tesis del impugnante, por completo injustificada. TERCERO. - Desestimado el recurso, las costas se imponen al apelante (artículo 398 Ley de Enjuiciamiento Civil ) FALLAMOS Se DESESTIMA el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de SANTA LUCIA S.A. COMPAÑÍA DE SEGUROS, contra a sentencia de 28 de abril de 2010, dictada en autos de P. Ordinario nº 179/10, por el Ilmo. Sr. Magistrado Juez del Juzgado de Primera Instancia nº 10 de Gijón , la que se confirma en su integridad con imposición de las costas causadas a la recurrente. Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. PUBLICACION.- - La anterior sentencia se ha hecho pública en el día de la fecha. En Gijón, a siete de febrero de dos mil once . Doy fe.-

Abogado3044, Abogado
Categoría: Legal
Clientes satisfechos: 5735
Experiencia: ABOGADO ICA BURGOS. I speak english
Abogado3044 y otros otros especialistas en Legal están preparados para ayudarle
Experto:  Abogado3044 escribió hace 4 año.
Gracias XXXXX XXXXX aceptación, le comento que si necesita alguna aclaración posterior o me quiere pedir jusrisprudencia en una línea concreta le ofrezco ayudarle sin ulterior coste
Cliente: escribió hace 4 año.
Gracias, XXXXX XXXXX todas las sentencias y en general se estima que es una cuestión del arrendatario y no del arrendador.
La cuestión es que según el análisis de los expertos, uno de la compañia del arrendatario (Reale) dice que el origen del incendio fue algo de la instalación eléctrica. Otro perito de la compañía de seguros de la comunidad dice que fue un ordenador.
Parece que al arrendatario le va mejor decir que fue el fallo de la instalación eléctrica, pero
- yo no he realizado instalación eléctrica alguna en el bajo (no entro en él desde el año 1984)
- Si la instalación eléctrica estaba de obra -cosa que dudo- en todo caso no he recibido comunicación alguna del inquilino en el sentido de que estaba deficiente -caso de que lo estuviera- y cómo iba yo a saberlo, si no tengo acceso al bajo alquilado.
gracias,
Experto:  Abogado3044 escribió hace 4 año.

En ninguno de los dos supuestos entiendo que se le pueda extender a ud la reponsabilidad.

 

Toda responsabilidad debe basarse en culpa, negligencia o falta, no en la propiedad. Ud no ha incumplido ningún deber no obligación, y quien quiera trasladarle culpa, deberá probar ese nexo causal entre el daño y su posición, más alla de ser mera propietaria, es decir, que incumplió alguna obligación propia ó que tuvo dejación en atender los requerimiento del arrendatario, pero a falta de éstos, toda la responsabilidad es de él, salvo que pueda él acreditar lo contario.

 

Si es por deficiencia de la instalación, corresponde a la parte arrendataria demostarr que se le comunicaron deficiencias, lo que habilitaría responsabilidad por parted e Ud, a falta de comunicación de deficiencias no existen.

 

AP Madrid, Sec. 25.ª, 491/2009, de 30 de octubre Recurso 814/2008. Ponente: FERNANDO DELGADO RODRIGUEZ. EXTRACTOS No consta que la arrendadora tuviera culpa alguna del mal funcionamiento del cuadro eléctrico, correspondiendo a la arrendataria el correcto mantenimiento de las instalaciones de los locales arrendados en su conjunto "... El marco normativo regulador de la presente litis viene constituido principalmente por la norma contenida en el art. 1554 C.Civil que viene a imponer al arrendador una serie de obligaciones en el ámbito del contrato de locación entre las que se encuentran las de realizar en la cosa arrendada las reparaciones necesarias a fin de conservarla en estado de servir para el uso a que ha sido destinada así como la de mantener al arrendatario en el goce pacífico del arrendamiento por todo el tiempo del contrato, obligaciones que conforme jurisprudencia reiterada incluyen las de entregar el local arrendado en condiciones de servir al desarrollo de la actividad mercantil para la que fue arrendado, si es que al inicio de tal actividad se oponen obstáculos administrativos que pueden frustrar el fin del contrato al impedir la completa y satisfactoria utilización del local arrendado y así aquella doctrina (plasmada en SSTS 18-10-93, 30-5-94 ) entiende aplicables en tal caso lo dispuesto en el art. 1556 en relación con la norma más amplia del art. 1124 CC para concluir la existencia de un incumplimiento resolutorio, o bien la aplicación de la regla general en materia de responsabilidad civil consagrada en el art. 1101 CC para acceder a la indemnización por los daños y perjuicios causados (así en STS 26-9-2000 ). Concretando aún más la cuestión, la obligación que atañe al arrendador será la de poner al arrendatario en posesión de la cosa a que el primero se hubiera comprometido, para evitar, incluso, toda perturbación de derecho que en este supuesto queda a merced de cualquier comprobación por parte del correspondiente organismo, en este caso Iberdrola, pues lo contrario se equipara a una desatención de la obligación que le incumbe de mantener al arrendatario en el goce pacífico de la cosa (SSTS 26 septiembre 2000 y 24 enero 2002 ), aspectos dilucidados también en las sentencias de las Audiencias Provinciales de Madrid, sec. 25ª, de 8-5-2007, nº 236/2007, rec. 555/2006 y Asturias, sec. 1ª, de 15-12-2008, nº 375/2008, rec. 225/2008 . Sentadas las anteriores premisas y pasando a examinar el contenido del contrato de arrendamiento de los locales litigiosos de 4 de agosto de 2003, folios 118 a 121 de autos, que dispone en su estipulación sexta: "El arrendador no responde, ni está obligado a indemnizar ... por averías u otra causa ajeno al mismo, siempre que no obedezcan a causas a él imputables", y en su estipulación novena: "El local se entrega en perfectas condiciones de habitabilidad siendo a partir de la firma del presente contrato, cualquier rotura o desperfecto que se produjere por cuenta del arrendatario". Dichas cláusulas, encuentran limitado su ámbito de aplicación a los posibles menoscabos o deterioros que pudieran sufrir los bienes arrendados durante el curso del contrato, como así resulta de una elemental interpretación tanto gramatical como sistemática, consideraciones todas ellas que conducen a la desestimación del recurso. Lo cual, no es óbice para que la reparación del citado cuadro eléctrico, foco primario del incendio, después del incendio, lo realizara la arrendadora: Abensa, S.A., sin que conste que la arrendataria: "La Cigüeña del Bebé, S.L.", intentase si quiera afrontar dicha haya reparación, por lo que en la relación interna entre ambas sociedades debió residir la solución del evento, no siendo preciso aportar la factura correspondiente, porque de lo que se trata es determinar la culpable del mal funcionamiento de dicho cuadro eléctrico, fotografiado al folio 41 de autos, dentro del primer informe pericial aportado a autos. Y, no consta que la arrendadora tuviera culpa alguna según el artículo 1902 del CC , correspondiendo a la arrendataria el correcto mantenimiento de las instalaciones de los locales arrendados en su conjunto, sin distinción alguna. ..." ANTECEDENTES DE HECHO PRIMERO.- Que los autos originales núm. 847/2005, procedentes del Juzgado de Primera Instancia Núm. 16 de los de Madrid, fueron remitidos a esta Sección Vigesimoquinta de la Audiencia Provincial de Madrid, de conformidad con lo dispuesto en las Normas de Reparto aprobadas por la Sala de Gobierno del Excmo. Tribunal Superior de Justicia de Madrid. SEGUNDO.- Que por el Ilmo. Sr. D. Francisco Serrano Arnal Magistrado-Juez del Juzgado de Primera Instancia núm.16 de Madrid se dictó sentencia con fecha 23 de Enero de 2008 , cuyo FALLO es del tenor literal siguiente: "Que DESESTIMANDO la demanda interpuesta en nombre de BANCO VITALICIO DE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, absuelvo a las demandadas ABENSA, S.A., ZURCIH ESPAÑA, CIA DE SEGUROS Y REASEGUROS, E IBERDROLA DISTRIBUCIÓN ELÉCTRICA, S.A. todo ello con imposición de costas a la demandante." TERCERO.- Que contra dicha Sentencia se preparó e interpuso en tiempo y forma recurso de apelación por la representación de la parte demandante, el Procurador Sr. D. Álvaro Rodríguez Rodríguez, dándole traslado del mismo a la parte codemandada quienes presentaron en tiempo y forma escrito de oposición al recurso entablado; remitiéndose los autos a esta Sección Vigesimoquinta, se señaló para deliberación, votación y fallo del presente recurso el día 28 de Octubre del año en curso. CUARTO.- Que en la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales. FUNDAMENTOS DE DERECHO Se aceptan los fundamentos jurídicos de la resolución judicial recurrida. PRIMERO.- La desestimación de la demanda se debió a que según se razonó en los fundamentos jurídicos segundo y tercero de la sentencia recurrida de 23 de enero de 2008 del Juzgado de 1ª instancia nº 16 de Madrid, dictada en el juicio ordinario nº 847/2005, la sociedad arrendadora ABENSA S.A., no tenía obligación de responder al haberse recibido los locales en perfectas condiciones por la sociedad arrendataria: "La Cigüeña del Bebé, S.L.", pues resulta que en el informe de incidencias efectuado de acuerdo con el RD 1995/2000, se concretó que la caja de protección del Centro Comercial "El Tutti" en Majadahonda, es común a todos los locales que lo componen, siendo el tendido de cableado privado, entre dicha caja general de protección y los receptores de energía eléctrica, de modo que en el caso de sobrevenir una sobrecarga no afectaría sólo a dos de los locales. SEGUNDO.- Banco Vitalicio de España, S.A. de Seguros y Reaseguros interpuso la demanda de juicio ordinario, origen de los autos de que deriva el presente rollo de apelación, contra: Abensa S.A., Zurich España, Compañía de Seguros y Reaseguros e IBERDROLA DISTRIBUCIÓN ELÉCTRICA, S.A. en solicitud de que se dicte sentencia, citando el artículo 34 de la LCS , por la que se condene a los demandados a abonar la cantidad de 16.842,16 €, más intereses y costas. Al interponer la apelación sólo mantuvo la acción de resarcimiento contra la propietaria-arrendadora de los locales siniestrados Abensa S.A. y su aseguradora: Zurich España, Compañía de Seguros y Reaseguros. Fundó la actora su pretensión en los siguientes antecedentes: 1.- En fecha 15 de diciembre de 2003 se produjo un incendio originado en el cuadro eléctrico de los locales 14 y 15, arrendados el 4 de agosto de 2003 por ABENSA, S.A. a "la Cigüeña del Bebé, S.L.", y situados en el centro comercial EL TUTTI de Majadahonda. 2.- Dicho incendio ocasionó daños a "la Cigüeña del Bebé, S.L.", por valor de 16.842,16 €, que fueron abonados por Banco Vitalicio de España, S.A. de Seguros y Reaseguros, en virtud de la póliza del Seguro que unía a ambas partes. 3.- Banco Vitalicio de España, S.A. de Seguros y Reaseguros con base en el artículo 43 de la Ley de Contrato de Seguro, reclama la cantidad de 16.842 ,16 €, de quienes considera responsables del incendio. 4.- La tesis de la actora y apelante consiste en considerar que el incendio surgió de dos diferenciales del cuadro eléctrico del local, en el punto de entrada de los cables de alimentación, que produjo un cortocircuito que afectó a dicho cuadro y a la centralita telefónica, causando daños al continente y al contenido de dicho establecimiento mercantil. El incorrecto mantenimiento del cuadro eléctrico de propiedad de ABENSA, S.A., por aflojamiento de los cables o bornes de conexión del cuadro eléctrico afectado, fue la causa ratificada por los peritos actuantes. El mantenimiento de los diferenciales del cuadro eléctrico corresponde a la propiedad de los locales, y debe hacerse cada año para prevenir el sobrecalentamiento de las conexiones. Las conexiones defectuosas entre los conductores eléctricos y los interruptores a los que estaban unidos, según el peritaje de Iberdrola, fue la causa o foco primario del incendio. TERCERO.- La acción ejercitada por la entidad aseguradora demandante es la llamada aquiliana, de reclamación de cumplimiento de la obligación de reparar el daño causado, que contempla el artículo 1902 del Código Civil , conocida como responsabilidad extracontractual. Se dirige la acción contra el causante de los daños, ejercitando la subrogación que permite expresamente el artículo 43 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre , del contrato de seguro. Es decir, se trata de la acción aquiliana como si la ejerciera quien sufrió los daños contra el presunto culpable del evento que los causó; en consecuencia, los presupuestos de la obligación de reparar los daños son los mismos que se desprenden del artículo 1902 del Código Civil : Acción u omisión, daño, nexo causal. La interpretación progresiva del artículo 1902 del Código Civil , que lo ha adaptado a la realidad social, pasó de la necesidad de la prueba de la culpa, a la inversión de la carga de la prueba y a la creciente objetivación, aplicando la doctrina del riesgo (la persona que provoca un riesgo que le reporta un beneficio, debe asumir la responsabilidad si causa un daño: SSTS de 5 de diciembre de 1995, 8 de octubre de 1996, 12 de julio de 1999, 21 de marzo de 2000 ), yendo a soluciones cuasiobjetivas exige un "reproche culpabilístico" aunque sea mínimo (SSTS de 11 de mayo de 1996, 24 de abril de 1997, 30 de junio de 1998, 18 de marzo de 1999 ) o llegando a la objetivación (SSTS de 23 de enero de 1996, 8 de octubre de 1996, 21 de enero de 2000, 9 de octubre de 2000 ). CUARTO.- En la temática del incendio, la doctrina jurisprudencial, siguiendo las pautas expuestas, las aplica en el sentido de que exige la prueba del incendio causante del daño, no la prueba -normalmente imposible- de la causa concreta que originó el incendio; el nexo causal es, pues, entre el incendio y el daño, sin necesidad de concretar la causa eficiente y culpable del incendio productor del daño. Así, la STS de 22 de mayo de 1999 expresa que; "aquellos trabajos se desarrollaban en el ámbito empresarial de la recurrente (que era la empresa donde se produjo el incendio) por lo que a ella, y no obviamente a la actora, le hubiera correspondido la prueba de un suceso extraño a su empresa como causa del siniestro". Y la de 31 de enero de 2000 dice; "ha ocurrido (el incendio) dentro del círculo de su actividad empresarial sometido a su control y vigilancia y ajeno por supuesto al dañado y por ello debe responder" y añade, para el caso concreto, luego aplicable a todo caso; "los actores, en suma, han de probar, y eso lo han hecho, que su chalet se ha incendiado por la propagación del fuego iniciado dentro del centro de transformación, no lo que ha ocurrido en él para que se produzca". Esta clase de asuntos han sido resueltos, entre otras por las sentencias de la Audiencia Provincial de Baleares, sec. 5ª, de 6-3-2009, nº 84/2009, rec. 46/2009 y sec. 3ª, de 18-3-2009, nº 118/2009, rec. 504/2008 . El Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión determina que las instalaciones de enlace comprenden la caja de protección, línea general de alimentación, elementos para la ubicación de contadores, derivación individual, caja para el interruptor de control de potencia y dispositivos generales de mando y protección. Estas instalaciones se sitúan y discurren siempre por lugares de uso común y quedan de propiedad del usurario que se responsabilizará de su conservación y mantenimiento. El aspecto esencial de la controversia radica en determinar si se ha producido una sobretensión o anomalías en la tensión eléctrica procedente de la línea de la suministradora. Conforme al artículo 5 de la Ley 22/94 de daños causados por productos defectuosos, el perceptor del producto debe acreditar, el defecto, el daño y la relación de causalidad entre ambos, produciéndose una inversión en la carga de la prueba sobre el elemento de la culpa, con exclusión de la aplicación de los artículos 25 a 28 de la Ley General de Defensa de Consumidores y Usuarios. Y, debemos concluir que no consta acreditado en este caso que se hubiera producido sobretensión, por lo que IBERDROLA DISTRIBUCIÓN ELÉCTRICA, S.A. quedó al margen de la finalidad del recurso de apelación, dirigiéndose sólo la acción resarcitoria frente a la propietaria de los locales siniestrados Abensa S.A., y su aseguradora: Zurich España, Compañía de Seguros y Reaseguros. QUINTO.- Por todo ello, después de contrastar los informes periciales obrantes en autos, entendemos que el origen del incendio en este caso fue debido a un fallo en la instalación eléctrica, ajena a la entidad suministradora, porque no consta, que su red de distribución de energía eléctrica tuviera alguna relación con el defectuoso funcionamiento del cuadro eléctrico cuestionado. Ante tal defecto de prueba, consideramos que es de plena aplicación la norma de carga de la prueba sobre la facilidad de la misma, en el sentido de que debe perjudicar a la parte que tenía una mayor facilidad para su acreditación y acceso a los medios de prueba, y ésta es la parte demandada frente a la que se mantiene la acción ejercitada ahora por la vía del recurso de apelación, la propietaria-arrendadora de los locales siniestrados Abensa S.A., y su aseguradora: Zurich España, Compañía de Seguros y Reaseguros, porque el mantenimiento del cuadro eléctrico donde se generó el incendio no dependía de Abensa S.A., quien entregó los locales: 14 y 15, situados en el centro comercial EL TUTTI de Majadahonda en perfecto estado a "la Cigüeña del Bebé, S.L.", según consta en la estipulación novena del contrato de arrendamiento del 4 de agosto de 2003, y no existe indicio alguno que haga dudar a la Sala que ambos locales: 14 y 15 no se encontraran adaptados en el momento del inicio del arrendamiento a los requisitos dispuestos por el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión aprobado por Decreto 842/2002, de 2 agosto, obligación que incumbe en exclusiva al arrendador. Al cabo de cuatro meses y once días, el 15 de diciembre de 2003 se produjo un incendio originado en el cuadro eléctrico, sin que conste que previamente hubiera generado algún problema su funcionamiento. Por lo tanto, corriendo de cuenta y riesgo de la arrendataria el arreglo de cualquier rotura o desperfecto, conforme a la citada cláusula novena, cuya redacción está basada en el artículo 1563 del CC , no cabe imputar a la sociedad arrendadora el origen del incendio, por aflojamiento de los cables o bornes de conexión del cuadro eléctrico afectado, que fue la causa ratificada por los peritos actuantes. Aun aceptando, que conforme a la tesis de la apelante, basada en la prueba practicada a su instancia, la revisión de los diferenciales del cuadro eléctrico corresponde a la propiedad de los locales, y debe hacerse cada año, para prevenir el sobrecalentamiento de las conexiones, y teniendo en cuenta que en este caso aún no había transcurrido un año entre la entrega de los locales en arrendamiento y el incendio, entendemos que por cuanto respecta a lo que dicha precaución comporta, no consta que fuera incumplida por la arrendadora, porque aún no le era exigible por razón del tiempo transcurrido. Y tampoco, cabe achacarle que las conexiones defectuosas entre los conductores eléctricos y los interruptores a los que estaban unidos, según el peritaje de Iberdrola, fueran el foco primario del incendio, porque la conservación en buen estado de funcionamiento de tales conexiones corresponde a la arrendataria, quien es la poseedora directa de todas las instalaciones de los locales, conforme a las estipulaciones sexta y novena del contrato de arrendamiento de los locales litigiosos de 4 de agosto de 2003, folios 118 a 121 de autos. SEXTO.- El marco normativo regulador de la presente litis viene constituido principalmente por la norma contenida en el art. 1554 C.Civil que viene a imponer al arrendador una serie de obligaciones en el ámbito del contrato de locación entre las que se encuentran las de realizar en la cosa arrendada las reparaciones necesarias a fin de conservarla en estado de servir para el uso a que ha sido destinada así como la de mantener al arrendatario en el goce pacífico del arrendamiento por todo el tiempo del contrato, obligaciones que conforme jurisprudencia reiterada incluyen las de entregar el local arrendado en condiciones de servir al desarrollo de la actividad mercantil para la que fue arrendado, si es que al inicio de tal actividad se oponen obstáculos administrativos que pueden frustrar el fin del contrato al impedir la completa y satisfactoria utilización del local arrendado y así aquella doctrina (plasmada en SSTS 18-10-93, 30-5-94 ) entiende aplicables en tal caso lo dispuesto en el art. 1556 en relación con la norma más amplia del art. 1124 CC para concluir la existencia de un incumplimiento resolutorio, o bien la aplicación de la regla general en materia de responsabilidad civil consagrada en el art. 1101 CC para acceder a la indemnización por los daños y perjuicios causados (así en STS 26-9-2000 ). Concretando aún más la cuestión, la obligación que atañe al arrendador será la de poner al arrendatario en posesión de la cosa a que el primero se hubiera comprometido, para evitar, incluso, toda perturbación de derecho que en este supuesto queda a merced de cualquier comprobación por parte del correspondiente organismo, en este caso Iberdrola, pues lo contrario se equipara a una desatención de la obligación que le incumbe de mantener al arrendatario en el goce pacífico de la cosa (SSTS 26 septiembre 2000 y 24 enero 2002 ), aspectos dilucidados también en las sentencias de las Audiencias Provinciales de Madrid, sec. 25ª, de 8-5-2007, nº 236/2007, rec. 555/2006 y Asturias, sec. 1ª, de 15-12-2008, nº 375/2008, rec. 225/2008 . Sentadas las anteriores premisas y pasando a examinar el contenido del contrato de arrendamiento de los locales litigiosos de 4 de agosto de 2003, folios 118 a 121 de autos, que dispone en su estipulación sexta: "El arrendador no responde, ni está obligado a indemnizar ... por averías u otra causa ajeno al mismo, siempre que no obedezcan a causas a él imputables", y en su estipulación novena: "El local se entrega en perfectas condiciones de habitabilidad siendo a partir de la firma del presente contrato, cualquier rotura o desperfecto que se produjere por cuenta del arrendatario". Dichas cláusulas, encuentran limitado su ámbito de aplicación a los posibles menoscabos o deterioros que pudieran sufrir los bienes arrendados durante el curso del contrato, como así resulta de una elemental interpretación tanto gramatical como sistemática, consideraciones todas ellas que conducen a la desestimación del recurso. Lo cual, no es óbice para que la reparación del citado cuadro eléctrico, foco primario del incendio, después del incendio, lo realizara la arrendadora: Abensa, S.A., sin que conste que la arrendataria: "La Cigüeña del Bebé, S.L.", intentase si quiera afrontar dicha haya reparación, por lo que en la relación interna entre ambas sociedades debió residir la solución del evento, no siendo preciso aportar la factura correspondiente, porque de lo que se trata es determinar la culpable del mal funcionamiento de dicho cuadro eléctrico, fotografiado al folio 41 de autos, dentro del primer informe pericial aportado a autos. Y, no consta que la arrendadora tuviera culpa alguna según el artículo 1902 del CC , correspondiendo a la arrendataria el correcto mantenimiento de las instalaciones de los locales arrendados en su conjunto, sin distinción alguna. SÉPTIMO.- Por tanto, procede desestimar el recurso de apelación interpuesto y confirmar la sentencia recurrida. Con respecto a las costas, y de acuerdo con lo previsto en el artículo 398 de la L.E.C , procede imponer las de esta alzada a la parte apelante, al ser la sentencia confirmatoria de la de primera instancia. En virtud de la Potestad Jurisdiccional que nos viene conferida por la Soberanía Popular y en nombre de S.M. el Rey. FALLAMOS 1) Que debemos desestimar y desestimamos el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal del Banco Vitalicio de España, S.A. de Seguros y Reaseguros, contra la sentencia de 23 de enero de 2008 del Juzgado de 1ª instancia nº 16 de Madrid, dictada en el juicio ordinario nº 847/2005, del que trae causa el presente rollo. 2) Debemos confirmar íntegramente dicha resolución judicial. 3) Se imponen las costas de esta alzada a la parte apelante. Notifíquese la presente resolución a las partes interesadas, haciéndoles saber que la misma puede ser susceptible de recurso de casación o de recurso extraordinario por infracción procesal, debiendo preparar cualquiera de ellos mediante escrito en el plazo de cinco días siguientes a la notificación ante esta Sala que la dicta. Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. PUBLICACION.- Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaría para su notificación, dándose publicidad en legal forma, y se expide certificación literal de la misma para su unión al rollo. Certifico.

 

Y por supuesto, si el origen es de un aparato propiedad del arrendatario, la responsabilidad no cabe pensar que sea de persona diferente

 

 

AP Córdoba, Sec. 3.ª, 77/2010, de 26 de abril Recurso 87/2010. Ponente: PEDRO JOSE VELA TORRES. EXTRACTOS La valoración conjunta de la prueba permite concluir que la causa del incendio está en el mal funcionamiento de un aparato eléctrico propiedad del arrendatario "... La cuestión nuclear en este procedimiento reside en determinar el foco del incendio que arrasó la vivienda arrendada. A tal efecto, la apreciación de la prueba practicada por la sentencia de instancia es racional y tiene enlace directo y preciso con el resultado probatorio obrante en autos. Únicamente podrían combatirse sus conclusiones -como hace la parte apelante- en función del informe pericial practicado por el perito designado judicialmente. Sin embargo, dicho informe, que tiene el grave inconveniente de que se realizó casi cuatro años después de que se produjeran los hechos, no puede ser interpretado aisladamente del resto de la prueba, puesto que en nuestro ordenamiento rige el principio de valoración conjunta de la misma. Y en este caso, tanto la Guardia Civil como la Policía Local y los Bomberos pusieron de manifiesto en sus primeros informes que el incendio se había originado en un electrodoméstico (frigorífico o lavadora) de la vivienda y no en la instalación eléctrica de la misma; a su vez, el perito de la compañía de seguros, que visitó el piso pocos días después del siniestro, confirmó que el foco del incendio no estaba en el continente (el inmueble y sus instalaciones) sino en el contenido (los electrodomésticos). Como consecuencia de lo cual, la conclusión probatoria a la que llega la juez de instancia sobre la relación de causalidad entre el mal funcionamiento de un aparato propiedad del arrendatario y el incendio que causó los daños en la vivienda arrendada es plenamente racional y ajustada a derecho. ..." Arrendatario obligado a probar que actuó con toda su diligencia para evitar la producción del incendio "... Con referencia a la responsabilidad de los arrendatarios en un incendio, la jurisprudencia establece que cuando el hecho determinante del daño se produce en un inmueble arrendado, el artículo 1.563 del Código Civil , en cuanto responsabiliza al arrendatario del deterioro o pérdida que tuviere la cosa arrendada, a no ser que pruebe haberse ocasionado sin culpa suya, viene a establecer una presunción iuris tantum de culpabilidad contra el arrendatario, que impone a éste la obligación de probar que actuó con toda la diligencia exigible para evitar la producción del evento dañoso. ..." ANTECEDENTES DE HECHO PRIMERO.- Que seguido el juicio por sus trámites se dictó sentencia por el Sr. Juez del JUZGADO MIXTO Nº2 DE PUENTE GENIL cuyo fallo es como sigue: "Que debo estimar y estimo íntegramente la demanda interpuesta por el Procurador de los Tribunales D. Manuel Velasco Jurado, en nombre y representación de CATALANA OCCIDENTE S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS frente a D. Isidro , condenando al demandado a pagar a la actora la cantidad de nueve mil novecientos noventa y tres euros con treinta y dos céntimos de euro (9.993,32 euros), más intereses y costas". SEGUNDO.- Que contra dicha resolución se interpuso en tiempo y forma recurso de apelación por la representación de Isidro que fue admitido en ambos efectos, oponiéndose al mismo la parte contraria, remitiéndose los autos a este Tribunal y dándose traslado de los mismo al Magistrado Ponente para que dictara la resolución procedente. TERCERO.- Que en la tramitación de las dos instancias de este juicio se han observado las prescripciones legales. FUNDAMENTOS DE DERECHO Se aceptan los fundamentos jurídicos de la sentencia recurrida y PRIMERO.- La cuestión nuclear en este procedimiento reside en determinar el foco del incendio que arrasó la vivienda arrendada. A tal efecto, la apreciación de la prueba practicada por la sentencia de instancia es racional y tiene enlace directo y preciso con el resultado probatorio obrante en autos. Únicamente podrían combatirse sus conclusiones -como hace la parte apelante- en función del informe pericial practicado por el perito designado judicialmente. Sin embargo, dicho informe, que tiene el grave inconveniente de que se realizó casi cuatro años después de que se produjeran los hechos, no puede ser interpretado aisladamente del resto de la prueba, puesto que en nuestro ordenamiento rige el principio de valoración conjunta de la misma. Y en este caso, tanto la Guardia Civil como la Policía Local y los Bomberos pusieron de manifiesto en sus primeros informes que el incendio se había originado en un electrodoméstico (frigorífico o lavadora) de la vivienda y no en la instalación eléctrica de la misma; a su vez, el perito de la compañía de seguros, que visitó el piso pocos días después del siniestro, confirmó que el foco del incendio no estaba en el continente (el inmueble y sus instalaciones) sino en el contenido (los electrodomésticos). Como consecuencia de lo cual, la conclusión probatoria a la que llega la juez de instancia sobre la relación de causalidad entre el mal funcionamiento de un aparato propiedad del arrendatario y el incendio que causó los daños en la vivienda arrendada es plenamente racional y ajustada a derecho. SEGUNDO.- Con referencia a la responsabilidad de los arrendatarios en un incendio, la jurisprudencia establece que cuando el hecho determinante del daño se produce en un inmueble arrendado, el artículo 1.563 del Código Civil , en cuanto responsabiliza al arrendatario del deterioro o pérdida que tuviere la cosa arrendada, a no ser que pruebe haberse ocasionado sin culpa suya, viene a establecer una presunción iuris tantum de culpabilidad contra el arrendatario, que impone a éste la obligación de probar que actuó con toda la diligencia exigible para evitar la producción del evento dañoso. La Sentencia del Tribunal Supremo de 28 de mayo de 2008 , dictada en un supuesto similar al presente, dice: "Y si, según lo expuesto, ha de mantenerse el dato de que el incendio se originó en la vivienda habitada por los demandados, en la instalación eléctrica, la atribución a éste de la responsabilidad de los daños ocasionados por el fuego responde a la correcta aplicación de la más reciente doctrina de esta Sala, que se resume en la sentencia de 3 de febrero de 2005 , en la cual se recoge el criterio mantenido en otras anteriores, como la de 23 de noviembre de 2004, en donde la imputación de la responsabilidad de los daños causados por un incendio se realizó en atención al control o vigilancia que el demandado ejercía sobre el ámbito doméstico, afirmando que esta Sala viene declarando que no todo incendio es por caso fortuito y que no basta para llegar a tal conclusión que el siniestro se hubiera producido por causas desconocidas (SSTS, entre otras, de 9 de noviembre de 1993, 29 de enero de 1996, 13 de junio de 1998, 11 de febrero de 2000 y 12 de febrero de 2000 ), de modo que, generado un incendio dentro del ámbito de control del poseedor de la cosa -propietario o quién está en contacto con ella- hay que presumir que le es imputable, salvo que pruebe que obró con toda la diligencia exigible para evitar la producción del evento dañoso (SSTS, entre otras, de 13 de junio de 1998, 22 de mayo de 1999, 31 de enero y 11 de febrero de 2000, 12 de febrero y 27 de abril de 2001, 24 de enero de 2002 -acreditado el incendio causante del daño, no importa que no esté probada la causa del mismo- 20 de abril de 2002 -no es suficiente expresar que no se ha acreditado cuál fue la causa del siniestro-, 27 de febrero y 26 de junio de 2003 -debe probarse el incendio, no el hecho, normalmente imposible, que constituye la causa concreta que lo provocó-". Esta misma orientación jurisprudencial se encuentra también en las Sentencias del mismo Alto Tribunal de 20 de mayo de 2005, 18 de julio de 2006 y 5 de marzo de 2007 , observándose uniformemente en los casos de incendios de inmuebles arrendados, a la hora de interpretar y aplicar el citado artículo 1.563 del Código Civil . TERCERO.- En cuanto a la alegación realizada sobre el aseguramiento tanto del continente como del contenido y los demás bienes a los que se propagó el incendio, parece que la parte apelante confunde la reclamación objeto del procedimiento con la que podría haberse suscitado en aseguradora y asegurado en relación con la cobertura de la póliza. En efecto, en este pleito no se está resolviendo sobre la cobertura del contrato de seguro, sino sobre la responsabilidad civil contractual entre arrendador y arrendatario, si bien la parte activa de la reclamación la ostenta -no el arrendador- sino su compañía de seguros, a virtud de la subrogación producida por la indemnización del daño y que viene reconocida "ex lege" por el artículo 43 de la Ley de Contrato de Seguro ("El asegurador, una vez pagada la indemnización podrá ejercitar los derechos y las acciones que por razón del siniestro correspondieran al asegurado frente a las personas responsables del mismo, hasta el límite de la indemnización"). CUARTO.- En lo que respecta a las costas del recurso, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 394.1 y 398.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil , al haberse desestimado el mismo, deben imponerse a la parte apelante. Vistos los preceptos legales citados, concordantes y demás de pertinente y general aplicación. FALLAMOS Que desestimando íntegramente el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de D. Isidro , contra la sentencia dictada por el Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Puente-Genil, con fecha 23 de octubre de 2009 , en el Juicio Ordinario nº 183/08, debemos confirmar y confirmamos en su totalidad dicha sentencia. Condenando a la parte recurrente al pago de las costas de la apelación. Notifíquese esta sentencia a las partes con indicación de que contra ella no cabe recurso ordinario alguno. Devuélvanse los autos originales al Juzgado de 1ª Instancia de procedencia, con testimonio de la presente resolución, para su conocimiento y efectos. Así por esta nuestra sentencia, de la que se llevará certificación literal al rollo de su razón, definitivamente juzgando en segunda instancia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Cliente: escribió hace 4 año.
Muchas gracias por todo, está todo claro
Experto:  Abogado3044 escribió hace 4 año.

Gracias a Ud por recuperar la confianza en JustAnswer.

JustAnswer en los medios:

 
 
 
Sitios web de consulta médica: Si tiene una pregunta urgente puede intentar obtener una respuesta de sitios que afirman disponer de distintos especialistas listos para proporcionar respuestas rápidas... Justanswer.com.
JustAnswer.com...ha visto como desde octubre se ha disparado el número de consultas legales de nuestros lectores sobre despidos, desempleo e indemnizaciones por cese.
Los sitios web como justanswer.com/legal
...no dejan nada al azar.
El tráfico en JustAnswer ha aumentado un 14 por ciento...y hemos recibido 400.000 visitas en 30 días...las preguntas relacionadas con el estrés, la presión alta, la bebida y los dolores cardíacos han aumentado un 33 por ciento.
Tory Johnson, colaboradora de GMA sobre temas relacionados con el lugar de trabajo, habla sobre el "teletrabajo", como JustAnswer, en el que expertos verificados responden a las preguntas de las personas.
Le diré que... las pruebas que hay que superar para llegar a ser un experto son muy rigurosas.
 
 
 

Opiniones de nuestros clientes:

 
 
 
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Muchísimas gracias, me fue de mucha ayuda su respuesta. Alberto Alvarado Bogota, Colombia
  • Me fue de gran ayuda. Captó inmediantemente mi problema y me ayudó a saber qué puedo hacer para solucionar mi problema. Ana Toribio Santa fe, Argentina
  • Los felicito por su respuesta tan profesional y por las cuatro Jurisprudencias que me envió, las que incluiremos como pruebas. Fernando Monterrey Nuevo León, México
  • Estoy muy satisfecho con la pronta respuesta que me han dado. Muchas gracias Guillermo Buenos Aires, Argentina
  • Excelentes sus comentarios. Definitivamente tiene razón.¡Gracias! María Fermín. Puerto Plata, Rep. Dom.
  • El tiempo de respuesta es excepcional, de menos de 6 minutos. La pregunta se respondió con profesionalidad y con un alto grado de compasión. Inés Santander
  • Quedé muy satisfecho con la rapidez y la calidad de los consejos que recibí. Me gustaría añadir que puse en práctica los consejos y que funcionaron la primera vez y siguen haciéndolo. Luis Málaga
 
 
 

Conozca a los expertos:

 
 
 
  • eduardolm

    eduardolm

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    917
    Licenciado en Derecho por la UDC.Diploma en Escuela de Práctica Jurídica por A Coruña.
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/ED/eduardolm/2011-9-12_172832_Recorte.64x64.jpg Avatar de eduardolm

    eduardolm

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    917
    Licenciado en Derecho por la UDC.Diploma en Escuela de Práctica Jurídica por A Coruña.
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/JO/JoseMagadan/2013-6-27_16279_IMG6290copia.64x64.JPG Avatar de Abogado3044

    Abogado3044

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    2239
    ABOGADO ICA BURGOS. I speak english
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/albergiud/2010-12-12_105447_mi_cuchi.jpg Avatar de Alberto

    Alberto

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    116
    Abogado especializado en laboral , reclamaciones de indemnizaciones ( tráfico) y deudas
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/fcantalapiedra/2010-11-9_1466_Dibujo.jpg Avatar de Fernando Cantalapiedra

    Fernando Cantalapiedra

    Abogado

    Clientes satisfechos:

    17
    Ejerciendo desde hace cinco años
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/DI/DiegoLM/2011-3-28_102522_DSCN0258copia.64x64.JPG Avatar de DiegoAbogado

    DiegoAbogado

    Licenciatura

    Clientes satisfechos:

    746
    Abogado colegiado ejerciente
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/EQ/EquiteLex/2011-12-4_12815_Jesús6.64x64.jpg Avatar de Jesús

    Jesús

    Licenciatura/Derecho

    Clientes satisfechos:

    52
    Abogado colegiado ejerciente /LEGAL GENERAL
  • http://ww2.justanswer.com/uploads/AR/ariatf/2015-7-28_102459_.64x64.png Avatar de Mariatf19

    Mariatf19

    licenciada en derecho

    Clientes satisfechos:

    972
    MÁSTER EN DERECHO CON DESPACHO PROFESIONAL PROPIO
 
 
 

Preguntas relacionadas con Legal