Cómo funciona JustAnswer:
  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tienen muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio. Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.
Formule su propia pregunta a Abogado3044
Abogado3044
Abogado3044, Abogado
Categoría: Legal
Clientes satisfechos: 6076
Experiencia:  ABOGADO ICA BURGOS. I speak english
54639574
Escriba su pregunta sobre Legal aquí...
Abogado3044 está en línea ahora

Me gustaría conocer cuales son las consecuencias procesales,

Pregunta del cliente:

Me gustaría conocer cuales son las consecuencias procesales, civiles y penales y de cualquier otro orden (laborales etc) si las hubiese, de un auto de procesamiento. Gracias
Enviada: hace 4 año.
Categoría: Legal
Experto:  Abogado3044 escribió hace 4 año.

Abogado3044 :

Bienvenido, le atiende José M, abogado ejerciente del ICA Burgos, ruego unos minutos para preparar su consulta, Puede escribir en todo momento.

Abogado3044 :

Las consecuencias a todos los niveles se reducen a que la persona sabe que esta siendo investigada y los motivos

Abogado3044 :

No hay msyoresmayores consecurnciasconsecuencias a priori

Abogado3044 :

Se pueden tomar medidas cautelares como fianzas o tetiradaretirada del padaportepasaporte

Abogado3044 :

En el auto de procesamiento su señoría nos informa de las causa y los derechos que nos asisten y si se nos imponen esas medidas cautelares

Customer:

necesito mas argumentación, es para elaborar un trabajo

Abogado3044 :

No se preocupe

Abogado3044 :

Ahora estoy fuera del despacho pero estanoche qqueda hecho

Customer:

ademas necesitaria alguna bibliografia, fuentes y jurisprudencia en la que basar la argumentacion

Customer:

Gracias

Abogado3044 :

Dejeme un esquema de los puntos a desarrollar y se lo hago

Abogado3044 :

Un saludo

Abogado3044 :

Perfecto. Esta noche le hago el esquema y desarrollo

Customer:

Se trata solo de elaborar y desarrollar un trabajo sobre las consecuencias procesales, civiles, penales y de otra índole (si las hubiera) derivadas de un auto de procesamiento.

Customer:

Supongo que al ser un tema de tanta actualidad por los últimos autos de procesamiento recaídos sobre personas conocidas , es por lo que me piden un análisis de sus consecuencias

Abogado3044 :

Perfecto

Abogado3044 :

Se lo preparo

Customer:

Gracias XXXXX XXXXX la espera

Abogado3044 :

Un saludo

Abogado3044 :

El punto de partida es la ley de enjuiciamiento criminal Art 384

Abogado3044 :

Artículo 384


Desde que resultare del sumario algún indicio racional de criminalidad contra determinada persona, se dictará auto declarándola procesada y mandando que se entiendan con ella las diligencias en la forma y del modo dispuesto en este título y en los demás de esta Ley.


El procesado podrá, desde el momento de serlo, aconsejarse de Letrado, mientras no estuviere incomunicado, y valerse de él, bien para instar la pronta terminación del sumario, bien para solicitar la práctica de diligencias que le interesen, y para formular pretensiones que afecten a su situación. En el primer caso podrá recurrir en queja a la Audiencia, y en los otros dos apelar para ante la misma si el Juez instructor no accediere a sus deseos.


Estas apelaciones no serán admisibles más que en un solo efecto.


Para cumplir lo determinado en este artículo, el Juez instructor dispondrá que el procesado menor de edad sea habilitado de Procurador y Abogado, a no ser que él mismo o su representante legal designen personas que merezcan su confianza para dicha representación y defensa.


Contra los autos que dicten los Jueces de instrucción, decretando el procesamiento de alguna persona, podrá utilizarse, por la representación de ésta, recurso de reforma dentro de los tres días siguientes al de haberle sido notificada la resolución; y contra los autos denegatorios de la reforma podrá ser interpuesto recurso de apelación en un efecto dentro de los cinco días siguientes al de la notificación del auto denegatorio a la representación recurrente. También podrá ser interpuesto el recurso de apelación en un efecto subsidiariamente con el de reforma, en cuyo caso, el Juez instructor declarará admitido aquél al denegar éste. Si se diera lugar a la reforma, quedando sin efecto los procesamientos antes acordados, se estará a lo preceptuado en el párrafo siguiente, en cuanto a la reproducción de la solicitud de procesamiento ante la Audiencia.


Contra los autos denegatorios de procesamiento, sólo se concederá a quien haya solicitado éstos el recurso de reforma, utilizado dentro de los tres días siguientes al de la notificación. Contra los autos denegatorios de la reforma así pretendida, no se podrá utilizar recurso de apelación ni ningún otro recurso; pero podrá reproducirse ante la Audiencia correspondiente la petición de procesamiento formulada por la parte a quien le haya sido denegada, cuando personada ante dicho Tribunal, si hace uso de tal derecho, evacúe el traslado a que se refiere el artículo 627 de esta misma Ley, precisamente dentro del término por el cual le haya sido conferido dicho traslado. El Tribunal, en tales casos, al dictar el auto que ordena el artículo 630, resolverá fundadamente lo que proceda; y sin que pueda dejar al criterio del instructor la resolución, cuando estime procedentes las declaraciones de procesamiento solicitadas, mandará al Juez instructor que las haga. Los procesados a quienes estas resoluciones del instructor se refieran podrán utilizar directamente el recurso de apelación en un efecto, sin necesidad de que utilicen previamente el de reforma.


Cuando la resolución del recurso de reforma interpuesto contra un auto denegatorio del procesamiento sea favorable al recurrente y, por tanto, se acuerde el procesamiento primeramente solicitado contra la resolución en que así se declara, podrán las representaciones de los procesados a quienes afecte utilizar los mismos recursos de reforma y apelación otorgados a los procesados directamente en este mismo artículo.

Abogado3044 :

Analizaremos el artículo para ver que

Abogado3044 :

1º Su señoría necesita indicios racionales de criminalidad, no puede ser discriccional. Por ello, sobre todo en política, se suele usar como defensa del posible culpable, que no se abandone el cargo hasta que se sustancie imputación. Una vez se está imputado, se da por seguro que hay indicios de responsabilidad criminal, aunque después se verá si son suficientes o no para una condena

Abogado3044 :

2º Se nos va a informar de que se nos investiga y que hay esos indicios, se nos va a informar de nuestro derecho a personarnos con letrado, y preavisarnos de elaborar la defensa

Abogado3044 :

3º Nuestro abogado podrá defendernos desde el primer momento incluso recurriendo el auto si considera que es desproporcionado, discreccional, o carente de base inculpatoria

Abogado3044 :

Los plazos de recursos son extraordinariamente rápidos y el instructor recibirá notificación también urgente de la Audiencia sobre el particulat del recurso

Abogado3044 :

En el propio auto se pueden adoptar, como decíamos, medidas cautelares, que son esa libertad condicional, fianza, obligación de comparecer cada x días en el juzgado, retirada del pasaporte etc

Abogado3044 :

Ya tenemos el punto de partida, la ley de enjuicimiento criminal, la forma, siempre por escrito, y las consecuencias inmediatas, obligación de nombrar abogado y procurador, atender las medidas cautelares y posibilidad de recurso

Abogado3044 :

No olvidaremso que su señoría está obligado a tener esos indicios de criminalidad suficientes y es contra ellos contra los que el abogado podrá poner el recurso de reforma

Abogado3044 :

Vamos a analizar los diferentes modelos, así tenemos el del propio auto de procesamiento

Abogado3044 :
AUTO DE PROCESAMIENTO

JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE _______________

Sumario ___/___

AUTO

En __________, Nota

Dada cuenta por el Sr. Secretario del escrito del Ministerio Fiscal (o de la acusación particular), interesando el procesamiento de D./Dª __________ Nota

HECHOS

ÚNICO.- De lo actuado se desprende que, el día __________, sobre las __________ horas, el imputado D./Dª __________, llevó a cabo los siguientes hechos: __________ Observación

RAZONAMIENTOS JURÍDICOS

ÚNICO.- Los hechos que constan en las actuaciones revisten los caracteres de un delito de __________, y apareciendo indicios racionales de criminalidad contra D./Dª __________, consistentes en __________, Nota , procede decretar su procesamiento, en virtud de lo dispuesto por el art. 384 LECrim.

En atención a lo expuesto,

DISPONGO

Se declara procesado en este sumario, a resultas de las responsabilidades que en su día se determinen, a D./Dª __________, recíbasele declaración indagatoria, y recábense sus antecedentes penales e informes de conducta si no se hubiera hecho ya.

Notifíquese la presente resolución al Ministerio Fiscal, al procesado personalmente, citándolo al tiempo para recibirle declaración indagatoria el día y hora que al efecto se señale, y a las demás partes personadas, comunicándoles que este Auto no es firme, y frente al mismo pueden interponer Recurso de reforma, o de reforma y subsidiario de apelación en el plazo de tres días ante este Juzgado; contados desde su notificación, y en todo caso por escrito motivado.

Así lo acuerda, manda y firma Su Señoría

El Magistrado JuezAnte mí, El Secretario

Fdo:Fdo:

DILIGENCIA: Seguidamente se cumple lo acordado, doy fe.

El Secretario
Abogado3044 :

Seguidamente pasamos al recurso contra el auto

Abogado3044 :
RECURSO CONTRA AUTO DE PROCESAMIENTO

JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE _____________

Sumario ___/___

AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE ______________

__________,Procurador de los Tribunales, actuando en defensa y representación de D./Dª __________,procesado en el procedimiento arriba indicado, ante el Juzgado comparezco y DIGO:

Que en la citada representación y mediante el presente escrito, dentro del plazo legal de tres días conferido al efecto desde su notificación (art. 211 LECrim), formulo Recurso de reforma y subsidiario de apelación, al amparo de los arts. 216, 217, 219, 220, 221, 222 y 384 LECrim, contra el Auto de este Juzgado de fecha __________,por el que se acordó el procesamiento de mi mandante.

Se impugna la citada resolución de acuerdo con las siguientes:

ALEGACIONES

PRIMERA: Desvirtuación de los hechos.- Que dicho sea con los debidos respetos y en términos de defensa, no se consideran ciertos los hechos relatados en el Auto de procesamiento. Siendo más ciertos los que a continuación se indican: __________, los cuales quedan acreditados por las siguientes diligencias que obran en el sumario: __________, así como por las diligencias que se proponen a continuación y para que se practiquen a la mayor brevedad posible: __________ Nota

SEGUNDA: Sobre la falta de indicios racionales de criminalidad en contra de mi representado.-No compartimos los argumentos que al respecto ofrece el Auto de procesamiento, pues lo que en el mismo se llaman indicios racionales de criminalidad no pasan de ser meras sospechas, conjeturas o suposiciones del Instructor, ayunas de soporte probatorio y, en consecuencia, carentes de la pretendida racionalidad. Así, __________, Nota

En su virtud,

AL JUZGADO SUPLICO: Que tenga por presentado este escrito en tiempo y forma, se sirva admitirlo, y tenga por formulado Recurso de reforma y subsidiario de apelación contra el Auto de fecha __________,y tras los trámites pertinentes estime el recurso dejando sin efecto la citada resolución, y acordando el sobreseimiento libre o provisional de mi mandante. Y en el improbable caso de que la reforma no fuera estimada, intereso se dé impulso al recurso de apelación subsidiariamente interpuesto.

Por ser de Justicia que pido en __________, Nota

Letrado D. __________
Abogado3044 :

Puesto el recurso de la defensa, la acusación particular también puede oponerse al recurso de la defensa. Adjuntaremos modelo

Abogado3044 :
ESCRITO DE LA ACUSACIÓN PARTICULAR IMPUGNANDO EL RECURSO DE REFORMA Y SUBSIDIARIO DE APELACIÓN INTERPUESTO CONTRA EL AUTO DE PROCESAMIENTO

JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE _____________

Sumario ___/___

AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE ______________

__________, Procurador de los Tribunales, y de D __________, en calidad de acusación particular en la causa arriba indicada, ante el Juzgado comparezco y DIGO:

Que dentro del plazo legal de dos días conferido al efecto (art. 222 LECrim), contados desde la notificación de la providencia de fecha __________ por la que se admite a trámite y se nos da traslado del Recurso de reforma y subsidiario de apelación interpuesto por la defensa, contra el Auto de procesamiento, mediante el presente escrito y en la representación que ostento, vengo a oponerme y a impugnar el citado Recurso, de acuerdo con las siguientes:

CONTRA-ALEGACIONES

PRIMERA: Sobre los hechos que dan lugar al procesamiento.- Frente a lo alegado por la defensa en su recurso, los hechos relatados en el Auto impugnado se muestran, a juicio de esta parte, inobjetables, según se acredita con las diligencias que obran en el sumario a los folios __________.

SEGUNDA: Relativa a los indicios racionales de criminalidad en contra del procesado.- En opinión de esta parte, constan en la causa motivos bastantes y razones suficientes como para considerar responsable de los hechos perpetrados al procesado. Tales indicios, a nuestro parecer indiscutibles, además de los recogidos en el Auto de procesamiento, son los que a continuación se indican: __________.

En su virtud,

AL JUZGADO SUPLICO: Que tenga por impugnado en tiempo y forma el Recurso deducido por la defensa contra el Auto de procesamiento, lo desestime en su totalidad y confirme íntegramente la resolución recurrida por ser ajustada a Derecho en todos sus extremos.

En __________, Nota

Letrado D. __________ El Procurador

Colegiado núm.Colegiado núm.
Abogado3044 :

Breve esquema de lo antedicho

Abogado3044 :

- Elprocesamiento se declara por medio de un auto que es dictado, generalmente, durante la tramitación sumario (o de la fase intermedia) por el órgano jurisdiccional encargado de la instrucción (o del enjuiciamiento).


- Para que el instructor pueda dictar el auto de procesamiento es necesario que aprecie la concurrencia de indicios racionales de criminalidad.


- El reconocimiento de las eximentes está vinculado al fondo del proceso y por tanto, sólo debe poder ser tomado en consideración por el tribunal encargado de juzgar; sin embargo, debe valorarse el hecho de que sería antieconómico e injusto mantener a una persona sometida a un proceso cuando resulta claro que resultará penalmente irresponsable.
- El procesamiento implica, pues, una sospecha fundada, producto de un raciocinio lógico, serio y desapasionado. Tal medida tiene, pues, que basarse en datos fácticos que, representando más que una mera posibilidad, y menos que una certeza, supongan por sí mismos la probabilidad de la comisión de un delito. Esta apreciación es discrecional, pero, en ningún caso, puede carecer de una explícita motivación so pena de vulnerar el derecho a la tutela judicial efectiva.


- En la resolución por la que se declara el procesamiento ha de apreciarse:


1.- la presencia de unos hechos o datos básicos; 2.- que tales hechos sirvan racionalmente de indicios de una conducta, y 3.- que la conducta esté calificada como delictiva.
- Pese a lo anterior, no debe perderse nunca de vista el carácter provisional de la imputación que el procesamiento supone, hasta el punto de que la ulterior investigación puede hacer desaparecer los indicios que determinaron su adopción y, en consecuencia, el Juez -de oficio- debe revocar su decisión.
- Por todo ello, se debe concluir:


1.- El procesamiento no está sometido a límites temporales. 2.- El Auto de procesamiento puede dictarse en cualquier momento del sumario. 3.- El auto de procesamiento supone un presupuesto de la fase decisoria, en el sentido de que sin él no podrá acordarse la apertura del juicio oral.
- Contenido del Auto de Procesamiento : En el auto puede acordarse la adopción de medidas cautelares -personales y/o reales- contra el sujeto pasivo. Ello no significa que el auto de procesamiento sea una medida cautelar, en otras razones, porque resultare procesado podrá interponer recurso de apelación que se admitirá en un efecto, (sin necesidad de utilizar previamente el de reforma). - Recursos contra el Auto de Procesamiento:


1.- Contra el auto que deniega el procesamiento se concederá recurso de reforma (tres días). 2.- Si se desestimase, la petición podrá reproducirse ante la Audiencia en los términos descritos arriba. 3.- Si se estimase el recurso de reforma interpuesto contra el auto que denegó el procesamiento, podrá el afectado valerse de los mismos recursos de reforma y apelación que se conceden al directamente procesado.

Abogado3044 :

Paso por último a buscar jurisprudencia

Abogado3044 :
Juzgado Central de Instrucción, n.º 5, de 11 de octubre de 2012

Recurso 1/2011. Ponente: PABLO RAFAEL RUZ GUTIERREZ.


EXTRACTOS

Dados los elementos incriminatorios resultantes de la indagación se apuntalan visos de razonabilidad para proceder al procesamiento del acusado por delitos de revelación de secretos y terrorismo
Imagen a tamaño completo


"... En este sentido, debe recordarse como en varias ocasiones durante el relato espontáneo de los hechos que realiza a su yerno Roman con ocasión del viaje que emprenden esa mañana a Bayona, Juan Miguel se refiere al mismo como un policía, un "txakurra", "la txakurrada", "un poli", "un madero", "los maderos", aludiendo a que el interlocutor se refiere a él como "mi compañero", lo que desde el primer momento lleva a su percepción de que las personas que se estaban dirigiendo a él eran funcionarios de policía. Así se deriva del contenido de diversas conversaciones registradas en la baliza instalada en el vehículo bajo las siguientes referencias: REC0005, REC00007 y REC0009_01 (todas ellas del 4.05.06). Adicionalmente, en su declaración judicial de fecha 12.07.06 Juan Miguel refiere que le sorprendieron todas las circunstancias que rodeaban esta conversación, "por cuanto era la primera vez que un funcionario de policía le advertía de algo así".

Asimismo, de las diligencias practicadas se concluye, en forma indiciaría, que el funcionario policial que presuntamente hace entrega del teléfono móvil a Juan Miguel en el interior del bar "Faisán" (tratándose de la misma persona que minutos antes intenta acceder a él a la salida de su domicilio), desconoce tanto la ubicación geográfica del domicilio de Juan Miguel , como a sus familiares y al propio Juan Miguel , a quien se llevaba vigilando de forma diaria durante más de dos años por los encargados de la investigación, de forma tal que llega incluso a preguntar a su esposa Evangelina , cuando ésta se dirige andando al bar, por el edificio de la DIRECCION000 donde radica la vivienda familiar de Juan Miguel , preguntándole también al propio Juan Miguel , cuando entra finalmente en el bar, que quería hablar "con Juan Miguel ", siendo necesario que Juan Miguel le preguntara "si con el padre o con el hijo", lo que nuevamente evidencia la falta de conocimiento y familiarización con extremos de gran relevancia para la investigación por parte del sujeto que se encarga de pasar el teléfono móvil a Juan Miguel , quien a su vez manifiesta que era la primera vez que le vela (declaración testifical del 26.04.11); excluyendo del mismo modo la posibilidad de que tal persona fuera uno de los funcionarios del ámbito de la investigación en curso, coordinada por UCI-Madrid y la Brigada Provincial de Información de San Sebastián y cuyos componentes estaban familiarizados tanto con la persona y familia de Juan Miguel , como con la ubicación del domicilio de éste. ..."

"... El conjunto de datos de carácter técnico anteriormente relacionados vienen a corroborar la corrección de las conclusiones alcanzadas por la investigación policial sobre ubicación de teléfonos y tráfico de llamadas, y permiten confirmar la relevancia de la cadena de llamadas efectuadas por el Sr. Ramón , que sucesivamente se producen primero desde la zona de cobertura de la BTS de "Irún San Marcial", cuando a las 11:04 se encuentra presuntamente junto al domicilio de Juan Miguel y llama al Sr. Carlos Ramón (concluyendo la llamada en el repetidor de "Irún Urdaine", algo que los peritos valoraron como técnicamente posible), y posteriormente ya desde la zona de bar "Faisán", quedando registradas las llamadas que mantiene a partir de las 11:08 horas con el Jefe Superior, hasta las 11:44 horas, en la BTS de "Irún Zaisa".

d) Del análisis efectuado en Informes Periciales de telefonía satélite resulta que debe necesariamente descartarse la posibilidad de que los hechos hubieren ocurrido a través de comunicación vía satelital. Así se deduce del informe pericial sobre teléfonos satélite elaborado por la ETSI de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid, de 8 de mayo de 2012 (folios 13.104 a 13.136), tanto por imposibilidad técnica como por lo llamativo del despliegue que exigiría su uso. Así, según las conclusiones del dictamen pericial (referidas siempre a la fecha de los hechos) se pueden recibir avisos de llamada con la antena plegada, pero para hablar es preciso desplegar la antena. Una vez desplegada, el tamaño alcanzado por el conjunto terminal-antena duplica el tamaño de propio terminal. Para poder responder o establecer comunicación los teléfonos satélite deben utilizar espacios abiertos y con línea de visión directa con el satélite, por la gran atenuación que sufre la señal al atravesar suelos, paredes y ventanas del edificio. Sólo en caso de estar próximos a una ventana, con el terminal mirando a la ventana y la antena desplegada sería probable la comunicación.

Similares conclusiones se obtienen de la pericial de telefonía satélite emitida por el Departamento de Teoría de la Señal y Comunicaciones de la Universidad Carlos III de Madrid (folios 13.138 a 13.165), descartando que en la fecha de los hechos fuera posible la comunicación con los sistemas satelitales en espacios cerrados, y precisando que en la situación particular del Bar Faisán y con los satélites Iridium, Globalstar y Thuraya, tampoco era posible esa comunicación desde el interior a través de la ventana, convirtiendo en inviable la comunicación a tenor de las exigencias técnicas que la misma implicaba, incompatibles con la ubicación y fecha señalados. En los mismos aspectos incide el informe policial obrante a los folios 13380 a 13386.

e) Efectuado análisis ampliatorio por parte de la Unidad policial actuante sobre las llamadas registradas en la ubicación del bar "Faisán" en fecha 4.05.06 y que tuvieren sentido entrante, bajo las pautas de ubicación temporal anteriormente referidas respecto de la presunta hora de inicio y finalización de la llamada objeto de investigación y probable duración de la misma, resultan un total de cinco llamadas sospechosas, habiéndose procedido a su investigación mediante las diligencias obrantes en autos, que arrojan como resultado que todos los titulares y/o usuarios de las líneas telefónicas a través de las cuales tienen lugar las referidas comunicaciones en sentido entrante son personas ajenas y desconocedoras de la investigación y de las informaciones facilitadas a Juan Miguel, estando todas ellas desvinculadas de cualquier nexo con miembros de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y, en consecuencia, de los propios hechos investigados (Informe de Análisis Ampliatorio DAO con n° de registro de salida 10038, de 28 de mayo de 2012, folios 13.432 a 13.618) ..."

"... Por último, en lo referente al análisis de las llamadas que, efectuadas desde la zona de ubicación del bar "Faisán", pudieran haber quedado registradas bajo servicio o cobertura de repetidores correspondientes a redes de telefonía francesas, sin perjuicio de lo ya razonado al respecto por auto de fecha 13 de julio de 2011, y habiéndose indagado sobre la investigación de tal aspecto por este instructor, dándose respuesta en el Oficio n° 100/11 (folios 8415 y ss.), precisa al respecto la Guardia Civil en sus sucesivos Informes de Análisis n° 19/2012 y n° 24/2012 que si bien tal evidencia, aisladamente analizada, pudiera conducir al planteamiento de hipótesis de autoría alternativas, sin embargo al valorarse en su conjunto con las restantes evidencias e indicios incriminatorios revelados a lo largo de la instrucción, en orden a la formulación de hipótesis razonables sobre la posible autoría de los hechos investigados, determina que no quede afectada la consistencia de la hipótesis que atribuye la indiciaría participación en los hechos de los ahora procesados, al incidir en el medio y no en la autoría personal, no aportando elementos de diagnóstico y discriminación entre las diversas posibilidades de autoría expuestas por la Guardia Civil ..."

"... La anterior resolución de este instructor es confirmada por Auto de la Sala de lo Penal, Sección Segunda, de fecha 4.04.11, al resolver sobre la apelación interpuesta por la representación procesal del imputado Sr. Urbano , a la que se adhiere el Ministerio Fiscal, contra el auto de transformación de las Diligencias previas 59/07 en Procedimiento Ordinario.

Apreciada pues por la Sala de lo Penal, con carácter previo al dictado de la presente resolución, la calificación indiciarla de los hechos investigados como presuntamente constitutivos de delitos de revelación de secretos (art. 417 CP) y colaboración con banda armada u organización terrorista (art. 576 CP), sin que la base o sustrato fáctico sobre el que se efectuó tal provisoria calificación haya sido modificado a tenor del resultado de las diligencias practicadas en sede de instrucción, es por lo que tratándose de una cuestión sobre la que existe pronunciamiento de la Sala de lo Penal en un estadio procesal previo, y que tal calificación provisoria se mantiene con visos de razonabilidad al presente estadio, debe congruentemente este instructor, mediante el dictado del auto de procesamiento ex art. 384 LECrim, dar continuidad a la tramitación de las actuaciones en el presente marco procedimental del Sumario o Procedimiento Ordinario, correspondiendo a la Sala enjuiciadora la competencia para decidir, bien el sobreseimiento de las actuaciones, bien la apertura del juicio oral, y sin que en todo caso constituya el objeto del procesamiento el verificar una calificación exhaustiva y precluyente, no vinculando a las partes acusadoras ni al Tribunal enjuiciador la anterior calificación provisional efectuada del relato fáctico consignado en la presente resolución. ..."


ANTECEDENTES DE HECHO
Imagen a tamaño completo


PRIMERO.- El presente procedimiento fue incoado como Diligencias Previas 59/07, a raíz de la Pieza Separada derivada de las Diligencias Previas 86/98 (hoy Sumario 2/08) seguidas ante este Juzgado, habiéndose posteriormente transformado en Sumario con el número 1/2011 por resolución de fecha 24.01.11, confirmada por Auto de 4.04.11 dictado por la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia nacional, en el Rollo de Apelación nº 55/2011 .

Recabado informe del Ministerio Fiscal por providencia de fecha 17.09.12, una vez verificada la totalidad de las diligencias que fueron acordadas en cumplimiento de lo dispuesto en el auto del Pleno de la Sala de lo Penal de fecha 3.11.2011 a los fines de completar la investigación objeto de las presentes actuaciones, se emite dictamen con entrada en el Juzgado en fecha 9.10.12, con el contenido obrante en autos, por el que el Fiscal concluye "que las diligencias arriba practicadas han corroborado la verosimilitud de la imputación de Carlos Ramón y Ramón así como la consistencia incriminatoria de los indicios existentes contra ellos, superando los estándares mínimos de evidencia exigidos por la Sala. Sin embargo, en relación a Urbano , no puede llegarse a la misma conclusión, al no haberse aportado respecto a él diligencia alguna, concreta y específica, que vaya más allá de aquellas cuya suficiencia fue rechazada por la Sala, habida cuenta, además, que la Audiencia consideró expresamente no acreditada la finalidad que hacía constar el instructor en su auto de procesamiento respecto a la acción de los imputados".

SEGUNDO.- Hasta el día de hoy se han practicado las diligencias y actuaciones sumariales necesarias para la instrucción, de las cuales se desprende indiciariamente que la mañana del día 4 de mayo de 2006 Juan Miguel , presuntamente relacionado con la banda terrorista ETA como integrante de la red de cobro del denominado impuesto revolucionario -por lo que se encuentra actualmente procesado en otro procedimiento (Sumario 2/08 del JCI n° 5) y en aquel momento estaba siendo judicialmente investigado-, fue informado mediante una llamada telefónica sobre los planes de explotación de la investigación en curso, siéndole trasladada información relevante en relación con la mencionada investigación que se estaba llevando a cabo sobre su persona, entre otros investigados, y respecto de la detención de otra determinada persona, también relacionada con la misma actividad delictiva y en el marco de la misma investigación.

Los hechos anteriormente relatados fueron muy probablemente cometidos del modo siguiente:

1º.- Antecedentes.

Ante el Juzgado Central de Instrucción n° 5 se seguían las Diligencias Previas 86/1998, que fueron incoadas en fecha 18 de marzo de 1998, en investigación de los hechos puestos de manifiesto por Oficio procedente de la Comisaría General de Información, al ser los mismos presuntamente constitutivos de los delitos de colaboración con banda armada y otros. La investigación policial y judicial estaba dirigida a indagar sobre los diferentes métodos de financiación que habían venido permitiendo a la organización terrorista ETA la realización de sus actividades delictivas y el sostenimiento económico de sus militantes, mediante la obtención de recursos económicos a través de diversos procedimientos de extorsión igualmente delictivos, estando los mismos dirigidos contra el sector empresarial español, fundamentalmente vasco y navarro.

En concreto, las investigaciones iniciadas por la Comisaría General de Información (CGI) del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), en el marco de las referidas Diligencias Previas 86/98 de este Juzgado tenían por objeto conocer la estructura organizativa y funciones desempeñadas por la red de extorsión de ETA que operaba en España y Francia; determinar los procedimientos y métodos de actuación desarrollados por la citada red de extorsión; averiguar la composición, identidad y funciones de todas aquellas personas que, formando parte activa de la red de extorsión, se encargaban en particular de la gestión, negociación, intermediación y cobro del denominado "impuesto revolucionario"; relacionar los hechos circunstanciales, manifestados en el curso de la investigación, que evidenciaban la actividad criminal de los miembros de la red investigada asociada a la realización de aquéllas ilícitas actividades; investigar la situación económico-patrimonial de los integrantes de la red de extorsión, tratando de vincular su patrimonio e inversiones con los fondos procedentes del "impuesto revolucionario"; y finalmente, la detención y puesta a disposición judicial de los integrantes de la red de extorsión en España y Francia, una vez concluida la investigación y presuntamente acreditada la actividad criminal de los sospechosos.

Siguiendo el curso de las referidas investigaciones, y habiendo sido las mismas asumidas por la Unidad Central de Inteligencia (UCI) de la CGI, se detectó en torno al mes de abril de 2004, de forma indiciaría, cómo la red de extorsión liderada por GEZI (aparato de dirección y coordinación en la solicitud y cobro del denominado "impuesto revolucionario" para nutrir de recursos económicos a la organización terrorista ETA) que actuaba en España operaba alrededor del bar "FAISÁN", ubicado en Behobia, Irún (Guipúzcoa), y regentado por Juan Miguel y su familia. En concreto, según las diligencias practicadas en las DP 86/98 seguidas ante este Juzgado se pudo constatar como el citado bar constituía el centro neurálgico donde se recibían informaciones de naturaleza económica, se gestionaban los contactos con los empresarios extorsionados, la negociación posterior, la entrega de los recibos del pago e, incluso, la recepción del dinero y su posterior entrega a los miembros "legales" de GEZI, con mayor grado de jerarquía y de responsabilidad en el seno de la red investigada.

La investigación judicial en curso determinó que por Auto de fecha 18 de enero de 2006 se decidiera, al amparo del Convenio de asistencia judicial en materia penal entre los Estados miembros de la Unión Europea de 29 de mayo de 2000, así como de la Ley Orgánica 3/03 de 21 de mayo, y la Ley 11/03, la formación de un Equipo Conjunto de Investigación (ECI), constituido por funcionarios de España y de Francia, disponiéndose los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que integrarían dicho ECI, firmándose en París, el 31 de enero de 2006, el Acuerdo para la Creación de un Equipo Conjunto de Investigación Hispano-Francés entre la Primera Juez de Instrucción del Tribunal de Gran Instancia de París y el Magistrado Juez del Juzgado Central de Instrucción n° 5 de la Audiencia Nacional, teniendo por misión y objetivo "profundizar en común las investigaciones que se llevan en Francia (en el marco del procedimiento de Instrucción n° 14/05) y en España (en el marco de las Diligencias Previas 86/98), relativas a la red del aparato de extorsión de ETA, encargada de la gestión de la campaña de extorsión de fondos".

Habiendo culminado la investigación con la presentación ante el Juzgado en fecha 4.05.06 del Informe de la UCI (CGI) N° 635/06 sobre "ETA-Red organizada de extorsión", por parte de la Fuerza actuante, las actuaciones desarrolladas hasta esa fecha permitían determinar, de forma indiciaría, la existencia de hasta un total de 44 citas orgánicas, consistentes en el contacto entre los miembros de la red de extorsión en España y en las visitas periódicas de sus presuntos integrantes residentes en Francia, Leoncio (" Pulga ", " Bicho ", " Perico ", o " Chato "), Carlos María " Bigotes " y Sonsoles , quienes transmitían a Juan Miguel las instrucciones de los responsables del aparato en Francia, en torno a los procedimientos de extorsión, así como las informaciones sobre las citas a mantener por los integrantes de la red, tanto en España como en Francia.

Asimismo, la investigación en curso había permitido detectar, con idéntico grado de probabilidad indiciaría, cómo los integrantes de la red de extorsión recurrían a medidas habituales de seguridad tales como la adopción de un lenguaje simbólico o críptico para referirse a las citas orgánicas, a las cantidades supuestamente extorsionadas o a las propias cartas de extorsión, incluyendo entre otras expresiones palabras como "botellas de vino, sidra o txakolí" para referirse al dinero producto de la extorsión.

2°.- Hechos objeto de la investigación en curso que motivan la decisión de intervención policial y judicial en el marco del Equipo Conjunto de Investigación.

Durante la investigación llevada a cabo en el marco de las citadas Diligencias Previas 86/98, por auto de fecha 14.03.06 se acordó la autorización de entrada en el interior del vehículo Ford Focus, con placas de matrícula ....YDY , propiedad de Juan Miguel , a los efectos de instalar en el mismo un sistema de seguimiento GPS-GSEM, con audio incorporado, al objeto de llevar a cabo la intervención, observación y grabación de las conversaciones que se produjeran en el interior del vehículo (habiéndose prorrogado tal autorización posteriormente, y en concreto, para el periodo comprendido entre el 26.04.06 y el 30.05.06, por auto de fecha 26.04.06). Asimismo, en el mismo procedimiento se habían acordado, entre otras, las observaciones e intervenciones telefónicas de las líneas utilizadas por los principales investigados, entre ellas las de titularidad de Juan Miguel , de Fulgencio , de Rodolfo , y de Victoriano , así como la de titularidad de Verónica (siendo usuario Carlos María ).

Según se desprende del contenido de los Informes policiales obrantes en el Sumario 2/08 tramitado ante este Juzgado, y especialmente del Informe Marco n° 635/06, presentado en el Juzgado en fecha 4.05.06, a través de las vigilancias policiales y escuchas telefónicas autorizadas judicialmente, se tuvo constancia por los investigadores, a partir de conversación registrada en la línea telefónica de la que resultaba usuario el investigado Victoriano , mantenida entre éste y Juan Miguel , en fecha 24.04.06 a las 11:25 horas, de cómo ambos conciertan una cita para comer juntos el miércoles día 3 de mayo de 2006, a la que también asistiría "el de Oiartzun" (supuestamente refiriéndose al investigado Carlos María , " Bigotes "). En dicha conversación se hace mención a una supuesta carta de extorsión que Juan Miguel habría hecho llegar a Victoriano en los días anteriores, aludiéndole a "que iba pero muy suave y sin presionar, ¿eh?", y a que "el que no pague pues ¡bueno tú!...joder..nosotros no somosa nosotros no vamos a asustarles". El mismo día, a las 13:23 horas, Juan Miguel comunica a Carlos María la reunión que van a mantener con Victoriano la semana siguiente, según se registra en la línea telefónica intervenida instalada en el bar Faisán.

Posteriormente, el día 2 de mayo de 2006, según se documenta en acta de observación y vigilancia extendida al efecto, se observa a Carlos María dirigiéndose al bar Faisán, donde se reúne con Juan Miguel por espacio de 5 minutos, efectuándose en el transcurso de esta visita llamada por parte de Juan Miguel a Victoriano , en la que le pregunta "tú, para mañana tienes eso, ¿eh?", citándose para el día siguiente en el bar hacia las doce y media o la una. Esa misma tarde, a las 19.13 horas, y tras numerosos intentos de contactar telefónicamente por parte de Juan Miguel , se registra conversación telefónica mantenida entre éste y Everardo , en la que Juan Miguel le informa que " Tiburon " (apodo como el de " Bigotes ", " Zapatones " o " Chapas ", también atribuido a Carlos María ) y él se reúnen "con el de Bilbao" al día siguiente, avisándole para que se asistiera con ellos a la reunión, si bien Everardo anuncia que no podrá asistir y le dice a Juan Miguel que vaya él con "el Chapas ", y que "coge las cuentas y luego ya hablaremos", respondiendo Juan Miguel "y luego este, que te diga a ti, este eh, que esas nueve botellas esas las he cogido yo, ¿eh?", a lo que Leoncio le contesta "vale, de todas formas, bueno, esto, eh, a, eh, di, los vinos guárdalos tú", "y luego hablaremos eh, veré si puedo eh..., el jueves o viernes si puedo darme una vueltilla...cuanto antes", precisando a continuación Juan Miguel "te lo guardo yo, ¿eh?", y respondiéndole Leoncio "a tu cuenta".

En los días 2 y 3 de mayo de 2006, a través de las líneas telefónicas que se encontraban intervenidas, se registran las siguientes conversaciones que vienen a corroborar la cita que mantendrán el mismo día 3 Juan Miguel , Carlos María y Victoriano :

Conversación registrada a las 22.05 horas del día 2.05.06 en la línea intervenida instalada en el domicilio de Carlos María , a través de la cual éste reserva para comer al día siguiente en la Sidrería Eguiluce de la localidad guipuzcoana de Rentería.

- Conversación registrada a las 12.46 horas del día 3.05.06 en la línea intervenida del bar Faisán entre Juan Miguel y Carlos María , en la que éste le transmite al primero su impaciencia al no haber acudido todavía Victoriano al bar. Seguidamente, en la misma línea se registra conversación entre Juan Miguel y Victoriano en la que éste le comunica que está aparcando cerca de su casa, y el primero le dice que va a llamar a Zapatones .

- Conversación registrada a las 13.00 horas del día 3.05.06 en la línea intervenida del bar Faisán, entre Juan Miguel y Carlos María , en la que el primero le comunica al segundo que Victoriano acaba de llegar y que salen para buscarle.

Seguidamente, a través de las vigilancias establecidas, así como por la escucha de la baliza instalada en el vehículo Ford Focus matrícula ....YDY , propiedad de Juan Miguel , se detecta cómo el propio Juan Miguel y Victoriano se montan en dicho vehículo y se dirigen a la localidad de Oyarzun, donde recogen a Carlos María , quien les estaba esperando, y a continuación se desplazan a la Sidrería "Eguiluce" de Rentería, donde comen juntos, permaneciendo en el interior por espacio aproximado de unas cuatro horas, estableciéndose vigilancia policial para el control de la cita. Tras finalizar la comida, conducen de nuevo hacia Irún, dejando a Carlos María en su domicilio, y detectándose la presencia de Juan Miguel y Victoriano en el bar Faisán hacía las 18.13 horas.

El conjunto de datos anteriormente expuestos son puestos en conocimiento del Magistrado instructor del Juzgado Central de Instrucción n° 5 encargado de la tramitación de las Diligencias Previas 86/98, por parte de los funcionarios policiales al mando de la investigación (funcionario del CNP con carnet profesional n° NUM000 , Jefe del ECI; y funcionario del CNP con carnet profesional n° NUM001 , Comisario Jefe de la UCI) en diferentes momentos a lo largo del día 3 de mayo de 2006, manteniéndose a tal efecto reuniones en el despacho del Magistrado instructor con la presencia del Magistrado de Enlace de Francia en España, al objeto de coordinar el operativo policial y judicial que se estaba preparando con las Autoridades judiciales francesas.

Habiéndose convenido entre las Autoridades judiciales de España y Francia, tras recibir información sobre los últimos movimientos que se estaban desarrollando por parte de las personas investigadas en la red de extorsión, y ante la previsión de que Everardo pudiere desplazarse desde Francia hasta el bar Faisán de Irún el jueves 4 ó viernes 5 de mayo ("el jueves o viernes si puedo darme una vueltilla,.cuanto antes") al objeto de recoger de manos de Juan Miguel una cantidad de dinero presuntamente procedente de la actividad de extorsión objeto de investigación, que el operativo policial y judicial contra los presuntos integrantes de la red de extorsión fuera puesto en marcha, con la práctica de diligencias de entrada y registro domiciliario y detención de los investigados, para el caso de verificarse finalmente la concurrencia en alguna de las fechas señaladas de las circunstancias siguientes: que Leoncio se trasladara de Francia a España al objeto de contactar con Juan Miguel ; que por los responsables de la investigación se detectara esta cita (en la que CAU recibiera de éste la entrega de una presunta cantidad de dinero procedente de la extorsión); y que de regreso a Francia, Leoncio fuera registrado por un operativo policial instalado en las inmediaciones de la frontera, al objeto de comprobar si llevaba consigo el dinero anunciado, o cualquier efecto o documento relevante para la investigación, supuesto táctico que habría de desencadenar su inmediata detención, activando el resto del operativo policial y judicial, en España y en Francia, de forma simultánea y coordinada.

En la referida reunión los responsables policiales del operativo se comprometen a remitir a la Autoridad judicial francesa una copia del Informe "Marco" n° 635/06 comprensivo del conjunto de las investigaciones desarrolladas sobre la red de extorsión de ETA, incorporándose los últimos acontecimientos que se estaban produciendo el mismo día 3 (reunión previamente aludida en Oyarzun-Renteria), lo que se verifica en la mañana del día 4 de mayo, remitiéndose dos copias del citado Informe a Paris por avión, para su entrega a la Juez de Instrucción y al responsable policial del ECI francés; presentándose una copia esa misma mañana en el Juzgado Central n° 5, entregándose otra copia al Comisario Jefe de la UCI, y una última dirigida al Fiscal de la Audiencia Nacional adscrito al Juzgado Central n° 5.

A tal efecto, y por lo que respecta a la parte de investigación bajo competencia de las Autoridades españolas, se confeccionó por la Fuerza actuante una orden de servicio para la "Operación Urogallo" (nombre asignado policialmente al operativo que iba a practicarse en dicha fecha), que fue difundida entre los componentes del operativo en la mañana del día 4 de mayo de 2006, y que entre otros aspectos, comprendía la detención y práctica de registros domiciliarios respecto de Juan Miguel , Nemesio , Carlos María " Zapatones ", Victoriano , Luis Pedro " Torero ", Candido , Eusebio " Cojo ", Luis " Gamba ", Roman e Jose Augusto " Chispas ", siendo distribuidas tales diligencias entre cinco Equipos formados por agentes policiales encargados de la operación (dependientes de la Unidad Central de Inteligencia de la Comisaría General de Información, y de la Unidad Provincial de Información de San Sebastián).

Finalmente, en el curso de la intervención judicial decretada por la Autoridad judicial francesa sobre la línea telefónica perteneciente a Leoncio se había registrado conversación mantenida con Jose Augusto el día 27 de abril de 2006, a las 13:54 horas, a través de la línea correspondiente al bar "Faisán" y también bajo observación judicial en España, en la que ambos hablan de la asistencia al acto de funeral en memoria del histórico miembro de ETA y de la Mesa Nacional de BATASUNA Clemente , fallecido en dichas fechas, que se iba a celebrar en Deba.

3°.- Hechos objeto de investigación en las presentes actuaciones.

Los detalles del operativo policial que estaba preparándose en torno a la red de extorsión investigada sobre el bar "Faisán", en coordinación con las Autoridades judiciales encargadas de la investigación en España y Francia, ante la previsión de que el investigado Everardo cruzaría la frontera entre Francia y España para reunirse con Juan Miguel el día 4 ó 5 de mayo de 2006, al objeto presumiblemente de recibir de éste una remesa de dinero procedente de presuntas extorsiones llevadas a cabo por parte de la red de extorsión de la banda terrorista ETA objeto de investigación, llegaron a conocimiento del Jefe Superior de Policía del País Vasco, Carlos Ramón , a lo largo de la tarde y noche del día 3 de mayo de 2006.

En concreto, y sin perjuicio de las comunicaciones telefónicas mantenidas a las 21:37 horas, a las 22:55 horas, a las 23:31 horas y a las 23:36 horas con la Inspectora Jefe, Jefa de Sección de Análisis de la Brigada Provincial de Información de San Sebastián (CNP n° NUM002 ), con quien mantiene una estrecha relación personal y profesional y quien estaba al tanto de los últimos avances de la investigación -al haber tenido conocimiento del contenido de la reunión celebrada esa misma tarde entre Jose Augusto , Victoriano y Carlos María en una sidrería de Rentería, participando la Inspectora en una reunión informal mantenida hacia las 21.00 horas en las dependencias de la Comisaría de San Sebastián, en el despacho del Comisario Jefe de la Brigada de Información (CNP n° NUM003 ), junto al Inspector Jefe de la Sección Operativo de la Brigada (CNP n° NUM004 ), donde por el Inspector de la UCI con carnet profesional n° NUM005 se hace entrega de la transcripción parcial de la baliza instalada en el vehículo de Jose Augusto , correspondiente al trayecto de ida y vuelta efectuado desde Behobia hasta Oyarzun y Rentería durante esa jornada-, el Jefe Superior de Policía Sr. Carlos Ramón es informado por parte del Jefe Provincial de San Sebastián, en llamada recibida a las 22:32 horas, de la necesidad de utilizar las Unidades de Intervención (UIP) de la Policía, en el operativo previsto para el día siguiente en la frontera, en la zona del bar "Faisán", contra los investigados en la red de extorsión.

Tal dispositivo habla sido previamente requerido al Jefe Provincial de San Sebastián por parte del Comisario Jefe de la Brigada de Información de San Sebastián, en conversación mantenida a las 22.13 horas tras ser informado de los detalles de la operación por parte del funcionario del CNP n° NUM000 y Jefe del ECI, al cargo de la investigación. Seguidamente el Jefe Superior realiza llamada al Comisario Jefe de la Brigada de Información de San Sebastián, por espacio de 8 minutos y 45 segundos, a las 23:44 horas, cuando éste ya conoce todos los detalles del procedimiento operativo que se utilizará en frontera y de su alcance.

Es a partir de este momento cuando el Jefe Superior contacta con el funcionario del Cuerpo Nacional de Policía con carnet profesional n° NUM006 , Ramón , quien en la fecha de los hechos tenia su destino profesional en la Brigada de Información de Vitoria, como Inspector encargado del Grupo de terrorismo islámico, para que el día siguiente se desplazara hasta Behobia, Irún, al objeto, presuntamente, de permitir el contacto con Juan Miguel y poder trasladarle la información sobre el operativo policial en marcha, con la intención de frustar el mismo. Para establecer dicho contacto previamente, a las 20.37 horas, Carlos Ramón había llamado al Jefe de la Brigada de Información de Vitoria (CNP n° NUM007 ), superior directo de Ramón , quien a su vez contactaría con éste esa misma noche, a las 23:24 horas, presuntamente para informarle de que el Jefe Superior le iba a llamar. Pasada la medianoche, y tras intentar comunicar hasta en dos ocasiones con el Jefe de la Brigada de Información de Vitoria (CNP n° NUM007 ), sin conseguirlo por encontrarse éste de vacaciones (siendo las 00:04 horas del día 4 de mayo), a las 00:06 horas el Jefe Superior contacta telefónicamente con el Inspector de Vitoria Sr. Ramón , a quien presuntamente traslada la necesidad de que al día siguiente se desplace hasta Irún-Behobia, conversando con él durante 2 minutos y 36 segundos.

Tras la comunicación recibida del Jefe Superior el Inspector de Vitoria Sr. Ramón realiza de forma consecutiva llamadas a tres números de teléfono correspondiendo a funcionarios de policía destinados en la Brigada de Información de Vitoria, al objeto presuntamente de comunicar a sus superiores y compañeros su ausencia prevista para el día siguiente con motivo de la tarea que le había sido encomendada, dándose la circunstancia de que el Sr. Ramón se encontraba esos días en comisión de servicio concedida por el Jefe Superior, con desplazamiento a Cantabria para participar en un curso de conducción de vehículos 4x4.

Llegado el día 4 de mayo de 2006, los funcionarios a cargo de la investigación, dependientes de la Unidad Central de Inteligencia de la CGI, de forma coordinada con funcionarios policiales adscritos a la Unidad Provincial de Información de San Sebastián, establecen dispositivo de vigilancia en torno al bar Faisán, lugar donde presuntamente debía ocurrir la cita entre Juan Miguel y Leoncio .

Esa mañana el inspector Sr. Ramón abandona la ciudad de Vitoria antes de las 9:14 horas (hora en la que registra llamada en el repetidor o BTS de "Salvatierra"), llegando a la zona de Irún hacia las 10:30 horas. En concreto es a las 9:14 horas cuando el Jefe de la Brigada de Información de Vitoria y superior directo del Sr. Ramón llama a su subordinado (por espacio de 2 minutos y 5 segundos), cuando éste ya se encuentra de viaje a Irún, mientras que a las 9 28 horas se registra nueva llamada entre el Jefe Superior de Policía Sr. Carlos Ramón y el Jefe de la Brigada de Información de Vitoria, por espacio de 3 minutos y 8 segundos.

Al llegar a la localidad de Irún, el Inspector Sr. Ramón se dirige hacia la zona de residencia de Juan Miguel , quien ese día abandona su domicilio, sito en la DIRECCION000 n° NUM008 de Irún, en torno a las 11.00 horas, saliendo del garaje del inmueble a bordo del vehículo Ford Focus de su propiedad, mientras su esposa Evangelina acababa de salir andando del domicilio y se dirigía caminando hacia el bar.

Durante el recorrido de Evangelina , contacta con ella el Sr. Ramón para preguntarle por la DIRECCION000 , dándole las indicaciones oportunas, hasta que aquél llega a la entrada del inmueble domicilio de Juan Miguel y se queda esperando junto a la entrada, en el momento en que Juan Miguel salía del garaje, llegando a advertir la presencia del Sr. Ramón , para seguidamente abandonar su domicilio conduciendo por la carretera hasta su lugar de trabajo en el bar "Faisán". Tras no lograr el contacto con Juan Miguel junto a su domicilio, el Inspector Sr. Ramón , desde el teléfono móvil del que era usuario n° NUM009 , realiza a las 11:04 horas una llamada al teléfono móvil n° NUM010 , del que era usuario en dicha fecha el funcionario del Cuerpo Nacional de Policía con carnet profesional n° NUM011 , Carlos Ramón , quien ocupaba el cargo de Jefe Superior de Policía del País Vasco, teniendo la llamada una duración de un minuto y diez segundos, y efectuándose la llamada bajo la cobertura de la estación de servicio o repetidor (en adelante, BTS) de "Irún-San Marcial", concluyendo en la BTS de "Irún-Urdaine", que otorgan cobertura a la zona donde se ubica el domicilio familiar de Juan Miguel .

Posteriormente, hacia las 11.08 horas Juan Miguel llega conduciendo hasta la zona de ubicación del bar "Faisán", aparcando el vehículo en la parte posterior del mismo hacia las 11.10 horas, dirigiéndose inmediatamente al bar, al que accede por la cocina, para seguidamente pasar momentáneamente por el interior de la perfumería "Ainhoa", negocio regentado por su hija y su yerno Roman ubicado junto al bar, a fin de saludarles, y posteriormente dirigirse al interior del bar "Faisán", aprovechando para revisar la recaudación y correo del negocio. A la hora anteriormente indicada, el Sr. Ramón se encuentra ya bajo la zona de cobertura del BTS de "Zaisa-Irún", bajo cuya zona de influencia más cercana se encuentra el bar "Faisán", registrándose sendas llamadas del Sr. Carlos Ramón al Sr. Ramón a las 11:08 y a las 11:13 horas, de 58 y 27 segundos respectivamente.

A continuación, siendo aproximadamente las 11:17 horas (las 11:14:06 según el contador del videograbador empleado para registrar las imágenes de la entrada norte o principal del bar "Faisán" por parte de la unidad policial que se encontraba investigando la red de extorsión y se encargaba del sistema de videovigilancia, existiendo en el mismo un retardo de aproximadamente tres minutos respecto de la hora real, puesto de manifiesto durante la presente instrucción), el funcionario policial Sr. Ramón se dirige caminando hacia el bar, si bien en lugar de entrar por la puerta principal o delantera, da la vuelta a la zona comercial y accede al bar "Faisán" por la puerta posterior o sur.

Una vez en el interior del bar, el inspector Sr. Ramón se dirige hasta donde se encontraba Juan Miguel , a quien pregunta si puede hablar con Juan Miguel , preguntándole a su vez Juan Miguel que si quería hacerlo con el padre o con el hijo, respondiéndole el interlocutor que con el padre, para a continuación pasarle un teléfono móvil pidiéndole que escuchara, que le iban a hablar, a dar un recado. Desde ese teléfono móvil, siendo las 11:23 horas, el inspector Sr. Ramón había realizado una nueva llamada al Jefe Superior Sr. Carlos Ramón , registrada en la BTS de "Zaisa-Irún", y que tendrá una duración de 8 minutos y 11 segundos.

Tras recepcionar el teléfono móvil por parte del Sr. Ramón , y en el transcurso de la citada conversación telefónica, Juan Miguel recibe por parte de su interlocutor, Sr. Carlos Ramón , diversa información relacionada con la investigación policial y judicial que estaba siendo llevada a cabo sobre los presuntos miembros de la red de extorsión de ETA, y en concreto sobre el inminente operativo que debía conducir a la detención de Everardo tras encontrarse con él en España, siéndole revelados determinados detalles de la instrucción judicial, que se encontraba bajo secreto sumarial.

En concreto, durante el curso de la llamada telefónica, el Jefe Superior Sr. Carlos Ramón pone presuntamente en conocimiento de Juan Miguel los siguientes datos o extremos relacionados con la investigación:

a) Le hace referencia al conocimiento de la comida-reunión mantenida el día anterior, 3 de mayo de 2006, entre Juan Miguel , Carlos María y Victoriano en la Sidrería Eguiluce de Rentería, y vinculándola a dicho encuentro, a la próxima cita que Juan Miguel iba a mantener con el también investigado Everardo el día 4 ó 5 de mayo, para hacerle entrega de una cantidad de dinero presuntamente derivada del pago de una extorsión procedente de la organización terrorista ETA;

b) Le hace referencia al carácter confidencial de la llamada, aludiendo a la necesidad de que Juan Miguel no desvele su contenido, poniendo asimismo en su conocimiento que sus comunicaciones se encuentran intervenidas, y que está siendo objeto de investigación policial;

c) Le proporciona información sobre otras personas investigadas como presuntos partícipes de la red de extorsión que estaban siendo objeto de vigilancia policial, y pone en su conocimiento datos adicionales directamente extraídos del contenido de las medidas de observación e intervención de las comunicaciones decretadas judicialmente.

Finalizada la referida llamada telefónica a las 11 :1 horas, Juan Miguel devuelve el teléfono móvil al inspector Sr. Ramón , quien durante la conversación había tomado un café en la barra del bar, pretendiendo Juan Miguel invitarle a la consumición, lo que no consigue al haberse ya pagado la misma. Seguidamente, el inspector Sr. Ramón sale del bar "Faisán" haciéndolo por la puerta principal o norte siendo aproximadamente las 11:33 horas (la grabación registra las 11:30:04 horas, debiendo adicionarse el desfase temporal anteriormente señalado de aproximadamente tres minutos), girando hacia la derecha del bar, en dirección a la gasolinera y la carretera principal. Finalmente, siendo las 11:44 horas, el citado inspector de policía recibe la última llamada del Jefe Superior estando todavía en la zona del bar "Faisán", al registrarse la llamada en la BTS de "Zaisa-Irún", con una duración de 39 segundos; mientras que poco después, siendo aproximadamente las 11:49 horas (la cámara registra las 11:46:17 horas), camina atravesando la vía pública existente frente al bar, en dirección al aparcamiento existente en la zona exterior del local, al objeto de abandonar definitivamente la zona, recibiendo una última llamada del Jefe Superior Sr. Carlos Ramón a las 11:59 horas, con una duración de cuatro minutos y veintiséis segundos, quedando registrada en el repetidor o BTS de Hondarribia, una vez que el inspector Sr. Ramón ya había comenzado a efectuar su desplazamiento de vuelta a la ciudad de Vitoria, tras cumplir el cometido que le había sido encomendado, provincia en las que queda registrada su entrada a las 13:07 horas.

Por otra parte, la llamada anteriormente relatada provoca que Juan Miguel acuda a ver a su yerno Roman para relatarle lo sucedido, quien se encontraba en la perfumería ubicada junto al bar, dirigiéndose Jose Augusto posteriormente a la lonja donde se ubica su oficina, sita en la calle María Juncal Labandíbar del Barrio de Behobia, regresando al bar en torno a las 12.00 horas, reuniéndose allí unos minutos más tarde con su hijo Rodolfo . Posteriormente, y tras hablar con su hijo, encontrándose nervioso y alterado por lo ocurrido y tratando su hijo de calmarlo, Jose Augusto realiza dos intentos de llamada al teléfono de Leoncio , a las 12:36 y a las 12:39 horas, a través del teléfono móvil de su hijo, tras conocer que el teléfono del bar se encontraba intervenido, si bien no acierta a marcar correctamente el número, saliendo a continuación a las cabinas sitas en el exterior del bar, donde vuelve a intentar comunicar con CAU sin conseguirlo, siendo detectada su presencia en las cabinas por los policías encargados de la vigilancia en torno al bar.

A partir de ese momento, pasados escasos minutos de las 12.40 horas Juan Miguel y su yerno Roman cruzan la frontera dirección Bayona en el vehículo Ford Focus propiedad de Juan Miguel , siendo el mismo conducido por Roman , quien se había ofrecido a trasladar a su suegro a Francia al encontrarle nervioso en el bar tras haber cerrado la perfumería en torno a las 12.30 horas,

A continuación, Juan Miguel le pide a su yerno que detenga el vehículo junto al bar "Xaia", sito en Behobie (Francia), y desde el teléfono público instalado en este establecimiento efectúa llamada a Leoncio , registrada en la línea de teléfono intervenida al mismo bajo autorización judicial francesa, siendo las 12.50 horas, en la que el primero le comunica al segundo que quiere hablar con él "urgentemente", "cojo el coche y dónde quieres que te espere", concretando la cita en el bar Talotegui del Petit Bayona. Alertada de tal circunstancia la policía francesa, en coordinación con la policía española, se establece dispositivo de vigilancia en torno al citado establecimiento de la localidad francesa de Bayona, participando en el mismo de forma directa el Inspector del CNP con carnet profesional n° NUM012 , detectándose el contacto de Juan Miguel y Roman con Leoncio , la entrega de unos periódicos, conteniendo presuntamente un sobre entre los mismos, y cómo Leoncio se introducía en el aparcamiento existente en la plaza con dichos efectos para salir instantes después sin ellos.

A continuación, los tres investigados se introducen en el bar Talotegui, permaneciendo en su interior almorzando hasta las 15,30 horas aproximadamente y regresando Juan Miguel y Roman a Behobia (España) a las 16,30 horas, manteniendo la policía francesa desde ese momento el dispositivo de vigilancia sobre el garaje y el coche de Leoncio hasta la noche del día 4 de mayo de 2006. Transmitiéndose por Juan Miguel a Leoncio durante su encuentro el contenido de la llamada telefónica recibida esa mañana en el interior del bar "Faisán", y advirtiéndole Juan Miguel a Leoncio de la posibilidad de ser detenido para el caso de que éste se desplazara a España.


FUNDAMENTOS DE DERECHO
Imagen a tamaño completo


PRIMERO.- A través de la presente resolución se formaliza la imputación que constituye a Ramón y a Carlos Ramón en parte procesal con todas las consecuencias derivadas de esta condición, decisión que se adopta en estricto cumplimiento de lo ordenado en la LECrim, cuando en su artículo 384 manda al juez instructor dictar auto de procesamiento "desde que resultare del sumario algún indicio racional de criminalidad contra determinada persona".

La decisión de procesar a Ramón y Carlos Ramón , quienes hasta ahora figuraban como imputados en las actuaciones, tras el dictado del €uto de Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de fecha 3 de noviembre de 2011 , se adopta al entender racionalmente, en idéntico sentido a lo informado por el Ministerio Público, que en el procedimiento aparecen motivos bastantes para afirmar con fundamento que se está en presencia de hechos tipificados en el Código Penal -según el Pleno de la Sala "la actividad delictiva se concreta en una conversación telefónica a través de la que se revela a Juan Miguel determinada información. La conversación la mantiene con una persona de identidad para él desconocida, a través de un teléfono de características también para él desconocidas, que le es entregado por persona que no se identificó, a la que tampoco había visto antes, con la finalidad de que mantuviera dicha comunicación"-, concurriendo indicios racionales de criminalidad contra las personas que se citan en el presente apartado, según se argumentará en el siguiente Razonamiento Jurídico, habiendo corroborado las diligencias practicadas tras la resolución del Pleno de la Sala de 3.11.2011 la verosimilitud de la imputación de los Sres. Carlos Ramón y Ramón , entendiendo este instructor que de este modo quedan suficientemente acreditados los estándares mínimos de evidencia exigidos por la Sala de lo Penal.

La anterior conclusión, sin embargo, no puede ser predicada respecto del otro imputado en las actuaciones, Urbano , quien en la fecha de los hechos ocupaba el cargo de Director General de la Policía, al no desprenderse de las nuevas diligencias practicadas indicio alguno concreto, específico y adicional a los ya valorados por la Sala, respecto de la presunta participación del mismo en los hechos objeto de investigación, no permitiendo la presente instrucción alcanzar el estándar o canon mínimo de objetividad, razonabilidad y suficiencia indiciaría a que hace referencia el Pleno de la Sala de lo Penal en su resolución de fecha 3.11.2011, lo que determina que no haya lugar a decretar el procesamiento del mismo.

SEGUNDO.- A la hora de examinar cuáles son los indicios de responsabilidad criminal que se extraen del conjunto de diligencias practicadas y recaen sobre los imputados a quienes procede tener por procesados, permitiendo la construcción provisional del relato de hechos que ha sido consignado en los Antecedentes de la presente resolución, todo ello de forma indiciaría y sin perjuicio de la prueba que se practique en el juicio oral y de las conclusiones a las que llegue la Sala en orden a la forma de producirse los hechos, y su calificación, encontramos los que se expondrán a continuación, ello sin perjuicio de la necesaria reiteración de determinados razonamientos que fueron ya incluidos en el inicial auto de procesamiento de 13 de julio de 2011, en la medida en que los mismos no vengan afectados por la resolución del Pleno de la Sala de lo Penal de fecha 3 de noviembre de 2011.

Para mejor sistemática, tales indicios se agruparán en los siguientes apartados:

1º.- Determinación del lugar y tiempo de ocurrencia de los hechos objeto de investigación.

La valoración conjunta de distintas evidencias sumariales conducen a determinar, de forma indiciaría, que la persona que entrega al Sr. Juan Miguel el teléfono a través del cual se produce la filtración de información hace acto de presencia en el bar "Faisán" en un periodo o tramo horario presuntamente comprendido entre las 11.20 y las 11.30 horas, desarrollándose la referida comunicación en el interior del bar "Faisán":

a) En primer lugar, atendiendo a los datos técnicos aportados por la radiobaliza instalada previa autorización judicial en el vehículo Ford Focus de Juan Miguel , se constata como primer dato objetivo el relativo a la salida de Juan Miguel de su domicilio particular en torno a las 11.00 horas del día 4 de mayo, quedando el vehículo estacionado en la zona contigua al bar siendo aproximadamente las 11.10 horas (datos arrojados por la baliza ubicada en el vehículo, que se activa cuando el mismo se pone en movimiento -11.00 horas- y se para cuando el turismo detiene la marcha -11.10 horas-).

b) En segundo lugar, por las imágenes grabadas por el sistema de videovigilancia operado por la policía sobre la entrada principal del bar "Faisán" y recogidas en la cinta VHS de vídeo vigilancia n° 122, se detecta el Ford Focus de Juan Miguel pasando por delante del bar a las 11:05 horas, existiendo un desfase de tres minutos en el temporizador del videograbador - según obra reflejado desde el inicio de la investigación, Informe n° 314/06 de 27 de junio (folios 1.177 y ss.), y se detalla en el Oficio n° 48/11, de 11.02.11 (folios 8.560 y ss.), así como en el Informe de análisis de 28.05.12 (folios 13.432 y ss.)-, lo que arroja como hora real de llegada del vehículo a la zona de aparcamiento exterior del bar las 11:08 horas.

c) Atendidas las declaraciones en sede policial y judicial efectuadas por el propio Juan Miguel a lo largo de la instrucción se evidencia cómo Juan Miguel mantiene en todo momento que los hechos aquí investigados se producen "entre diez y quince minutos" (declaración policial de fecha 23.06.06 prestada en el marco de las diligencias policiales n° NUM019 -folios 1225 y siguientes-, correspondientes a las DP 86/98, posteriormente Sumario 2/08 de este Juzgado, ratificada en declaración ante el Juzgado el 24.06.06 -folios 1.232 y siguientes-), o "entre quince y veinte minutos" (declaración judicial de fecha 12.07.06 -folios 1.422 y siguientes-) después de su llegada al bar, momento éste en el que refiere que se le acerca un varón preguntando por él, haciéndole entrega de un móvil a través del cual alguien le iba a hablar. En su declaración testifical practicada en el presente Sumario el 26.04.11 (transcripción a los folios 10.352 y siguientes) Juan Miguel viene a corroborar las anteriores manifestaciones, ratificando su contenido en cuanto a su apreciación del tiempo transcurrido entre que él llega al bar y aparece en el local la persona que le pasa el teléfono, fijando en último término este intervalo temporal entre los 8 y los 12 minutos.

Afirma también el Sr. Juan Miguel en esta última declaración que como solía hacer todos los días, se pasó por la perfumería "Ainhoa" sita a escasos metros del bar y regentada por su hija y yerno, al objeto de dar los buenos días a sus familiares (folios 10.396 y 10.397), acudiendo posteriormente al bar.

Tal concreción del marco o espacio temporal en el que suceden los hechos investigados a tenor las manifestaciones del Sr. Juan Miguel , siendo éste el único testigo directo de la totalidad de los hechos acaecidos, reviste especial trascendencia al comprobar cómo su percepción más cercana al momento de ocurrir los mismos (apenas mes y medio después, con ocasión de sus primeras declaraciones como detenido) es corroborada en la declaración prestada casi cinco años después de suceder aquéllos, no habiendo variado a tal respecto los términos de sus declaraciones.

d) Los anteriores datos vienen también avalados por el acta de vigilancia policial del día 4 de mayo de 2006, documentada en las actuaciones en folios 3668 a 3670, incorporada por la Fuerza policial actuante al Informe de Análisis n° 367/06 DAO (folios 3284 y ss.), extendida en fecha 5.05.06 por los funcionarios con carnet n° NUM015 y NUM013 -quienes inicialmente se encontraban esa mañana en el interior de la oficina desde la que se vigilaba por sistema de vídeo la entrada principal del bar Faisán-, dado que la misma sitúa la llegada a las inmediaciones del bar del vehículo Ford Focus conducido por Juan Miguel a las once horas y cinco minutos (coincidiendo con el hito horario reflejado en el temporizador de la grabación de videovigilancia contenida en la cinta n° 122, al que debe adicionarse el desfase de tres minutos en la hora que registra la cámara de vídeo, según quedó explicado ut supra), aparcando Juan Miguel el vehículo e introduciéndose en la cocina del bar; posteriormente, sitúa a Juan Miguel en el interior de la perfumería "Ainhoa" en compañía de otros familiares, lo que se produce "en torno a las once y cuarto", precisándose que aquéllos permanecen en el interior charlando durante varios minutos, si bien sin aportar más detalle sobre los movimientos realizados seguidamente por el investigado Juan Miguel , al que no se vuelve a detectar hasta las doce horas, recogiéndose su presencia en actitud de espera y charlando con las camareras y el vigilante del parking, saliendo y entrando del bar durante los minutos siguientes, hasta que sobre las doce horas y treinta y cinco minutos se dirige a las cabinas telefónicas instaladas frente al bar y realiza sendas llamadas desde dos de ellas, antes de dirigirse junto con su yerno Roman hacía el vehículo Ford Focus y emprender su ruta hacia Francia.

Resulta preciso reflejar las circunstancias en que tuvo lugar la vigilancia documentada en tal acta, a partir de las declaraciones testificales de los funcionarios policiales encargados de su confección, precisando que la misma se documenta al día siguiente de ocurrir los hechos, a las 10:00 horas del día 5 de mayo (como consta en el encabezamiento del acta) encargándose los funcionarios policiales NUM013 y NUM014 de relatar los hechos ocurridos en la mañana del día 4 de mayo en la zona de Zaisa donde estaban ubicados declaración del instructor CNP n° NUM015 , folios 10.038 y ss.-, empleándose para la detección de los objetivos tanto las imágenes registradas por la cámara fija de videovigilancia desde la oficina policial (que se encontraba únicamente enfocada hacia la puerta principal del bar, sin posibilidad de visión del acceso trasero) como, en ocasiones, unos prismáticos de los que se disponía para la labor de vigilancia (declaración del funcionario n° NUM012 -folios 10.242 y 10.243- y del funcionario n° NUM015 -folios 10.168 y 10.169-), precisando el funcionario n° NUM013 en su declaración (folio 10.262, folio 10.278) que las horas detalladas en el acta se consignan por aproximación así como por el recuerdo que se tiene cuando se verifica la redacción del documento, lo que permite explicar los desfases de escasos minutos que se dan entre la vigilancia policial y las fuentes técnicas, achacables además a la lógica falta de sincronización de los respectivos relojes -tal y como especifica la Guardia Civil en su Informe de Análisis n° 19/2012 (folios 13.622 y ss.)-.

En todo caso, de las declaraciones testifícales prestadas en sede judicial por el funcionario policial NUM013 (folios 10.249 y ss.), por Roman (folios 12.759 y ss.) y por Juan Miguel (folios 10.352 y ss.) se extrae como común conclusión, con independencia de los distintos matices en el recuerdo de cada uno, que la estancia de Juan Miguel en la perfumería fue por breve espacio de tiempo, limitado al saludo habitual que dispensaba diariamente a sus familiares, transcurrido el cual se produce su regreso al bar.

e) Atendiendo nuevamente a las imágenes recogidas en la cinta de video vigilancia n° 122 -a partir de los fotogramas revelados por la Guardia Civil tras la digitalización de dicho soporte-, en las mismas se observa aproximarse al bar Faisán a Ramón por la acera procedente de la calle María Juncal Labandibar siendo aproximadamente las 11.17 horas (11.14 + 3 minutos por el desfase existente en el temporizador del videograbador); no recogiéndose nuevamente la imagen del referido funcionario policial hasta que, siendo aproximadamente las 11.33 horas (11.30 + 3 minutos por el desfase antedicho), se observa su salida del bar Faisán por la puerta delantera del mismo, desplazándose hacia la izquierda de la imagen. Posteriormente, siendo aproximadamente las 11.49 horas (11.46 + 3 minutos de desfase) se observa nuevamente a Ramón por delante del bar procedente de la calle María Juncal Labandibar en dirección a la Avenida Endarlaza, y a continuación cambia de dirección disponiéndose a cruzar la calle hacia la acera de en frente.

f) Por otra parte, y como destaca el Ministerio Público en su informe antecedente, el resultado de las diligencias acordadas por auto de fecha 8 de marzo de 2012 ha venido a confirmar tanto la ubicación como la secuencia espacio temporal de los hechos objeto de investigación relatada en la presente resolución, descartando la razonabilidad de otras secuencias cronológicas alternativas a la finalmente investigada, como son las esgrimidas por las defensas letradas de los imputados en diversos escritos presentados durante la instrucción.

Entre tales diligencias destaca especialmente la declaración testifical recibida a Roman , yerno de Juan Miguel , en sede judicial en fecha 26.03.12 (transcripción a los folios 12.759 y ss.) donde el mismo corrobora la secuencia de la filtración que señala el equipo policial investigador, afirmando que su suegro primero le saluda al llegar, durante un breve lapso temporal -"sí, normalmente pasa todas las mañanas, pasa la primera vez, saluda, buenos días, buenos días, y se va..."-, y que después vuelve su suegro y le cuenta lo sucedido en el bar, llegando a ver de espaldas a la persona que le señalaba su suegro frente al bar cuando se alejaba del mismo. Relatando el testigo Sr. Roman como después su suegro abandona la perfumería, no acudiendo en este momento a llamar desde las cabinas exteriores del bar, y que no es sino hasta después de cerrar su negocio, a las 12.30 horas, cuando al ir al bar a dejar las llaves y ver nervioso a su suegro se ofrece a llevarle a Francia.

Asimismo, recibida declaración en fecha 26 de marzo de 2012 a los funcionarios de la escala ejecutiva del CNP que permanecieron durante la mañana del día 4 de mayo de 2006 en el centro de control de los investigadores situado frente al bar "Faisán", formando parte del operativo policial dispuesto sobre la citada ubicación, los miembros del CNP NUM016 (folios 12.848 y ss.), NUM017 (folios 12.804 y ss.), NUM005 (folios 12.819 y ss.) y NUM018 (folios 12.800 y ss.) vienen a manifestar, de forma unánime, que el funcionario del equipo investigador con carnet profesional n° NUM013 y de nombre Carlos Ramón -apuntado en algunos escritos de las defensas como la persona que pudo facilitar a Juan Miguel el teléfono a través del que se produjo la filtración- se encontraba ya en la oficina de vigilancia de Zaisa cuando acceden a ella -momento que se fija entre las 9 y las 10 de la mañana-, sin que en momento alguno abandonara dicha oficina hasta aproximadamente las 12.40 horas, después de que Juan Miguel saliera a realizar una llamada desde la cabina telefónica situada en el exterior del bar.

g) Analizadas las anteriores evidencias por la Unidad Central Especial n° 1 de la Jefatura de Información de la Guardia Civil, teniendo a su disposición la totalidad de las actuaciones instructoras, en cumplimiento del requerimiento cursado por el Juzgado en fecha 8.03.12 a fin de que se emitiera Dictamen sobre la compatibilidad o contradicción existente entre el contenido del acta de vigilancia policial correspondiente al día 4 de mayo de 2006 (folios 3668 a 3670), de la cinta de vídeovigilancia correspondiente a tal jornada (cinta VHS -CINTA DE VIDEO/VIGILANCIA N° 122), así como de las distintas declaraciones prestadas en la causa en sede policial y judicial por parte del Sr. Juan Miguel , tomando también en consideración los datos técnicos registrados en la audiobaliza instalada en el vehículo Ford Focus propiedad de Juan Miguel , por dicha Fuerza actuante se concluye afirmando la compatibilidad de los anteriores elementos indiciarlos, no habiéndose detectado contradicciones que los cuestionen, siendo las fuentes de información analizadas "perfectamente concordantes en los hechos que recogen", concordando las manifestaciones de Juan Miguel con los datos obtenidos de las demás fuentes de información, y reforzándose dicha compatibilidad por el contenido de otras evidencias incorporadas al Sumario, como son alguna de las declaraciones a que se ha hecho referencia en el epígrafe f) (Informe de Análisis n° 19/2012, obrante a los folios 13.622 a 14.045).

2º.- Determinación del perfil razonablemente concurrente en las personas responsables de los hechos objeto de investigación y correspondencia con los imputados.

Para establecer presunciones suficientemente fundadas sobre los perfiles razonablemente concurrentes en las personas responsables de los hechos investigados, debe partirse de los siguientes elementos objetivados a lo largo de la instrucción:

2.1.- El conocimiento del contenido de la filtración sobre importantes detalles de la investigación policial y judicial que se estaba llevando a cabo sobre la presunta red de extorsión de la banda terrorista ETA que operaba en torno al bar "Faisán", practicada sobre el responsable del mismo y uno de los principales objetivos de la investigación, Juan Miguel , tiene lugar ante las manifestaciones vertidas por el mismo de forma espontánea a su yerno Roman , en el curso del trayecto que ambos realizan en coche desde Irún hasta Bayona el día 4 de mayo de 2006, así como en el trayecto de vuelta a España, al objeto precisamente de alertar al también investigado como presunto integrante de la citada red de extorsión en Francia, Everardo , de que estaban siendo investigados por la Policía, así como de que éste debía evitar reunirse con Juan Miguel en Irún el día 4 ó 5 de mayo de 2006, como tenia previsto hacer según se desprendía del contenido de sus comunicaciones telefónicas previas, para evitar ser detenido en la frontera al regresar a Francia. Así lo reconoce el propio Juan Miguel en las declaraciones policiales prestadas ante la Fuerza actuante tras practicarse su detención, así como en las sucesivas declaraciones prestadas ante el Juzgado como imputado en las DP 86/98, y lo corrobora en su declaración testifical prestada ante este Juzgado en el marco del presente Sumario. Las manifestaciones de Juan Miguel a su yerno Roman , dando cuenta del contenido de la conversación mantenida en el interior del bar la mañana del día 4 de mayo (tanto en lo referente al trayecto ida y vuelta entre Irún y Bayona del mismo día 4 de mayo, como en la conversación posteriormente registrada entre ambos en fecha 28 de mayo de 2006), quedan grabadas a través del sistema de audio (baliza) que se encontraba instalado en el vehículo Ford Focus propiedad de Juan Miguel bajo preceptiva autorización judicial, habiéndose sometido también a la pertinente autorización judicial la prórroga para la vigencia de tal sistema de interceptación de las comunicaciones mediante el correspondiente auto (obrando testimonio de los indicados particulares en la presente causa, así como soporte informático donde fue clonado el contenido de la baliza).

Del análisis del audio de la referida baliza, así como de las declaraciones prestadas en las actuaciones por Juan Miguel y su yerno Roman se infiere el conocimiento por parte de la persona que comunica con Juan Miguel de diversos datos y detalles de la denominada operación "Urogallo" profundos y recientes, incluyendo el conocimiento del lenguaje en clave utilizado por los presuntos integrantes de la red de extorsión investigada para referirse tanto a alguno de los sujetos investigados como a determinadas actividades desarrolladas por los mismos, lenguaje que resulta reproducido en diversos pasajes de la comunicación por el autor de la filtración.

Más en concreto, del análisis de la transcripción de la baliza, aportada a las actuaciones, se deduce, como se indica en el Informe de Análisis elaborado por la Unidad actuante (folios 1176 y siguientes), que los datos proporcionados a Juan Miguel por su interlocutor son de dos tipos:

- datos generales, de conocimiento amplio por aquellos funcionarios de la Escala Ejecutiva del C.N.P. que participan o han participado en las investigaciones (en particular, referentes a que los teléfonos están pinchados, el coche balizado, que efectúa llamadas habituales a " Bigotes " presunto miembro de la red de extorsión-, que se le investiga desde hace años, que hay siempre 4 o 5 policías en la frontera);

- datos concretos, específicos y recientes de la investigación, de conocimiento restringido, limitado a un círculo reducido de funcionarios, pudiendo destacarse a este respecto las cinco informaciones siguientes: la primera hace referencia a que Juan Miguel llamó a Leoncio por teléfono para ir ambos al funeral de Clemente (histórico miembro de E.T.A. y de la Mesa Nacional de HERRI BATASUNA), fallecido en esas fechas, y se obtiene de la observación del teléfono del bar Faisán; la segunda hace referencia a que Leoncio va a venir a España, el jueves o viernes, a recibir "nueve botellas de vino" (presuntamente 9 millones de pesetas) de Juan Miguel , y se obtiene igualmente de la observación del teléfono del bar Faisán; la tercera hace referencia a una llamada realizada a la sidrería Eguiluce de Rentería, para ir a comer el día 3 de Mayo, y se obtiene de la observación del teléfono instalado en el domicilio del investigado Carlos María , así como de la transcripción del audio de la baliza en el interior del Ford Focus; la cuarta hace referencia a la reunión del día 03 de Mayo, en la sidrería Eguiluce de Rentería, celebrada entre Victoriano , Carlos María y Juan Miguel , conocida a través de diversas fuentes (observación del teléfono del bar Faisán, y transcripción del audio de la baliza en el interior del Ford Focus); finalmente, la quinta hace referencia a cómo se va a desarrollar el operativo el día 04 de Mayo, anunciando que hay policía en la frontera que va a detener a Leoncio y a registrar su coche.

2.2.- A requerimiento del Juzgado, por la Secretaría de Estado de Seguridad -TEPOL-, mediante oficio n° 1406 de fecha 14 de mayo de 2012 (folios 13.401 a 13.402) se pone en conocimiento el historial de observaciones telefónicas acordadas judicialmente sobre las líneas vinculadas al talde de extorsión terrorista en el que se encontraba implicado el investigado Juan Miguel , resultando que en todos los casos la Unidad policial solicitante pertenece al Cuerpo Nacional de Policía, tratándose bien de la Comisaría General de Información o de la Brigada Provincial de Información de San Sebastián.

2.3.- Asimismo, tanto Guardia Civil (Oficio n° 543 de fecha 26 de abril de 2012, folios 13.708 a 13.709) como Ertzaintza (Oficio n° 475S1201704 de fecha 15 de marzo de 2012) acreditan el desconocimiento previo por ambos servicios policiales del operativo antiterrorista previsto por el Cuerpo Nacional de Policía en el marco de la denominada operación "Urogallo", y, en consecuencia, según detalla la UCE n° 1 de la Guardia Civil en su oficio, de los detalles del dispositivo policial, objetivos a detener y procedimientos operativos a establecer el 4 de mayo de 2006; no teniéndose tampoco acceso ni conocimiento alguno del contenido de las observaciones telefónicas que se venían practicando, y no habiéndose realizado seguimientos a los sospechosos de integrar la red de extorsión que estaba siendo investigada.

Partiendo de todo lo anterior, como se desprende del conjunto de lo actuado, y es objeto de análisis en los informes policiales aportados a las actuaciones en virtud de lo resuelto por auto de fecha 8.03.12 por el que se acordaba la práctica de diligencias adicionales de investigación, los indicios acumulados durante la instrucción permiten establecer los siguientes perfiles que, con sólida presunción, habrían de concurrir en las dos personas directamente implicadas en los hechos objeto de investigación, tanto en el comunicante con el Sr. Juan Miguel como en la persona encargada de facilitar dicha comunicación:

a) Perfil de la persona que facilita el teléfono a Juan Miguel :

El conjunto de indicios acumulados durante la instrucción permite inferir que se trata de una persona de confianza de la que finalmente establece la comunicación con Juan Miguel , perteneciendo al Cuerpo Nacional de Policía -ante el conocimiento de la información restringida por parte del comunicante, a que previamente se ha hecho referencia, y que se produce en el exclusivo ámbito de dicha institución policial-, estando familiarizado con tareas de localización y centrado de objetivos, ubicándole la tarea encomendada como un miembro del CNP vinculado a áreas de investigación, si bien dada la función por el mismo realizada su conocimiento sobre la investigación en curso y el objetivo a localizar se limitarla al nombre y apellidos del mismo, así como a las direcciones de su domicilio y del bar que regentaba (Informe de Análisis de la Guardia Civil n° 19/12 obrante a los folios 13.622 a 14.045).

En este sentido, debe recordarse como en varias ocasiones durante el relato espontáneo de los hechos que realiza a su yerno Roman con ocasión del viaje que emprenden esa mañana a Bayona, Juan Miguel se refiere al mismo como un policía, un "txakurra", "la txakurrada", "un poli", "un madero", "los maderos", aludiendo a que el interlocutor se refiere a él como "mi compañero", lo que desde el primer momento lleva a su percepción de que las personas que se estaban dirigiendo a él eran funcionarios de policía. Así se deriva del contenido de diversas conversaciones registradas en la baliza instalada en el vehículo bajo las siguientes referencias: REC0005, REC00007 y REC0009_01 (todas ellas del 4.05.06). Adicionalmente, en su declaración judicial de fecha 12.07.06 Juan Miguel refiere que le sorprendieron todas las circunstancias que rodeaban esta conversación, "por cuanto era la primera vez que un funcionario de policía le advertía de algo así".

Asimismo, de las diligencias practicadas se concluye, en forma indiciaría, que el funcionario policial que presuntamente hace entrega del teléfono móvil a Juan Miguel en el interior del bar "Faisán" (tratándose de la misma persona que minutos antes intenta acceder a él a la salida de su domicilio), desconoce tanto la ubicación geográfica del domicilio de Juan Miguel , como a sus familiares y al propio Juan Miguel , a quien se llevaba vigilando de forma diaria durante más de dos años por los encargados de la investigación, de forma tal que llega incluso a preguntar a su esposa Evangelina , cuando ésta se dirige andando al bar, por el edificio de la DIRECCION000 donde radica la vivienda familiar de Juan Miguel , preguntándole también al propio Juan Miguel , cuando entra finalmente en el bar, que quería hablar "con Juan Miguel ", siendo necesario que Juan Miguel le preguntara "si con el padre o con el hijo", lo que nuevamente evidencia la falta de conocimiento y familiarización con extremos de gran relevancia para la investigación por parte del sujeto que se encarga de pasar el teléfono móvil a Juan Miguel , quien a su vez manifiesta que era la primera vez que le vela (declaración testifical del 26.04.11); excluyendo del mismo modo la posibilidad de que tal persona fuera uno de los funcionarios del ámbito de la investigación en curso, coordinada por UCI-Madrid y la Brigada Provincial de Información de San Sebastián y cuyos componentes estaban familiarizados tanto con la persona y familia de Juan Miguel , como con la ubicación del domicilio de éste. Todos los indicios anteriores conducen a sustentar la razonabilidad en la atribución al Inspector del CNP Sr. Ramón de su participación en los hechos investigados, concurriendo en el mismo las características definitorias de los perfiles operativo, funcional y de conocimiento a que se alude tanto por los investigadores del CNP como por parte de la Guardia Civil. A este respecto, debe ser también destacado que el propio Inspector de Vitoria Sr. Ramón reconoce en su primera declaración judicial prestada en calidad de imputado, que en la fecha de comisión de los hechos "desconocía totalmente" la zona de Irún. Mientras que en lo que respecta a la descripción física del mismo, y sin perjuicio de los diferentes detalles sobre vestimenta y apariencia física que son aportados por los testigos en diferentes momentos de la instrucción, las descripciones facilitadas sobre el protagonista de los hechos sucedidos el día 4 de mayo junto al domicilio de Juan Miguel , y posteriormente en el interior de su bar (así, declaraciones de Juan Miguel en calidad de detenido prestada a las 18:20 horas del día 23.06.06 -folios 1.225 y ss., posteriormente ratificada a presencia judicial, y declaración judicial en calidad de imputado prestada el día 12.07.06 en las DP 86/98 -folios 1.422 y ss. y declaraciones judiciales de Roman de 23.06.06 -folios 1.232 y ss.- y de Evangelina -folios 1.271 y ss.), presentan aspectos diversos de gran similitud o encaje con la apariencia física del Sr. Ramón en la referida fecha, según se observa en su imagen de cuerpo entero captada por la cámara de videovigilancia de acceso al bar, portando consigo una prenda aparentemente asimilada a una chaqueta o cazadora de tonalidad oscura.

Finalmente, sin perjuicio de los extremos aportados por Juan Miguel en su declaración testifical del día 26.04.11 y que ya fueron analizados por el Pleno de la Sala en su auto de 3.11.2011 , debe destacarse como Juan Miguel manifiesta a preguntas del Fiscal (folio 10.413) que durante la secuencia temporal en que la persona le pasa el teléfono y aquél mantiene la comunicación, en el bar no había ninguna otra persona que no fuera de los clientes habituales, precisando que "todos eran gente de Iparralde" o "estaban hablando francés", que iban al bar todos o casi todos los días, fijándose en que la única persona extraña dentro del bar en ese momento era la que le pasa el teléfono.

En cuanto a la falta de reconocimiento por el Sr. Juan Miguel de la persona que le pasó el teléfono móvil el día 4.05.06, a la vista del contenido negativo de la diligencia de reconocimiento en rueda que fue practicada en sede judicial, en fecha 13 de enero de 2009 (folio 5771), esto es, transcurridos 2 años y 8 meses desde la fecha de comisión de los hechos (4.05.06), como ya se razonó al respecto en auto de 13.07.2011 conviene recordar cómo el propio Juan Miguel , en su declaración policial de 23.06.06 (ratificada judicialmente), al ser preguntado apenas mes y medio después de ocurrir los hechos si sería capaz de reconocer a la persona que le puso el teléfono para hablar con el interlocutor, responde "que no puede garantizar que le pueda reconocer, puesto que es bastante despistado", dato que ratificó en su declaración testifical del 26.04.11, y que viene a convertir toda diligencia posterior en este sentido en una diligencia de contenido o finalidad prácticamente imposible, motivo por el que carece de trascendencia procesal la alegada falta de reconocimiento del Sr. Ramón como la persona que le pasa el teléfono, al evidenciarse además en la referida declaración otros datos aportados por Juan Miguel que entran en contradicción con datos técnicos objetivados en la causa (así, intentos de llamadas a Leoncio desde el móvil de su hijo, que Juan Miguel niega), o con la propia declaración prestada por Rodolfo en la misma fecha (en cuanto al encuentro con su padre en el bar pasadas las 12.00 horas que sin embargo niega Juan Miguel ).

Todo lo anterior conduce a otorgar, en este aspecto, mayor consistencia a los datos revelados por Juan Miguel en sus primeras declaraciones en sede policial y judicial, así como a los extremos de éstas que son confirmadas en sus declaraciones judiciales de 12.07.06 y de 26.04.11. Contando además con la descripción física de la persona investigada, por parte de tres testigos ( Evangelina , Roman y Juan Miguel ), que aportan rasgos y detalles coincidentes en las tres versiones, y perfectamente compatibles con las imágenes grabadas sobre la persona de Ramón , en la forma que ya se concretó supra.

Debe por último recordarse cómo el Sr. Ramón no reconoce de manera expresa su presencia en el bar "Faisán" en su primera declaración judicial de fecha 23.12.08 (folios 5850 y ss.), haciéndolo en su segunda declaración practicada en fecha 10.03.11 en el marco de la pieza entonces secreta, cuando le son exhibidas las imágenes grabadas en la cinta de videovigilancia. Mientras que, por otra parte, las manifestaciones del imputado Sr. Ramón entran en patente contradicción con datos objetivados en la causa, en relación al desplazamiento que lleva a cabo el Sr. Ramón desde su lugar de trabajo, Vitoria, hasta la localidad de Irún: así, mientras que en su primera declaración judicial el Inspector de Vitoria afirma que "sí dio dietas" en relación por su desplazamiento fuera de la provincia, en oficio n° 8067 de fecha 16.06.09 (folio 5.830, Tomo XIV) procedente del Director Adjunto Operativo (DAO) del CNP consta que el Inspector del CNP n° NUM006 ( Ramón ) fue comisionado por el Jefe Superior de Policía del País Vasco para que se desplazara de Vitoria a Irún y sur de Francia el día 4.05.06, señalando que dicho inspector "no presentó minuta de dietas ni nota de gastos por dicho servicio", al no haber transcurrido en este caso el periodo de tiempo mínimo recogido en la normativa entonces vigente sobre indemnizaciones por razón de servicio.

b) Perfil de la persona interlocutora de Juan Miguel durante la comunicación telefónica llevada a efecto:

El conjunto de indicios acumulados durante la instrucción permite inferir que se trata igualmente de un miembro del CNP, con capacidad de mando sobre otros miembros de dicho Cuerpo y con conocimiento previo de los despliegues que se van a producir por parte del mismo, ostentando un cargo de cierta relevancia, habiendo estado vinculado con la provincia de Guipúzcoa. Asimismo, evidencia un conocimiento limitado de detalles de la insvestigación, restringido a hechos muy recientes -implicación de los individuos que han participado en actividades vinculadas con la extorsión durante los días 2 y 3 de mayo-, mostrando también conocimiento sobre el despliegue de unidades y medios alrededor de Juan Miguel , tanto para la investigación como para la ejecución de la detención de Leoncio . Finalmente, por el acceso a información clasificada que demuestra, se infiere que ocupa un puesto vinculado con actividades operacionales relacionadas con la lucha antí-terrorista, ostentando una posición elevada de jerarquía en el CNP al tener la competencia necesaria para disponer sobre el desplazamiento a Irún con abandono de sus tareas habituales del individuo que hace entrega del teléfono a Juan Miguel , así como ante el conocimiento y acceso a información clasificada tanto de carácter operativo como estratégico (Informe de Análisis de la Guardia Civil n° 19/12 obrante a los folios 13.622 a 14.045).

Los anteriores perfiles operativo, funcional y de conocimiento que razonablemente cabe inferir del análisis indiciario efectuado, a que se alude tanto por los investigadores del CNP como por parte de la Guardia Civil, concurren en el imputado Carlos Ramón , quien en la fecha de los hechos ocupaba el cargo de Jefe Superior de Policía del Pais Vasco dentro del CNP.

En este sentido, el análisis del tráfico de llamadas realizadas en la causa, correspondiente a los funcionarios policiales en contacto con la investigación, que razonablemente podían tener acceso a las referidas informaciones de carácter reservado o ámbito restringido, unido a las declaraciones testifícales practicadas en sede de instrucción, determina, con probabilidad próxima a la certeza, que el Jefe Superior Sr. Carlos Ramón conocía en la fecha y hora en la que suceden los hechos, todos los extremos objeto de la investigación que le son revelados a Juan Miguel en la conversación que el mismo mantiene a través del teléfono móvil que le pasan en el interior del bar.

A este respecto, debe atenderse a las manifestaciones realizadas en sede judicial por quienes eran entonces subordinados del Sr. Carlos Ramón : de la declaración del Comisario Jefe de la Brigada Provincial de Información de San Sebastián CNP NUM003 (folios 5.992 y ss.), se desprende que el Jefe Superior conocía la operación del "Faisán", al haber estado destinado muchos años en la Brigada de San Sebastián antes de ocupar su actual destino, y que específicamente sabia que se iba a parar a Leoncio en la frontera, si no el día 4, el día 5 de mayo, y que lo harían cuando éste llevara consigo el dinero del "impuesto revolucionario", dato que le comunica el propio Comisario; conociendo también el día 3 por la noche que se había solicitado la presencia de la UIP en frontera; y de la declaración del Inspector Jefe de Sección Operativa de la Brigada Provincial de Información de San Sebastián CP NUM004 (folios 1.168 y ss.), se deriva cómo éste comentaba con su Comisario todos los datos que iba conociendo de la operación, intercambiando información con los funcionarios de la UCI de Madrid que estaban destinados provisionalmente en San Sebastián, precisando en su declaración judicial del pasado día 8.02.11 (folios 8.000 y ss.) que la semana del uno de mayo de 2006 era una funcionaría llamada "Irene" quien se encargaba del control de los dispositivos de escucha e interceptación de comunicaciones, afirmando que era ella la "más profesional" de los funcionarios de la UCI desplazados a San Sebastián, compartiéndose entre todos los policías de Madrid y San Sebastián la información operativa que se iba generando día a día.

Respecto de las informaciones presuntamente proporcionadas al Jefe Superior de Policía por la Inspectora Jefe, Jefa de Sección de Análisis de la BPI de San Sebastián, a la vista de las comunicaciones telefónicas mantenidas entre ambos y declaraciones efectuadas al respecto, el conocimiento de las informaciones de carácter reservado y de trascendencia para la investigación en curso, por parte de la Jefa de la Sección de Análisis de la BPI de San Sebastián, tiene lugar en la reunión informal mantenida en el despacho del Comisario Jefe de la Brigada Provincial de Información de San Sebastián el día 3 de mayo hacia las 21.00 horas, y a la que asiste el propio Comisario, la Jefa de Sección de Análisis y el Jefe de Sección Operativa, según confirman en sus respectivas declaraciones judiciales tanto el Comisario CNP n° NUM003 (folios 5.992 y ss.) como el Jefe de la Sección Operativa CNP n° NUM004 (folios 1.168 y ss.), así como también el funcionario de la UCI CNP n° NUM005 (folios 487 y ss en su primera declaración, folios 12.819 y ss en su segunda declaración), quien lleva consigo la transcripción parcial del contenido de la baliza instalada en el vehículo de Juan Miguel y correspondiente al trayecto efectuado durante el mismo día 3, por parte de Juan Miguel , Victoriano y Carlos María hasta la sidrería de Rentería y de vuelta a Irún, reclamándosela el Jefe de la Sección Operativa para examinar su contenido junto al Comisario y la Jefa de Sección de Análisis por espacio de 15 minutos, transcurrido el cual el funcionario de la UCI solicita nuevamente los folios manuscritos para continuar su trabajo de transcripción. Sin que la Jefa de Sección de Análisis, CNP n° NUM002 , ni en su primera declaración judicial el 23.12.08 (folios 5.902 y ss.), ni tampoco en la prestada más recientemente el 8.02.11 (folios 8.052 y ss.), reconozca su presencia en la citada reunión del día 3 por la noche y en compañía de los funcionarios policiales anteriormente citados, negándolo de forma reiterada (hasta en cinco ocasiones en su primera declaración, y manteniendo la negativa en su segunda declaración), hecho éste que evidencia una importante contradicción en la testigo al confrontar su testimonio con el del resto de testigos (hasta tres) que fueron interrogados al efecto.

En cuanto a la información también transmitida a Juan Miguel por teléfono, relativa a la pretensión del mismo de asistir al funeral-homenaje a Clemente en Deba, de la misma se tiene conocimiento por la escucha de la línea telefónica intervenida titularidad del propio Juan Miguel y que tenia contratada sobre el bar, registrándose conversación el día 27 de abril de 2006 con Leoncio en la que ambos hablan sobre la posibilidad de ir juntos al citado funeral. En su declaración judicial prestada el 14.07.06, el CNP n° NUM004 , Jefe de la Sección Operativa de la Brigada de San Sebastián comenta que conocía el contenido de esa llamada con anterioridad al día 4.05.06, lo que evidencia que pudo también haber accedido con facilidad a dicha información tanto la Jefa de Sección de Análisis, como el Comisario de la Brigada, a quien el Jefe de Sección le trasladaba toda la información de que tenia conocimiento, según obra en su propia declaración.

Por último, en cuanto a la valoración de la versión aportada por el Jefe Superior Sr. Carlos Ramón en su declaración judicial (folios 5.916 y ss.) y que, en esencia, consiste en que el propio Carlos Ramón tenia fijada el día 4 de mayo de 2006 una cita con un confidente policial en un lugar no revelado del sur de Francia, del que se aporta su apodo o sobrenombre en las actuaciones, habiendo decidido encomendar a Ramón que se encargara de vigilar la frontera para confirmar la presencia el mismo día 4 de las Unidades de Intervención de la Policía (UIPs), haciéndole la "cobertura" para tal cita o reunión con su confidente, ya se razonó al respecto en anterior resolución de fecha 13 de julio de 2011, significándose que el mismo no resulta identificado durante la presente instrucción, no obstante las garantías y cautelas que fueron acordadas por auto de fecha 24 de enero de 2011, así como que las anteriores manifestaciones aportadas por el Sr. Carlos Ramón en justificación de su proceder durante los días 3 y 4 de mayo de 2006 no guardan la coherencia exigible con el resultado de otras diligencias practicadas, como supone el contenido del escrito remitido por el DAO con registro de salida n° 203, de fecha 6.07.09 (folios 6.150 y ss.) confirmando la presencia habitual de la UIP en operaciones de control de la frontera hispano francesa desde el año 2000, así como el establecimiento del dispositivo estático de control por parte de la UIP en la rotonda de Behobia próxima al bar "Faisán", desde las 11:00 horas hasta las 11:35 horas del día 4 de mayo de 2006, por espacio de 35 minutos, retirándose de la zona posteriormente y dejando expedita la frontera antes incluso de que el Inspector Ramón abandonara Behobia, ya que lo hace hacia las 11:50 horas, momento a partir del cual emprende su viaje de vuelta a Vitoria.

3º.- Determinación de las características concurrentes en la llamada a través de la que se producen los hechos objeto de investigación. Análisis de los datos de tráfico telefónico y de viabilidad de la comunicación por medios alternativos.

a) Como se desprende de los diversos Informes policiales obrantes en las actuaciones, muy particularmente del Informe n° 367/06 DAO (folios 3284 y ss.), así como del Informe con n° ref. DAO 109/11, de 25.03.11, sobre tráfico de llamadas, partiendo de las declaraciones en sede policial y judicial efectuadas por el propio Juan Miguel a lo largo de la instrucción se extraen los siguientes datos de interés:

- Juan Miguel precisa en su primera declaración en sede policial en calidad de imputado (prestada el 22.06.06, en el marco de las diligencias policiales n° NUM019 , correspondientes a las DP 86/98, posteriormente Sumario 2/08, ratificada posteriormente a presencia judicial -folios 7.555 y ss y folios 1.232 y siguientes-, firmada por el mismo y con asistencia letrada), que la persona que se le acercó "hizo una llamada por teléfono móvil, pasándoselo para que hablase con un compañero", determinando que la investigación tuviera por objeto, inicialmente, el análisis de las llamadas en sentido saliente.

- En cuanto a la duración de la comunicación, en sus diversas declaraciones prestadas al respecto el propio Juan Miguel estima que la llamada duró entre cinco y diez minutos (así, en la 6a declaración policial precisa que la conversación telefónica "aproximadamente, duró cinco minutos" -folio 1.227-; mientras que en su declaración judicial de fecha 12.07.06 sostiene que "duró unos diez minutos" -folios 1.422 y siguientes-, percepción que es confirmada en su declaración testifical del pasado 26.04.11 en el marco del presente Sumario, donde viene a fijar su percepción acerca del tiempo de duración de la llamada en torno a los siete minutos y medio -folios 10.352 y siguientes). Asimismo, la cuantificación de la información proporcionada a través del teléfono se estima razonablemente como superior a los 5 minutos, ello derivado de los diversos ejercicios de simulación realizados para averiguar el tiempo que el interlocutor pudo emplear para transmitir toda la información facilitada a Juan Miguel , tal y como consta en el Acta levantada al efecto por los investigadores y que conforma el Anexo 4, Documento 01 del Informe DAO núm. 367/06; así como en la diligencia de ampliación recogida además en soporte audiovisual conforme a lo solicitado en el apartado a) del párrafo Segundo del Razonamiento Jurídico Cuarto del Auto de 24/01/2011, aportada a la instrucción mediante Oficio núm. 55, de fecha 22 de febrero de 2011.

b) Recabados los datos de las diversas compañías u operadoras telefónicas de ámbito nacional (Amena-Euskaltel, Vodafone y Telefónica Móviles España-Movístar) sobre el tráfico total de llamadas en relación con las líneas telefónicas móviles que se encontraban activas y situadas bajo la cobertura de los repetidores BTS que daban servicio a la zona de Zaisa, Behobia, Irún, en donde se encuentra ubicado el bar "Faisán", entre las 11:10 y las 12:00 horas del día 4 de mayo de 2006, resultan un total de 1.932 llamadas producidas en dicho marco espacio-temporal, incluyendo tanto las referidas a titulares abonados como a tarjetas prepago, y tanto las de sentido entrante como saliente (Anexo 2 del Informe n° 367/06 e Informe n° 109/11). Efectuado el pertinente análisis sobre tales llamadas, partiendo de los datos aportados por el propio Juan Miguel y que se ven corroborados por las restantes diligencias acordadas (así, grabación de la cámara, baliza del vehículo), se obtiene un total de 63 llamadas ubicadas en la zona de estudio, con sentido de tráfico saliente, producidas entre las 11.10 y las 11.40 horas, y de duración superior a 240 segundos (4 minutos), de entre las cuales, averiguada la identidad de todos los titulares y usuarios de los teléfonos implicados en el tráfico analizado, únicamente una llamada aparece efectuada entre dos sujetos que son funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, tratándose de la llamada realizada a las 11:23 horas desde el teléfono n° NUM009 al teléfono n° NUM010 , siento titular y usuario del primero Ramón , mientras que la titularidad del segundo corresponde a la Dirección General de la Policía, estando atribuido su uso a Jefe Superior de Policía del Pais Vasco Carlos Ramón .

c) Las conclusiones de los informes policiales sobre el estudio del tráfico de llamadas y ubicación de la señal de las mismas a través de los repetidores, estaciones de servicio o BTS operativas o disponibles, en la zona objeto de análisis, en fecha 4 de mayo de 2006, vienen a ser corroboradas por los Informes Periciales de Telefonía elaborados y ratificados a presencia judicial durante la instrucción por los cuatro peritos protegidos pertenecientes a la Compañía Telefónica Móviles. Así, el Informe Pericial sobre "Cruce de llamadas y sus BTS" elaborado por los peritos de la Compañía Telefónica, con clave como peritos protegidos " NUM020 ", " NUM021 " y " NUM022 ", obrante al folio 5077 de las actuaciones, dictamina que las conclusiones incluidas en el Informe policial "complementario sobre cruce de llamadas y BTS" (comprensivo del estudio realizado del tráfico telefónico en la zona de los hechos y a la hora de relevancia) son correctas; y el Informe "de cobertura y disponibilidad" obrante al folio 5586 y elaborado por el perito protegido con clave "4.09" (ingeniero de telecomunicaciones experto en la zona objeto de estudio) concluye que todas las llamadas realizadas y recibidas por las células identificadas como prioritarias en el Informe (incluidas las que daban cobertura a la zona de ubicación del bar "Faisán", así como al domicilio de Juan Miguel ), se encuentran realizadas dentro de su zona de cobertura, señalando que las estaciones de servicio correspondientes a la red de Telefónica "Irún San Marcial", "Irún Urdaine" e "Trun Zaisa" se encontraban plenamente disponibles a fecha 4 de mayo de 2006 (esto es, operativas o bajo rendimiento normal), precisando en la ratificación de dicho informe pericial (practicada el 25.11.08) que la ubicación del bar "Faisán" (Behobia Auzoa 17- Irún) se encuentra dentro de la zona de cobertura de la estación de Zaisa, y que el domicilio de Elosúa (sito en la c/ DIRECCION000 NUM008 , Io B-Irún) se encuentra dentro de la zona de cobertura de la estación de Irún San Marcial.

Posteriormente, cumplimentando las diligencias que les fueron ordenadas por auto de 24.01.11, por los peritos se presentan informes adicionales en fechas 9.02.11 y 23.02.11, ratificados a presencia judicial el 9.03.11, que descartan la posibilidad de que las llamadas efectuadas desde la zona objeto de estudio pudieren haber sido redireccionadas a estaciones de base o repetidores fuera del área de influencia de la ubicaciones analizadas, confirmando que las llamadas realizadas por la red de Telefónica desde la ubicación geográfica del bar "Faisán", Barrio de Behobia n° 17 de Irún, sólo pudieron iniciarse en las tres células de Irún anteriormente enunciadas (Zaisa, San Marcial e Irún), concretando en el acta de ratificación que la mejor cobertura sobre la indicada ubicación se prestaba por la estación o BTS de Zaisa.

El conjunto de datos de carácter técnico anteriormente relacionados vienen a corroborar la corrección de las conclusiones alcanzadas por la investigación policial sobre ubicación de teléfonos y tráfico de llamadas, y permiten confirmar la relevancia de la cadena de llamadas efectuadas por el Sr. Ramón , que sucesivamente se producen primero desde la zona de cobertura de la BTS de "Irún San Marcial", cuando a las 11:04 se encuentra presuntamente junto al domicilio de Juan Miguel y llama al Sr. Carlos Ramón (concluyendo la llamada en el repetidor de "Irún Urdaine", algo que los peritos valoraron como técnicamente posible), y posteriormente ya desde la zona de bar "Faisán", quedando registradas las llamadas que mantiene a partir de las 11:08 horas con el Jefe Superior, hasta las 11:44 horas, en la BTS de "Irún Zaisa".

d) Del análisis efectuado en Informes Periciales de telefonía satélite resulta que debe necesariamente descartarse la posibilidad de que los hechos hubieren ocurrido a través de comunicación vía satelital. Así se deduce del informe pericial sobre teléfonos satélite elaborado por la ETSI de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid, de 8 de mayo de 2012 (folios 13.104 a 13.136), tanto por imposibilidad técnica como por lo llamativo del despliegue que exigiría su uso. Así, según las conclusiones del dictamen pericial (referidas siempre a la fecha de los hechos) se pueden recibir avisos de llamada con la antena plegada, pero para hablar es preciso desplegar la antena. Una vez desplegada, el tamaño alcanzado por el conjunto terminal-antena duplica el tamaño de propio terminal. Para poder responder o establecer comunicación los teléfonos satélite deben utilizar espacios abiertos y con línea de visión directa con el satélite, por la gran atenuación que sufre la señal al atravesar suelos, paredes y ventanas del edificio. Sólo en caso de estar próximos a una ventana, con el terminal mirando a la ventana y la antena desplegada sería probable la comunicación.

Similares conclusiones se obtienen de la pericial de telefonía satélite emitida por el Departamento de Teoría de la Señal y Comunicaciones de la Universidad Carlos III de Madrid (folios 13.138 a 13.165), descartando que en la fecha de los hechos fuera posible la comunicación con los sistemas satelitales en espacios cerrados, y precisando que en la situación particular del Bar Faisán y con los satélites Iridium, Globalstar y Thuraya, tampoco era posible esa comunicación desde el interior a través de la ventana, convirtiendo en inviable la comunicación a tenor de las exigencias técnicas que la misma implicaba, incompatibles con la ubicación y fecha señalados. En los mismos aspectos incide el informe policial obrante a los folios 13380 a 13386.

e) Efectuado análisis ampliatorio por parte de la Unidad policial actuante sobre las llamadas registradas en la ubicación del bar "Faisán" en fecha 4.05.06 y que tuvieren sentido entrante, bajo las pautas de ubicación temporal anteriormente referidas respecto de la presunta hora de inicio y finalización de la llamada objeto de investigación y probable duración de la misma, resultan un total de cinco llamadas sospechosas, habiéndose procedido a su investigación mediante las diligencias obrantes en autos, que arrojan como resultado que todos los titulares y/o usuarios de las líneas telefónicas a través de las cuales tienen lugar las referidas comunicaciones en sentido entrante son personas ajenas y desconocedoras de la investigación y de las informaciones facilitadas a Juan Miguel, estando todas ellas desvinculadas de cualquier nexo con miembros de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y, en consecuencia, de los propios hechos investigados (Informe de Análisis Ampliatorio DAO con n° de registro de salida 10038, de 28 de mayo de 2012, folios 13.432 a 13.618) f) Finalmente, debe destacarse que los procedimientos de identificación de posibles llamadas sospechosas llevados a cabo por la Fuerza policial actuante (CNP) han sido nuevamente verificados por la UCE-1 de la Jefatura de Información de la Guardia Civil, que en su Informe n° 19/2012 (folios 13.622 a 14.045) alcanza al respecto las siguientes conclusiones: "el procedimiento planteado para la identificación de posibles llamadas sospechosas (...) se considera correcto y acorde a las técnicas y procedimientos de investigación recogidos en la metodología y buenas prácticas empleadas por diferentes cuerpos policiales y fuerzas de seguridad de diferentes países de nuestro entorno; en cuanto al tipo de criterios establecidos, estos se consideran idóneos; (...) respecto a la materialización de este procedimiento, los elementos tomados en consideración para la elaboración de los mencionados criterios han resultado ser sólidos en cuanto a la franja horaria en la que se determina que debió tener lugar la comunicación y el establecimiento de la duración mínima de la conversación telefónica; (...) el estudio realizado permite concluir que el procedimiento empleado para la identificación de posibles llamadas sospechosas no ha sido limitado a las comunicaciones telefónicas mantenidas entre funcionarios policiales, sino que la adopción de esta línea de investigación ha estado fundamentada en el tratamiento previo de la información disponible de acuerdo a una metodología de trabajo planteada válida y consistentemente".

Mientras que el Informe ampliatorio n° 24/2012 elaborado por la Guardia Civil viene a añadir, respecto de los criterios de análisis de llamadas sospechosas, lo siguiente: que "la confección de este nuevo informe (de estudio de llamadas en sentido entrante) por parte de los miembros del CNP responsables de la investigación, previa solicitud de la Autoridad Judicial, viene a subsanar este aspecto realizando el estudio de las llamadas de sentido entrante en la zona en la que tuvo lugar la comunicación mediante la cual se informó a Juan Miguel de determinados aspectos relacionados con la investigación en marcha y los planes concretos de explotación de la misma"; "En lo que concierne a la posibilidad de la utilización de teléfonos satélite para efectuar la llamada mediante la cual se informó a Juan Miguel , los informes realizados por los especialistas de las Universidades Autónoma y Carlos III (ambas de Madrid) evidencian las dificultades técnicas de la materialización de esta hipótesis, resaltando además el gran tamaño de la antena de estos teléfonos que necesariamente debería estar desplegada para establecer la comunicación y que hacía perfectamente reconocibles y diferenciables este tipo de teléfonos respecto a los teléfonos móviles convencionales".

Por último, en lo referente al análisis de las llamadas que, efectuadas desde la zona de ubicación del bar "Faisán", pudieran haber quedado registradas bajo servicio o cobertura de repetidores correspondientes a redes de telefonía francesas, sin perjuicio de lo ya razonado al respecto por auto de fecha 13 de julio de 2011, y habiéndose indagado sobre la investigación de tal aspecto por este instructor, dándose respuesta en el Oficio n° 100/11 (folios 8415 y ss.), precisa al respecto la Guardia Civil en sus sucesivos Informes de Análisis n° 19/2012 y n° 24/2012 que si bien tal evidencia, aisladamente analizada, pudiera conducir al planteamiento de hipótesis de autoría alternativas, sin embargo al valorarse en su conjunto con las restantes evidencias e indicios incriminatorios revelados a lo largo de la instrucción, en orden a la formulación de hipótesis razonables sobre la posible autoría de los hechos investigados, determina que no quede afectada la consistencia de la hipótesis que atribuye la indiciaría participación en los hechos de los ahora procesados, al incidir en el medio y no en la autoría personal, no aportando elementos de diagnóstico y discriminación entre las diversas posibilidades de autoría expuestas por la Guardia Civil siguiendo la metodología concretada en su Informe de Análisis n° 19/2012 (folios 13.622 y ss.).

TERCERO.- En lo que respecta a la calificación jurídica que merecen los hechos relatados en la presente resolución, y que, de forma provisional, constituyen el sustrato fáctico objeto del procedimiento, debe partirse de las resoluciones previamente dictadas en la causa por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Sección Segunda, en sendos Autos de fechas 15.02.10 y 4.04.11 :

1º.- La Sala de lo Penal de esta Audiencia Nacional, Sección Segunda, en su Auto de fecha 15.02.10 , realiza (Razonamiento Jurídico TERCERO) una tipificación indiciarla de los hechos como "delito de revelación de secretos, y a su vez de colaboración con banda armada", calificación jurídica que lleva a este instructor a continuar la tramitación de la causa por auto de fecha 24.01.11 por los trámites del referido procedimiento Sumario, en atención a la previsión penológica asociada al segundo de los delitos antes mencionados ( art. 576 CP ), castigado con pena de cinco a diez años de prisión, y por lo tanto superior a las del procedimiento abreviado.

2º.- La anterior resolución de este instructor es confirmada por Auto de la Sala de lo Penal, Sección Segunda, de fecha 4.04.11, al resolver sobre la apelación interpuesta por la representación procesal del imputado Sr. Urbano , a la que se adhiere el Ministerio Fiscal, contra el auto de transformación de las Diligencias previas 59/07 en Procedimiento Ordinario.

Apreciada pues por la Sala de lo Penal, con carácter previo al dictado de la presente resolución, la calificación indiciarla de los hechos investigados como presuntamente constitutivos de delitos de revelación de secretos (art. 417 CP) y colaboración con banda armada u organización terrorista (art. 576 CP), sin que la base o sustrato fáctico sobre el que se efectuó tal provisoria calificación haya sido modificado a tenor del resultado de las diligencias practicadas en sede de instrucción, es por lo que tratándose de una cuestión sobre la que existe pronunciamiento de la Sala de lo Penal en un estadio procesal previo, y que tal calificación provisoria se mantiene con visos de razonabilidad al presente estadio, debe congruentemente este instructor, mediante el dictado del auto de procesamiento ex art. 384 LECrim, dar continuidad a la tramitación de las actuaciones en el presente marco procedimental del Sumario o Procedimiento Ordinario, correspondiendo a la Sala enjuiciadora la competencia para decidir, bien el sobreseimiento de las actuaciones, bien la apertura del juicio oral, y sin que en todo caso constituya el objeto del procesamiento el verificar una calificación exhaustiva y precluyente, no vinculando a las partes acusadoras ni al Tribunal enjuiciador la anterior calificación provisional efectuada del relato fáctico consignado en la presente resolución.

CUARTO.- Con respecto a la situación personal de los procesados, no procede la adopción de medida cautelar alguna, sin que proceda tampoco la adopción de medidas cautelares de carácter real, en atención a lo dispuesto en el art. 589 LECrim .

Vistos los preceptos legales citados y demás de aplicación,




1.- SE DECLARAN PROCESADOS por esta causa y sujetos a sus resultas a Ramón y Carlos Ramón por los hechos y presuntos delitos recogidos en la presente resolución.

Con los procesados se entenderán las sucesivas diligencias en el modo y forma que la Ley previene; y a quiénes se les hará saber esta resolución, enterándoles de los derechos que aquélla le concede; recíbaseles declaración INDAGATORIA, previa notificación del presente, a cuyo efecto se señala el próximo día 17 de octubre de 2012, a las 9:30 HORAS,

No ha lugar a la adopción de medidas cautelares de naturaleza personal o real respecto de los procesados.

2.- NO HA LUGAR a decretar el procesamiento de Urbano .

Póngase esta resolución en conocimiento del Ministerio Fiscal, de los procesados con instrucción de sus derechos, y demás partes personadas previniéndoles que contra la misma podrán interponer, ante este Juzgado, recurso de reforma y subsidiariamente apelación para ante la Ilma. Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en el plazo de TRES DÍAS.

Así lo acuerda, manda y firma D. Pablo Rafael Ruz Gutiérrez, MAGISTRADO-JUEZ del JUZGADO CENTRAL DE INSTRUCCIÓN N° 5.

DILIGENCIA; Seguidamente se cumple lo ordenado. Doy fe.


Abogado3044 :

Por último, una sentencia que anula el procesamiento por falta de indicios suficientes de criminalidad

Abogado3044 :
AN, Sala de lo Penal, Sec. 2.ª, de 3 de noviembre de 2011

Recurso 232/2011. Ponente: JOSE RICARDO JUAN DE PRADA SOLAESA.


EXTRACTOS

Los indicios existentes sobre los acusados no permiten afirmar criminalidad alguna en sus actuaciones y por ello siendo insuficientes los mismos se revoca el auto de procesamiento de la instancia
Imagen a tamaño completo


"... En el momento procesal en que nos encontramos, el que la investigación sea objetivamente incompleta no sería por si solo motivo para la revocación del auto de procesamiento, dado el carácter provisional del mismo, y la posibilidad de llevar a cabo investigaciones ulteriores una vez constatada la existencia de déficits en la investigación. Sin embargo, analizado desde la perspectiva que produce el que la investigación este ya agotada en determinados sentidos, debe dejarse constancia, a efectos de valorar la racionalidad de los indicios de criminalidad, de que sin perjuicio de reconocer que la tesis judicial contenida en el auto de procesamiento responda a una lógica de investigación y tenga una apariencia de racionalidad, sin embargo se encuentra afectada, en cuanto al proceso investigativo de búsqueda de la verdad seguido, de graves defectos consistentes en exclusiones arbitrarias, es decir, no justificadas desde el plano de la lógica, de posibilidades ciertas de ocurrencia de los hechos, lo que necesariamente ha de afectar al juicio que se haga sobre la racionalidad y coherencia de la investigación y debe proyectar efectos negativos en el juicio de esta Sala sobre la racionalidad de los indicios que se le presentan como sustentadores del procesamiento.

C) Tampoco la investigación ha tenido en cuenta las llamadas salientes de las registradas en la BTS de la zona y fragmento de tiempo en que se fija la comunicación.

También la investigación se desentiende de la posibilidad de que pudiera tratarse de una llamada saliente. El razonamiento que debemos dar en relación con esta decisión de la investigación es idéntica a en los casos anteriores. Se parte de una hipótesis, quizá la más probable entre las posibles, pero en cualquier caso no de una certeza y en el plano lógico determina la construcción de una hipótesis sobre otra hipótesis, con un resultado siempre inseguro.

Sexto.Por todo lo anterior la Sala entiende debe revocar el auto impugnado en relación con los tres procesados recurrentes, respecto de los cuáles considera que los indicios de criminalidad, sin duda existentes, sin embargo resultan insuficientes a los efectos requeridos de sustentar el procesamiento, y para que el juzgado instructor complete la investigación en la forma que crea oportuna. ..."


ANTECEDENTES DE HECHO
Imagen a tamaño completo


PRIMERO.Las representaciones procesales de Teodulfo , Luis Andrés y Alejandro , interpusieron recursos de reforma y subsidiario de apelación contra el auto de Procesamiento de fecha 13.07.2011 dictado por el Juzgado Central de Instrucción nº 5.

SEGUNDO.El Juzgado instructor mediante auto de fecha 24.07.2011 desestimó el recurso de reforma y admitió a trámite los recursos de apelación subsidiariamente interpuestos, dándole el curso legal, impugnando los recursos las representaciones procesales de UNIÓN DE OFICIALES DE LA GUARDIA CIVIL Y PARTIDO POPULAR, ASOCIACIÓN DIGNIDAD Y JUSTICIA y ASOCIACIÓN VÍCTIMAS DEL TERRORISMO.

TERCERO.Recibido en esta Sección 2ª el testimonio de particulares, se formó rollo y se inició el trámite de instrucción con los apelantes, los apelados y el Ministerio Fiscal.

Evacuado el trámite y conforme al acuerdo de la Presidencia de la Sala de lo Penal de fecha 26.07.2011, se remitieron las actuaciones al Presidente de la Sala de lo Penal para llamar a formar Sala para la resolución del recurso por la totalidad de los Magistrados.

CUARTO.El Pleno de la Sala de lo penal, mediante resolución de 7.09.2011 señaló vista que se celebró el día 20.09.2011 con la asistencia de los Letrados Sr. Vegas González, Sra. Ponte García, Sr. Fuster Fabra y el Sr. Bejarano Guerra en defensa de los apelantes; los Letrados Sr. Regalado y Sr. Maroto en defensa de los apelados; y el Ministerio Fiscal representado por el Sr. Zaragoza Aguado y el Sr. Bautista Samaniego. El resultado de la vista consta en el acta videográfica a la que expresamente nos remitimos.


FUNDAMENTOS DE DERECHO
Imagen a tamaño completo


Primero. Las distintas defensas recurrentes en el acto de la vista del recurso y en sus respectivos escritos de interposición del mismo efectuaron diversas alegaciones, todas ellas referidas al auto de procesamiento principalmente recurrido, si bien suscitaron diversas cuestiones, en algunos casos planteando o argumentando nulidades, por lo que estimaban eran defectos procesales merecedores de tal consideración. Respecto de ellas, el Tribunal considera que en este momento no deben ser tenidas por pretensiones separadas sino por alegatos puramente argumentales con finalidad exclusiva de servir de sustento a sus pretensiones principales de revocación del auto de procesamiento, sin que, por tanto, requieran ni vayan a ser objeto en esta resolución de una específica respuesta, individualizada o separada, distinta de la resolutoria de lo que con carácter principal es objeto del recurso.

El ámbito en el que se adopta la presente decisión es en el de la exclusiva resolución de un recurso de apelación contra un auto de procesamiento, por lo que exclusivamente se va a circunscribir a lo que es propio de esta clase de resoluciones, cuyo contenido resolutorio típico se deriva de la propia naturaleza del recurso, de lo que directamente se establece en las normas procesales aplicables y lo que resulta de la reiterada práctica de los tribunales en la materia. Por tanto, esta resolución no se referirá en absoluto a la petición de sobreseimiento o archivo o práctica de diligencias complementarias que han solicitado las partes al hilo del recurso, que en todo caso habrán de plantear de forma autónoma. No obstante, la Sala deja constancia de que con independencia del tenor de esta resolución, adoptada en el curso de un procedimiento ordinario, las decisiones relativas al posible sobreseimiento de la causa competen en exclusiva a la Sala en fase intermedia (Capitulo II , del Titulo XI del Libro segundo de la LECrim.), de forma directa, y no por vía de recurso ni como petición principal, alternativa o complementaria a la solicitud de revocación del auto de procesamiento.

Segundo.La revocación del auto de procesamiento que se decide en el presente tiene como razón principal considerar que no se han agotado todas las posibilidades de investigación que la situación ofrece. Se ha seguido exclusivamente una hipótesis investigatoria, con exclusión, a juicio de la Sala, de forma no suficientemente justificada, de otras vías o hipótesis posibles, especialmente ante la existencia de inconsistencias relevantes no resueltas en la hipótesis por la que finalmente se ha decantado el juzgado, que es la que en definitiva se ha sometido al análisis crítico de esta Sala, sobre la base de los argumentos dados por las partes recurrentes.

El juzgado en su razonamiento se ha nutrido del material indiciario que le ha sido aportado exclusivamente por el equipo policial designado desde el inicio que ha llevado a cabo la investigación. No se han llevado a cabo investigaciones complementarios o de contraste realizadas por otros elementos investigadores, lo que además de conveniente en una correcta metodología de investigación de hechos y en situaciones de las características de las que son objeto de ello en el presente, resulta imprescindible cuando los investigadores están objetivamente afectados por la circunstancia muy relevante de su proximidad a los hechos, o incluso, de alguna manera, de estar incursos en los mismos, razón por la que los resultados de sus investigaciones han sido continuamente cuestionados, tachados de parciales o interesados por las defensas de los recurrentes, sin que se les haya dado por parte del juzgado una respuesta suficientemente razonable al respecto.

Resulta sin duda competencia del juzgado determinar, siguiendo criterios objetivos razonables y no puramente arbitrarios, quiénes han de ser sus auxiliares en la investigación, como así ha resuelto la Sala en los distintos recursos planteados que tenían por objeto este tema, pero también al juzgado instructor le compete adoptar las cautelas necesarias para evitar que determinadas circunstancias que objetivamente pudieran afectar al equipo investigador elegido lleguen a tener efectos contaminantes, reales o aparentes, y afectar seriamente al resultado final de la investigación, de tal manera que, aunque supuestamente éstos se hayan limitado a acopiar una serie de datos objetivamente obtenidos, con los que se construye y avala una determinada hipótesis, que se presenta por la investigación como la mas probable, surjan dudas perfectamente razonables sobre si se ha prescindido de forma no suficientemente razonada de datos o elementos que la contradigan, si la metodología de investigación ha sido verdaderamente la correcta, si la hipótesis de partida era la única posible y si el descarte de otras se ha llevado a cabo de forma rigurosa e imparcial y se han tenido en cuenta de forma crítica todas las circunstancias.

La hipótesis por la que finalmente se decanta el juzgado instructor y que expresa en el factum del auto de procesamiento, tanto respecto de los hechos que se imputan, como de los participes en los mismos, es resultado de un proceso lógico de inferencia que se basa en determinados hechos base o puntos de partida que la Sala, anticipa, no considera suficientemente firmes.

Tercero.Significado del auto de procesamiento en nuestro sistema procesal actual.

El proceso de constitucionalización e internacionalización de nuestro sistema procesal ha hecho que determinadas instituciones procesales que cumplían una cierta misión en la primigenia arquitectura procesal prevista en nuestra centenaria Ley de Enjuiciamiento Criminal cumplan en la actualidad otras funciones que, sin ser en sus aspectos externos definitivamente diferentes, sí se adapten ahora a las exigencias y postulados que requiere el proceso penal actual, en el que el derecho de defensa de los imputados es una de sus piedras angulares, que necesariamente debe quedar garantizado desde los primeros momentos del procedimiento, y en el que el conocimiento preciso de la imputación, de los elementos de la investigación, del material indiciario en contra y a favor del imputado, son prerequisitos insoslayables de la posibilidad de defensa real y efectiva y por ende de la igualdad de armas, como elementos esenciales consustanciales con el ejercicio del derecho de defensa.

El auto de procesamiento no constituye ya, pues, simplemente el arranque o punto de partida del ejercicio del derecho de defensa del encausado. Constituye la formalización de la imputación, tras la investigación, cuando prácticamente está ya concluida ésta, al menos de los aspectos esenciales sobre los que se asienta la imputación en contra del encausado, especialmente en investigaciones en las que, como acontece la presente caso, se parte de una incógnita, tras la constatación de un posible hecho delictivo, sobre quién o quiénes han podido ser los autores o partícipes principales en el mismo. Ello desencadena el inicio de una investigación judicial de los hechos, para lo que el instructor se verá amparado por los auxiliares de la investigación policía judicialque determine, y que se desenvolverá amparándose en las reglas de la buena lógica y en las técnicas, procedimientos y reglas de la correcta investigación científica y búsqueda de la verdad, para finalmente conseguir establecer, si es posible, tras la decantación rigurosa e imparcial de las posibles vías de investigación, una hipótesis consistente, no arbitraria, lo suficientemente factible, en el sentido de objetivamente verificable en grado suficiente, además de cerrada, para poderse afirmar de ella, que no responde a una mera opinión, sospecha, intuición o convicción subjetiva del juez, sino que, en términos jurídicos, responde a la objetiva existencia de indicios racionales de criminalidad y que es la forma objetivamente probable de cómo se produjeron los hechos.

Se trata de un planteamiento o punto de vista que aunque hunde sus raíces en las reglas de la estricta lógica cognoscitiva, trasciende a ella al estar connotado jurídicamente. El Tribunal Constitucional, en resoluciones conocidas referidas por las partes en sus escritos de recurso, de innecesaria cita por ser clásicas en la materia, refieren la diferencia entre la mera posibilidad y la probabilidad de comisión del hecho delictivo, siendo esto último lo que se vuelca en el auto de procesamiento: "Ello significa que tal medida tiene que basarse en datos y circunstancias de valor fáctico, que representado más que una mera posibilidad, y menos que una certeza, supongan por sí mismos la probabilidad de la comisión de un delito, que se constata con la formalización de un acto de imputación que constituye al procesado en parte procesal, para poder determinar posteriormente el Tribunal en el juicio oral, de existir acusación pública o particular, la presencia o no del reproche de culpabilidad que, en su caso, conlleve a la imposición de pena" ( Auto TC 289/1984 ). También el Tribunal Supremo y otros tribunales inferiores y las distintas Secciones de esta Sala han hecho con frecuencia referencia a la aproximación rigurosa, neutral y desapasionada del caso y a la búsqueda y análisis de los indicios siguiendo estos principios de cara al establecimiento de hipótesis de hechos probables amparados en indicios racionales de criminalidad como fundamento del auto de procesamiento. "Como establece la STS de 29 de marzo de 1999 , el indicio o los indicios racionales de criminalidad que justifican el auto de procesamiento equivalen a un acto de inculpación formal adoptado por el Juez Instructor exteriorizador de un juicio de probabilidad a la vista del resultado de la instrucción judicial los cuales deben distinguirse de las meras conjeturas o suposiciones sin el menor soporte objetivo destacando las STS de 21 de marzo , 22 de junio y 21 de octubre de 2005 , que no debe confundirse entre lo que es una línea de investigación con apoyo en sospechas fundadas y objetivadas, y los indicios inequívocamente incriminatorios que permiten dictar el auto de procesamiento o que obtenidos en el acto del plenario constituyen la prueba de cargo en los que puede sustentarse una sentencia condenatoria. Precisamente en relación con los indicios racionales de criminalidad, recuerda la STS de 9 de enero de 2006 que, según su especifica utilidad procesal, es decir, según para qué se necesitan en el desarrollo del procedimiento, la palabra indicios, que significa siempre la existencia de datos concretos reveladores de un hecho importante para las actuaciones judiciales, exige una mayor o menor intensidad en cuanto a su acreditación según la finalidad con que se utilizan. Así, la máxima intensidad ha de existir cuando esos indicios sirven como medio de prueba de cargo (prueba de indicios), en cuyos casos

han de estar realmente acreditados y han de tener tal fuerza probatoria que, partiendo de ellos, pueda afirmarse, sin duda razonable alguna, la concurrencia del hecho debatido (artículo 386 de la Ley de Enjuiciamiento Civil ); en otras ocasiones, sin que haya una verdadera prueba, han de constar en las actuaciones procesales algunas diligencias a partir de las cuales puede decirse que hay probabilidad de delito y de que una determinada persona es responsable del mismo; en estos supuestos nuestra Ley de Enjuiciamiento Criminal exige indicios para procesar (artículo 384 ) o para acordar la prisión provisional (artículo 503 ) o para adoptar medidas de aseguramiento para las posibles responsabilidades pecuniarias (artículo 589 )" Auto núm. 32/2010 de 1 febrero Audiencia Provincial de Salamanca (Sección 1 ª).

La racionalidad los indicios ha de implicar, atendiendo también a la posición ocupa el auto de procesamiento en la arquitectura procesal actual, no únicamente la suficiencia y la razonabilidad abstracta de éstos, conducente a una mera "probabilidad metafísica", sino que se ajustan a un estándar o canon de calidad procesal, determinante de una hipótesis probable que garantice que el sujeto no se va a someter a un procedimiento eminentemente injusto o arbitrario por carencia o falta de calidad o consistencia en concreto del material indiciario, porque la hipótesis fáctica no esté adecuadamente construida, la investigación sea incompleta y pueda dar lugar a otras hipótesis igualmente posibles o que excluya o relativice la fiabilidad de la hipótesis. Equivalente a que la hipótesis sea demasiado abierta, relativa, es que tenga elementos de inconsistencia relevantes, de tal manera que aunque permita algún grado de verificación aparente, sin embargo no de explicación suficiente a ciertas contradicciones o contraindicios relevantes. A todo ello ha de unirse la necesaria susceptibilidad de los indicios para convertirse en material probatorio eficaz.

Si bien reiteradamente el Tribunal Constitucional ha referido la imposibilidad de que el auto de procesamiento pueda vulnerar el derecho a la presunción de inocencia, sin embargo si es susceptible de afectar al derecho a la tutela judicial efectiva del art 24.1 de la CE , ya que requiere de la correspondiente motivación adecuada, tanto en la expresión, como en la propia consistencia de los indicios de tal manera que estos resulten racionales, suficientes, no arbitrarios, etc..., lo cual resulta verificable precisamente a través del mecanismo específico establecido en la Ley de Enjuicimiento Criminal, que dota de una sustantividad propia al recurso de apelación contra el auto de procesamiento previsto expresamente en el propio art. 384 de la ley procesal.

Cuarto.Consideraciones de la doctrina constitucional sobre las presunciones judiciales.

Si bien durante la fase de investigación nos movemos en el ámbito de los meros indicios y no en puridad de las pruebas y que la jurisprudencia del TC en la materia se refiere a la prueba de indicios, consideramos útil en esta resolución hacer referencia a ciertas elementales reglas de esta clase prueba, en cuanto que sus principios establecen pautas perfectamente trasladables a los indicios en fase de investigación y al control judicial por vía de recurso sobre la racionalidad de éstos y en definitiva de las hipótesis judiciales obtenidas deductivamente de éstos.

El Tribunal Constitucional, en multitud de resoluciones que constituyen doctrina plenamente consolidada y que no requiere de una especial cita, ha establecido la posibilidad de enervación del derecho a la presunción de inocencia también a través de la prueba indiciaria, siempre que: a) los indicios se basen en hechos plenamente acreditados y no en meras sospechas, rumores o conjeturas, y b) que los hechos constitutivos del delito se deduzcan de los indicios a través de un proceso mental razonado y acorde con las reglas del criterio humano, detallado en la Sentencia condenatoria.

Respecto de ésta, tiene señalado que el control de constitucionalidad de la racionalidad y solidez de la inferencia en que se sustenta ha de efectuarse, tanto desde el canon de su lógica o cohesión (de modo que será irrazonable si los indicios acreditados descartan el hecho que se hace desprender de ellos o no llevan naturalmente a él), como desde la suficiencia o calidad concluyente (no siendo, pues, razonable, cuando la inferencia sea excesivamente abierta, débil o imprecisa).

Siguiendo, respecto del auto de procesamiento, la lógica del razonamiento empleada por el Tribunal Constitucional, en relación con el alcance del control sobre la racionalidad de los principios, debe convenirse que son los órganos de enjuiciamiento quienes, en virtud del principio de inmediación, tienen un conocimiento cabal, completo y obtenido con todas las garantías del acervo probatorio.

Por ello, el TC sólo llega a considerar insuficiente la conclusión probatoria - es cierto que desde las exigencias del derecho a la presunción de inocencia, pero entendemos que es un estándar aplicable también al auto de procesamiento, en cuanto afectante también al derecho a la tutela judicial si, a la vista de la motivación judicial de la valoración del conjunto de la prueba, cabe apreciar de un modo indubitado, desde una perspectiva objetiva y externa, que la versión judicial de los hechos es más improbable que probable ( STC 155/2002, de 22 de julio , FJ 14; 198/2002, de 28 de octubre , FJ 5; y 56/2003, de 24 de marzo , FJ 5, 123 /2006 de 24.04 y 300/2005, de 21 de noviembre , FJ 3, 263/2005 de 24. de Octubre ).

Por último, hemos de decir que el Tribunal constitucional no pone definitivos obstáculos a que el hecho base de que parte la prueba indiciaria venga a su vez acreditado por prueba indirecta, pero llama especialmente la atención sobre las necesarias cautelas a adoptar y sobre que ello se proyecta negativamente en la calidad de la hipótesis final. Igualmente nosotros entendemos que, llegado el caso, también puede afectar negativamente a la necesaria racionalidad de los indicios exigibles para sustentar el auto de procesamiento. Así, el TC en la referida STC 263/2005 de 24.10 , con cita de la STC 186/2005, de 4 de julio , ha establecido que "no cabe excluir a limine la posibilidad de que los indicios vengan a su vez acreditados por prueba indirecta, sino que ello habrá de depender de las circunstancias del caso concreto, atendiendo en particular a la solidez que quepa atribuir a la constancia probatoria de esos indicios. Ello no obstante, no puede ocultársenos que la ausencia de prueba directa, unida a la sucesiva concatenación de inferencias indiciarias, vendrá a arrojar mayores dudas acerca del carácter abierto o débil de la inferencia final, y a suscitar, en consecuencia, mayores interrogantes en relación con el respeto a las exigencias derivadas de la presunción de inocencia" (FJ 6).

Quinto.Dudas que se le plantean al Tribunal en relación con el relato de hechos y razonamientos jurídicos seguidos por el Juzgado instructor de cara a valorar su consistencia en relación con los indicios de criminalidad existentes.

1.Respecto de los hechos presuntamente delictivos que son objeto de imputación en el Auto de Procesamiento.

a) Hechos que considera la Sala existentes. La actividad delictiva se concreta en una conversación telefónica a través de la que se revela a Landelino una determinada información. La conversación la mantiene con una persona de identidad para él desconocida, a través de un teléfono de características también para él desconocidas, que le es entregado por persona que no se identificó, a la que tampoco había visto antes, con la finalidad de que mantuviera dicha comunicación.

El contenido de dicha conversación solo es inferible de las conversaciones mantenidas entre Landelino y su yerno Ricardo en el interior del coche del primero, interceptadas y grabadas a través de la radiobaliza colocada en su interior por la policía. La primera, el 4/05/2006, el mismo día en que se produjo la llamada, y también días después, el 28/05/2006. Constituyen la única referencia directa y espontánea a tales hechos. Sobre ellas, tras su detención, fueron interrogados policialmente sus protagonistas, lo mismo que judicialmente.

Los hechos base presuntamente delictivos investigables que considera la Sala inferibles en una interpretación razonable de los indicados indicios existentes son: "La puesta en conocimiento de Landelino , presuntamente relacionado con la banda terrorista ETA como integrante de la red de cobro del denominado impuesto revolucionario, por lo que se encuentra actualmente procesado en otro procedimiento, y en aquel momento estaba siendo judicialmente investigado, de una información relevante en relación con la investigación que se estaba llevando a cabo sobre su persona, y respecto de la detención de otra, también relacionada con la misma actividad delictiva".

b) Deducciones efectuadas en el Auto de Procesamiento en relación con el contenido de la conversación mantenida por una tercera persona con Landelino .

El epígrafe cuarto de los Antecedentes de Hecho, bajo el título: "Hechos presuntamente cometidos por las personas investigadas en la presentes actuaciones", se refiere a las presunciones fácticas que el juzgado instructor deriva fundamentalmente de las citadas conversaciones entre Landelino y su yerno Ricardo en el interior del coche.

La Sala llama la atención sobre la dificultad de interpretar y extraer conclusiones de unas conversaciones de las características de las referidas, mantenidas en sendos desplazamientos por carretera en el interior del automóvil, la primera, pocas horas después del hecho y la segunda al cabo de tres semanas. En cualquier caso, estas deben ser analizadas con cautela, sin perder de vista las circunstancias, el contexto en que se producen y su tenor literal, huyendo de deducciones excesivas.

Se tratan de conversaciones casuales, incidentales, que surgen, la primera, al hilo de lo acababa de ocurrir, con una comunicación natural, no forzada, entre parientes con confianza entre ellos, sin que los interlocutores aparentemente adopten precauciones, ni mantengan recelos de ser escuchados. La conversación transcurre de forma confusa, desordenada, dispersa y deshilvanada, llena de cortes. Landelino relata aspectos sueltos y sincopados de la comunicación mantenida un fragmento de tiempo desconocido antes. Más que pretender contar o relatar lo ocurrido expresa la inquietud y el impacto que le ha causado la llamada, especulando sobre su significado y aporta poca información sobre el contenido de la llamada.

Por ello la Sala no considera suficientemente justificadas determinadas conclusiones a las que llega el juzgado instructor plasmadas en el Auto, especialmente las referidas a la intencionalidad de la tercera persona desconocida que se comunica con Landelino , mas allá del hecho nuclear base que se ha hecho constar en el apartado anterior.

2. Deducciones relativas a otros aspectos concretos de la investigación.

A) En relación con el lugar y tiempo en que se produjo la filtración de información al Sr. Landelino por parte de la tercera persona desconocida.

Es evidente que ni uno ni otro dato resulta determinable con suficiente precisión a través de la conversación grabada por la radiobaliza instalada por la policía en el coche del Sr. Landelino , más allá de que la filtración se produjo con anterioridad a que éste y el Sr. Ricardo se desplazaran en coche a Francia, a partir de las 12:40 horas, para entrevistarse con el Sr. Eduardo y hablaran en el trayecto sobre ella.

De su contenido no es deducible si fue momentos antes o en otro momento de aquella mañana, después de que Landelino saliera de su domicilio para dirigirse al Bar. Del tenor de la conversación parece que con anterioridad Landelino ya habría informado a su yerno sobre la llamada. Durante el viaje Landelino comenta con él sus dudas, reflexiona con su yerno sobre el significado de la llamada, etc..Por idénticas razones no es determinable si la llamada se produjo en el interior del bar o en otro sitio.

Para determinar el tiempo y lugar de la filtración en la hipótesis judicial plasmada por el juzgado instructor en el Auto se acude, tal como expresamente se señala en el auto, a las declaraciones policiales y judiciales del propio Landelino , en calidad de testigo en este procedimiento, aunque la tenga de imputado en el principal. A través de ellas, en el auto se va desgranando un relato posible de lo acontecido en aquella mañana. Para ello, el juzgado da pleno valor, y considera, a efectos de la construcción de la hipótesis fáctica, que son hechos ciertos, determinados contenidos de las declaraciones, específicamente en los aspectos que se refieren al tiempo, lugar y forma en que se produce la comunicación. Sin embargo, no saca consecuencias de las contradicciones internas existentes en las propias declaraciones y, sobre todo, del resultado de su confrontación externa con otros elementos indiciarios existentes.

La Sala, para realizar el análisis de la racionalidad de los elementos indiciarios existentes a la que viene obligada en fase de recurso, debe partir siempre, en la misma medida que el instructor, de una aproximación prudente, desapasionada y crítica, no a uno, sino al conjunto de los plurales indicios, especialmente, en relación con los aportados en sus declaraciones por determinados testigos, bien sean coimputados, o de alguna manera involucrados en los hechos, es decir, con una posición singular en los hechos no totalmente ajena y externa, y que por la naturaleza de las declaraciones, posición, características del sujeto, e incluso la forma en cómo se prestan o realizan, deben ser interpretadas de forma especialmente cuidadosa, no fragmentaria, sino en su conjunto y, sobre todo, su verosimilitud y consistencia, contrastada racionalmente, no solo con algunos sino con el conjunto de elementos indiciarios existentes.

Estas cautelas son especialmente importantes cuando a los indicios aportados se les da además un valor de hecho cierto basilar, sobre el que se construya el resto de la hipótesis judicial, de tal forma que si el cimiento falla se desmorona el resto del edificio. No se plantea hacer un análisis de la racionalidad de los indicios desde la perspectiva o canon de la suficiencia o calidad concluyente de los mismos indicios o de la verosimilitud de la hipótesis, que es una labor propia del enjuiciamiento, sino desde el canon de su lógica, cohesión, o racionalidad de las deducciones cuando existen elementos indiciarios acreditados que descartan el hecho base que en la hipótesis lógica se hace depender de otros indicios mas débiles, dudosos, inseguros o controvertidos.

Trasladado este planteamiento al presente caso, debe tenerse en cuenta que, aunque determinados aspectos permitan al juzgado elaborar una inferencia que señale a persona concreta, en este caso el Sr. Teodulfo , como aquella que entregó el teléfono al Sr. Landelino para establecer la comunicación, sin embargo, el mismo testigo, de manera radical y reiterada niega que fuera el Sr. Teodulfo . Ante el propio juzgado instructor, a folio de 10.406 del Sumario, el testigo Landelino manifiesta tajantemente, refiriéndose a Teodulfo , que le conocía, "que había visto en un diario de Madrid, en El Mundo, a esa persona dos veces", y que no fue él quien le entregó el teléfono: "que esa persona no es, seguro que no es".

Por otra parte, la declaración del testigo en lo referido al momento en que se había producido la filtración tampoco se compadece con otros elementos indiciarios documentales existentes en el procedimiento, singularmente, con el acta de vigilancia policial, que consta a folios 3668 a 3670 del sumario, extendida el día siguiente 05.05.2011, en la Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía de San Sebastián, por dos de los funcionarios policiales los carnet profesional número NUM000 y NUM001 , instructor y secretario respectivamente, que estuvieron llevando a cabo la vigilancia permanente el día anterior sobre el Bar Faisán. Ese mismo día, según parece, estaba previsto llevar a cabo un importante operativo policial para la detención de miembros del aparato de extorsión de ETA y debe suponerse por ello que la vigilancia aquel día debió de ser especialmente intensa y rigurosa, y que el contenido del acta, además de cierto, es igualmente riguroso y detallado.

En ella -de forma contraria a lo que se dice en el auto de procesamientose sitúa al testigo señor Landelino , en torno a las 11:15 horas, no en el Bar Faisán, sino en el interior de la perfumería, en compañía de su hijo Josema, su esposa Avelina y su yerno, donde permanece charlando varios minutos, sin que se especifiquen cuántos, en una especie de reunión familiar, que no es posible determinar si casual o no. En el relato de hechos del Auto se sitúa el inicio de la llamada a través de la que se produce la filtración precisamente a las 11:20 horas. En las grabaciones videográficas de la vigilancia aparece igualmente el Sr. Teodulfo entrando por la puerta delantera del Bar Faisán sobre las 11:14 horas. Es decir, a tenor del acta de vigilancia en el momento en que el Sr. Teodulfo estaba entrando en el Bar Faisán, el Sr. Landelino estaba fuera, reunido o a punto de reunirse en el minuto siguiente con tres de los miembros mas próximos de su familia, en el local perfumería de su hija y yerno. A esta reunión, por razones desconocidas, no se refiere en ningún momento el testigo en sus declaraciones.

En el acta de vigilancia, fuera de lo indicado, no se resalta ninguna otra circunstancia novedosa en relación con otros días, ni la presencia de otros familiares o personas que se entrevistasen con Landelino de una manera tan llamativa como se dice en la hipótesis del Auto y, si, únicamente, continúa diciendo, que a partir de las 12:00 horas, Landelino , no se indica si dentro o fuera del bar, o en la puerta del mismo, permaneció charlando con las camareras y el vigilante del parking, y que durante los minutos siguientes entra y sale del bar, sin especificar cuantas veces, donde va, ni si se desplaza a la lonja de su propiedad o entra en la perfumería de su yerno, etc., hasta que a las 12:35 horas se dirige a las cabinas telefónicas existentes en frente a la puerta de la cocina del bar y realiza llamadas desde ellas acompañado por su yerno. La realidad objetiva de estos intentos de llamadas queda acredita también a través de otros elementos existentes, aunque fueron negadas por Landelino en sus declaraciones, si bien no tuvo inconveniente en reconocer que fue desde el teléfono de un Bar en Francia desde el que se puso en contacto con Eduardo .

Las contradicciones entre el contenido del acta y lo que manifiesta el testigo en sus diferentes declaraciones no se limitan a aspectos puntuales, episódicos o de detalle. Llegan en algunos casos al grado de incompatibilidad de versiones y son afectantes a elementos trascendentales para la investigación, de tal manera que introducen una gran incógnita irresuelta de forma satisfactoria en el Auto, según parámetros de suficiencia de motivación exigibles de cara a valorar la racionalidad y razonabilidad en el manejo de los indicios y de la hipótesis resultante, en relación con el momento y circunstancias en qué se llevó a cabo la filtración, hasta el punto de hacer albergar serias dudas, además de sobre la coherencia, sobre la verosimilitud posible de la hipótesis contenida en el auto de procesamiento, que está construida sobre una determinada cronología cerrada. En definitiva, existen otras alternativas igualmente posibles de los hechos que deben ser investigadas.

Otros aspectos derivados de las declaraciones de Landelino que ponen en crisis la hipótesis judicial es la descripción que hace de la persona que le entregó el teléfono para mantener la conversación con el tercero desconocido, especialmente en lo referente a la vestimenta que describe en diversos momentos, haciendo referencia siempre a que se trataba de alguien mas o menos trajeado, no con un traje clásico o de calidad, sino mas moderno o informal, sin ser de calidad, pero dentro de esta línea. Esta descripción de vestimenta en nada coincide con la que el Sr. Teodulfo portaba aquel día, según puede apreciarse en varios de los fotogramas de las videograbaciones policiales tomadas en la vigilancia permanente que se estaban llevando a cabo sobre la puerta de entrada del Bar Faisán, en los que se aprecia que la vestimenta que portaba Sr. Teodulfo era totalmente "esport", de manga corta o media manga, vistiendo un "niqui" de color oscuro, adornado con un llamativo logotipo con grandes letras blancas sobre fondo oscuro a la altura del pecho, atuendo que nunca razonablemente hubiera permitido a nadie tenerlo o recordarlo como integrante de una vestimenta mas o menos formal, y menos ser confundido con una traje, además de que por sus características, esta camisa con un llamativo logotipo hubiera sido lo mas fácilmente recordable o describible como parte de un atuendo.

También es destacable, que según las mismas grabaciones videográficas, el Sr. Teodulfo se introdujo en el Bar Faisán por su puerta delantera, sobre las 11:14 horas, cuando Sr. Landelino en sus declaraciones, singularmente en la última judicial prestada, manifiesta una y otra vez, de forma reiterada, que aunque no recordaba por donde salió, sí que la persona que le entregó el teléfono se introdujo en el bar por la puerta trasera, próxima al lugar donde él se encontraba en aquel momento, siendo qué a esa hora, las 11:14 horas, según el acta de vigilancia policial, en realidad se encontraba si no reunido, si a punto de reunirse, en torno a las once y cuarto, con su familia próxima en el interior de la perfumería regentada por su yerno.

El análisis sobre la verosimilitud del testigo es claramente un tema reservado para la práctica de la prueba en el juicio oral, pero en este estadio el juzgado debe motivar, para despejar cualquier sombra de duda de irracionalidad, incongruencia o arbitrariedad, la razón de otorgar credibilidad solo a algunos contenidos de la declaración de Landelino , sobre los que fundamenta la hipótesis incriminatoria contra los procesados recurrentes y, sin embargo, por razones que no han sido explicadas y a la Sala no le resultan evidentes, se los deje de dar a otros, que son precisamente los que directamente exculparían al procesado Teodulfo y, por extensión, a los otros dos recurrentes.

La constancia de que exista una llamada entre el imputado Sr. Teodulfo y el Sr. Luis Andrés a la hora y lugar establecida en la hipótesis policial acogida por el Juzgado, no es un elemento de verificación o corroboración de la hipótesis válido ni definitivo. Forma parte integrante de la propia tesis y que permite avanzar una posibilidad, es decir de que el hecho pudo ser en ese momento y lugar, pero que debe ser objeto de compaginación y contraste con otros elementos que evidencien situaciones incompatibles, como que el Sr. Landelino no se encontrará en el Bar Faisán a dicha hora. Lo que no autorizaría es a excluir sin otra justificación una mayor amplitud en la investigación, partiendo de otras posibilidades en relación con el lugar y tiempo de producción del hecho.

En el caso de cambiar la forma de presentación de la tesis, de manera que se la haga aparecer partiendo del hecho base cierto de la presencia acreditada de forma directa del Sr. Teodulfo en las inmediaciones del domicilio de Landelino , y posteriormente en el interior del Bar Faisán, coincidiendo con el momento en que se lleva a cabo la llamada de varios minutos al teléfono del Sr. Luis Andrés , sobre lo que se inferiría que fue éste, mediante este teléfono, quien materialmente hizo la filtración al Sr. Landelino , hipótesis que sería corroborable por las declaraciones del propio Landelino , nos encontraríamos con una situación problemática desde la perspectiva de lógica semejante a la anteriormente analizada, fundamentalmente por varias razones con consecuencias desde el canon de la lógica, coherencia y racionalidad de la hipótesis. La primera, porque aunque el hecho base de la hipótesis pueda ser cierto, sin embargo no se puede tener por que sea el único posible que cumpla igual condición, ya que hipotéticamente podrían existir muchas mas llamadas de las mismas características en otros momentos, o de distintas características pero con la misma funcionalidad -llamadas entrantes, nada de lo que ha sido investigado. La metodología de la investigación ha partido en realidad de acotar tiempos sobre otra hipótesis aportada por la declaración del Sr. Landelino , a la que parece tenerse indiscutiblemente por cierta, cuando en realidad no es mas que otra hipótesis no suficientemente fundada, ya que como hemos visto plantea serios problemas de consistencia y verosimilitud por su contradicción evidente e inexplicada con otros elementos indiciarios de gran fortaleza.

En segundo lugar, porque además algunos elementos esenciales de la hipótesis, como son los del lugar y la franja horaria en que se produjo el hecho, chocan abiertamente con otros, que tendrían al menos en el plano formal el mismo valor de hecho cierto del que partiría la hipótesis judicial. Una vez mas, con el hecho de que el Sr. Landelino no estuviera en el Bar Faisán en el fragmento de tiempo en que se dice en la hipótesis judicial que se produjo la filtración, además de las otras contradicciones relevantes resultante del acta de vigilancia de la policía ya analizadas.

A) En relación con la condición de miembros del Cuerpo Nacional de Policía de la persona que le entregó el teléfono al Sr. Landelino y de la otra con la que mantuvo la comunicación y le transmitió la información.

Resulta objetivo que la información revelada a Landelino estaba fundamentalmente en conocimiento de los miembros de la policía que oficialmente estaban realizando la investigación sobre la red de extorsión de ETA, sobre el Bar Faisán, y en particular, sobre el señor Landelino , entre otras personas, pero tampoco resulta por principio descartable que esta información, de distintas maneras, pudiera estar en poder de otro sujetos no directamente integradas en dicha investigación, dadas las características fronterizas del Bar Faisán, centro de interés de la policía española y francesa e incluso de los servicios de información.

El Sr. Landelino deduce de la conversación que mantiene, que su comunicante era un policía, así lo expresa en reiteradas ocasiones en el curso de la conversación grabada por la radiobaliza del coche. Descarta que fueran miembros de la Erzaintza y tampoco parece albergar sospechas de que pudieran tratarse de miembros de la guardia civil. Llega a la suposición de que son policías que tienen relación con aquellos que le están vigilando y que por razones desconocidas se ponen en contacto con él de forma singular y extraña, aparentemente clandestina. Son, pues, meras deducciones mas o menos fundadas, que quienes entran en comunicación con él fueran miembros del Cuerpo Nacional de Policía.

Lo anterior tiene consecuencias desde una perspectiva crítica de la metodología de investigación. No se puede tener por un hecho cierto que se traten de miembros del Cuerpo Nacional de Policía, de tal manera que permita descartar otras posibilidades y por tanto justifique el cierre definitivo de la horquilla de investigación, refiriéndola exclusivamente a funcionarios policiales de un determinado cuerpo. Lo mismo cabe decir respecto de que únicamente se tengan en cuenta las llamadas hayan sido identificadas como establecidas entre funcionarios policiales, ya que los comunicantes podrían haber incluso ocultando su condición de policías utilizando terminales o números telefónicos de particulares, es decir no públicamente asignados a funcionarios policiales. Que según la hipótesis del juzgado se trate de una comunicación a través de teléfonos asignados a funcionarios del CNP es una circunstancia que podrá actuar en todo caso como elemento corroborador a posteriori, pero no puede ser tomada como un prius o punto de partida en la investigación, excluyendo otras posibilidades.

B) No se justifica suficientemente en el Auto recurrido la exclusión de la posibilidad de que la llamada se realizara a través de una antena francesa, operada por una compañía de telefonía de ese país. Tampoco la posibilidad de que la comunicación telefónica se llevara a cabo por otros medios de telecomunicación diferentes de la telefonía GSM tradicional, también técnicamente posibles.

La investigación ha tenido en cuenta únicamente las llamadas de teléfono realizadas a través de los operadores de telefonía móvil españolas, pero no las llamadas efectuadas a través de operadores franceses o de estaciones base de telefonía (BTS) ubicadas en territorio francés que pudieran dar cobertura al lugar donde se produjo la comunicación telefónica conteniendo la filtración.

El Auto recurrido se limita a considerar que no se trata de una posibilidad relevante. Se basa en que tiene suficiente con la identificación de una llamada en un repetidor ubicado en España que se compagina con la hipótesis de tiempo y lugar en que se llevó a cabo la filtración según la investigación policial y resto de elementos que fundamentan la hipótesis de la investigación ( llamada saliente desde el teléfono ubicado en el lugar de unas determinadas características, entre teléfono usados por policías, uno de ellos con posibilidad de tener acceso a la información revelada y el otro en el que concurren determinadas circunstancias profesionales que no justifican a primera vista su presencia en el lugar de los hechos y respecto del que el juez instructor pone en duda la veracidad de sus manifestaciones explicando la razón de su presencia por la zona, por entenderla inverosímil).

La justificación actual de no llevar a cabo diligencias de investigación complementarias en el indicado sentido se basa mas en la imposibilidad de efectuarlas ahora por no existir ya registros disponibles que en la no pertinencia de las mismas.

El razonamiento del juzgado instructor tachando de irrelevante la posibilidad no es, desde el plano de la lógica racional, correcto. Puede ser una hipótesis menos probable, pero de ninguna manera imposible y como tal tiene un grado de relevancia y debió haber sido investigada. La consecuencia de no haberse hecho no es la calificación por este motivo de la tesis judicial como errónea, sin embargo si la hace mas insegura o abierta, y pone en evidencia la defectuosa metodología de investigación seguida, sin que, objetivamente, en la misma se hayan agotado todas las posibilidades de investigación, que han sido descartadas sin suficiente justificación racional.

Tampoco se investigado otras posibilidades relativas a otros medios de telecomunicación factibles, como que se llevará a cabo a través de "teléfonos satélites". Se ha descartado sobre la base errónea de que este tipo de teléfonos son fácilmente reconocibles para cualquier persona. Sin embargo, estimamos que no resulta así, al menos en términos tan tajantes y absolutos. Consta acreditado en las actuaciones que en la fecha de los hechos ya existían teléfonos satélites de características muy similares a los de la telefonía convencional GSM. Por otra parte, consta que el Sr. Landelino no era ni siquiera usuario ni disponía de teléfono móvil ni parecía estar interesado por ellos. Su hijo tiene declarado judicialmente que su padre no sabía marcar desde un teléfono móvil.

Una vez mas, en uno y otro caso, nos encontramos ante una tesis construida a través de determinadas inferencias que se asientan no sobre hechos ciertos, sino que, o bien se hace sobre la deducción no suficientemente contrastada ni construida de que únicamente se utilizó telefonía GSM, operadoras y BTS españolas (se desprecia estas posibilidades), o sobre la base de que solo pudieron utilizarse éstas, lo que técnicamente es erróneo.

En el momento procesal en que nos encontramos, el que la investigación sea objetivamente incompleta no sería por si solo motivo para la revocación del auto de procesamiento, dado el carácter provisional del mismo, y la posibilidad de llevar a cabo investigaciones ulteriores una vez constatada la existencia de déficits en la investigación. Sin embargo, analizado desde la perspectiva que produce el que la investigación este ya agotada en determinados sentidos, debe dejarse constancia, a efectos de valorar la racionalidad de los indicios de criminalidad, de que sin perjuicio de reconocer que la tesis judicial contenida en el auto de procesamiento responda a una lógica de investigación y tenga una apariencia de racionalidad, sin embargo se encuentra afectada, en cuanto al proceso investigativo de búsqueda de la verdad seguido, de graves defectos consistentes en exclusiones arbitrarias, es decir, no justificadas desde el plano de la lógica, de posibilidades ciertas de ocurrencia de los hechos, lo que necesariamente ha de afectar al juicio que se haga sobre la racionalidad y coherencia de la investigación y debe proyectar efectos negativos en el juicio de esta Sala sobre la racionalidad de los indicios que se le presentan como sustentadores del procesamiento.

C) Tampoco la investigación ha tenido en cuenta las llamadas salientes de las registradas en la BTS de la zona y fragmento de tiempo en que se fija la comunicación.

También la investigación se desentiende de la posibilidad de que pudiera tratarse de una llamada saliente. El razonamiento que debemos dar en relación con esta decisión de la investigación es idéntica a en los casos anteriores. Se parte de una hipótesis, quizá la más probable entre las posibles, pero en cualquier caso no de una certeza y en el plano lógico determina la construcción de una hipótesis sobre otra hipótesis, con un resultado siempre inseguro.

Sexto.Por todo lo anterior la Sala entiende debe revocar el auto impugnado en relación con los tres procesados recurrentes, respecto de los cuáles considera que los indicios de criminalidad, sin duda existentes, sin embargo resultan insuficientes a los efectos requeridos de sustentar el procesamiento, y para que el juzgado instructor complete la investigación en la forma que crea oportuna. Consecuencia de lo anterior no se analiza la calificación jurídica que puedan merecer los hechos.

Por todo ello la Sala,

ACUERDA:




Estimar parcialmente el recurso de apelación planteado por las representaciones procesales de Teodulfo , Luis Andrés y Alejandro , al que se adhirió el Ministerio Fiscal, contra el auto de Procesamiento de fecha 13.07.2011 dictado por el Juzgado Central de Instrucción nº 5, por lo que se revoca el mismo.

Notifíquese esta resolución al apelante y al Ministerio Fiscal, haciéndoles saber que la misma es firme, pues contra ella no cabe interponer recurso alguno.

Remítase testimonio de la presente resolución al Juzgado Instructor para constancia en las actuaciones.

De haber cantidades depositadas para recurrir, con el resultado de lo dispuesto en esta resolución, procédase por el Juzgado Central de Instrucción a darle el destino legal a dicha cantidad.

Una vez notificada la presente resolución, archívese el Rollo de Sala entre los de su clase, dejando nota en el correspondiente Libro Registro.

Así, por este nuestro auto, lo dictamos, mandamos y firmamos.


Abogado3044 :

Si necesita más ayuda, por favor indiquemelo

Abogado3044 :

Gracias

Abogado3044 :

Ruego valore positivamente el servicio cuando lo estime oportuno

Abogado3044 :

Pase un buen día

Customer:

En sintesis para las conlusiones, enumeración de la consecuencias. y alguna referencia bibliografica

Abogado3044 :

Las consecuencias penales, su señoría considera que hay indicios suficientes, se nos comunica, se nos obliga a nombrar abogado, y se nos informa de medidas cautelares en su caso

Abogado3044 :

Civiles, fianza, si procede para cubrir las posibles responsabilidades civiles

Abogado3044 :

Para el estudio he usado la ley de enjuiciamiento criminal, la base da deatos de SEPIM, y estudios básicos de derecho penal

Customer:

existen otro tipo de consecuencias?

Customer:

retirada pasaporte...incoacción de expedientes..repercusiones en el ámbito laboral..

Abogado3044 :

Las indicadas, civiles ( fianza ), penales, y procesales, ( Nombramiento obligado de abogado y posibilidad de recurso )

Customer:

queda alguna constancia del auto de procesamiento, en el caso de que no se llege realmente a ser procesado?

Abogado3044 :

Si, en el sumario

Abogado3044 :

Si al final no es imputado también se comunica éste hecho

Customer:

En algunos casos no se impide la salida del pais y retirada de pasaporte? creo haberlo leido en algun sitio

Abogado3044 :

Por supuesto

Abogado3044 :

ësto son medidas cautelares

Abogado3044 :

Las fianzas se ponen en función del lucro que se considera del acto criminal y la imposibilidad de salir del país o personarse en el juzgado cada x dias en función del riesgo de fuga

Abogado3044 :

Esto ya se hace en cada caso concreto

Customer:

Pueden aplicarse todas la medidas cautelares ante el auto de procesamiento?

Abogado3044 :

Sí, simultaneamente o a posteriori

Abogado3044 :

Artículo 531


Para determinar la calidad y cantidad de la fianza se tomarán en cuenta la naturaleza del delito, el estado social y antecedentes del procesado y las demás circunstancias que pudieren influir en el mayor o menor interés de éste para ponerse fuera del alcance de la Autoridad judicial.

Abogado3044 :

Artículo 530


El imputado que hubiere de estar en libertad provisional, con o sin fianza, constituirá apud acta obligación de comparecer en los días que le fueren señalados en el auto respectivo, y además cuantas veces fuere llamado ante el juez o tribunal que conozca de la causa. Para garantizar el cumplimiento de esta obligación, el juez o tribunal podrá acordar motivadamente la retención de su pasaporte.

Abogado3044 y otros otros especialistas en Legal están preparados para ayudarle