Cómo funciona JustAnswer:
  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tienen muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio.
    Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.
Formule su propia pregunta a lordjames83
lordjames83
lordjames83, Abogado
Categoría: Ley de Argentina
Clientes satisfechos: 1147
Experiencia:  Abogado
58897661
Escriba su pregunta sobre Ley de Argentina aquí...
lordjames83 está en línea ahora

Buenas tardes, tengo 38 años y tengo dos hijos menores. A

Pregunta del cliente:

Buenas tardes, tengo 38 años y tengo dos hijos menores. A los 37 años empecé a recordar abusos por parte de mi madre y mi padre. Mi padre falleció hace 5 años pero mi madre vive y yo no quiero que se me acerque ni a mis hijos. Lo hable y me reconoció algunas cosas pero delante de la gente dice que estoy loca y que la maltrato. Sumado a esto mi hija de seis años me contó cosas muy raras de su abuela y ella. Ahora un año despues dice que no se acuerda y que no quiere hablar. Hace más de un año que la ven de lejos o conmigo enfrente pero llama a tod el mundo hablando mal de mí y me amenaza con hacerme juicio para ver a los nenes. Se me pasó la edad para denunciar y ahora no se que hacer. No ya por mí sino para no poner en riesgo a mis hijos. Estas personas no cambian y yo no se que hacer. Hablar con ella es inútil. A mi me dice una cosa y despues hace otra y les dice a todos mentiras mías. Me pueden ayudar por favor?
Enviada: hace 1 mes.
Categoría: Ley de Argentina
Cliente: escribió hace 1 mes.
Ella tiene 63 años y tiene enfermedades propias de la edad y también por negligencia personal porque no se cuida ni sigue al pie los tratamientos medicos pero todo esto le sirve para victimizarse y cuparme a mi como único problema en su vida. Según dice todos sus problemas se traducen en mí. Por culpa mía está enferma y toda su vida es un desastre, dice (al memnos a mí). No sé que mas hacer. Me preocupan mis hiijos
Experto:  lordjames83 escribió hace 1 mes.

Estimada, no se haga problema.

En cuanto al primer punto, la abuela no tiene ninngún derecho sobre los nietos, no puede verlos ni hablar con ellos, sin permiso de los hijos. Ella nada puede hacer.

En cuanto a lo segundo, Ud. puede demandarla penalmente por injurias y calumnias y, si lo desea, por daños y perjuicios. No será por los abusos, pero sí por los problemas causados por las injurias.

Finalmente, si lo que le contó su hija menor es un abuso, puede demandarla por eso

Por favor, si mi respuesta le fue de utilidad, no olvide valorarla positivamente. Su opinión es importante para mi. En caso contrario puede, previo a su valoración, puede seguir consultando hasta que su inquietud quede completamente satisfecha

Cliente: escribió hace 1 mes.
Esto rige para Argentina? Los abuelos no tienen derechos sobre los nietos?
Experto:  lordjames83 escribió hace 1 mes.

Estimada, sí, esta es información sobre Argentina.

Los únicos que tienen derecho sobre los hijos es quienes tengan la patria potestad o sean tutoes o guardadores legales.

Los abuelos no tienen derechos sobre los nietos.

Por favor, si mi respuesta le fue de utilidad, no olvide valorarla positivamente. Su opinión es importante para mi. En caso contrario puede, previo a su valoración, puede seguir consultando hasta que su inquietud quede completamente satisfecha

lordjames83 y otros otros especialistas en Ley de Argentina están preparados para ayudarle
Cliente: escribió hace 1 mes.
El denominado "derecho de visitas" que contemplaba el derogado Código Civil, es reemplazado por el llamado Régimen comunicacional en el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación. Más allá del cambio de denominación, el Código introduce un nuevo paradigma en el ámbito del derecho de familia al contemplar a este nuevo régimen no sólo como un derecho de ambos progenitores sino también, como un derecho del niño, niña o adolescente, de ciertos parientes y, aún, de terceros con interés legítimo.
Frente a este nuevo instituto del régimen de comunicación, una vez que la familia se encuentra desunida, será de suma importancia conocer con exactitud cuál es la nueva normativa que se establece al respecto, ya que surgen importantes innovaciones.
Ante problemas familiares como la separación de los progenitores e incluso el fallecimiento de alguno de los mismos, los abuelos tienen dificultades para ver a sus nietos con cierta regularidad. En fechas señaladas como las fiestas navideñas, los cumpleaños o las vacaciones, este problema se hace más patente, y son muchos los abuelos que se preguntan si existe algún instrumento legal para ejercer sus derechos a ver a sus nietos.
Es obvio decir que una sana y continua relación de un niño con sus abuelos es buena e incluso necesaria para su desarrollo. Se dice, normalmente, que los padres educan y los abuelos "malcrían", lo cierto es que los abuelos proporcionan valores y un cariño diferente de los padres. Sin embargo, no siempre es habitual que los más pequeños puedan disfrutar de la compañía de sus abuelos y viceversa. Los problemas personales o conflictos familiares, repercuten en numerosas ocasiones en los más pequeños, produciéndose rupturas en la relación con sus abuelos.
¿Tienen los abuelos alguna protección legal para poder ver a sus nietos regularmente? ¿Qué pueden hacer?
Nuestro Código Civil y Comercial protege tanto a unos como a otros. En concreto el artículo 555, recoge el derecho que tienen los abuelos a relacionarse con sus nietos y para poder ejercer este derecho tienen la posibilidad de interponer una demanda en reclamación de un régimen comunicacional con los niños el cual puede ser otorgado o denegado en el caso de existir causa justa. ¿Y qué podríamos entender como causa justa? Toda aquella que perjudique al desarrollo y salud mental y física de los menores, quienes deben ser considerados el interés más digno de protección.Régimen comunicacional ¿cómo se determina y qué modalidades puede haber?
El procedimiento finalizará mediante una resolución que dictará el Juzgado de Primera Instancia competente, la cual determinará si debe concederse o no un régimen a favor de los abuelos, concretando cual resultaría el más idóneo en cada caso, teniendo en consideración variables como, la edad de los niños involucrados, las relaciones existentes antes de la ruptura o si jamás hubo relación alguna, si los progenitores están divorciados, en cuyo caso hay que tener en consideración el régimen comunicacional interpuesto a favor del progenitor, etc.
Para ello, las partes pueden solicitar que se emita un informe por el Equipo Interdisciplinario del Juzgado, a fin de que se pronuncien sobre cuál es el régimen más idóneo en cada situación en particular, de modo que valoren todas las circunstancias concretas. En otros casos, no es necesaria la emisión de tal informe, ya que el magistrado puede considerarlo innecesario, bien porque existe acuerdo entre las partes, o por la edad de los menores, quienes pueden ser escuchados considerando su edad y grado de madurez.
El régimen comunicacional deberá adecuarse a las circunstancias personales de las partes.
No es lo mismo establecer un régimen con un bebé, que con menores de 5 años o de 14 años, o si el niño no ha pernoctado nunca fuera de su domicilio, de modo que se puede establecer un régimen que puede contener o no la pernocta del menor en casa de sus abuelos o bien, un régimen comunicacional progresivo. Asimismo, se puede considerar un régimen amplio, un fin de semana al mes desde el viernes al domingo, o un régimen comunicacional más restringido en el cual se determinen los días y horarios.
Queda claro que la modalidad se establecerá conforme a cado caso en particular, evaluando la edad del niño, su madurez, crianza y cuidados, como así la relación mantenida con sus abuelos antes y después a la ruptura de la relación, las variables son muchas y por eso debe ser estudiada cada situación en particular.
En la práctica, ¿Cómo se está desarrollando el ejercicio del derecho de los abuelos?
Actualmente, nos encontramos con un derecho a favor de los abuelos, en los Juzgados se trata de buscar el equilibrio justo que proteja el desarrollo psicológico de los niños, y garantice la relación de los mismos con sus abuelos.
En estos casos es fundamental mantener una postura conciliadora, favoreciendo la armonía familiar, y tratando de garantizar que los niños continúen siendo felices tanto con sus padres, como con sus abuelos.
¿Y esto?
Cliente: escribió hace 1 mes.
No es lo mismo que me dijiste. Los abuelos tienen derecho a reclamar un régimen de visitas según lo que me estoy informando
Experto:  lordjames83 escribió hace 1 mes.

Estimada, le he respondido esta pregunta y no se ha enviado la respuesta.

En el último post que le mandé le explicaba, aunque más extendidos, los siguientes puntos:

1) Lo que ud. tiene ahí, no es doctrina, sino la opinión de una abogada, expresada en un diario local, sin ningún valor jurídico.

2) El código Civil y Comercial, en el artículo 555, nombra únicamente a los ascendientes en forma genérica, no habla de los abuelos en particular.

3) Es un derecho del niño a estar en contacto con sus abuelos, no de los abuelos con el niño. Ud. como madre tiene el derecho y el deber de velar por su seguridad y por su mayor interés, NADIE puede venir a exigirle ver al menor.

4) Si el menor quiere ver a los abuelos y Ud. considera que no es conveniente, es el menor, no la abuela, quien puede presentarse ante el juez. El juez lo oye y, si considera que es conveniente/prudente, determina que puede verlos, pero NO ES UN DERECHO DE LA ABUELA.

5) Si como ud. dice, el menor le manifestó alguna forma de abuso, no hay manera de que el juez admite que la abuela lo vea.

Contrariamente a la columna de opinión que transcribe, puede verificar la información brindada en el Código Civil y Comercial de la Nación publicado por Presidencia de la Nación, en el tomo 2.

Cliente: escribió hace 1 mes.
Le agradezco la información y le pido disculpas por mi desesperación. Tengo miedo por mis hijos, además de que mi madre me amenaza con abogados y juicios, el padre me amenaza con llevarlos con mi mamá sin importar lo que le cuento. Estamos separados hace 5 años y no puedo hacerle entender que es peligroso para los nenes. Me dice que los va a llevar él sin preguntarme si yo no quiero. Parece que tengo todo en contra. Dice que lo mío ya pasó y los nenes no tienen la culpa. Qué puedo hacer con esto? Con el padre
Experto:  lordjames83 escribió hace 1 mes.

Estiamda, tenga en cuenta que el padre es titular de la Patria Potestad y mientras estén a su cargo él es el único responsable por los menores (cuando estén con Ud. lo es Ud.).

Para evitar esto sí debería solicitar judicialmente una prohibición de acercamiento de los menores a su madre.

Cliente: escribió hace 1 mes.
LIBRO SEGUNDO - RELACIONES DE FAMILIA >>
TITULO IV - Parentesco >>
CAPITULO 2 - Deberes y derechos de los parientes >
SECCION 2ª Derecho de comunicación >>
<< Art Anterior || Art Siguiente >>Legitimados. Oposición. Los que tienen a su cargo el cuidado de personas menores de edad, con capacidad restringida, o enfermas o imposibilitadas, deben permitir la comunicación de estos con sus ascendientes, descendientes, hermanos bilaterales o unilaterales y parientes por afinidad en primer grado. Si se deduce oposición fundada en posibles perjuicios a la salud mental o física de los interesados, el juez debe resolver lo que corresponda por el procedimiento más breve que prevea la ley local y establecer, en su caso, el régimen de comunicación más conveniente de acuerdo a las circunstancias.I. RELACIÓN CON EL CÓDIGO CIVIL. FUENTES DEL NUEVO TEXTO.El art. 376 bis, Cód. Civil, establecía el derecho de visitas para aquellos parientes que tuvieren derecho de reclamarse alimentos entre sí.
La norma surgió como una respuesta a distintos precedentes judiciales en los cuales los abuelos solicitaban ver a sus nietos ante la negativa de los padres de éstos. Para otorgar tal derecho los fallos se apoyaban en que esa visita era beneficiosa para los niños en tanto reafirmaba sus vínculos familiares en un concepto más amplio que la relación familiar nuclear.
Sin embargo, el artículo sancionado no se limitaba a conceder ese derecho a los abuelos para con sus nietos, sino que obligaba a los padres, tutores o curadores de menores de edad e incapaces y a quienes tengan a su cuidado a personas enfermas o imposibilitadas a permitir la visita de los parientes que tengan derecho alimentario. El espectro de legitimados se aumentaba así a los enunciados en los arts. 367 y 368, Cód. Civil, esto es, ascendientes y descendientes sin limitación, hermanos y medios hermanos y parientes por afinidad en primer grado.
Sus fuentes son el art. 376 bis del Código Civil y el art. 634 Proyecto Código Civil y Comercial 1998.II. COMENTARIOLa norma en comentario, siguiendo el lineamiento del antiguo art. 367 bis, obliga a las personas que tenga a su cargo a menores de edad, con capacidad restringida, enfermas o imposibilitadas a permitir la comunicación de éstos con sus ascendientes, descendientes, hermanos bilaterales o unilaterales y parientes por afinidad en primer grado, es decir a todos aquellos que tengan un derecho alimentario recíproco (arts. 537 y 538).
Se sustituyen las palabras "padre, tutor o curador" de la anterior regulación, extendiendo la obligación a todos los que tengan "el cuidado" de los menores, que en el régimen anterior era conocido como "tenencia".
Ahora bien, entendemos que la comunicación entre ascendientes y descendientes que establece la norma, no se está refiriendo al deber que tiene el progenitor que tiene el cuidado de sus hijos, con relación al otro no conviviente, por cuanto ellos tienen una regulación específica en el art. 652.
Se deja librado a la prudencia de los jueces las modalidades del derecho otorgado, es decir, la frecuencia de los encuentros, los lugares donde éste se desarrollará, su duración e inclusive la necesidad de acompañamiento por alguna otra persona o funcionario judicial en caso de ser necesario.
Se otorga a los padres la posibilidad de oponerse al pedido cuando consideraren que ello puede ser perjudicial, estableciéndose que el juicio de pedido y la eventual oposición tramitará con arreglo al proceso más breve que prevean las leyes locales.
Dicha oposición deberá ser fundada y estará en cabeza del oponente la carga de la prueba que la comunicación con la persona que la pretende puede ocasionar un perjuicio grave en el niño, niña o adolescente.III. JURISPRUDENCIASi bien cuadra diferenciar el derecho de visita de los padres respecto de sus hijos, con el que el art. 376 bis (Adla, XXXV-C, 2718), concede a los abuelos y demás parientes que se deben recíprocamente alimentos, ello no implica desvalorizar la presencia de tales familiares en la vida de un niño, de un incapaz o de un enfermo (CNCiv., sala E, 7/8/1987, LA LEY, 1988-A, 391).El articulo-555, se relaciona con el/los artículo/s antiguamente en el Código Civil Velezano
¿ No encontraste lo que buscabas? : Haz tu pregunta en el ForoSi no encontró el comentario de este Articulo revise el siguiente art. : Art Siguiente >>Artículo actualizado vigente de la Republica Argentina
Fecha de vigencia: apartir del 1 de Agosto del Año 2015
Fuente de información: infojus: Fuente: Infojus Codigo ComentadoNo me está informando bien. Me hizo una denuncia y me tengo que reunir con el abogado. Me dijeron que los abuelos tienen derechos también y en el código civil queda bien explicado.
Experto:  lordjames83 escribió hace 1 mes.

Estimada, mantengamos una llamada telefónica.

Entiendo perfectamente su desesperación, pero tiene que confiar en lo que le digo. Lo que me trasncribe es exactamente lo que le dije y es precisamente la página en la que basé mi respuesta.

Creo que la única manera de evacuar sus dudas es mediante una llamada.

Tengo 10 años de ejercicio del Derecho y conozco particularmente bien los derechos y obligaciones de los padres.

Experto:  lordjames83 escribió hace 1 mes.

Veamos lo que dice el código comentado:

1. Introducción

El parentesco es también fuente de un derecho de gran trascendencia: el derecho de comunicación.

En primer término, el CCyC le dedica una sección exclusiva a este derecho/deber que en su momento se lo denominaba “derecho de visitas”. Se trata de un derecho que observa conflictos propios y que se funda, entre otros, en el derecho de todo niño a mantener vínculo con ambos progenitores (art. 18 CDN), con los parientes y, en definitiva, todo referente afectivo; de allí que su admisión deba ser aceptada, excepto que se pruebe que ello sea perjudicial para la persona con quien se pretende restablecer la comunicación.

El artículo establece el régimen de comunicación entre parientes y enumera quiénes son los sujetos involucrados, quiénes tienen el derecho/deber de comunicación recíproco, y quiénes deben respetar, o no obstruir/impedir, el derecho de comunicación.

Tal como surge del articulado en análisis, la protección del derecho de comunicación involucra a los siguientes actores: 1) quien o quienes solicitan este derecho/deber de comunicación (sujetos activos); 2) las personas con las cuales se pretende mantener un contacto personal o hacer valer el derecho/deber de comunicación, que pueden ser menores de edad o mayores —aunque, en este último supuesto, debe tratarse de personas incapaces, enfermas o imposibilitadas— (sujetos pasivos); y 3) quien o quienes deben respetar este derecho/deber —por lo general, uno de los progenitores— (a quienes podríamos considerar terceros interesados).

2. Interpretación

El CC regulaba el derecho de comunicación en su art. 376 bis —incorporado por la ley 21.040/1975, al final del Título VI, dentro del Capítulo referido a los Derechos y obligaciones de los parientes—, que decía: “Los padres, tutores o curadores de los menores e incapaces o quienes tengan a su cuidado personas mayores de edad enfermas o imposibilitadas deberán permitir las visitas de los parientes que conforme a las disposiciones del presente capítulo, se deban recíprocamente alimentos. Si se dedujere oposición fundada en posibles perjuicios a la salud moral o física de los interesados el juez resolverá en trámite sumario lo que corresponda, estableciendo en su caso el régimen de visitas más conveniente de acuerdo a las circunstancias del caso”. Esta regulación observa algunas críticas terminológicas como así también de fondo o contenido, las cuales fueron tenidas en cuenta al regular el derecho de comunicación entre ciertos parientes en el CCyC.

El régimen de comunicación es un derecho/deber que consiste en la vinculación periódica y de manera asidua entre dos personas unidas por un determinado grado de parentesco. Asimismo, el derecho de comunicación está reconocido a favor de personas menores de edad y personas con capacidad restringida o que padezcan una enfermedad, en situaciones donde la comunicación no se desarrolla de forma fluida por determinadas situaciones conflictivas por las cuales una persona impide u obstruye la comunicación entre dos personas unidas por un vínculo de parentesco dentro de cierto orden —en línea recta, ascendentes y descendientes sin límites de grado; en línea colateral, hermanos bilaterales y unilaterales; y por afinidad, en línea recta en primer grado—.

El CCyC no alude de manera directa a los parientes obligados por alimentos como legitimados activos para reclamar el restablecimiento de la comunicación, pero los que menciona en el art. 555 CCyC son, precisamente, los mismos parientes que tienen obligación alimentaria recíproca. Asimismo, y como ya se ha adelantado, el CCyC se ocupa y preocupa por admitir y regular en consonancia con la idea de que el lenguaje no es neutro. Por ello se sustituye el término “visitas” por el de “comunicación”.

Recordemos que el art. 376 bis CC establecía que “los padres, tutores o curadores (…) deberán permitir la visita de los parientes”. Dado que el vocablo “visitas” no refleja el verdadero contenido de lo que el régimen de comunicación entre personas significa en general, el CCyC se inclina por modificarlo, y por ello habla en su texto del derecho de comunicación, siendo esta una modificación casi unánime. En este orden de ideas, también se reemplaza el término “menores e incapaces” por el de “personas menores de edad o con capacidad restringida”, en consonancia con el proceso de democratización de las relaciones de familia que ha venido desarrollándose y que se sintetiza en el Capítulo I, consideración que no solo involucra decisiones legislativas de fondo sino también en el lenguaje. Además, y esta misma línea es auspiciada por la obligada perspectiva de derechos humanos, el Código no se circunscribe a proteger el derecho de comunicación de las personas menores de edad y con capacidad restringida, al aceptarse que desde el punto de vista sociológico existen otros actores sociales que se encuentran en esta especial situación de vulnerabilidad, como las personas que en general, por razones de enfermedad o imposibilidad, deben estar bajo el cuidado o responsabilidad de un tercero.

La comunicación entre estos y sus parientes también se encuentra protegida por el CCyC. La norma en comentario enumera quiénes son los parientes que tienen un derecho subjetivo familiar como el derecho de comunicación. Por lo tanto, a estos les cabe solo demostrar el vínculo jurídico, siendo que la carga de la prueba sobre el perjuicio que significa restablecer la comunicación pesa en quien o quienes se oponen, debiendo esgrimir cuá- les son las razones de dicha conducta impeditiva u obstruccionista.

Por otra parte, a diferencia del Código Civil, la norma en análisis hace hincapié en la salud física o mental de los interesados, y no refiere ya a la salud moral. Así, si efectivizar el trato o comunicación de alguna de las personas que señala el Código por encontrarse en situación de vulnerabilidad con algún pariente les provocase o pudiera provocarles daños o perjuicios en su salud física o mental, sería posible rechazar el pedido judicial de comunicación al encontrarse fundada la oposición a tal contacto. Como se explicitó, tanto la solicitud de comunicación como la deducción de oposición son instancias judiciales en las que se esgrimen y prueban los argumentos o razones para impedir el contacto entre dos personas que son parientes. Para resolver este tipo de conflictivas familiares complejas, el juez debe dictar resolución mediante el trámite más abreviado que prevea la ley de su jurisdicción.

Asimismo, siendo la comunicación un derecho humano que exige respeto, el CCyC dispone de manera expresa que, al intervenir la justicia, se debe proceder a establecer el régimen que corresponda de acuerdo a las circunstancias del caso; es decir, la necesidad de que restablezca lo antes posible la comunicación interrumpida o impedida por uno o ambos progenitores o por quienes cuidan de ciertas personas que se encuentran en una clara situación de vulnerabilidad. Para lograr este objetivo, algunas jurisdicciones como Chubut y Mendoza han creado los llamados “Puntos de Encuentro Familiar”, “... un organismo técnico especializado en concretar el régimen de comunicación en situaciones de ruptura familiar, facilitando el ejercicio del derecho de los niños y adolescentes a mantener la relación personal con ambos progenitores, otros familiares y referentes afectivos. Trasciende en una intervención de carácter temporal, llevada a cabo por profesionales en un espacio idóneo y neutral, que tiene como objetivo principal la normalización de las relaciones familiares, garantizando durante su desarrollo la seguridad de los usuarios del programa”

1) en el derecho de todo niño a mantener vínculo con ambos progenitores (art. 18 CDN), con los parientes: Como le dije antes NO ES UN DERECHO DE LOS ABUELOS. Tiene que entender la diferencia entre el derecho del niño y de los abuelos.

2) está reconocido a favor de personas menores de edad y personas con capacidad restringida o que padezcan una enfermedad: En favor del menor, NO DEL ABUELO. Si el menor lo pide, como le dije antes, puede ver a los abuelos. Si el padre se opone lo puede prohibir. Si el menor lo desea puede acudir al juez, que es quien decidirá.

3) los parientes obligados por alimentos como legitimados activos para reclamar el restablecimiento de la comunicación: Estos son ordinariamente LOS PADRES. No los abuelos, salvo que pese sopbre ellos obligación alimentaria.

4) algún pariente les provocase o pudiera provocarles daños o perjuicios en su salud física o mental: En sus expósiciones anteriores dijo ud. que la abuela podía afectarlo psicológicamente.

Experto:  lordjames83 escribió hace 1 mes.

Me hizo una denuncia y me tengo que reunir con el abogado: Como le dije, la denuncia no propsperara. Todo el sistema del código Civil en relación a los menores circula en torno a la Convención de Derechos del Niño y al principio del Superior Interés del Niño, no del superior interés del abuelo ni de los tíos ni de la maestra de jardín.

El derecho de los abuelos a ver al menor (que insisto en que no existe) está basado pura y exclusivamente en el derecho del menor a relacionarse con su familia siempre y cuando:

1) El niño así lo desee.

2) El titular de la patria potestad lo considere conveniente.

3) La relación NO AFECTE AL MENOR.

La denuncia de la abuela (ENTIENDA QUE NO ES LO MISMO SI LA DENUNCIA LA HIZO LA ABUELA QUE SI LA DENUNCIA LA HIZO EL PADRE. EL PADRE ES TITULAR DE LA PATRIA POTESTAD Y PUEDE COPNSIDERAR QUE EL MENOR VEA A LOS ABUELOS), solo puede fundarse en el superior interes del niño y el respeto a la convención de Derechos del Niño.

Experto:  lordjames83 escribió hace 1 mes.

Para terminar, el que haya una denuncia, no quiere decir que el denunciante (que en este caso será demandante, porque no debiera ser penal) tenga razón, como el hecho de que se esté investigando a alguien por homicidio no quiere decir que haya matado ni el que se demande por alimentos a un fulano quiere decir que el demandado deba efectivamente alimentos, sino que eso se define en juicio.

Cliente: escribió hace 1 mes.
Yo entiendo perfectamente todo lo que Ud me dice. El tema es que los abogados que me atienden dicen lo contrario y que yo no puedo negarme. Me gustaría comunicarme por teléfono con Ud. Pero acá, cuando yo vaya nuevamente a hablar con los abogados Ud no ha a estar para defenderme y a mi como persona ordinaria no me escuchan.