Cómo funciona JustAnswer:
  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tienen muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio. Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.
Formule su propia pregunta a Psic Daniela...
Psic Daniela Izzo
Psic Daniela Izzo, Psicólogo
Categoría: Psicología
Clientes satisfechos: 2546
Experiencia:  Más de 26 años de experiencia en atención de niños, adolescentes y adultos.
60059042
Escriba su pregunta sobre Psicología aquí...
Psic Daniela Izzo está en línea ahora

Tengo una esposa de 56 años, un hijo de 27 años que estudia

Pregunta del cliente

Tengo una esposa de 56 años, un hijo de 27 años que estudia leyes, padece de déficit de atención. Deja las cosas tiradas en la casa. Mi esposa ya no lo soporta, pelea con él y la coge conmigo. No encuentro ya que hacer, he buscado ayuda sicologica pero mi esposa nunca ha querido visitar un sicólogo(a).

Una voz que pide ayuda
Enviada: hace 5 año.
Categoría: Psicología
Experto:  Psic Daniela Izzo escribió hace 5 año.
Estimado consultante, comprendo su angustia y desorientación por lo que está sucediendo dentro de su familia.

Es claro que las características del muchacho generan un malestar importante dentro de la dinámica familiar,y de acuerdo a lo que ud relata, ya está afectando la relación matrimonial.

Su propuesta de acudir a un terapeuta junto a su esposa es muy adecuada, en virtud de que uds allí podrían ir teniendo un espacio como para profundizar en lo que les está pasando, las vivencias de cada uno de uds, y el colega en la medida que vaya conociéndoles podrá ir intercambiando con uds sugerencias respecto a cómo ir haciendo frente a lo que les sucede de un modo saludable, atendiendo además los aspectos de la relación matrimonial que están dañados, entre otros.

Tenga en cuenta que muchas veces no es sencillo para los padres /madres aceptar y reconocer las dificultades de sus hijos, y quizás en su familia, a su señora esposa le esté ocurriendo algo de ese tenor.

Desde el momento que decidieran acudir al especialista, eso supone una toma de conciencia de lo que está pasando, un reconocimiento de que pese a todos los esfuerzos que uds puedan haber realizado han llegado a un punto en el cual es necesaria la intervención profesional.

Uds se están enfrentando a una diferencia importante en la relación matrimonial; es posible que la situación de su hijo, para su esposa no sea de tanta importancia como para ud,de manera que no considera necesario acudir a una ayuda personalizada, pero ud lo vive de otro modo.

Ante esto, lo más adecuado sería que ud tratara de no perder el equilibrio ni se desesperara.

Trate de mantener una actitud lo más afectuosa posible para con la señora, comprensiva, y procuren dedicar tiempo para uds como matrimonio.

Su hijo ya es un adulto, y uds tiene que focalizar más la mirada en uds dos.

Sería bueno que pudiera proponer a su señora algunas actividades para realizar juntos, fuera de casa, por ejemplo asistir a algún centro a hacer ejercicio, reunirse con personas de la edad de los dos, fomentar la vida e intercambio social, salir a un cine, un teatro, tomar un fin de semana para pasar en una playa, un sitio bonito, conocer algunos lugares que les agraden, en fin.

De ese modo, uds estarían tomando un poco de distancia de la situación de tensión que se vive dentro de casa con el muchacho, su esposa se distendería un poco y eso redundaría en cierto alivio para el vínculo entre uds dos, además de la gratificación del disfrutar de la actividad les depare en sí misma y de hecho eso mismo ayudaría a que uds pudieran disfrutar juntos.

Dentro de ese marco, quizás ud podría charlar con su señora sobre su preocupación por las reacciones de ella para con ud, expresándole que ud entiende que ella se sienta agobiada y estresada por el muchacho, pero que ud la ama y desea que ambos puedan lograr una mejor convivencia.

Desde allí, mostrándose tolerante para con ella, afectuoso y evitando hacerle reproches o responsabilizándola de lo que sucede, puede ud plantearle qué cosas de la relación con ud a ella le generan incomodidad, qué le molesta, para ver juntos qué cosas pueden mejorar.

Se trata de que ambos se pongan de acuerdo y den pasos juntos, pensando que uds tienen que centrarse en uds mismos y no en su hijo, puesto que él ya es un adulto y tiene que ir haciendo su porpio camino.

Otro recurso que ud tiene es invitar a su hijo a una salida, por ejemplo un espectáculo deportivo, musical, algo que les agrade a los dos e ir juntos.

trate de disfrutar ese tiempo con su hijo, y aproveche para charlar, y preguntarle acerca de su estudio, sus intereses, sus planes de futuro, en fin. Asimismo ud podría sincerarse con él y explicarle que en casa hay algunas normas que contemplar y que su esposa se ve sobrecargada por que él de pronto no es colaborador.Y que ud desea que dentro de lo que esté a su alcance, los tres puedan vivir más tranquilos, por lo cual ud le pide a él que intente ser más cuidadoso, ordenado, en fin, puesto que mientras él viva con uds,cada uno tiene sus responsabilidades dentro del hogar, tanto uds como él.

Pero evite hablar de estas cosas en un tono contencioso, sino que es preferible que lo haga tranquilo, demostrando al muchacho su interés por una mejor convivencia.

Y con respecto a su señora, es lógico que lo mejor es evitar discusiones, pero entendiendo lo que a ud le sucede, considero que en casos en los cuales ella le ataque a ud, ud trate de no evitar entrar en una contienda, yéndose por ejemplo durante unos minutos de esa habitación donde se genera la discusión,y regresando luego. Ese tiempo que ud sale de la "escena" del problema, es importante para ud, pues se alivia y evita ser blanco de agresiones de su señora inmerecidas, y ella por su parte ve que ud tiene un cambio de actitud y no le sigue la discusión.

Y esos pequeños cambios de actitud, sinceramente son muy significativos.

Trate de darse tiempo además para hacer algo que a ud le agrade, como leer, pintar, jardinería, en fin.

Y poco a poco, tomando en cuenta estas sugerencias, vaya poniendo en marcha las que ud considere a su alcance.

Es necesario tiempo para todo esto, y si ud viera que no logran avanzar, entonces más allá de que su señora no esté dispuesta a acudir a un psicólogo en forma presencial, inicialmente hágalo ud sólo y se va a ir sintiendo más contenido y ayudado a sobrellevar las dificultades que hay dentro de su familia.

No se desanime ni se desaliente; ud va a lograr salir adelante, pero progresivamente, puesto que son necesarios cambios dentro de las dinámica familiar, y hay muchas cosas que no dependen de ud.

Espero haber sido clara con ud.
Cualquier duda o comentario, estoy para ayudarle.
Reciba un saludo.


Cliente: escribió hace 5 año.

Las respuestas dadas por el experto la mayoría ya las he puesto en vigor. Entiendo que la situación es que mi esposa nunca ha querido buscar ayuda de un sicologo, yo en cambio he visitado varios los cuales me han ayudado. Estoy por creer que me esposa is bipolar, tiene cambios repentinos de caracter. Estoy contemplando buscar un lugar donde irme a vivir con mi hijo y dejarla sola, asi encontraria paz.


 

Experto:  Psic Daniela Izzo escribió hace 5 año.
Agradezco mucho su comentario y su confianza.

Entiendo su preocupación, pero como ud comprende, desde acá y con la información que poseo sobre la situación, he tratado de darle la orientación que está a mi alcance.

Evidentemente la señora debería ser asistida en forma presencial para poder ser diagnosticada como corresponde y recibir el tratamiento pertinente.

Solamente acotarle que sea cual sea la decisión que ud vaya a tomar, procure hacerla previa valoración de los aspectos positivos y negativos, sin precipitarse, a los efectos de poder dar pasos con seguridad, en pro de introducir los cambios adecuados dentro del grupo familiar.

Quedo a las órdenes.
Reciba un saludo.