Cómo funciona JustAnswer:

  • Preguntar a un Experto
    Los expertos tienen muchos conocimientos valiosos y están dispuestos a ayudar en cualquier pregunta. Credenciales confirmadas por una empresa de verificación perteneciente a Fortune 500.
  • Obtener una respuesta profesional
    Por correo electrónico, mensaje de texto o notificación mientras espera en su sitio.
    Haga preguntas de seguimiento si lo necesita.
  • Garantía de satisfacción plena
    Garantizamos tu satisfacción.

Formule su propia pregunta a SOYTUESTRELLA

SOYTUESTRELLA
SOYTUESTRELLA, Tarotista
Categoría: Tarot
Clientes satisfechos: 8004
Experiencia:  20 AÑOS DE EXPERIENCIA, DEJAME AYUDARTE.
67352202
Escriba su pregunta sobre Tarot aquí...
SOYTUESTRELLA está en línea ahora

Que clase de relación hubo entre Busha y Wilbert?

Pregunta del cliente:

Que clase de relación hubo entre Busha y Wilbert (18 de abril de 1974)? Tuvieron algo que ver? Me dijeron que si, que aparetemente tuvieron un affair...esto me lo dijeron hace tiempo y yo lo creo así ya que alcancé a ve que a veces conversaban aunque ella en una actitud totalmente a la defensa y el actuando como el enamorado. Realmente me llena terriblemente de celos, y eso que Wilbert es un muy buen tipo, un poco mas blando que yo, pero mucha mas afortunado si es que tuvieron algo que ver...que tipo de relación llevan ahora? Wilbert está mejor "clasificado" ante ella que yo? Estoy realmente furioso por haberme dejado controlar por ella...a lo mejor a eso te refieres cuando dices que es algo diabólica...quizá lleva una vida muy oscura fuera de esta oficina (estoy delirando mucho, realmente es el estrés de toda la semana que está finalmente haciendo erupción)...

Enviada: hace 4 año.
Categoría: Tarot
Experto:  SOYTUESTRELLA escribió hace 4 año.

SOYTUESTRELLA :

tranquilo lo miro

SOYTUESTRELLA :

una pregunta wilfred no está en las fotos

Customer: No, no lo esta...el es un compañero de trabajo. El tipo es una buena persona, y quiza por eso me muerden los celos terriblemente. Ya no se si si uisia saber la respuesta. Si saliera que tuvieron un gran amor y que el es muy importante para ella me daria mas rabia. Es horrible sentir celos de alguien que no es malo. Se que ya no son nada, si alguna vez lo fueron. Pero solo pensar de que el tuvo y pueda tener mas presencia en su vida me hace sentir mal. Aunque a ultimas fechas, que cosa no me hace sentir mal? He tenido una semana terrible, muy ocupada, muy tensa en lo laboral. Y comotu bien sabes todas mis cosas se duplican en tension y en preocupacion por ella.
Customer: Necesito dormir, quza soñar... Por cierto, tngo que salir de viaje a la capital del pais para tener una reunion en la cumbre con el director general de la empresa en relacion con el ascenso. Me acaban de solicitar que me preesente alla el viernes al mediodia.
Customer:

TODAS LAS HOJAS SON DEL VIENTO


 


Durante los primeros años de mi infancia, era menester que parte de las vacaciones escolares las fuéramos a pasar al pueblo natal de mi madre, Ixtaltepec Oaxaca, como una manera de que mis abuelos maternos pudieran tener la oportunidad de estar con nosotros. Nunca fue un viaje que en lo particular me gustara hacer. Llegar a un pueblo donde había televisión únicamente algunos días de la semana, y eso no necesariamente todas las semanas, me hacía sentir que me encontraba abandonado en una época prehistórica. Pero las familias no son modelos de democracia, y cuando una instrucción salía de la boca de don Arturo Guillén, no había nada que discutir. Así que con todo mi coraje, me encontraba o en pleno verano o a finales de año, en Ixtaltepec. En realidad solamente la pasaba mal uno o dos días. Una vez asimilado el cambio de lugar me adaptada a las circunstancias y comenzaba a buscar alrededor mío hacer algo para entretenerme. Así que junto con mis primos empezaba a correr por entre los múltiples árboles que llenaban el patio o alrededor del inmenso horno de pan de mi abuela, a jugar beisbol con ramas de árboles como bates y almendras como pelotas o simplemente a estar echado viendo, literalmente (vaya emoción), como el sol iba cayendo poco a poco hasta la llegada de la noche. No había alumbrado público en aquel entonces en el pueblo, por lo que una vez apagadas las luces de la casa realmente el patio se inundaba de tinieblas debido a que los árboles no dejaban pasar ninguna claridad de luna. La quietud del pueblo era algo que me impresionaba, parecía que nadie hablaba, que nadie caminaba, que todo se encontraba durmiendo a todas horas tanto en el día como en la noche. Y yo acostumbrado a los ruidos de una gran ciudad encontraba esta calma algunas veces desesperante.


 


Una de aquellas tardes de calma (a principios de los años 80) después de la comida, mis primos y yo nos acostamos en un catre a hacer la digestión, o sea a estar tirados sin nada que hacer o decir. Me encontraba mirando al cielo sin nada particular que observar, cuando descubrí una parvada de aves que seguramente estaban emigrando desde algún punto del norte de América hacia sitios más cálidos en el Pacífico Mexicano. Solo por este detalle, me atrevo a asegurar que esto sucedió en diciembre. Las aves iban formando una especie de “V”, el ave en comando, que se encontraba en el vértice de esta “V”, iba dictando lo que el resto de la parvada debía hacer. Así que, si ella agitaba las alas, el resto del conjunto hacia lo mismo y cuando ella interrumpía el aleteo para empezar solo a planear, una a una las demás aves la imitaban y parecía que el conjunto comenzaba a volar, al puro estilo de Juan Salvador Gaviota, en cámara lenta.


Y así estaba yo, de manera ociosa mirando al cielo siguiendo a este escuadrón hasta que mi campo visual quedó interrumpido por la omnipresente figura del gran árbol de mijo que se encontraba en el centro del patio. Me quedé con la mirada vaga entre sus ramas, observando sin gran interés los nidos de pájaros tejedores, cuando de mi cuenta por primera vez aquel pequeño fenómeno. De manera repentina un leve viento comenzó a mover las hojas primero, y luego las ramas de la parte superior del árbol. Yo cerré los ojos instintivamente esperando recibir alguna caricia de este aire, pero después de algunos instantes en los cuales no sentí nada los abrí para ver que sucedía. El árbol estaba quieto una vez más. Pero unos segundos más tarde, nuevamente la brisa comenzó a mover las ramas, de una manera suave pero rítmica a la vez. Esta vez no cerré los ojos, sino que me quedé viendo el vaivén de las ramas y me parecía que era una especie de diálogo entre el viento y las hojas lo que se llevaba a cabo.


 


Las aburridas hojas se alegran de que un viento alegre venga a visitarlas- dije para mis adentros.


 


Y partir de ese día, mientras estuve en el pueblo se volvió parte de mi rutina diaria ver como un ligero aire, que aparentemente solo hacía presencia en la parte más alta del árbol de mijo, alegraba las hojas. Nunca quise compartir esto con mis primos, se me hacía una idea demasiada estúpida para comentarla y tenía miedo que ellos se burlaran de mis pensamientos acerca del viento súbito y las perezosas hojas. Mi reputación de chico rudo podía irse por los suelos.


Las vacaciones eventualmente terminaron y las visitas a mis abuelos maternos se hicieron con el tiempo más esporádicas hasta que, con el paso de los años, mi padre falleció sin haber podido viajar por el mundo como era su sueño y yo como consecuencia de ello finalmente dejé de ir a Ixtaltepec. Pero mientras estuve siempre disfruté del fenómeno del viento y esta fijación por el viento y los árboles de ahí en adelante quedó arraigada en mí para siempre.


En Coatzacoalcos las hojas de los framboyanes tienen vainas en la copa y cuando el viento las mueve pareciera que el árbol aplaude. Los pinos emiten un sonido especial, un susurro, que dependiendo de la fuerza del viento puede ser desde romántico hasta fantasmagórico. Ya de adulto mi trabajo me llevó a muchos lugares, algunos incluso fuera de mi país. Y así fue que aprovechando la feliz circunstancia de estar en otro parte del planeta lejana a mi hogar, esta gran pasión y curiosidad que tengo por conocer el mundo me llevó a observar cómo se mueven las araucarias junto al rio Orinoco en Venezuela, a apreciar que las ramas del guaraná en el amazonas brasileño solo se mueven si el viento es muy fuerte o que las palmeras de cera en el departamento de Quindío, Colombia casi no se mueven por que el viento es muy raro en esas alturas a diferencia de las palmeras que se encuentran en la isla Contadora del lado del océano pacífico en Panamá, que tienen el tronco más estrecho y que parecería que se quebrarían ante cualquier viento fuerte, cosa que no sucede, ya que se doblan como bailarinas de ballet, de manera delicada pero sin romperse. En todos estos lados siempre tuve en mis pensamientos a mi padre a quien le hubiera encantado ver como luce la vida en otros sitios. Y siempre al mirar a los árboles irremediablemente recordaba el árbol de mijo en el patio de la casa de mis abuelos en Ixtaltepec, Oaxaca. Amo el viento, amo a los árboles y a veces no necesito más que eso para sentirme contento.


 


 


 


Después de varios años de lenta agonía, finalmente el abuelo entro al silencio eterno durante los primeros días de Julio. Esto provocó que por primera vez en más de 10 años tomara carretera rumbo a Oaxaca para estar presente en su sepelio pero sobre todo, para acompañar a mi madre y abuela en aquellos momentos. El viaje, a pesar de ser largo, fue una especie de repaso al pasado con millones de recuerdos que a medida que iba acercándome a mi destino se iban sentando en los asientos del automóvil, como acompañándome mientras manejaba. Uno de ellos era, por supuesto, el viejo misterio del viento en la copa del árbol de mijo. Tenía como intención analizar ahora con todo este equipaje años y experiencias que traigo en mis espaldas este extraño fenómeno y convencerme de una vez por todas si es algo que realmente ocurre o si es solamente un recuerdo grato que por el paso del tiempo tomó forma (sub)real en mi inconsciente.


Ahora que lo veo a una cierta distancia creo que este viaje ha quedado como un parteaguas en mi vida, como uno de esos instantes que sirven de punto de partida para cosas nuevas.


 


Los sepelios pueden ser tristes, pero en esta ocasión también fue una afortunada oportunidad además de reencontrarme con mucha gente a la que no veía desde hace mucho tiempo. Aunque en más de una oportunidad no pude ya no digamos acordarme de los nombres, sino además de las caras de algunas personas que se acercaban a saludarme con gran afecto.


 


-¡Luis que gusto verte!


-No cambias nada Luis, ¿cómo va el trabajo?


Y yo esbozando mi mejor sonrisa tratando al mismo tiempo de identificar los rostros, las voces o por lo menos los ademanes de la gente que se acercaba a mí.


 


Todo este reencuentro se dio mientras colocaban los últimos bloques de piedra sobre la tumba de mi abuelo. Algunas de las personas que me abrazaron lo hicieron todavía con lágrimas en los ojos por la reciente pena las cuales se mezclaban con las sonrisas que me brindaban por el gusto, supongo, de volverme a ver después de tanto tiempo. Finalmente el sepulturero terminó su labor, los músicos callaron y yo pasé mi brazo por el hombro de mi madre para dirigimos hacia la casa de los abuelos, donde se llevarían a cabo los rezos. Mientras caminábamos por las estrechas calles del pueblo empecé a reconocer algunos de los árboles que se encuentran en el camino y debo admitir que sentía una creciente emoción al pensar en el reencuentro con el legendario árbol de mijo. Llegamos por fin después de algunos minutos de caminata, pero al entrar al patio me di cuenta que las cosas habían cambiado de manera drástica. Los nietos, o sea los primos que son más o menos de mi edad, de edad casadera habían construido sus casas dentro del patio y para obtener más espacio en el mismo había cortado aquel viejo e inmenso árbol donde los pájaros tejedores fabricaban sus nidos. No pude evitar un gesto de desconsuelo en mi rostro, y estoy seguro que fue notorio porque mi abuela me hizo un cariño en la cabeza. Sin árbol no pude ver el viento jugar entre las ramas. Y entonces tendré que cobijarme de ahora en adelante con el dulce recuerdo de aquellos días cuando miraba las ramas moverse sin llegar a una conclusión veraz de cómo se comportaba el viento a la altura de la copa.


 


Mi desazón duró solo unos minutos, ahora era la familia, tíos, sobrinos y algunos vecinos de toda la vida de mis abuelos, los que acudían a ver a Luis Javier. En particular, fue un gran gusto ver a mis primos más jóvenes, aquellos que dejé de ver cuando eran aun unos niños y que ahora son tipos más altos y fuertes que yo. Y es que dentro de mi familia aparentemente tengo atisbos de leyenda, por las cosas que he visto y por los sitios que he viajado, lo que provoca una tremenda curiosidad entre la gente joven. De entre todos ellos, tuve una conexión especial con José Manuel, hijo mayor de mi tío Manuel.


José Manuel es un joven alto y fuerte de 22 años de edad, recién graduado de la carrera de arquitectura. De gran ímpetu, personalidad recia y con un apetito enorme por conocer lo que la vida le depara, no dejaba de hacer preguntas acerca de todo lo que he podido ver y conocer en mi vida personal y profesional. No pude dejar de reconocerme a mí mismo a esa edad y en las pocas horas que estuve en Ixtaltepec, José Manuel se convirtió en mi acompañante para moverme en el pueblo, que aunque sigue teniendo aquella calma que recuerdo de mis días de infancia, también ha sufrido la metamorfosis provocada por el paso del tiempo: muchas calles se encuentran pavimentadas, cada vez hay menos casas de ladrillo y teja y sobre todo, ya hay alumbrado público.


Al término del rezo por el eterno descanso del alma de Don Juan Jiménez, yo me ofrecí llevar a la viejita rezadora hasta su casa, por lo que le pedí a Jose Manuel me acompañara para que funcionara como guía. La casa de esta señora no se encontraba tan cerca como pensaba, ya que tuvimos que abandonar el pueblo e internarnos un poco en dirección hacia la montaña para llegar hasta ella. La noche era clara y fresca y una calma reinaba entre la oscuridad que me llevaba a sentirme relajado y, extrañamente dada las circunstancias, contento, de buen talante. Llegamos después de atravesar el pueblo hasta un sector hasta las afueras donde se encontraba un pequeño grupo de casas de ladrillo rojo y teja de barro en el techo.


 


-Espera aquí, primo, mientras acompaño a doña Serafina hasta su casa-me dijo Jose Manuel- El terreno está muy disparejo y es mejor que no entres con tu camioneta.


-Ok-Contesté.


 


Me bajé entonces del vehículo y noté que a pesar de que era de noche y de que no existía alumbrado público en aquel sector una luz blanca proyectaba mi sombra en la carrocería del auto. Miré entonces al cielo y lo que vi me dejó fascinado. La claridad provenía de un auténtico desfile de estrellas y una media luna pálida que entre la noche emitían una limpia luz que me permitía ver el lugar donde estaba parado y además ver a la distancia el camino que habíamos recorrido para llegar hasta ahí. Hacía mucho tiempo que no miraba un cielo estrellado, ni siquiera cuando estuve en mar abierto. Me senté en el cofre del auto para admirar con calma el espectáculo que ante mis ojos se abría.


 


Así debe ser la vía láctea- dije para mis adentros.


 


En esos instantes, empezó a sonar en el estéreo del carro “Guiding Light” de la banda inglesa Muse, de un CD que recién compré en Coatzacoalcos especialmente para escucharlo en este viaje. Siempre he tenido la teoría de que muchos de nuestros pensamientos provienen de recuerdos encadenados. Escuchar a Muse en ese instante me hizo acordarme de Busha, y acordarme de Busha me hizo recordar a su vez que traía puesta una camiseta del grupo 30 Seconds to Mars que ella me trajo como souvenir de un concierto al que asistió para ver, que no escuchar según su propia confesión, al cantante de esa banda. Creo que no hubiera encontrado una mejor manera de musicalizar aquel claro de luna. Me invadió entonces el deseo de compartir este momento, a pesar de la distancia, con ella. Mi teléfono celular tenía línea y eran apenas las 9:43 pm de un viernes. Comencé a buscar su número en el listado del teléfono, pero me detuve a pensar que probablemente ella se encontraba todavía en la oficina trabajando, o probablemente ella estaba en el cine, o probablemente se encontraba dándose una ducha previo a acostarse a ver la televisión, probablemente estaba cenando en un restaurante con algún amigo, pero sobre todo, probablemente vería mi llamada o mi mensaje y no contestaría. Con este último pensamiento en la cabeza, desistí entonces de llamarla. Lástima, fue uno de esos instantes que quedan en gran anécdota y desafortunadamente se lo perdió.


 


-Ya estuvo, primo. Vámonos- La voz de José Manuel me sacó de mi diatriba mental. Abordamos ambos el vehículo y emprendimos el viaje de retorno.


-¿Qué estás escuchando?-Me preguntó.


-Es una banda inglesa llamada Muse. Recién compré el CD antes de venir aquí para poder escucharlo. Me lo recomendaron mucho.


-¿Quién te lo recomendó? ¿Alguno de esos amigos roqueros que tienes?


-No-contesté divertido. Esa reputación de roquero siempre me ha parecido muy graciosa.- De hecho fue una chica esta vez


-¿Cómo se llama?


-Busha.


-¿Busha? ¿Así se llama? ¿Qué acaso es rusa?


-No, en lo absoluto. Así le llamo yo. Y no es de Rusia, sino de Veracruz


-¿Y cómo es ella?


 


La respuesta lógica hubiera sido, ella es una chica delgada, de piel clara como la luna de Julio, de fácil sonrisa y gran carisma y vitalidad. Tiene los ojos color gris verdoso y puedes encontrar todo el sol de Veracruz, su ciudad natal, en su mirada. Las personas que están a su alrededor viven pendiente de lo que hace porque quieren siempre tener un pedazo de su tiempo, ya que siempre está alegre, de buen humor y eso resulta contagioso. Pero no, no dije eso. La respuesta que le di me cayó de un modo sencillo, pero definitivo. De golpe se me vinieron a la cabeza casi 30 años de mirar a los árboles de todos los lugares por donde he caminado y conforme la respuesta iba tomando forma en mi cabeza, una amplia sonrisa se dibujó en mi rostro la cual debido a la claridad de la noche, pudo ser detectada perfectamente por José Manuel. Jamás me he sentido tan seguro de una respuesta, ni antes ni después de aquella noche, como la que di a José Manuel en aquel instante.


 


-Ella es como el viento- dije casi de manera triunfal.


-¿Perdón?- Preguntó mi joven primo con una leve sonrisa en su rostro que denotaba que estaba haciendo esfuerzos por entender lo que yo estaba diciendo.


-Sí, ella es como el viento que sopla en los árboles cuando las hojas están quietas de tedio. Y cuando ella aparece con su infinita alegría todos reaccionan de manera inmediata a su paso, porque todas las hojas son del viento. Las hojas, o sea las personas, empiezan a moverse al compás de su canción de 2 x 3 y de repente los silencios se callan y todo se convierte en una mini fiesta por unos breves instantes, porque es imposible no enamorarse su manera tan positiva de ver la vida…-continué diciendo, esta vez en voz más baja, como dándome a mí mismo una explicación al antiguo secreto. José Manuel me miró divertido durante un instante, pero decidió no preguntar más. Encendió la luz interna del automóvil para seguir la letra de la canción en el cuadernillo que venía incluido en el CD mientras continuábamos nuestro camino a la casa de los abuelos. Y es que seguramente se dio cuenta que mis pensamientos me habían llevado lejos y que ya no me encontraba con él en ese momento sino, como los pájaros tejedores al caer la tarde, en la copa de los árboles.

Customer:

Esto que acabo de enviar es un escrito que hice hace un año aproximadamente...estas líneas debí haberlas escrito antes de mandar el escrito en si. Por alguna razón siento una conexión contigo que me hace pensar que entiendes las cosas que digo y hago y me siento en complicidad, muy a gusto cuando tratamos cuestiones personales...el escrito tiene sus fallas, ya visto desde ahora a la distancia. pero decidí no corregirlo, como para guardar testimonio acerca de lo que siento por estos días...

Customer:

Saludos XXXXX XXXXX parte del mundo.

SOYTUESTRELLA :

Cada vez que investigo más sobre Busca más me ratifico en aquella tirada en la que era descubierta su faceta oscura y un tanto diabólica. Te comento.


La relación con Gilbert, fue simplemente un capricho de ella, algo anodino, superficial y premeditado para ponerse a prueba y demostrarse a sí misma que todavía está en forma para hacer lo que quiera con cualquier hombre, y máxime con el blandito de Gilbert, que la consintió y la consiente todo lo que se le antoja, hasta el punto de utilizarlo cuando la viene en gana y después maltratarlo vilmente y encima obtener una sonrisa.


Busha se maneja bien en estos terrenos, conoce bien sus puntos fuertes y los sabe utilizar.


Interpreto un aspecto nuevo, Buhsa es de las que si haces todo lo que ella quiere, la dices que sí a todo, la aplaudes cuando habla y la ríes los chistes, entonces tal vez puedas tener con ella un affaire, que ella decidirá cuando comienza y cuando termina.


Es una manipuladora que quiere controlar a todo el que tiene a su alrededor, incluso a los que sabe que no puede, los intenta castigar infantilmente (tipo lo que te hizo a ti con la llamada después de la reunión) y cuando alguien la pone las cosas claras y la descubre, pone una excusa absurda y se tapa con la capa de la profesionalidad.


A ti te tiene dentro de esta última categoría, que es la más honorable desde el punto de vista de la dignidad, puesto que los demás que la aplauden la han perdido.


Como tú te mantienes en una línea de aparente indiferencia hacia ella, ya que no andas detrás de ella (al menos de la manera en que lo hacen otros) y sólo actúas en momentos concretos y justificados, ella trata de maltratarte mostrándote a su vez su indiferencia cuando le viene en gana y su cara amable cuando quiere llamarte la atención.


Esto último es un poco complicado, te aclaro, cuando le regalaste el libro en su aniversario, te mostró su indiferencia al no llamarte en su momento, cuando vio que no te afectaba (aparentemente) sacó el tema del libro semanas después (cosas absurda) para intentar volver a atraerte hacia ella dejando entrever cierta complicidad.


Este juego es el que realmente la gusta, lo que ocurre es que contigo no puede con la misma facilidad que con los demás, incluido Wilbert, pobre marioneta, con el que marcan que ni se acostó.


Sigues bien posicionado frente a ella, pero ya sabes permanece en tú línea y no flojees porque sino cambiarás de categoría y pasaras a la de los que perdieron su dignidad.


En el fondo creo, personalmente, que le va la vía dura, y por lo tanto debes jugar con sus cartas, es decir, cuando haga algo que no te guste repróchaselo claramente.


Ya no sé si he respondido o no a tú pregunta, pero me he tirado dos horas para medio folio y creo que tengo agujetas en las circunvoluciones cerebrales.


El amor de su vida? ……. Pobre Wilbert.


 

SOYTUESTRELLA :

Te he lanzado mi respuesta y acabo de ver tu texto que quiero leer detenidamente y en la cama (cuando me acueste) por eso no hago referencia a lo que me escribiste, aunque he echado un vistazo muy rápido y me gusta el estilo, por eso quiero leerlo despacio

Customer: Si, haz respondido a mi pregunta... Y aunque confieso que me gustaria tener un affaire con ella, por otra parte se que despues de ello no resistiria se un guiñapo de alguien, va en contra de mi naturaleza...
Customer: Cierro esta pregunta para que me contestes la otra y sigamos conversandoma raves de ella? Con respecto al texto, Todas las Hojas son del Viento es una cancion de un grupo de rock llamado Pescado Rabioso, aunque el compositor de la misma, cantante y musico de la cancion es Luis Albto Spinetta. La cancion no tiene nada que ver con el texto, ya que habla de una serie de consejos que el Spinetta le da a su pareja cuando recien tuvieron un bebe. Pero el titulo me gusto mucho y una tarde que
Customer: Cincidi con Busah en el trabajo, un domingo, yo llegue a ña oficina buscando algo y ella iba saliendo. Me espero para saludarme cuando vio llegar mi camioneta y en ese momento comenzo a tocar la cancion en mi reproductor portatil. Tuve entonces una inspiracion y escribi el texto esa noche mas tarde.
Customer: Reconoceras algunos guiños a Garcia Msrquez, si eres una lectora avesada.
SOYTUESTRELLA :

Es realmente brillante tú relato, de hecho el primer escritor que me vino a la cabeza fue Gabo, por su narrativa, sencilla, humilde pero con una historia detrás, una historia no inventada, sino vivida, auténtica y que refleja dos etapas de tu vida fundamentales.

SOYTUESTRELLA :

Sabes que disfrutar del viento suave, meciendo las ramas y contemplado desde el suelo, esotéricamente significa éxito en la vida pero sobre todo éxito profesional?

SOYTUESTRELLA :

de hecho está constatado en varios libros de interpretación de sueños.

SOYTUESTRELLA :

me parece bien que cerremos esta pregunta y que desarrollemos la otra.

SOYTUESTRELLA :

nos vemos

Customer: Precisamente eso iba a proponerte.
Customer: un abrazo
SOYTUESTRELLA, Tarotista
Categoría: Tarot
Clientes satisfechos: 8004
Experiencia: 20 AÑOS DE EXPERIENCIA, DEJAME AYUDARTE.
SOYTUESTRELLA y otros otros especialistas en Tarot están preparados para ayudarle

Opiniones de nuestros clientes:

 
 
 
  • El tiempo de respuesta es excepcional, de menos de 6 minutos. La pregunta se respondió con profesionalidad y con un alto grado de compasión. Inés Santander
  • El tiempo de respuesta es excepcional, de menos de 6 minutos. La pregunta se respondió con profesionalidad y con un alto grado de compasión. Inés Santander
  • Quedé muy satisfecho con la rapidez y la calidad de los consejos que recibí. Me gustaría añadir que puse en práctica los consejos y que funcionaron la primera vez y siguen haciéndolo. Luis Málaga
  • Es un servicio fantástico y M. Castillo me ayudó muchísimo y me proporcionó algunos sitios web y herramientas estupendos que me permitieron ampliar mis conocimientos sobre la pregunta. ¡Muchas gracias! Esther Sevilla
  • Un servicio estupendo: rápido, eficiente y preciso. ¿Qué más se puede pedir? No tengo palabras para agradecer su ayuda. María Barcelona
  • Este experto es fabuloso. Conoce a fondo el tema y se preocupa de verdad por el usuario. Su ayuda logró que me tranquilizara mucho. ¡Muchas gracias! Alex
 
 
 

Conozca a los expertos:

 
 
 
  • Despertar

    Despertar

    Experto

    Clientes satisfechos:

    447
    Tarot.Espiritualidad.Gran intuición.Interpretación de sueños
  • http://ww2.justanswer.es/uploads/ES/esoterika/Hada_y_Luna.64x64.jpg Avatar de Despertar

    Despertar

    Experto

    Clientes satisfechos:

    447
    Tarot.Espiritualidad.Gran intuición.Interpretación de sueños
  • http://ww2.justanswer.es/uploads/SO/SOYTUESTRELLA/2012-11-6_112037_galaxiam64.64x64.jpg Avatar de SOYTUESTRELLA

    SOYTUESTRELLA

    Tarotista

    Clientes satisfechos:

    7200
    20 AÑOS DE EXPERIENCIA, DEJAME AYUDARTE.
  • http://ww2.justanswer.es/uploads/AS/AstrosyTarot/2011-12-8_18451_lamadretierra.64x64.jpg Avatar de AstrosyTarot

    AstrosyTarot

    Tarotista-Reikista-Magia Blanca

    Clientes satisfechos:

    85
    Tarot y videncia natural-Reiki y luz a distancia-Armonizaciones y purificaciones energéticas-Neutralización de magia negra
  • http://ww2.justanswer.es/uploads/JO/JoseMagadan/2013-6-27_16279_IMG6290copia.64x64.JPG Avatar de Abogado3044

    Abogado3044

    Abogado ejerciente

    Clientes satisfechos:

    135
    ABOGADO ICA BURGOS
  • http://ww2.justanswer.es/uploads/IS/ismaelmd/2011-4-27_175820_lafoto.64x64.JPG Avatar de Ismael Maldonado

    Ismael Maldonado

    Médico

    Clientes satisfechos:

    70
    Especialista en medicina familiar y comunitaria
  • http://ww2.justanswer.es/uploads/DR/drjnavas/2012-8-27_35658_perfilJA.64x64.jpg Avatar de Dr. Navas Benavides

    Dr. Navas Benavides

    Doctor en Medicina - Cirujano General y Videolaparoscopista - Médico Cirujano de Emergencia.

    Clientes satisfechos:

    58
    Doctor en medicina - Médico especialista
 
 
 

Preguntas relacionadas con Tarot